QUÉ CO­MEN LOS MI­LLEN­NIALS

What do Mi­llen­nials Eat

Excelencias Gourmet - - News -

Son crí­ti­cos, exi­gen­tes y vo­lá­ti­les. Han re­tra­sa­do eta­pas de la vi­da adul­ta, co­mo el com­pro­mi­so la­bo­ral y el ma­tri­mo­nio. Va­lo­ran la par­ti­ci­pa­ción y la co­la­bo­ra­ción, pre­fie­ren com­par­tir a po­seer y exi­gen nue­vos va­lo­res co­mo la trans­pa­ren­cia, la sos­te­ni­bi­li­dad y el com­pro­mi­so so­cial. Pe­ro so­bre to­do, son na­ti­vos di­gi­ta­les que do­mi­nan co­mo na­die las tec­no­lo­gías de la co­mu­ni­ca­ción.

Es­tos son los ras­gos que más ti­pi­fi­can a la ge­ne­ra­ción de Mi­llen­nials, jó­ve­nes na­ci­dos en­tre 1980 y el año 2000, apro­xi­ma­da­men­te. No so­lo echan por tie­rra los mo­de­los tra­di­cio­na­les de fa­mi­lia y tra­ba­jo o fo­men­tan otros idea­les de vi­da que en dé­ca­das an­te­rio­res pa­re­cían inal­can­za­bles. Tam­bién se es­ti­ma que en 2025 re­pre­sen­ten el 75 % de la fuer­za la­bo­ral del mun­do.

100 % FOO­DIES

Es­tu­dios des­ta­can que la ali­men­ta­ción es uno de los cen­tros de in­te­rés de los Mi­llen­nials, que dis­fru­tan de la bue­na co­mi­da y la crea­ti­vi­dad en la co­ci­na. Son con­si­de­ra­dos foo­dies por su es­pe­cial pre­di­lec­ción y co­no­ci­mien­to por to­do lo que se re­fie­re al ám­bi­to cu­li­na­rio, des­de el con­ci­so co­no­ci­mien­to de la tem­po­ra­li­dad de los ali­men­tos, sus di­ver­sos orí­ge­nes, ca­rac­te­rís­ti­cas or­ga­no­lép­ti­cas, has­ta los pro­ce­sos de ob­ten­ción, las di­ver­sas téc­ni­cas cu­li­na­rias y re­ce­tas.

Han traí­do a la me­sa una for­ma dis­tin­ta de dis­fru­tar la gas­tro­no­mía con la in­clu­sión de ca­rac­te­rís­ti­cas esen­cia­les de su épo­ca, co­mo la tec­no­lo­gía. Las re­des so­cia­les, la ca­li­dad au­dio­vi­sual y la in­no­va­ción han pues­to en sus ma­nos he­rra­mien­tas fun­da­men­ta­les. In­ter­net ha per­mi­ti­do te­ner un es­pa­cio don­de bus­car, pro­por­cio­nar y ac­ce­der a in­for­ma­ción so­bre lo que con­su­men, pe­ro so­bre to­do con­sul­tar y con­tras­tar las ex­pe­rien­cias de otros usua­rios.

La po­si­bi­li­dad de re­unir en un ar­te­fac­to elec­tró­ni­co la cá­ma­ra pa­ra do­cu­men­tar, el me­dio don­de com­par­tir su opi­nión, y las pá­gi­nas web o apps con guías y re­fe­ren­cias di­rec­tas de los lu­ga­res cer­ca­nos o po­ten­cia­les a don­de di­ri­gir­se, ha si­do al­ta­men­te re­le­van­te.

Los Mi­llen­nials no so­lo com­pran el pro­duc­to, tam­bién la ex­pe­rien­cia.

Es­ta tie­ne una im­por­tan­cia sus­tan­cial y al mo­men­to de sa­lir a ce­nar va­lo­ran los de­ta­lles co­mo par­te de la ca­li­dad del dis­fru­te. Pa­ra ele­gir un res­tau­ran­te, no lo ha­cen por pu­bli­ci­dad sino por re­co­men­da­cio­nes de re­des so­cia­les. Pa­ra re­ser­var o ha­cer pe­di­dos lo ha­cen por apli­ca­cio­nes.

Es­to no de­ja atrás su in­te­rés por la ca­li­dad del pro­duc­to, tan­to pa­ra co­mer en ca­sa co­mo fue­ra. Son un público ma­yor­men­te in­tere­sa­do en con­su­mir un pro­duc­to de ca­li­dad que su­me a su in­ten­ción de man­te­ner un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble. La ma­yo­ría del tiem­po bus­can op­cio­nes que man­ten­gan una lí­nea de con­su­mo sano, res­pe­tan las exi­gen­cias de su cuer­po, las di­fe­ren­tes die­tas co­mo ce­lía­ca, glu­ten free, ve­ge­ta­ria­nas, ve­ga­nas, li­bres de azú­car, ba­jas en so­dio, en­tre otras; y va­lo­ran el

pro­duc­to lo­cal, or­gá­ni­co. To­do en pro de man­te­ner una ali­men­ta­ción que res­pon­da a un es­ti­lo de vi­da sano.

