Cla­ves pa­ra en­ten­der el ma­pa económico

Por qué, a pe­sar de que téc­ni­ca­men­te se de­jó atrás la re­ce­sión, las em­pre­sas de­ben man­te­ner lo que tie­nen más que ex­pan­dir­se. La im­por­tan­cia de una ba­ja ge­ne­ra­li­za­da de im­pues­tos pa­ra que la economía se ex­pan­da más fuer­te­men­te.

Fortuna - - Sumario - POR DIE­GO GIACOMINI*

Por qué, a pe­sar de que téc­ni­ca­men­te se de­jó atrás la re­ce­sión, las em­pre­sas de­ben man­te­ner lo que tie­nen más que ex­pan­dir­se. La ne­ce­si­dad de ba­jar los im­pues­tos.

De acuer­do con los nú­me­ros del In­dec, el PBI­cre­ció 0,3% en el pri­mer tri­mes­tre del año, lo cual lo con­vier­te en la pri­me­ra ci­fra in­ter­anual en ver­de des­de co­mien­zos de 2016. En el aná­li­sis deses­ta­cio­na­li­za­do con­tra el tri­mes­tre an­te­rior, el pri­mer tri­mes­tre de es­te año con­tra el cuar­to del año an­te­rior dio una suba del 1,1%, con­vir­tién­do­se en la ter­ce­ra ta­sa po­si­ti­va con­se­cu­ti­va, con lo cual la re­ce­sión que­dó téc­ni­ca­men­te en el ol­vi­do.

Es­ta va­ria­ción po­si­ti­va es la ma­yor de la Era Ma­cri. La economía se es­ta­ría ex­pan­dien­do a un rit­mo ca­da vez ma­yor.

Aho­ra bien, es­tos nú­me­ros de PBI del pri­mer tri­mes­tre de 2017 im­pli­can que: ¿se ini­cia una tra­yec­to­ria tem­po­ral en la cual el cre­ci­mien­to económico se va a ir ace­le­ran­do su­ce­si­va­men­te tri­mes- tre tras tri­mes­tre y las em­pre­sas tie­nen que ir pen­san­do en pla­nes de ne­go­cios ex­pan­si­vos pa­ra 2018? ¿Hay que pen­sar en in­ver­tir, am­pliar la ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción y to­mar gen­te en el fu­tu­ro?

La­men­ta­ble­men­te la res­pues­ta a es­tas dos pre­gun­tas es ne­ga­ti­va. De acuer­do a nues­tro aná­li­sis, la me­jor op­ción si­gue sien­do des­con­tar ta­sas de cre­ci­mien­to mo­de­ra­das, y en con­se­cuen­cia en­ca­rar pla­nes de ne­go­cios pre­ca­vi­dos y con­ser­va­do­res.

La prio­ri­dad si­gue sien­do man­te­ner lo que se tie­ne, y no la ex­pan­sión. Más allá de la mi­ra­da ex­ce­si­va­men­te op­ti­mis­ta de los dos pri­me­ros pá­rra­fos, la reali­dad es que la economía no es­tá sa­lien­do de la re­ce­sión con tra­yec­to­ria en for­ma de “V”. La ac­tual sa­li­da

Pa­ra di­na­mi­zar los sec­to­res que si­guen sin cre­cer hay que ba­jar el gas­to pú­bli­co, y pa­ra eso se ne­ce­si­ta un Es­ta­do más chi­co.

de la re­ce­sión 2016 es ape­nas un po­qui­to me­jor que la sa­li­da de la re­ce­sión 2014, que tu­vo lu­gar en 2015. Es un po­co me­jor en tér­mi­nos nu­mé­ri­cos, ya que la ex­pan­sión in­ter­anual del pri­mer tri­mes­tre 2017 (+0,3%) es ape­nas me­jor que el cre­ci­mien­to in­ter­anual del pri­mer tri­mes­tre 2015 (+0,0%). Pe­ro, ade­más, es “un po­co” de me­jor ca­li­dad, ya que la recuperación de 2017 es­tá ba­sa­da en la in­ver­sión, mien­tras que la de 2015 es­tu­vo ba­sa­da en el con­su­mo pú­bli­co.

