Ro­sen­do Fra­ga

Fortuna - - Su­ma­rio -

¿Se pue­de go­ber­nar sin el pe­ro­nis­mo?

Si un pro­fe­sor en Har­vard pre­sen­ta a sus alum­nos el si­guien­te ca­so: “En un país X, con sis­te­ma fe­de­ral, un pre­si­den­te que ha ga­na­do por es­tre­cho mar­gen en se­gun­da vuel­ta tie­ne só­lo 15 de 72 se­na­do­res, 84 de 257 dipu­tados, 5 de 24 go­ber­na­do­res, y no tie­ne ba­se pro­pia en el sin­di­ca­lis­mo, que en ese país es muy po­de­ro­so, ni tam­po­co en los mo­vi­mien­tos so­cia­les, que han ad­qui­ri­do pro­ta­go­nis­mo y po­der. Pe­ro no ha da­do a la opo­si­ción nin­guno de sus vein­tiún mi­nis­te­rios ni par­ti­ci­pa­ción al­gu­na en el go­bierno. ¿Pue­de go­ber­nar?”.

La res­pues­ta de los alum­nos, de acuer­do a lo apren­di­do en ma­te­rias co­mo teo­ría po­lí­ti­ca, his­to­ria de las ins­ti­tu­cio­nes y los sis­te­mas po­lí­ti­cos, y po­lí­ti­ca apli­ca­da, en­tre otras, se­rá: “No po­drá go­ber­nar da­do que, en una si­tua­ción de es­te ti­po, se re­quie­re ar­mar una coa­li­ción con sec­to­res de la opo­si­ción pa­ra po­der te­ner go­ber­na­bi­li­dad”.

Go­ber­nar de es­ta for­ma —sin dar par­ti­ci­pa­ción a la opo­si­ción— han in­ten­ta­do los cin­co pre­si­den­tes no pe­ro­nis­tas elec­tos des­de que irrum­pió el pe­ro­nis­mo en la vi­da po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na ha­ce ya más de sie­te dé­ca­das: Fron­di­zi, Illia, Al­fon­sín, De la Rúa y Ma­cri.

Só­lo el pri­me­ro tu­vo una idea di­fe­ren­te y bus­có for­mas pa­ra in­te­grar al pe­ro­nis­mo, pe­ro no tu­vo mar­gen po­lí­ti­co —en los fac­to­res de po­der, los gru­pos de pre­sión y gran par­te de la opi­nión pú­bli­ca el an­ti-pe­ro­nis­mo en­ton­ces era muy fuer­te— y el triun­fo elec­to­ral del pe­ro­nis­mo en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res en mar­zo de 1962 pre­ci­pi­to su caí­da.

Illia, por su la­do, go­ber­nó con ma­yo­ría en el Se­na­do, mi­no­ría en Dipu­tados, la mi­tad de los go­ber­na­do­res y con el sin­di­ca­lis­mo en con­tra. En sus ca­si tres años de go­bierno, siem­pre su ga­bi­ne­te fue ex­clu­si­va­men­te ra­di­cal. El triun­fo del pe­ro­nis­mo en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res en las le­gis­la­ti­vas de 1965 fue una de las cau­sas de su caí­da el año si­guien­te.

Al­fon­sín go­ber­nó con más de la mi­tad de los go­ber­na­do­res pe­ro­nis­tas, nun­ca tu­vo ma­yo­ría en el Se­na­do y a par­tir del triun­fo del pe­ro­nis­mo en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, en 1987 —co­mo en la ca­si to­ta­li­dad del país—, per­dió la ma­yo­ría que te­nía en dipu­tados. El sin­di­ca­lis­mo le reali­zo tre­ce pa­ros ge­ne­ra­les. Nun­ca in­ten­tó un go­bierno de coa­li­ción, ni aún en los mo­men­tos más crí­ti­cos en 1989, que lo lle­va­ron a de­jar an­ti­ci­pa­da­men­te el po­der.

De la Rúa go­ber­nó con el Se­na­do con ma­yo­ría pe­ro­nis­ta, los go­ber­na­do­res, in­clu­yen­do el de Bue­nos Ai­res, con la mis­ma per­te­nen­cia po­lí­ti­ca, sin ma­yo­ría en dipu­tados y el sin­di­ca­lis­mo le reali­zó ocho pa­ros ge­ne­ra­les só­lo en dos años. Tras la rup­tu­ra de su alian­za con el Fre­pa­so, nun­ca in­ten­tó un go­bierno de coa­li­ción, ni aún des­pués de per­der la elec­ción le­gis­la­ti­va en 2001, sien­do Eduar­do Duhal­de el can­di­da­to ga­na­dor en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. La si­tua­ción de­ri­vó en la re­nun­cia del pre­si­den­te.

