Ci­troën C4 Cac­tus: di­se­ño di­fe­ren­te y ma­ne­jo con­for­ta­ble

Traí­do des­de Es­pa­ña, es­te mo­de­lo pre­sen­ta una es­té­ti­ca úni­ca y dis­tin­ti­va con sus air­bumps la­te­ra­les co­mo pro­ta­go­nis­tas. Am­plio es­pa­cio in­te­rior, ex­ce­len­tes ma­te­ria­les y con­fort de mar­cha.

Fortuna - - Sumario -

Traí­do des­de Es­pa­ña, es­te mo­de­lo pre­sen­ta una es­té­ti­ca úni­ca y dis­tin­ti­va con sus air­bumps la­te­ra­les. Am­plio es­pa­cio in­te­rior, ex­ce­len­tes ma­te­ria­les y con­fort de mar­cha.

Llama la aten­ción de to­dos. Hom­bres, mu­je­res y ni­ños se de­tie­nen aun­que sea un se­gun­do pa­ra mi­rar­lo y, cuando es­tá es­ta­cio­na­do, pa­ra to­car sus air­bumps. El Ci­troën C4 Cac­tus es un cros­so­ver di­fe­ren­te. Lo es tan­to en su in­te­rior co­mo en su di­se­ño ex­te­rior. Tie­ne de­fen­so­res y de­trac­to­res pe­ro, lo que es­tá cla­ro, es que no pa­sa des­aper­ci­bi­do.

El Cac­tus sa­lió por pri­me­ra vez a las ca­lles de Eu­ro­pa en 2014 y la mar­ca apro­ve­chó el Sa­lón del Au­to­mó­vil de Bue­nos Ai­res pa­ra ha­cer su pre­sen­ta­ción for­mal en el país. For­tu­na pro­bó el vehícu­lo que se pro­du­ce en Ma­drid so­bre la pla­ta­for­ma mo­du­lar EMP 1, la mis­ma que uti­li­za el C3 eu­ro­peo, el C-Ely­sée y el Peu­geot 301.

Lo pri­me­ro dis­tin­ti­vo es su di­se­ño ex­terno. Es un mix en­tre un hatch com­pac­to y un vehícu­lo aven­tu­re­ro. Tie­ne dos con­jun­tos de óp­ti­cas de­lan­te­ras. Unas bien arri­ba, a la al­tu­ra del ca­pó, re­don­dea­das y ras­ga­das. Las otras un po­co más aba­jo acom­pa­ñan­do el di­se­ño ae­ro­di­ná­mi-

co. En los cos­ta­dos so­bre­sa­len los air­bumps, que son co­mo unas am­po­llas de ai­re que pro­te­gen a la ca­rro­ce­ría de los clá­si­cos “to­que­ci­tos” que pue­de te­ner cual­quier au­to en la ciu­dad. La par­te tra­se­ra pa­re­ce un SUV, con una fuer­te caí­da de su lu­ne­ta.

Su in­te­rior tam­bién es pa­ra des­ta­car. Los ma­te­ria­les son de muy bue­na ca­li­dad, tan­to los plás­ti­cos du­ros co­mo los de­ta­lles tex­ti­les que tie­ne en las ma­ni­jas de aper­tu­ra in­ter­na de las puer­tas. A la ho­ra de sen­tar­se fren­te al vo­lan­te, la po­si­ción de ma­ne­jo se en­cuen­tra muy rá­pi­da­men­te. La bu­ta­ca se pue­de re­gu­lar en al­tu­ra, lo mis­mo que el vo­lan­te. Lo ne­ga­ti­vo es que no son ajus­tes elec­tró­ni­cos. Va­le des­ta­car que es­te ha­bi­tácu­lo, al igual que el del acom­pa­ñan­te, cuen­ta con ca­le­fac­ción.

A DIS­FRU­TAR. Ya lis­tos pa­ra arran­car, es lla­ma­ti­va la enor­me pan­ta­lla, ubi­ca­da en el me­dio de la par­te de­lan­te­ra, des­de don­de se con­tro­la to­do el au­to. Des­de la compu­tado­ra de abor­do, el au­dio, el GPS y la ca­le­fac­ción. Ade­más, arro­ja to­da la in­for­ma­ción so­bre el au­to y co­mu­ni­ca cuando hay al­gu­na fa­lla o pro­ble­ma. Du­ran­te las prue­bas, de­tec­tó que uno de los neu­má­ti­cos ha­bía per­di­do pre­sión. El buen ta­ma­ño de la pan­ta­lla per­mi­te equi­li­brar la fal­ta de exac­ti­tud en su uso, ya que el touch no es del to­do pre­ci­so.

Sin em­bar­go, es un sis­te­ma di­ná­mi­co, rá­pi­do y de fá­cil uti­li­za­ción. El ins­tru­men­tal es to­do di­gi­tal, y no tie­ne cuen­ta vuel­tas.

