C4 Pi­cas­so HDI: El familiar pa­ra an­dar y an­dar

Fortuna - - Su­ma­rio - CLAUDIO CE­LANO GÓ­MEZ

El mo­no­vo­lu­men pa­ra cin­co pa­sa­je­ros de la mar­ca fran­ce­sa com­bi­na con­fort de mar­cha, gran es­pa­cio in­te­rior, tec­no­lo­gía y mu­cha se­gu­ri­dad. Ideal pa­ra viajes lar­gos.

En abril de 2014 Ci­troën ha­bía em­pe­za­do a co­mer­cia­li­zar sus mo­no­vo­lú­me­nes com­pac­tos C4 en la Ar­gen­ti­na. No pu­do con­ti­nuar ha­cién­do­lo du­ran­te mu­cho tiem­po de­bi­do a las tra­bas de las im­por­ta­cio­nes im­pues­tas por el go­bierno an­te­rior. Con la nue­va aper­tu­ra y la li­be­ra­li­za­ción del mer­ca­do, la mar­ca fran­ce­sa vol­vió a la car­ga. Des­de me­dia­dos del año pa­sa­do nue­va­men­te se ven tan­to el C4 Pi­cas­so con cin­co asien­tos y el Grand C4 Pi­cas­so pa­ra sie­te pa­sa­je­ros. En es­ta opor­tu­ni­dad, For­tu­na pro­bó el C4 Pi­cas­so HDI 115 ma­nual de seis ve­lo­ci­da­des con el feel pack.

DI­SE­ÑO. La mar­ca fran­ce­sa de­ci­dió dar un pa­so ade­lan­te en la es­té­ti­ca de sus mo­de­los. Y el C4 Pi­cas­so

es una ex­ce­len­te mues­tra de ello. El nue­vo di­se­ño cuen­ta con fron­tal di­ná­mi­co con el lo­go de la mar­ca sien­do el prin­ci­pal pro­ta­go­nis­ta. Las lí­neas de­lan­te­ras na­cen allí. Si bien de fren­te se man­tu­vie­ron los ya ca­rac­te­rís­ti­cos tres ni­ve­les de lu­ces que Ci­troën vie­ne im­po­nien­do en sus mo­de­los –arri­ba las diur­nas de leds, al me­dio las con­ven­cio­na­les y aba­jo las an­ti­nie­blas– los fa­ros es­tán más alar­ga­dos y lle­gan has­ta los la­te­ra­les, dán­do­le un di­se­ño más agre­si­vo. Es­tas mis­mas lí­neas con­ti­núan por los la­te­ra­les pa­ra ter­mi­nar en las óp­ti­cas tra­se­ras.

En el di­se­ño ex­terno va­le des­ta­car tam­bién que en­tre las ven­ta­nas, el pa­ra­bri­sas pa­no­rá­mi­co y el te­cho, ca­si to­do es de vi­drio, ge­ne­ran­do una sen­sa­ción de am­pli­tud y es­pa­cio muy bue­na des­de el in­te­rior.

Ya den­tro del C4 Pi­cas­so, el fo­co es­tá pues­to en la lu­mi­no­si­dad y la sua­vi­dad, a par­tir del cual uti­li­za co­lo­res cá­li­dos (uno de ellos lla­ma­do are­na bei­ge por la mar­ca) pa­ra

El mo­no­vo­lu­men pa­ra cin­co pa­sa­je­ros de la mar­ca fran­ce­sa com­bi­na con­fort de mar­cha, gran es­pa­cio in­te­rior, tec­no­lo­gía y mu­cha se­gu­ri­dad. Es ideal pa­ra viajes lar­gos.

to­do el ins­tru­men­tal y el es­pa­cio de­lan­te­ro. La ca­li­dad de los ma­te­ria­les in­ter­nos es muy bueno, con mez­cla de plás­ti­cos du­ros y re­sis­ten­tes, y te­la. Los asien­tos de­lan­te­ros es­tán bien di­vi­di­dos, de­jan­do am­plio es­pa­cio en el me­dio. Lo mis­mo su­ce­de en los asien­tos tra­se­ros: son tres bu­ta­cas se­pa­ra­das, ca­da una con su co­rres­pon­dien­te cinturón, que ase­gu­ran el ma­yor con­fort a to­dos sus ocu­pan­tes. Si bien la lu­ne­ta tra­se­ra cae un po­co, co­mo el pi­so es to­tal­men­te rec­to, el pa­sa­je­ro del me­dio no en­con­tra­rá nin­gu­na in­co­mo­di­dad en su via­je. Ade­más, los pa­sa­je­ros de las ven­ta­ni­llas en­cuen­tran fren­te a sí unas me­si­tas –co­mo si via­ja­ran en avión- idea­les pa­ra los más chi­cos.