En pa­la­bras co­lo­quia­les, la ac­tual recuperación no es vi­go­ro­sa, sino sua­ve y len­ta. Tam­po­co es ho­mo­gé­nea, sino que es­tá muy sec­to­ri­za­da. O sea, la recuperación es­tá trac­cio­na­da por po­cos sec­to­res. Pri­me­ro y prin­ci­pal, el campo (+4,3%), que a su vez trac­cio­na al trans­por­te y las co­mu­ni­ca­cio­nes (+3,7%). Lue­go el sec­tor in­mo­bi­lia­rio (+2,7%) y el fi­nan­cie­ro (+2,4%). Del otro la­do hay va­rios sec­to­res que si­guen con com­por­ta­mien­tos ne­ga­ti­vos co­mo la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra (-2,2%); co­mer­cio (-0,9%) y mi­ne­ras y can­te­ras (-5,4%).

Lo que pue­de apre­ciar­se es que los sec­to­res ga­na­do­res en­fren­tan un ras­go en co­mún: a to­dos se les ha ba­ja­do la pre­sión tri­bu­ta­ria, lo que per­mi­tió desaho­gar al sec­tor pri­va­do, in­cen­ti­ván­do­lo a in­ver­tir pa­ra pro­du­cir más, es de­cir cre­cer. Al campo se le sa­ca­ron dos im­pues­tos, las re­ten­cio­nes y el ce­po. Al sec­tor in­mo­bi­lia­rio se les qui­tó el im­pues­to del ce­po, eli­mi­nán­do­le la re­gu­la­ción que im­pe­día que hu­bie­se transac­cio­nes eco­nó­mi­cas. Pa­ra­le­la­men­te al sec­tor fi­nan­cie­ro se le re­mo­vie­ron dos im­pues­tos, el ce­po y el de­fault.

Los nú­me­ros y la per­for­man­ce del PBI de­jan la si­guien­te en­se­ñan­za: só­lo con una ba­ja ge­ne­ra­li­za­da de im­pues­tos to­dos los sec­to­res eco­nó­mi­cos co­men­za­rán a re­cu­pe­rar­se y la economía se ex­pan­di­rá más vi­go­ro­sa­men­te re­cu­pe­ran­do el sen­de­ro del cre­ci­mien­to.

En po­cas pa­la­bras, tie­ne que ha­ber una ba­ja ge­ne­ra­li­za­da im­por­tan­te de im­pues­tos, no ne­ce­sa­ria­men­te one shot pe­ro sí con un cro­no­gra­ma prees­ta­ble­ci­do por ley, pa­ra cam­biar el chip y pa­sar del ac­tual es­ce­na­rio sig­na­do por pla­nes de ne­go­cios con­ser­va­do­res ha­cia un es­ce­na­rio con pla­nes de ne­go­cios ex­pan­si­vos.

Da­do el dé­fi­cit fis­cal fi­nan­cie­ro (con in­tere­ses) pro­yec­ta­do pa­ra 2017 (7,5% del PBI), an­tes de la ba­ja de im­pues­tos tie­ne que ha­ber una ma­yor re­duc­ción del ta­ma­ño del Es­ta­do y del gas­to pú­bli­co ma­yor. Y el pro­ble­ma es que na­die quie­re dis­cu­tir el ta­ma­ño del Es­ta­do y la re­duc­ción del gas­to pú­bli­co.

Sin dis­cu­tir re­duc­ción de gas­to y dis­mi­nu­ción del Es­ta­do, cree­mos que en el es­ce­na­rio más am­bi­cio­so el go­bierno na­cio­nal po­dría in­ten­tar ba­jar el gas­to -2%, lo que per­mi­ti­ría re­du­cir la pre­sión fis­cal al­re­de­dor de 1 pun­to por­cen­tual por año. Un ali­vio ultra light que no sir­ve pa­ra im­pul­sar la in­ver­sión pri­va­da, el em­pleo y el cre­ci­mien­to “en se­rio”.

RADIOGRAFIA.

