LA MA­FIA EN LA HA­BA­NA NO CO­MÍA ESPAGUETI

A PE­SAR DE LOS ESTEREOTIPOS CON LOS QUE EL CI­NE EN­VUEL­VE A LOS GÁNS­TE­RES, PA­RA CON­VER­TIR­LOS EN PER­SO­NA­JES SEDUCTORES E IGUA­LES A CUAL­QUIER MOR­TAL QUE “CO­ME” (PAS­TA), “AMA” (A LA MAMMA) Y “RE­ZA” (A LA MA­DON­NA), LO PA­RA­DÓ­JI­CO ES QUE EN CU­BA SE DECANTABAN PO

Excelencias Gourmet - - Tradiciones -

Ha­bi­tual­men­te ve­mos en pe­lí­cu­las que tra­tan el te­ma de la ma­fia a al­gún in­te­gran­te de la “fa­mi­lia”, e in­clu­so al mis­mo ca­po, pre­pa­ran­do en gran­des ca­zue­las un su­cu­len­to pla­to de pas­tas. Siem­pre acom­pa­ña­das por las in­se­pa­ra­bles al­bón­di­gas con sal­sa, com­ple­men­ta­das con ge­ne­ro­sas can­ti­da­des de vino, que des­pués in­gie­ren con vo­raz ape­ti­to en ce­nas don­de se pla­nean eje­cu­cio­nes y se re­par­ten te­rri­to­rios o vi­cios. Es que la ima­gen de ver a ita­lo-ame­ri­ca­nos co­mien­do espagueti se ha con­ver­ti­do en cli­ché pa­ra ca­rac­te­ri­zar a ti­pos “du­ros” e iden­ti­fi­car­los con el cri­men or­ga­ni­za­do, la Co­sa Nos­tra o cual­quie­ra de las de­no­mi­na­cio­nes de ori­gen que re­ci­ben es­te ti­po de or­ga­ni­za­cio­nes de­lic­ti­vas.

A pe­sar de es­tos estereotipos con los que el ci­ne en­vuel­ve a los gáns­te­res, pa­ra con­ver­tir­los en per­so­na­jes seductores e igua­les a cual­quier mor­tal que “co­me” (pas­ta), “ama” (a la mamma) y “re­za” (a la ma­don­na), lo pa­ra­dó­ji­co es que la ma­fia en La Ha­ba­na no co­mía espagueti.

En­te­ré­mo­nos, en­ton­ces, có­mo era es­ta sin­gu­lar reali­dad.

FRUT­TI DI MA­RE

El co­mien­zo de las ope­ra­cio­nes de la ma­fia en Cu­ba se re­mon­ta a los tem­pra­nos años trein­ta, con el trá­fi­co de al­cohol en­tre las clan­des­ti­nas cos­tas de Cu­ba y la Flo­ri­da, pa­ra abas­te­cer par­te del mer­ca­do pro­pi­cia­do por la ley que prohi­bía la ven­ta de be­bi­das al­cohó­li­cas en el te­rri­to­rio nor­te­ame­ri­cano. Las con­di­cio­nes

pa­ra un se­gu­ro co­mer­cio ile­gal en­tre am­bos te­rri­to­rios fue­ron pac­ta­das en­tre el go­bierno de fac­to que go­ber­na­ba Cu­ba en esa épo­ca y por Meyer Lansky, te­so­re­ro de la ma­fia y hom­bre de con­fian­za ab­so­lu­ta en ese en­to­nes, del ca­po di tut­ti los ca­pis de Nue­va York, Char­les “Lucky” Lu­ciano.

Pre­vien­do las ven­ta­jas de te­ner un cuar­tel ge­ne­ral de la ma­fia en Cu­ba, da­da su cer­ca­nía al te­rri­to­rio de EE.UU., la to­le­ran­cia, el so­borno y la pro­tec­ción que brin­da­ban las au­to­ri­da­des de la Is­la a sus pla­nes de ne­go­cio, rá­pi­da­men­te se crea­ron las cua­tro “fa­mi­lias de La Ha­ba­na”. Es­tas eran di­ri­gi­das por el cor­so Am­le­to Bat­tis­ti, Don Ama­deo Bar­let­ta, San­tos Traf­fi­can­te (pa­dre) y el mis­mí­si­mo

Meyer Lansky el cual, co­mo te­so­re­ro de la or­ga­ni­za­ción, ac­tua­ba co­mo coor­di­na­dor de es­te tra­vie­so gru­po. Cen­tros tu­rís­ti­cos (ho­te­les), in­mo­bi­lia­rias, ban­cos y ca­si­nos de jue­go fue­ron sus pri­me­ros ob­je­ti­vos.

Des­pués vi­nie­ron otros, más pe­ca­mi­no­sos.

