ETI­QUE­TAS LIM­PIAS. CO­MER HAS­TA CON LOS OJOS

Clean La­bels. Ea­ting Even with the Eyes

Excelencias Gourmet - - News -

Fos­fa­to Hi­dro­ge­na­do Di­po­tá­si­co, lis­ta el co­no­ci­do Cof­fee Ma­te en­tre sus in­gre­dien­tes. ¿Sa­be us­ted qué es?... Yo tam­po­co. Sin em­bar­go, for­ma par­te de esos gus­tos a los que po­cos nos re­sis­ti­mos en un ca­fe­ci­to ma­ña­ne­ro. Jus­to en cir­cuns­tan­cias co­mo es­ta es que ga­na con ven­ta­ja la cre­cien­te ten­den­cia de “Eti­que­ta­do Lim­pio”. Re­ci­bir in­for­ma­ción nítida y com­pren­si­ble des­de el fras­co es lo que se pro­po­ne. Pa­re­ce ser un re­qui­si­to que lle­gó pa­ra que­dar­se.

Se­gún la Har­vard Bu­si­ness Re­view, una Eti­que­ta Lim­pia es aque­lla don­de los in­gre­dien­tes son cla­ros acer­ca de sus orí­ge­nes, ade­más de re­co­no­ci­bles. Tér­mi­nos co­mo “na­tu­ral”, “sin adi­ti­vos”, y “or­gá­ni­co” aban­de­ran es­ta di­rec­triz que, más que mo­da, vie­ne sien­do una trans­for­ma­ción len­ta pe­ro só­li­da.

El Clean La­be­lling (co­mo se de­no­mi­na en in­glés a es­ta pos­tu­ra), se po­si­cio­na con­tra los edul­co­ran­tes y co­lo­ran­tes sin­té­ti­cos, los or­ga­nis­mos ge­né­ti­ca­men­te mo­di­fi­ca­dos (GMOs), los es­pe­san­tes ar­ti­fi­cia­les y las gra­sas trans­gé­ni­cas. Se tra­ta de evi­tar de mo­do in­ten­cio­nal cier­tas sus­tan­cias y re­sal­tar la na­tu­ra­le­za del pro­duc­to, de­jan­do a un la­do tér­mi­nos in­com­pren­si­bles.

Sin em­bar­go, es­te no es un con­cep­to de­fi­ni­do o re­gu­la­do de for­ma le­gal. Res­pon­de a es­ca­las y as­pec­tos cul­tu­ra­les muy va­ria­dos y, bá­si­ca­men­te, se mue­ve en con­tra­po­si­cio­nes co­mo: na­tu­ral vs ar­ti­fi­cial, or­gá­ni­co vs GMOs, y as­pec­tos co­mo sos­te­ni­bi­li­dad, co­mer­cio jus­to, tra­ta­mien­to hu­ma­ni­ta­rio de los ani­ma­les, re­duc­ción del uso de pla­gui­ci­das y sa­lud en ge­ne­ral. Por ello ga­na ca­da vez más se­gui­do­res.

En tiem­pos mo­der­nos ya no ven­den tan­to la es­té­ti­ca o los slo­gans in­te­li­gen­tes: la se­gu­ri­dad es el nue­vo atrac­ti­vo. Fres­co, lim­pio y sos­te­ni­ble se vuel­ven prio­ri­dad. La ge­ne­ra­ción Mi­llen­nial (que

ri­ge el con­su­mo hoy) ac­tuó co­mo ca­ta­li­za­dor gra­cias a su preo­cu­pa­ción por la trans­pa­ren­cia cor­po­ra­ti­va, las prác­ti­cas de mer­ca­do éti­cas, la sus­ten­ta­bi­li­dad, la re­duc­ción de con­ta­mi­nan­tes, el desa­rro­llo agrí­co­la lo­cal y el bie­nes­tar. Es­to ha traí­do con­si­go una re­eva­lua­ción de los mo­de­los de con­su­mo y pro­duc­ción, y con ello un cam­bio en la fi­lo­so­fía y con­for­ma­ción de ali­men­tos y be­bi­das.

