CON ES­TOS TIPS ¡A GA­NAR!

Son co­mo los accesorios de la mo­da, pe­ro en be­lle­za y sa­lud. No­ve­da­des y pe­que­ños há­bi­tos que pue­den me­jo­rar sus­tan­cial­men­te la ca­li­dad de vi­da (y ha­cen la di­fe­ren­cia).

ELLE (Argentina) - - BELLEZA - (www.cip­sa­lud.com)

SUPER ALI­MEN­TOS TOP FIVE

Se los con­si­de­ra “sú­per” por su gran con­cen­tra­ción de mi­cro­nu­trien­tes y otros ele­men­tos co­mo vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les, an­ti­oxi­dan­tes, ami­noá­ci­dos, áci­dos gra­sos esen­cia­les, en­zi­mas, fi­to­nu­trien­tes, fi­bra… Y ade­más por­que nos apor­tan po­cas ca­lo­rías. Pre­fe­ren­te­men­te hay que ele­gir­los or­gá­ni­cos y con­su­mir­los cru­dos. 1• Col ka­le. Es el San­to Grial de las modelos y de las in­fluen­cers. No fa­lla en las dietas pa­ra adelgazar (y sin per­der nu­trien­tes). Una por­ción de una ta­za con­tie­ne más cal­cio que la le­che, más hie­rro que la car­ne, una gran can­ti­dad de vi­ta­mi­na C, K yA. Tam­bién con­tie­ne pro­pie­da­des an­ti­can­ce­rí­ge­nas y des­in­to­xi­can­tes, que lim­pian hí­ga­do y san­gre. 2• Hier­ba de tri­go. Al­ca­li­ni­zan­te por ex­ce­len­cia. De­sin­to­xi­ca el hí­ga­do y se con­su­me en en­sa­la­da, ju­go y smoot­hies. 3• Al­ga es­pi­ru­li­na. Ri­ca en an­ti­oxi­dan­tes (so­bre to­do be­ta­ca­ro­te­nos y áci­do li­no­lei­co), es una po­de­ro­sa sus­tan­cia an ti en ve­je­ci mi ne­to yd et oxi­fic adora de la san­gre. 4• Ba­yas de Go­ji. Co­no­ci­das co­mo la fru­ta de la eter­na ju­ven­tud, tie­nen un efec­to es­ti­mu­lan­te en la pro­duc­ción de la hor­mo­na del cre­ci­mien­to hu­mano, lo que pre­vie­ne el en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro de las cé­lu­las. 5• Açai. El ˝rey de los an­ti­oxi­dan­tes˝, es tam­bién po­ten­cia­dor de la ener­gía y la re­cu­pe­ra­ción muscular; ayu­da a man­te­ner una bue­na sa­lud car­dio­vas­cu­lar, in­mu­no­ló­gi­ca y del sis­te­ma ner­vio­so, a la vez que pro­mue­ve una piel lim­pia y jo­ven.

NUEZ MILAGROSA SABIA NA­TU­RA­LE­ZA

No es un fru­to se­co sino una se­mi­lla: la nuez de Bra­sil es el se­cre­to de los cuer­pos pri­vi­le­gia­dos, se­gún una in­ves­ti­ga­ción pu­bli­ca­da en la re­vis­ta Scien­ce so­bre có­mo evi­tar el so­bre­pe­so y man­te­ner­se en for­ma. Pro­ve­nien­te de un ár­bol lon­ge­vo, se tra­ta de la me­jor fuen­te de se­le­nio y vi­ta­mi­na E (ex­ce­len­tes pa­ra tra­tar la “piel de na­ran­ja”). No hay in­fluen­cer que no ha­ble de ella. Tam­bién la con­su­men las de­por­tis­tas. Tie­ne un al­to ni­vel nu­tri­cio­nal y po­der an­ti­oxi­dan­te que re­tra­sa los efec­tos del en­ve­je­ci­mien­to. Se pue­de con­su­mir so­la, con o sin piel, tos­ta­da.

ATLETAS EN RED IN­FLUEN­CERS FIT

La mo­vi­da del fit­ness y la re­vo­lu­ción por un es­ti­lo de vi­da más sa­lu­da­ble se des­plie­ga por to­das las re­des so­cia­les a tra­vés de las re­fe­ren­tes que com­par­ten des­de con­se­jos has­ta vi­deos de sus vi­si­tas al gim­na­sio. Las dis­ci­pli­nas que des­pier­tan más in­te­rés son el cross­fit, la zum­ba y el yo­ga. Y las gu­rúes de In­ter­net te mues­tran sus ru­ti­nas de ejer­ci­cios. En el ran­king de las más ˝per­se­gui­das˝ es­tán Som­mer Ray, Mi­che­lle Le­win y Jen Sel­ter, An­lle­la Sa­gra y Kay­la It­si­nes. Daf­ne Schi­lling es la em­ba­ja­do­ra del yo­ga booty ba­llet en Ar­gen­ti­na, una téc­ni­ca que com­bi­na yo­ga, dan­za y ejer­ci­cio fí­si­co, crea­da por Gi­llian Clark. En Ins­ta­gram tie­ne más de 16 mil seguidores que ade­más adop­tan sus con­se­jos so­bre me­di­ta­ción.