Di­cen los es­tu­dio­sos del te­ma que des­de los años trein­ta has­ta fi­na­les de 1958, no se pro­du­jo un even­to de mag­ni­tud política o de gran ne­go­cio en Cu­ba don­de las ma­nos de Lansky no es­tu­vie­ran en las som­bras.

Meyer ins­ta­ló su cuar­tel ge­ne­ral en La sui­te 829 del his­tó­ri­co Ho­tel Na­cio­nal de Cu­ba. Des­de allí di­ri­gi­ría con mano de hie­rro su im­pe­rio de La Ha­ba­na.

Hom­bre de gran in­te­li­gen­cia prác­ti­ca, per­sua­si­vo y de re­fi­na­das cos­tum­bres a la ho­ra de co­mer, siem­pre fue un apa­sio­na­do de los frut­ti di ma­re. Tes­ti­mo­nios brin­da­dos por su ayu­dan­te-cho­fer cu­bano, du­ran­te los años de ma­yor es­plen­dor de la “Fa­bu­lo­sa Ha­ba­na”, nos di­cen que sen­tía es­pe­cial pre­di­lec­ción por los ma­ris­cos y los pes­ca­dos fres­cos (... y los pe­ca­dos). Co­mía ha­bi­tual­men­te en res­tau­ran­tes de al­ta co­ci­na y de es­pe­cia­li­da­des ma­ri­nas. El más acos­tum­bra­do en sus vi­si­tas era uno si­tua­do jun­to al li­to­ral ha­ba­ne­ro lla­ma­do Las Cu­le­bri­nas, don­de de­gus­ta­ba el ca­ma­rón más a su gus­to —so­lo her­vi­do y con li­món—. Era fre­cuen­te su pre­sen­cia en La Te­rra­za de Co­jí­mar pa­ra sa­bo­rear un Arroz a la Ma­ri­ne­ra o una Lan­gos­ta Ma­ri­po­sa. Es­te tam­bién era lu­gar pre­fe­ri­do por He­ming­way, pe­ro ellos nun­ca coin­ci­die­ron. En “El Cas­ti­llo de Far­nés”, es­pe­cia­li­za­do en ma­ris­cos y co­mi­da es­pa­ño­la, ha­bi­tual­men­te Meyer co­mía una pae­lla es­pe­cial.

Es­tos lu­ga­res los fre­cuen­ta­ba con sus hom­bres de con­fian­za pa­ra ul­ti­mar ne­go­cios o pró­xi­mas es­tra­te­gias. Y, pa­ra oca­sio­nes es­pe­cia­les, un dis­cre­to y lu­jo­so res­tau­ran­te de un ju­dío lla­ma­do Bo­ris, de­di­ca­do a la co­ci­na in­ter­na­cio­nal, al cual so­lo se po­día ac­ce­der me­dian­te re­ser­va­cio­nes muy an­ti­ci­pa­das. Tam­bién es­ta­ba el res­tau­ran­te El Mon­se­ñor, de re­fi­na­do es­ti­lo fran­cés y ex­qui­si­tas pre­pa­ra­cio­nes de ma­ris­cos.

Se tie­ne cons­tan­cia de que cuan­do no vi­si­ta­ba al­gún res­tau­ran­te es­pe­cí­fi­co por una

ra­zón “pro­fe­sio­nal”, desa­yu­na­ba y co­mía en el lu­jo­so Sa­lón Agui­lar, res­tau­ran­te prin­ci­pal del Ho­tel Na­cio­nal, don­de se ofer­ta­ba un me­nú de al­ta co­ci­na in­ter­na­cio­nal. En otras oca­sio­nes Lansky pe­día su co­mi­da al ser­vi­cio de ha­bi­ta­cio­nes.

Otro de los “ca­pos”, Am­le­to Bat­tis­ti, com­pró el ho­tel Se­vi­lla Bilt­mo­re don­de fi­jó su cuar­tel ge­ne­ral. Lo re­mo­de­ló e ins­ta­ló, en su úl­ti­ma plan­ta, un lu­jo­so res­tau­ran­te y ca­ba­ret, com­ple­men­tos de su es­plén­di­do ca­sino. En la car­ta-me­nú del res­tau­ran­te no se ofer­ta­ban pla­tos ita­lia­nos.

BAN­QUE­TE EN LA “HIS­TÓ­RI­CA CUM­BRE”

His­to­ria apar­te me­re­ce el caso del fa­mo­so “Lucky” Lu­ciano y sus an­dan­zas tro­pi­ca­les.