■ 1- Cre­ci­mien­to: Pa­ra cre­cer sos­te­ni­da­men­te con ge­ne­ra­ción de em­pleo ge­nuino y me­jo­ra del po­der ad­qui­si­ti­vo del sa­la­rio ha­ce fal­ta acu­mu­lar ca­pi­tal, o sea in­ver­sión pri­va­da. El sec­tor pri­va­do es­tá aho­ga­do, no ga­na di­ne­ro, en­ton­ces no in­vier­te. To­dos coin­ci­den en que hay que ba­jar los im­pues­tos. Pe­ro an­tes hay que ba­jar to­da­vía más el gas­to pa­ra re­du­cir el dé­fi­cit ré­cord; y en­deu­dar­se y emi­tir me­nos. O sea, pa­ra cre­cer se ne­ce­si­ta un Es­ta­do más chi­co.

■ 2- In­ver­sión: Es el mo­tor del cre­ci­mien­to y el em­pleo. La in­ver­sión que ge­ne­ra cre­ci­mien­to es pri­va­da. Pa­ra que es­ta exis­ta, las em­pre­sas tie­nen que ga­nar

El sec­tor pri­va­do es­tá aho­ga­do, no ga­na di­ne­ro; en­ton­ces, no in­vier­te. Y la in­ver­sión es el co­ra­zón del cre­ci­mien­to.

di­ne­ro. Te­ne­mos un gas­to y una pre­sión tri­bu­ta­ria 15 y 11 pun­tos por­cen­tua­les ma­yor al pro­me­dio de la re­gión. Un dé­fi­cit y un cos­to de ca­pi­tal del do­ble o tri­ple de la re­gión. Las peo­res re­gu­la­cio­nes la­bo­ra­les y al co­mer­cio ex­te­rior. A las em­pre­sas les con­vie­ne in­ver­tir en los paí­ses ve­ci­nos.

■ 3- Obra Pú­bli­ca: No sir­ve co­mo mo­tor de cre­ci­mien­to ma­croe­co­nó­mi­co. La obra pú­bli­ca sir­ve só­lo si im­pul­sa la in­ver­sión pri­va­da.

■ 4- Dé­fi­cit Fis­cal: Es la ma­dre de to­dos los pro­ble­mas. Se fi­nan­cia con deu­da que pa­ga in­tere­ses que cre­cen año a año. O sea, im­por­ta el dé­fi­cit fi­nan­cie­ro, no el pri­ma­rio que es el que mi­ra el go­bierno. Si a Du­jov­ne le sa­le to­do bien y cum­ple sus me­tas, el dé­fi­cit fi­nan­cie­ro del Es­ta­do na­cio­nal ter­mi­na­rá en 5,9% del PBI en 2019; si­mi­lar al que de­jó Axel Ki­ci­llof. Pa­ra cre­cer en se­rio y ge­ne­rar em­pleo ne­ce­si­ta­mos un dé­fi­cit bas­tan­te más ba­jo.

■ 5- Re­for­ma Tri­bu­ta­ria: Co­mo na­die dis­cu­te el ta­ma­ño del Es­ta­do y del gas­to, cree­mos que en el es­ce­na­rio más am­bi­cio­so el go­bierno na­cio­nal po­dría in­ten­tar ba­jar el gas­to dos pun­tos por­cen­tua­les, lo que per­mi­ti­ría ba­jar la pre­sión fis­cal al­re­de­dor de 1 pun­to por­cen­tual por año. Un ali­vio ultra light que no sir­ve pa­ra im­pul­sar la in­ver­sión pri­va­da, el em­pleo y el cre­ci­mien­to “en se­rio”.

■ 6- Em­pleo: el em­pleo pri­va­do cre­ció +0% en 2012/2016. No hay crea­ción de em­pleo pri­va­do por­que las em­pre­sas no pue­den ga­nar di­ne­ro, er­go no in­vier­ten y no crean nue­vos pues­tos de tra­ba­jo. El em­pleo pú­bli­co au­men­tó 12% en 2012/2016, lo cual im­pli­ca más gas­to pú­bli­co, más im­pues­tos y más dé­fi­cit.

■ 7- Sa­la­rios: Sin cre­ci­mien­to económico, sin in­ver­sión pri­va­da, sin me­jo­ras de la pro­duc­ti­vi­dad y sin crea­ción de em­pleo que in­cre­men­te la de­man­da en el mer­ca­do la­bo­ral, el po­der ad­qui­si­ti­vo de los sa­la­rios só­lo pue­de caer. Y to­do es­to es lo que pa­sa en Ar­gen­ti­na en 2012/2016. No hay ma­gia.