No obs­tan­te, a pe­sar de ser una corriente tan atrac­ti­va, su ca­la­do ha si­do li­mi­ta­do por desafian­te. Y es que mo­ver­se en es­ta di­rec­ción de­man­da una re­for­mu­la­ción glo­bal de los pro­duc­tos, la in­cor­po­ra­ción de nue­vas es­tra­te­gias de co­mu­ni­ca­ción y, so­bre to­do, mo­di­fi­ca­ción tec­no­ló­gi­ca y de re­ce­tas. Ade­más, es­tá el he­cho de que un cam­bio en el con­cep­to in­ci­de en el cos­te de pro­duc­ción y, por tan­to, ge­ne­ra un au­men­to de los pre­cios.

Lle­var una Eti­que­ta Lim­pia in­vo­lu­cra una mu­dan­za ha­cia el

in­te­rior del pro­duc­to. He aquí el desafío: ir más allá del en­va­se y la des­crip­ción im­pre­sa pa­ra apos­tar por lo sano y com­pren­si­ble, aun­que sin aten­tar con­tra sus re­fe­ren­tes or­ga­no­lép­ti­cos. Se re­quie­re en­ton­ces de ma­yor dis­po­si­ción ha­cia la in­ves­ti­ga­ción en pos de tra­ba­jar con in­gre­dien­tes in­no­va­do­res y con­co­mi­tan­tes con la in­ten­ción “healthy” que lle­va el nue­vo ró­tu­lo co­mo tras­fon­do. De­man­da sen­si­bi­li­dad, ho­nes­ti­dad…

SIN PER­DER LOS SEN­TI­DOS

Desa­rro­llar pro­duc­tos con in­gre­dien­tes sim­ples no es pa­ra na­da sim­ple, si se per­mi­te el jue­go de pa­la­bras. El re­to es­tá en ser trans­pa­ren­tes, sa­lu­da­bles y, a la vez, más sa­bro­sos que nun­ca. Por ello se des­ta­can otras al­ter­na­ti­vas —na­tu­ra­les es­ta vez— de edul­co­ran­tes, con­ser­van­tes, etc., co­mo es­tra­te­gia pa­ra man­te­ner los ren­di­mien­tos, tex­tu­ra desea­ble, vi­da útil más lar­ga e in­hi­bi­ción de cre­ci­mien­to bac­te­riano, pues es­tos si­guen sien­do as­pec­tos esen­cia­les pa­ra los sec­to­res in­dus­trial y co­mer­cial.

Des­de el pun­to de vis­ta so­cial la bús­que­da es de un con­cep­to ca­paz de evi­tar pro­ce­sos mal ha­bi­dos co­mo los que de­ter­mi­na­das em­pre­sas han lle­va­do ade­lan­te, apro­ve­chán­do­se de la va­gue­dad se­mán­ti­ca de la ca­te­go­ría “lim­pio”. Por ejem­plo, en oca­sio­nes se uti­li­za el “Li­bre de” co­mo gan­cho, aun cuan­do no me­re­ce ser se­ña­la­do, o in­clu­so son re­sal­ta­das cua­li­da­des in­trín­se­cas pa­ra atraer com­pra­do­res, se­du­ci­dos por un su­pues­to eti­que­ta­do trans­pa­ren­te. O sea, se sub­ra­ya lo pre­sun­ta­men­te po­si­ti­vo, pe­ro son omi­ti­das a cons­cien­cia las sus­tan­cias o cua­li­da­des du­do­sas.