En el ca­mino, el con­fort de mar­cha es real­men­te muy bueno. La res­pues­ta del Cac­tus es pre­ci­sa tan­ta en las ca­lles por­te­ñas, co­mo en la au­to­pis­ta. Su mo­tor naf­te­ro 1.2 de tres ci­lin­dros cuen­ta con un tur­bo­com­pre­sor que le per­mi­te lle­gar a los 110 ca­ba­llos, lo que ha­ce que el vehícu­lo ten­ga bue­na ace­le­ra­ción cuando se lo ne­ce­si­ta. A me­di­da que se va ga­nan­do ve­lo­ci­dad, el vo­lan­te se va en­du­re­cien­do gra­cias a su di­rec­ción con asis­ten­cia eléc­tri­ca. Di­ná­mi­ca­men­te no pre­sen­ta pro­ble­mas y su so­no­ri­dad in­ter­na es muy bue­na aún a al­ta ve­lo­ci­dad. Tie­ne una ca­ja au­to­má­ti­ca de seis ve­lo­ci­da­des, con la op­ción de mo­do se­cuen­cial, que tam­bién res­pon­de muy bien. A pe­sar del ta­ma­ño del vehícu­lo, la ca­ja no pre­sen­ta re­tra­sos. Ade­más, tie­ne un mo­do Sport y otro pa­ra la nie­ve. La reali­dad es que es­tos dos mo­dos no son ne­ce­sa­rios en el país, pe­ro hay que re­cor­dar que el Cac­tus es fa­bri­ca­do en Es­pa­ña pa­ra el mer­ca­do eu­ro­peo prin­ci­pal­men­te.

Los ocu­pan­tes tra­se­ros que se sien­ten jun­to a las ven­ta­nas es­ta­rán có­mo­dos siem­pre que no sean muy au­tos. La ba­ja­da de la lu­ne­ta es bas­tan­te pro­nun­cia­da. El pro­ble­ma sí lo ten­drá el ocu­pan­te cen­tral, que ten­drá gran­des po­si­bi­li­da­des de ro-

zar su ca­be­za con el te­cho. El otro pun­to ne­ga­ti­vo de la par­te tra­se­ra es que tie­ne ven­ta­ni­llas con aper­tu­ra pi­vo­tan­te que se abren par­cial­men­te. Tam­po­co tie­ne sa­li­das de ai­re acon­di­cio­na­do ni ilu­mi­na­ción.

En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, po­dría de­cir­se que el Cac­tus apun­ta a un pú­bli­co jo­ven y fa­mi­lias con has­ta dos hi­jos que bus­can un buen mix en­tre es­pa­cio in­terno y dis­fru­te a la ho­ra de ma­ne­jar.

Su equi­pa­mien­to es bas­tan­te com­ple­to. Tie­ne fre­nos ABS con re­par­ti­dor elec­tró­ni­co de fre­na­do y dis­cos en las cua­tro rue­das. A ni­vel se­gu­ri­dad, ade­más, tie­ne con­trol de es­ta­bi­li­dad (ESP), air­bags fron­ta­les, la­te­ra­les de­lan­te­ros y de cor­ti­na, cin­co apo­ya­ca­be­zas y cin­tu­ro­nes iner­cia­les de tres pun­tos y an­cla­jes pa­ra si­llas in­fan­ti­les. Tam­bién cuen­ta con sen­sor de es­ta­cio­na­mien­to (so­lo tra­se­ro) y cá­ma­ra de re­tro­ce­so muy pre­ci­sa. Res­pec­to del equi­pa­mien­to de con­fort se des­ta­can el na­ve­ga­dor sa­te­li­tal, conexión blue­tooth de fá­cil ma­ne­jo, cli­ma­ti­za­dor bi­zo­na, con­trol de ve­lo­ci­dad cru­ce­ro y sen­sor de llu­via que ac­ti­va au­to­má­ti­ca­men­te los lim­pia­pa­ra­bri­sas de­lan­te­ros.

En cuan­to al pre­cio, el Cac­tus cues­ta $ 448.000 so­bre to­do por su ori­gen ex­tra­zo­na. Sin em­bar­go, en la com­pa­ra­ción con sus com­pe­ti­do­res di­rec­tos, es­tá den­tro del pro­me­dio. El Peu­geot 2008 au­to­má­ti­co es­tá ca­si $ 410 mil, la Che­vro­let Trac­ker $ 435 mil, el Kia Soul u$s 31.600 y la Re­nault Cap­tu­re $ 463.700. Ca­be des­ta­car tam­bién su con­su­mo pro­me­dio, que es de 16,7 ki­ló­me­tros por li­tro, una per­for­man­ce muy su­pe­rior a la de es­tos con­su­mi­do­res que es­tán en­tre 10,5 km/l y 12,9 km/l.

Lí­NEAS. Fue pre­sen­ta­do en 2014 y lla­mó la aten­ción. Su di­se­ño mar­ca una di­fe­ren­cia con sus com­pe­ti­do­res di­rec­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.