■ 8- Po­bre­za: La po­bre­za es­tá en torno al 30% ha­ce 30 años. No sor­pren­de, es con­se­cuen­cia de te­ner la peor di­ná­mi­ca de cre­ci­mien­to de PBI per cá­pi­ta de la re­gión. En los úl­ti­mos seis años ca­yó 7%. La po­bre­za es­truc­tu­ral no se arre­gla con más Es­ta­do y asis­ten­cia­lis­mo. To­do lo con­tra­rio, se arre­gla con más in­ver­sión pri­va­da, pa­ra lo cual se ne­ce­si­ta Es­ta­do más chi­co, me­nos gas­to e im­pues­tos.

■ 9- BCRA e In­fla­ción: el Ban­co Cen­tral es lo me­jor de Cam­bie­mos. Por pri­me­ra vez te­ne­mos un Cen­tral “nor­mal” ali­nea­do con la teo­ría y la evi­den­cia eco­nó­mi­ca que con­ci­be a la in­fla­ción co­mo un fe­nó­meno es­tric­ta­men­te mo­ne­ta­rio que se ven­ce só­lo con po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria. Si si­gue con po­lí­ti­ca con­trac­ti­va, va a ba­jar la in­fla­ción a me­nos de 1% men­sual. Va a ter­mi­nar el año en lí­nea con la me­ta de 2018 que tie­ne te­cho de 12%. Pe­ro só­lo no pue­de. Hay que ayu­dar­lo cam­bian­do la po­lí­ti­ca fis­cal. En el Pre­su­pues­to 2018 no tie­ne que ha­ber más ade­lan­tos tran­si­to­rios. Las me­tas fis­ca­les de 2018 y 2019 hay que so­bre­cum­plir­las pa­ra ayu­dar al BCRA a ba­jar la in­fla­ción al 5% anual ha­cia fi­nal del man­da­to.

CON­CLU­SIÓN. El ti­bio avan­ce del ni­vel de ac­ti­vi­dad es­tá apun­ta­la­do por po­cos sec­to­res a los que se les ba­ja­ron los im­pues­tos. Pa­ra di­na­mi­zar los res­tan­tes hay que ba­jar el gas­to pú­bli­co, y pa­ra eso se ne­ce­si­ta un Es­ta­do más chi­co.

Que­da en evi­den­cia que la in­ter­ven­ción del sec­tor pú­bli­co es la que de­tie­ne el ni­vel de ac­ti­vi­dad, impidiendo la ge­ne­ra­ción de cre­ci­mien­to ge­nuino del sec­tor pri­va­do. Sin em­bar­go, el sec­tor pú­bli­co tam­bién es­tá con­tri­bu­yen­do po­si­ti­va­men­te al cre­ci­mien­to por el la­do de la ac­ti­vi­dad de la cons­truc­ción al re­gis­trar­se im­por­tan­tes cre­ci­mien­tos en la obra pú­bli­ca tan­to a ni­vel na­cio­nal co­mo a ni­vel pro­vin­cial.

El aco­ta­do cre­ci­mien­to es­pe­ra­ble pa­ra es­te año (+1,8% se­gún nues­tras ex­pec­ta­ti­vas) no es­ca­pa del com­por­ta­mien­to ti­po “ci­clo po­lí­ti­co” que per­pe­túa el es­tan­ca­mien­to y no me­jo­ra es­tos in­di­ca­do­res. No es po­si­ble que el em­pleo y los sa­la­rios crez­can sos­te­ni­da­men­te sin un avan­ce acor­de de la in­ver­sión pro­duc­ti­va que es­ti­mu­le la ofer­ta y la de­man­da de em­pleo por par­te del sec­tor pri­va­do.

Sin una co­rrec­ción de los pro­ble­mas fis­ca­les de fon­do y con un sec­tor pri­va­do as­fi­xia­do, Ar­gen­ti­na tie­ne ba­jas po­si­bi­li­da­des de vol­ver al sen­de­ro de cre­ci­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.