Es así que mu­chos con­su­mi­do­res abo­gan por una de­fi­ni­ción que evo­lu­cio­ne jun­to a las ne­ce­si­da­des del clien­te, adap­ta­da y re­eva­lua­da con­ti­nua­men­te. Coin­ci­den en que va­rias ca­rac­te­rís­ti­cas son neu­rál­gi­cas pa­ra in­te­grar di­cha avan­za­da y pres­cri­ben có­di­gos que el con­su­mi­dor pue­de sen­tir y com­pren­der. Tal es el caso de “Li­bre de…” que ha­bla de na­tu­ra­li­dad en el pro­duc­to, to­man­do en cuen­ta lo que no es­tá en él, ha­cién­do­lo con­fia­ble y cer­cano a las ne­ce­si­da­des es­pe­cí­fi­cas del clien­te co­mo Li­bre de Glu­ten, o de al­gún alér­geno con­cre­to. Y es­tá ade­más la per­cep­ción de Sim­ple, Trans­pa­ren­te, Fa­mi­liar, cuan­do la mez­cla re­sul­ta muy se­me­jan­te a có­mo se­ría si fue­ra casera, con com­pues­tos re­co­no­ci­bles, esos “de to­da la vi­da”.

Los in­gre­dien­tes son la ba­se, cla­ro es­tá, pe­ro en­ten­der­los den­tro de la ur­dim­bre de con­cep­tos ca­si cien­tí­fi­cos que se leen en el re­ver­so de un pro­duc­to es lo que se quie­re. Com­pren­der la eti­que­ta es el leit­mo­tiv y con ello te­ner con­fian­za an­te lo que es­tá ad­qui­rien­do. Se re­cla­ma trans­pa­ren­cia en una re­la­ción ro­dea­da por de­ma­sia­das ten­ta­cio­nes e in­for­ma­cio­nes ve­la­das.

CO­MER CON CONS­CIEN­CIA

Una ro­tu­la­ción ami­ga­ble, en­ten­di­ble, va de la mano de una ma­yor cons­cien­cia en la

CO­MER HAS­TA CON LOS OJOS

ali­men­ta­ción y res­pon­de a ac­cio­nes con­tra la obe­si­dad y los es­ti­los de vi­da po­co sa­lu­da­bles que han gol­pea­do al grue­so de la hu­ma­ni­dad en las úl­ti­mas dé­ca­das. Aquí se es­tá más cer­ca de la nu­tri­ción co­mo con­cep­to, pri­vi­le­gian­do lo sano an­tes que sa­bro­so, to­man­do la in­for­ma­ción co­mo ba­se y tam­bién el gran im­pac­to que ge­ne­ran las re­des so­cia­les y el In­ter­net. Nun­ca an­tes los con­su­mi­do­res fui­mos tan in­qui­si­ti­vos ni tu­vi­mos tan­to know-how a nues­tra dis­po­si­ción. Por eso ten­de­mos a ser más pru­den­tes, eva­lua­ti­vos. Y al en­fren­tar­nos a un pro­duc­to lle­ga­mos a pre­gun­tar­nos: ¿qué es ca­da in­gre­dien­te, por qué es­tá ahí y qué es lo que ha­ce exac­ta­men­te?

Jus­to por es­te mo­ti­vo, pa­ra mu­chos, es­ta es una ten­den­cia sin vuel­ta atrás. De he­cho, es­tu­dios lle­va­dos a ca­bo en Chi­na, Es­ta­dos Uni­dos y Bra­sil re­fle­jan que hay una ma­yor dis­po­si­ción a pa­gar más si con ello se com­pra se­gu­ri­dad. Se pi­de tam­bién una redacción ex­pre­sa de los im­pac­tos y be­ne­fi­cios con pri­vi­le­gio a tér­mi­nos co­mo Hie­rro, Fi­bra, Cal­cio, Vi­ta­mi­na D, Po­ta­sio… El em­ba­la­je in­cor­po­ra­ría más in­for­ma­ción nu­tri­cio­nal y de in­ter­ac­ción con de­ter­mi­na­das en­fer­me­da­des cró­ni­cas. Así pues, las mo­di­fi­ca­cio­nes de di­se­ño po­drían in­cluir au­men­tar el ta­ma­ño de la le­tra y re­sal­tar as­pec­tos re­fe­ren­tes a ca­lo­rías, por­cio­nes, can­ti­dad y ti­pos de gra­sa. Se su­ma la re­per­cu­sión de ca­lo­rías de acuer­do al ta­ma­ño del en­va­se. El con­cep­to de “pa­la­bras cla­ve” que ri­ge In­ter­net ha mi­gra­do tam­bién al pac­ka­ging con­vir­tien­do de­ter­mi­na­dos in­gre­dien­tes en ape­te­ci­bles o re­fu­ta­bles a la ho­ra de ad­qui­rir un pro­duc­to.