CON­DUC­CIÓN. Es ho­ra de arran­car el au­to y ma­ne­jar­lo por las ca­lles por­te­ñas. La lla­ve no es ne­ce­sa­ria pa­ra su en­cen­di­do, y so­lo hay que apre­tar el em­bria­gue y el bo­tón start/stop. El freno de mano es to­tal­men­te eléc­tri­co, por lo que hay que pi­sar el freno y el bo­tón de par­king co­rres­pon­dien­te pa­ra des­ac­ti­var­lo. Si el con­duc­tor o el acom­pa­ñan­te de­lan­te­ro no se pu­sie­ron el cinturón, no pa­sa­rán más de 15 se­gun­dos y co­men­za­rá a so­nar la chi­cha­rra de se­gu­ri­dad. Lo mis­mo su­ce­de si se abre una puer­ta con el au­to en­cen­di­do y sin el freno de mano pues­to.

La po­si­ción de ma­ne­jo no es di­fí­cil de en­con­trar por lo am­plio del es­pa­cio de­lan­te­ro. Si bien es pa­ra cri­ti­car la fal­ta de al­gu­nos ajus­tes eléc­tri­cos, es­to po­dría que­dar com­pen­sa­do con la in­clu­sión del pack relax que in­clu­ye fun­ción de ma­sa­jes (es ra­ro du­ran­te los pri­me­ros mi­nu­tos pe­ro des­pués es real­men­te con­for­ta­ble) y re­gu­la­ción lum­bar eléc­tri­ca, asien­tos de­lan­te­ros ca­le­fac­cio­na­dos, un re­po­sa pier­nas con re­gu­la­ción eléc­tri­ca pa­ra el asien­to acom­pa­ñan­te y el apo­ya­ca­be­zas ajus­ta­ble pa­ra des­can­sar el cue­llo.

Den­tro de los ele­men­tos que po­ten­cian el con­fort de mar­cha va­le re­sal­tar el ai­re acon­di­cio­na­do y cli­ma­ti­za­dor di­gi­tal bi zo­na, la di­rec­ción asis­ti­da eléc­tri­ca va­ria­ble y el re­gu­la­dor de al­tu­ra del vo­lan­te, el sis­te­ma mul­ti­me­dia con pan­ta­lla tác­til de 7” al al­can­ce la mano y la pan­ta­lla pa­no­rá­mi­ca HD de 12 pul­ga­das don­de se en­cuen­tra el

ve­lo­cí­me­tro, el cuen­ta ki­ló­me­tros, el ta­có­me­tro y el me­di­do de naf­ta, to­dos ins­tru­men­tos me­di­dos di­gi­tal­men­te. Ade­más, des­de el vo­lan­te se pue­de con­tro­lar el sis­te­ma de au­dio, la ve­lo­ci­dad cru­ce­ro y cam­biar la in­for­ma­ción que se mues­tra en la pan­ta­lla.

A la ho­ra del ma­ne­jo, el C4 Pi­cas­so tie­ne un muy buen con­fort de mar­cha tan­to en la ciu­dad a ba­ja ve­lo­ci­dad co­mo en la au­to­pis­ta. A al­ta ve­lo­ci­dad, y de la mano de su caja de seis cam­bios, el au­to se com­por­ta muy es­ta­ble, con bue­nas sus­pen­sio­nes y aga­rres en las cur­vas. Va­le des­ta­car la so­no­ri­dad: no se es­cu­cha ca­si na­da del afue­ra den­tro del au­to.

Uno de los as­pec­tos que va­le la pe­na ana­li­zar a la ho­ra de tes­tear un vehícu­lo es el es­pa­cio de guar­da­do que en­cuen­tra el con­duc­tor des­de su asien­to. Sin du­das, es­te mo­de­lo es de los me­jo­res.

Hay es­pa­cio en la puer­ta, un com­par­ti­mien­to que pue­de ce­rrar­se en­tre los pa­sa­je­ros de­lan­te­ros y, de­ba­jo de la pan­ta­lla tác­til, una ga­ve­ta tan­to de guar­da­do co­mo de co­nec­ti­vi­dad.