Al con­cluir la II Gue­rra Mun­dial, co­mo par­te del adeudo del go­bierno nor­te­ame­ri­cano con la ma­fia neo­yor­qui­na, por los efi­cien­tes ser­vi­cios que pres­ta­ron los sin­di­ca­tos de los mue­lles ba­jo el con­trol de esa or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal (en la rá­pi­da des­car­ga de los bu­ques que en­tra­ban y sa­lían de esa ter­mi­nal ma­rí­ti­ma, des­de o pa­ra Europa), se pro­ce­dió a te­ner el “ges­to” de li­be­rar a Lu­ciano de una con­de­na que cum­plía por trá­fi­co de dro­gas, pro­xe­ne­tis­mo, jue­go ile­gal, etc., etc… To­do ello “en re­co­no­ci­mien­to a los ser­vi­cios pres­ta­dos a la de­mo­cra­cia nor­te­ame­ri­ca­na”.

Lu­ciano fue de­por­ta­do a su na­tal Si­ci­lia. Pe­ro “Lucky” no se re­sig­na­ba a es­tar tan le­jos de su im­pe­rio cri­mi­nal en Nor­tea­mé­ri­ca. De­seo­so de vol­ver a las an­da­das y sa­lir del es­tre­cho mar­gen que te­nía en Ita­lia pa­ra sus pla­nes fu­tu­ros, ur­dió eva­dir su exi­lio for­zo­so pa­ra lo que tra­mó, con su lu­gar­te­nien­te Meyer Lansky, ce­le­brar una “cum­bre” ma­fio­sa en la re­ful­gen­te Ha­ba­na, con el fin de dis­cu­tir y de­fi­nir su li­de­raz­go, es­tra­te­gias a se­guir y deu­das a sal­dar. Es­ta se fi­ja pa­ra el mes de di­ciem­bre de 1946 en el Ho­tel Na­cio­nal de Cu­ba.

Se­gún nos na­rra En­ri­que Si­ru­les en su li­bro El Im­pe­rio de La Ha­ba­na,

des­pués de efec­tuar un com­pli­ca­do pe­ri­plo por dis­tin­tos paí­ses pa­ra des­pis­tar a las au­to­ri­da­des de in­mi­gra­ción y el FBI, Lu­ciano fi­nal­men­te arri­ba a Cu­ba a prin­ci­pios del mes de di­ciem­bre de 1946, por la ciu­dad de Ca­ma­güey, en la re­gión cen­tro-orien­tal de Cu­ba. Allí es re­ci­bi­do por Lansky y es in­vi­ta­do a una ce­na por un acau­da­la­do po­lí­ti­co de la zo­na.

Es es­ta la oca­sión pri­me­ra en que “Lucky” se to­pa con la co­mi­da cu­ba­na y lo ha­ce por to­do lo gran­de. Fue una gran tí­pi­ca ce­na criolla con fri­jo­les ne­gros, arroz a la ma­ri­ne­ra, en­sa­la­das crio­llas, agua­ca­te y pi­ña y ju­go­sos pe­da­zos de car­ne de cer­do asa­da, y va­rios exo­tis­mos más. Al día si­guien­te se tras­la­da a La Ha­ba­na, al Ho­tel Na­cio­nal, y ocu­pa la sui­te 724 don­de, des­de sus ven­ta­nas, se ex­ta­sía con el pai­sa­je lleno de pal­me­ras, de mar y a 90 mi­llas de su an­he­la­do EE.UU.

La lla­ma­da “Reunión de La Ha­ba­na” fue el más gran­de de to­dos los con­ci­liá­bu­los ma­fio­sos nor­te­ame­ri­ca­nos. A ella acu­die­ron re­pre­sen­tan­tes de to­das las “fa­mi­lias” y te­rri­to­rios (al­go de ello se ve en la pe­lí­cu­la El Pa­drino II), pe­ro la reali­dad su­peró, en mu­cho, a la fic­ción. La reunión se efec­tuó en­tre el 22 y el 26 de di­ciem­bre de 1946, en el ball-room del pro­pio ho­tel. Pa­ra esa ce­le­bra­ción, y co­mo

in­vi­ta­do es­pe­cial, con­cu­rrió Frank Si­na­tra (“La Voz”), el cual rin­dió es­pe­cial ho­me­na­je a su men­tor Lu­ciano.