Se­gún la Ad­mi­nis­tra­ción de Ali­men­tos y Me­di­ca­men­tos de Es­ta­dos Uni­dos, el cam­bio a gran es­ca­la de­be co­men­zar a ha­cer­se os­ten­si­ble en el año 2018. To­do es­to ayu­da­ría a la to­ma de de­ci­sio­nes me­jor fun­da­das so­bre ali­men­ta­ción. El ac­ce­so a la in­for­ma­ción, al co­no­ci­mien­to por par­te del clien­te, de­ter­mi­na y de­ter­mi­na­rá las pau­tas. Aque­llo que los con­su­mi­do­res sa­ben de­fi­ne lo que quie­ren.

A la sa­zón, no es ca­sual asis­tir a un in­cre­men­to del con­su­mo de agua por en­ci­ma de los re­fres­cos o del té so­bre las ga­seo­sas. Tam­po­co es desa­cer­ta­do re­la­cio­nar es­te mo­vi­mien­to con la gas­tro­no­mía ar­te­sa­nal, el re­torno a las raí­ces, lo eco­ló­gi­co, la preo­cu­pa­ción me­dioam­bien­tal, la bús­que­da de in­gre­dien­tes clá­si­cos, tra­di­cio­na­les, que apor­tan con­fian­za. A pa­so len­to pe­ro es­ta­ble dis­mi­nu­ye la per­cep­ción de mar­cas “in­dis­pen­sa­bles”, pues la elec­ción va más allá del sa­bor, la apa­rien­cia o el pre­cio: es­tá más vin­cu­la­da con la sa­lud, el bie­nes­tar, la se­gu­ri­dad, el com­pro­mi­so so­cial y lo eco­ami­ga­ble.

El eti­que­ta­do lim­pio es un fe­nó­meno que atra­vie­sa la in­dus­tria de ali­men­tos y be­bi­das, pa­sa por la edu­ca­ción nu­tri­cio­nal e in­vo­lu­cra tan­to a con­su­mi­do­res co­mo au­to­ri­da­des. Asi­mis­mo, de­man­da ma­yor coope­ra­ción y si­ner­gia pro­duc­tor-con­su­mi­dor pa­ra en­ten­der las ne­ce­si­da­des, ex­pec­ta­ti­vas y as­pi­ra­cio­nes de es­te úl­ti­mo sin per­der el per­fil que iden­ti­fi­ca a la pro­pues­ta.

El mo­do en que las per­so­nas pien­san en la co­mi­da es­tá cam­bian­do. Im­por­ta co­mo nun­ca an­tes qué hay en los pro­duc­tos ad­qui­ri­dos y có­mo fue­ron ela­bo­ra­dos. In­cluir un eti­que­ta­do lim­pio, afi­liar­se al mo­vi­mien­to, ya no sig­ni­fi­ca so­lo te­ner me­nos in­gre­dien­tes, me­nos com­pues­tos ar­ti­fi­cia­les, me­nos tér­mi­nos im­pro­nun­cia­bles , se ex­pan­de en otras di­rec­cio­nes y más que una de­mos­tra­ción fí­si­ca, en­vuel­ve una con­no­ta­ción psi­co­ló­gi­ca y éti­ca: exis­te ma­yor acep­ta­ción y co­ne­xión con una mar­ca res­pon­sa­ble, pro­mo­to­ra de prác­ti­cas bio­di­ná­mi­cas y sa­lud. Los pro­duc­to­res se en­fren­tan a un público con ac­ce­so a la in­for­ma­ción a so­lo un clic, ca­da vez más re­ti­cen­tes an­te pu­bli­ci­dad y pro­mo­ción su­per­fi­cia­les, que pi­den cla­ri­dad y au­ten­ti­ci­dad pa­ra con­so­li­dar su pre­fe­ren­cia; eso sí, sin de­jar de sa­bo­rear.

FOTOS: AR­CHI­VO EX­CE­LEN­CIAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.