Sa­lud y me­dioam­bien­te son pa­ra ellos la mis­ma co­sa. Lo que es bueno pa­ra mí, ha de ser bueno pa­ra el pla­ne­ta, sos­tie­nen. Los Mi­llen­nials se de­cla­ran fans in­con­di­cio­na­les de las com­pa­ñías que prac­ti­can la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial y no les im­por­ta pa­gar más por sus pro­duc­tos.

Otro as­pec­to in­tere­san­te es que les en­can­ta des­cu­brir las his­to­rias de los ali­men­tos. De ahí que bue­na par­te pre­fie­ra com­prar en mer­ca­dos lo­ca­les y des­cu­brir al fru­te­ro, pes­ca­de­ro… que les ha­ble so­bre lo que es­tán ad­qui­rien­do. Es­ta ne­ce­si­dad tam­bién se apli­ca a los res­tau­ran­tes. Cuan­to más les cuen­ten so­bre lo que hay en el pla­to, mu­cho me­jor. Cuan­do ha­bla­mos de gus­tos, se in­cli­nan ha­cia las com­bi­na­cio­nes exó­ti­cas, los sa­bo­res fuer­tes co­mo los asiá­ti­cos, la crea­ti­vi­dad de la co­ci­na fu­sión y lo clá­si­co de la ita­lia­na. La mez­cla de ti­pos de co­ci­nas y paí­ses reúne ra­zo­nes pa­ra com­par­tir con ami­gos, co­mer fue­ra de ca­sa y dis­fru­tar de la mez­cla de cul­tu­ras en­con­tra­das en la gas­tro­no­mía.

Re­sal­tan, ade­más, por ser de­sen­fa­da­dos en cuan­to a pro­to­co­los en com­pa­ra­ción con las ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res, que han re­sal­ta­do por su res­pe­to a la eti­que­ta. Los Mi­llen­nials dis­fru­tan de co­mer con las ma­nos, de la in­for­ma­li­dad, sin per­der la ca­li­dad. Los lu­ga­res de ti­po fin­ger food les re­sul­tan muy ami­ga­bles. Se tra­ta de no dar es­pa­cio a las for­ma­li­da­des sino al dis­fru­te.

Co­mer a tiem­po o a des­ho­ra es una de las ca­rac­te­rís­ti­cas que se adap­ta a su es­ti­lo de vi­da. Par­te de es­to lo ve­mos re­fle­ja­do en el au­ge de brun­chear los fi­nes de se­ma­na con ami­gos, con pro­pues­tas más in­tere­san­tes que apor­ten a la ex­pe­rien­cia.

No obs­tan­te, a pe­sar de que les en­can­ta dis­fru­tar la pro­pues­ta externa, mu­chos dis­fru­tan co­ci­nar y co­mer en ca­sa. El he­cho de cui­dar su ali­men­ta­ción les in­cli­na más ha­cia la co­ci­na casera o los lu­ga­res don­de se cui­de el pro­duc­to, co­mo an­tes se ha men­cio­na­do. En es­te sen­ti­do, ya no es una ta­rea do­més­ti­ca que co­rres­pon­da a la mu­jer. Igua­la­dos en con­di­ción, a la ho­ra de co­ci­nar en ca­sa es­te rol se com­par­te y se dis­fru­ta.

Co­mo au­tén­ti­cos crea­ti­vos tam­bién go­zan de to­mar cóc­te­les que les abran las puer­tas a la ima­gi­na­ción y les per­mi­tan com­bi­nar sa­bo­res y no­tas di­fe­ren­tes. Ade­más se de­can­tan por la cer­ve­za ar­te­sa­nal y el vino tam­po­co fal­ta en su car­te­ra de ma­ri­da­jes fa­vo­ri­tos.

Sin du­da, es un público in­tere­san­te que dis­fru­ta de las pro­pues­tas gas­tro­nó­mi­cas ac­tua­les, la evo­lu­ción… que es­tá in­for­ma­do y sa­be lo que quie­re. Un seg­men­to sus­tan­cial con nue­vas ca­rac­te­rís­ti­cas, ne­ce­si­da­des y de­man­das que con­vie­ne co­no­cer por las re­per­cu­sio­nes y trans­for­ma­cio­nes que exi­gi­rá a las em­pre­sas de to­do el mun­do en un fu­tu­ro… no tan le­jano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.