DULCES SUE­ÑOS DOR­MIR BIEN

Se ha­bla de nu­tri­ción y en­tre­na­mien­to co­mo los dos pi­la­res pa­ra es­tar del­ga­da. Pe­ro hay un ter­ce­ro (y no me­nos im­por­tan­te), que es el descanso. Pa­re­ce irre­le­van­te por­que el cuer­po, cuan­do dor­mís, su­pues­ta­men­te no ha­ce na­da. Sin em­bar­go, cuan­do en­tre­nás con in­ten­si­dad, el

cuer­po se re­sien­te y es jus­ta­met­ne du­ran­te el descanso cuan­do se recupera. Du­ran­te el sue­ño se libera la hor­mo­na de cre­ci­mien­to, co­mien­za la sín­te­sis de pro­teí­nas y se re­ge­ne­ran las cé­lu­las. Lo ideal es en­tre 8 y 9 ho­ras. Evi­tar el al­cohol y la ca­feí­na al atar­de­cer.

INFLAMACION CE­LU­LAR CHAU, CHAU... ADIOS

Cau­san­te de obe­si­dad, en­fer­me­da­des co­mo la dia­be­tes y del en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro, cuan­do se re­du­ce la in­fla­ma­ción ce­lu­lar los ni­ve­les de glu­co­sa en san­gre se es­ta­bi­li­zan, se eli­mi­na el ex­ce­so de gra­sa cor­po­ral y se me­jo­ra la ener­gía fí­si­ca y la agu­de­za men­tal, se­gún los di­chos el Dr. Barry Sears, en la pre­sen­ta­ción de su nue­vo li­bro La zo­na me­di­te­rrá­nea. ¿Có­mo lo­grar­lo? Un ter­cio del plato de­be lle­nar­se con pro­teí­na baja en gra­sa y el res­to con hi­dra­tos de car­bono de co­lo­res, ba­jos en car­ga glu­cé­mi­ca, co­mo ver­du­ras y fru­tas.

LO ULTIMO ¿UNA VACUNA AN­TI-OBE­SI­DAD?

Pa­re­ce fu­tu­ris­ta pe­ro es lo más ac­tual. El so­bre­pe­so y la obe­si­dad son epi­de­mia. En nues­tro país, se­gún da­tos del Mi­nis­te­rio de Sa­lud de la Na­ción, 6 de ca­da 10 adul­tos pre­sen­tan ex­ce­so de pe­so. Las com­pli­ca­cio­nes aso­cia­das son dia­be­tes ti­po 2, hi­per­ten­sión ar­te­rial, hi­per­co­les­te­ro­le­mia, hi­per­tri­gli­ce­ri­de­mia, afec­cio­nes del apa­ra­to óseo o cues­tio­nes car­día­cas y ce­re­bro­vas­cu­la­res. La doc­to­ra Andrea Mi­ran­da, di­rec­to­ra mé­di­ca de la So­cie­dad Ar­gen­ti­na de Es­té­ti­ca y Nu­tri­ción In­te­gral (SAENI), afir­ma que “más de un 90% de los pa­cien­tes con es­te pro­ble­ma ca­re­cen de in­te­li­gen­cia emo­cio­nal pa­ra con­tro­lar la an­sie­dad, el es­trés, los mie­dos; y lo ca­na­li­zarn en la co­mi­da˝. El gran desafío es ge­ne­rar nue­vas con­duc­tas sa­lu­da­bles. ¿Có­mo? Hay que con­su­mir las cua­tro co­mi­das y dos co­la­cio­nes al día, con­tro­lar la can­ti­dad y ca­li­dad de ca­da una, apren­der a di­fe­ren­ciar el ham­bre de la an­sie­dad, no caer en dietas res­tric­ti­vas an­te la de­ses­pe­ra­ción, rea­li­zar una ac­ti­vi­dad fí­si­ca que te gus­te y dor­mir bien. Pe­ro entonces, ¿qué es la vacuna an­ti- obe­si­dad? ¿Exis­te? “Tie­ne su ori­gen en la me­di­ci­na or­to­mo­le­cu­lar, una es­pe­cia­li­dad que es­tu­dia la nor­ma­li­za­ción del equi­li­brio quí­mi­co del or­ga­nis­mo a tra­vés del uso de sus­tan­cias y ele­men­tos na­tu­ra­les co­mo vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les, oli­go­ele­men­tos, ami­noá­ci­dos, pre­bió­ti­cos, coen­zi­mas, con la ven­ta­ja de no ge­ne­rar efec­tos se­cun­da­rios”, agre­ga la Dra. Mi­ran­da. El pro­gra­ma or­to­mo­le­cu­lar an­ti-obe­si­dad cons­ta de cua­tro fór­mu­las in­tra­mus­cu­la­res que, a tra­vés de los ac­ti­vos que se apli­can, ac­ti­van el me­ta­bo­lis­mo, con­tro­lan an­sie­dad y ham­bre, que­man car­bohi­dra­tos y gra­sas. Se com­ple­men­ta con un plan nu­tri­cio­nal per­so­na­li­za­do pa­ra cam­biar ma­los há­bi­tos y man­te­ner los re­sul­ta­dos a lo lar­go del tiem­po.

Tru­co: cuan­do co­mas, de­já los cu­bier­tos so­bre la me­sa. Así vas a mas­ti­car más des­pa­cio, sa­ciar­te y evi­tar pro­ble­mas di­ges­ti­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.