SE­GU­RI­DAD Y MO­TOR.

La au­to­mo­triz fran­ce­sa tam­bién ha me­jo­ra­do las pres­ta­cio­nes de se­gu­ri­dad en el nue­vo C4 Pi­cas­so. Cuen­ta con Fre­nos ABS con re­par­ti­dor elec­tró­ni­co de fre­na­do y ayu­da al fre­na­do de ur­gen­cia, con­trol de es­ta­bi­li­dad (ESP), con­trol de trac­ción (ASR), seis air­bags (dos fron­ta­les, dos de­lan­te­ros la­te­ra­les y dos de cor­ti­na), fi­ja­ción de asien­tos pa­ra ni­ños (Isofix) en las tres pla­zas tra­se­ras, sen­so­res de es­ta­cio­na­mien­to, fa­ros an­ti­nie­bla de­lan­te­ros y tra­se­ros y cá­ma­ra de vi­sión cuan­do es­tá en re­ver­sa.

De­ba­jo del ca­pó en­con­tra­mos un mo­tor dié­sel, de 115 ca­ba­llos de po­ten­cia a 3.600 rpm y tie­ne un tor­que de 270 Nm a 1.750 rpm, que es ma­yor a los mo­de­los an­te­rio­res gra­cias a su caja de seis ve­lo­ci­da­des en vez de las cin­co pa­sa­das. Ade­más de es­te mo­de­lo, la ver­sión au­to­má­ti­ca cuen­ta con un mo­tor naf­te­ro de 165 ca­ba­llos a 6.000 rpm.

Usos. Por el ta­ma­ño y las pres­ta­cio­nes, sin du­das que el C4 Pi­cas­so es un mo­no­vo­lu­men com­pac­to am­plio ideal pa­ra fa­mi­lias de has­ta cin­co miem­bros que le gus­te ha­cer viajes lar­gos. El tan­que de 55 li­tros en con­jun­to con la caja de seis ve­lo­ci­da­des ha­ce que se pue­dan re­co­rrer cien­tos de ki­ló­me­tros sin te­ner que pa­rar. El con­fort de mar­cha es­tá ase­gu­ra­do, tan­to pa­ra los pa­sa­je­ros de­lan­te­ros co­mo pa­ra los tra­se­ros.

Va­le cri­ti­car que si bien el au­to vie­ne con llan­tas de 17”, la rue­da au­xi­liar es tem­po­ral de 16”. Tam­bién hay que re­sal­tar el ta­ma­ño del baúl co­mo as­pec­to po­si­ti­vo. Tie­ne 537 li­tros –ex­pan­di­ble a 630 li­tros con los asien­tos tra­se­ros re­ba­ti­dos- lo que lo ha­ce uno de los más am­plios del mer­ca­do. Su aper­tu­ra y cie­rre es to­tal­men­te eléc­tri­co.

Al es­tar afec­ta­do por el im­pues­to in­terno a los pro­duc­tos de lu­jo, los dos mo­de­los de Ci­troën pa­san los $ 600 mil. El que pro­ba­mos en es­ta opor­tu­ni­dad, el HDI 115 ma­nual tie­ne un va­lor ac­tual de $ 620.500, mien­tras que el THP au­to­má­ti­co de 165 ca­ba­llos sa­le $ 636.500.

PA­NO­RÁ­MI­CO. En­tre las ven­ta­nas, el pa­ra­bri­sas pa­no­rá­mi­co y el te­cho, ca­si to­do es vi­drio en el C4 Pi­cas­so. Da la sen­sa­ción de am­pli­tud y lu­mi­no­si­dad.

PRAC­TI­CI­DAD. To­do se pue­de con­tro­lar des­de el asien­to del con­duc­tor. Vo­lan­te to­tal­men­te mul­ti­fun­cio­nal.

INS­TRU­MEN­TOS.

En el in­te­rior hay una pan­ta­lla tác­til de 7” y otra más gran­de de 12” con to­da la in­for­ma­ción del vehícu­lo.

LU­CES.

El fren­te del au­to cuen­ta con sus clá­si­cos tres ni­ve­les de lu­ces: arri­ba las diur­nas de leds, al me­dio las con­ven­cio­na­les y aba­jo las an­ti­nie­blas.

EN VIA­JE. Los asien­tos tra­se­ros son bu­ta­cas in­de­pen­dien­tes. Las dos la­te­ra­les cuen­tan con una me­si­ta y luz de led.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.