Al res­pec­to, en el re­fe­ri­do li­bro, Si­ru­les apun­ta que du­ran­te los días de re­ci­bi­mien­to y des­pe­di­da de los “ilus­tres” asis­ten­tes no se de­man­da­ban ni ca­via­res ni cham­pa­ñas, sino ex­qui­si­tos en­chi­la­dos de can­gre­jos o co­bos, pe­chu­gas de fla­men­co al horno, estofado de ca­rey y asa­dos de tor­tu­gas, con zu­mos de li­món y ajo; lan­gos­ti­nos de Co­jí­mar, os­tio­nes de Sa­gua la Gran­de, las­cas de pes­ca­do em­pe­ra­dor al gri­llé y ex­qui­si­tas chu­le­tas de ve­na­do a la pa­rri­lla. Y el exo­tis­mo de de­gus­tar car­ne de ma­na­tí, es­pe­cie oriun­da de Cu­ba, en es­ta­do de ex­tin­ción. To­da es­ta or­gía gas­tro­nó­mi­ca —na­da ita­lia­na— se ha­cía acom­pa­ñar de ex­ce­len­tes ro­nes añe­jos cu­ba­nos, he­la­das cer­ve­zas del país y de los “sin ri­val” Ha­ba­nos Mon­te­cris­to.

Es in­du­da­ble que, des­pués de las com­pla­cien­tes di­ges­tio­nes que com­por­ta­ban esas co­me­la­tas, se po­dían to­mar las de­ci­sio­nes más com­ple­jas, con en­te­ra sa­tis­fac­ción.

Des­pués del éxi­to de es­ta “his­tó­ri­ca cum­bre” y ra­ti­fi­ca­do co­mo je­fe del im­pe­rio ma­fio­so, Lu­ciano si­guió pren­da­do de la be­lla Ha­ba­na: re­co­rría a dia­rio los más lu­jo­sos ca­ba­rets, res­tau­ran­tes, hi­pó­dro­mos y otras de­pen­den­cias de sus ne­go­cios, acom­pa­ña­do por bellas da­mas de co­se­cha na­cio­nal o ex­tran­je­ra. Fue tan de­sen­fre­na­da y pú­bli­ca la vi­da del ca­po de tut­ti los ca­pos que tan­to las au­to­ri­da­des cu­ba­nas de en­ton­ces, co­mo el FBI, ejer­cie­ron sus bue­nos ofi­cios pa­ra “sa­lir” del ca­po por al­gu­na vía, a pe­sar de las pre­sio­nes que ejer­cían los gru­pos ma­fio­sos de Cu­ba en fa­vor de su je­fe.

Des­pués de in­nu­me­ra­bles es­ca­ra­mu­zas le­ga­les, en­tre el go­bierno nor­te­ame­ri­cano y el de Cu­ba, un me­dio­día a la sa­li­da de un res­tau­ran­te de co­mi­da criolla, en el ba­rrio del Ve­da­do de La Ha­ba­na, fue arres­ta­do pa­ra su de­por­ta­ción de­fi­ni­ti­va a Ita­lia, Char­les “Lucky” Lu­ciano. Ese día dis­fru­tó su úl­ti­ma ce­na o al­muer­zo en la es­plen­do­ro­sa Ha­ba­na. El sa­bor de la co­mi­da cu­ba­na fue lo úl­ti­mo que se lle­vó en la bo­ca uno de los gáns­te­res más fa­mo­sos de la his­to­ria de la ma­fia.

Pu­dié­ra­mos, qui­zás, ha­llar una ex­pli­ca­ción de la inape­ten­cia a la co­mi­da ita­lia­na por los je­fes ma­fio­sos en sus an­da­res por Cu­ba: es in­ne­ga­ble la ca­li­dad, va­rie­dad, sa­bo­res, exo­tis­mo y co­lo­ri­do de la gas­tro­no­mía ca­ri­be­ña, que pue­de se­du­cir el gus­to de ha­bi­tan­tes de otras cos­tum­bres y la­ti­tu­des, in­clu­so a per­so­nas tan rai­ga­les por sus de­li­cio­sas co­mi­das co­mo son los ita­lia­nos y sus des­cen­dien­tes ame­ri­ca­nos.

En los años a los que ha­ce­mos re­fe­ren­cia en es­te ar­tícu­lo, era po­co nu­me­ro­sa la co­mu­ni­dad ita­lia­na en Cu­ba. No fue la Is­la un des­tino don­de arri­ba­ran en can­ti­da­des sig­ni­fi­ca­ti­vas emi­gran­tes ita­lia­nos en bus­ca de tra­ba­jo, ra­di­ca­ción u otra ra­zón, que in­flu­ye­ran con fuer­za en las cos­tum­bres y gus­tos cu­li­na­rios, al con­tra­rio de co­mo ha su­ce­di­do en otros paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca.

Bus­can­do en guías te­le­fó­ni­cas de la dé­ca­da de los años 40 a los 50 de La

Ha­ba­na, en­con­tra­mos es­ca­sos res­tau­ran­tes es­pe­cia­li­za­dos en es­te ti­po de co­ci­na. No es, has­ta los años 60 del pa­sa­do si­glo, que se po­pu­la­ri­zan los res­tau­ran­tes de co­mi­da ita­lia­na, fun­da­men­tal­men­te la piz­za y los espaguetis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.