Ma­cri es así el quin­to pre­si­den­te no pe­ro­nis­ta

La es­tra­te­gia de po­la­ri­za­ción –qui­zás, la ma­ni­fes­ta­ción po­lí­ti­ca de la grie­ta–, ele­gi­da es­te año por el go­bierno, ha lle­va­do a una vir­tual pa­rá­li­sis del sis­te­ma po­lí­ti­co.

y tie­ne la re­la­ción de fuer­zas des­crip­ta en el su­pues­to ejer­ci­cio en Har­vard; co­mo sus cua­tro pre­de­ce­so­res, no ha avan­za­do en la al­ter­na­ti­va de cons­truir una coa­li­ción con sec­to­res de la opo­si­ción, del am­plio y con­tra­dic­to­rio aba­ni­co que pre­sen­ta el pe­ro­nis­mo.

En el pri­mer año de su go­bierno (2016), vi­mos a la go­ber­na­do­ra de Bue­nos Ai­res, Ma­ría Eu­ge­nia Vidal, avan­zar en el ca­mino de la coa­li­ción con sec­to­res del pe­ro­nis­mo. Nom­bró di­rec­to­res del Ban­co Pro­vin­cia de es­te ori­gen. Tu­vo un mi­nis­tro de Pro­duc­ción y lue­go uno de Go­bierno pro­ve­nien­tes del pe­ro­nis­mo an­ti-K, en­tre otros car­gos de su ga­bi­ne­te. Pe­ro, cuan­do no po­cos in­ten­den­tes pe­ro­nis­tas ana­li­za­ban ir a elec­cio­nes con Cam­bie­mos en la pro­vin­cia, la es­tra­te­gia de “po­la­ri­za­ción” im­pues­ta por la Ca­sa Ro­sa­da des­de el 1° de mar­zo de 2017, pa­ra­li­zó ese ca­mino.

En el ám­bi­to na­cio­nal, si bien Ma­cri no en­sa­yó la coa­li­ción de su go­ber­na­do­ra du­ran­te el pri­mer año, sí avan­zó en el “ar­te del acuer­do” al que con­vo­có el 1° de mar­zo de 2016. Se pre­sen­tó en el Fo­ro de Da­vos el ve­rano del año pa­sa­do jun­to con Ser­gio Mas­sa, co­mo ex­pre­sión de la opo­si­ción con la cual iba a con­sen­suar. Des­de Bra­sil, con la ex­pe­rien­cia de un gran po­lí­ti­co y hom­bre de Es­ta­do, Fer­nan­do Hen­ri­que Car­do­so acon­se­ja­ba a Ma­cri que se alia­ra con Mas­sa pa­ra te­ner go­ber­na­bi­li­dad en los pri­me­ros me­ses del pri­mer año de su go­bierno.

Fue­ron 84 las le­yes san­cio­na­das en ba­se a es­te acuer­do en Dipu­tados y ne­go­cian­do con los go­ber­na­do­res jus­ti­cia­lis­tas la apro­ba­ción en el Se­na­do.

Pe­ro en los cin­co me­ses de se­sio­nes or­di­na­rias de 2017, el Con­gre­so só­lo ha san­cio­na­do 27 le­yes. Pro­ve­nien­tes del Eje­cu­ti­vo, na­da más que 9. Ocho de ellas fue­ron pro­to­co­la­res; la ini­cia­ti­va con con­te­ni­do, só­lo la ley de Em­pren­de­do­res.

Es de­cir que la es­tra­te­gia de po­la­ri­za­ción —qui­zás, ma­ni­fes­ta­ción po­lí­ti­ca de la grie­ta— ha lle­va­do a una vir­tual pa­rá­li­sis del sis­te­ma po­lí­ti­co, an­tes que el re­sul­ta­do de la elec­ción le­gis­la­ti­va de­ter­mi­ne las con­di­cio­nes de go­ber­na­bi­li­dad emer­gen­tes de la mis­ma.

La es­tra­te­gia elec­to­ral del ofi­cia­lis­mo es­te año, fue de­ri­van­do del an­ti-kirch­ne­ris­mo al an­ti­pe­ro­nis­mo. La con­sig­na “Cris­ti­na, Mas­sa y Ran­daz­zo son lo mis­mo” fue im­pues­ta por el mis­mo Je­fe de Ga­bi­ne­te, Mar­cos Pe­ña, y en al­gu­nos ca­sos ru­bri­ca­da por la go­ber­na­do­ra Ma­ría Eu­ge­nia Vidal y re­fren­da­da por el rol pre­do­mi­nan­te que fue ad­qui­rien­do Eli­sa Ca­rrió en la cam­pa­ña bo­nae­ren­se.

Pe­ro, más allá del re­sul­ta­do del 22 de oc­tu­bre, al­go es se­gu­ro: go­ber­nar re­que­ri­rá re­tor­nar a la es­tra­te­gia del “ar­te del acuer­do”. Ló­gi­ca­men­te, Ma­cri lo ha­rá des­de con­di­cio­nes muy di­fe­ren­tes si ga­na o pier­de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res.

Ro­ca de­cía a fi­nes del si­glo XIX: “En po­lí­ti­ca na­die es tan ami­go que no pue­da trans­for­mar­se en enemi­go, ni na­die es tan enemi­go que no pue­da lle­gar a ser ami­go. Por eso en po­lí­ti­ca no hay que de­cir pa­la­bras irre­pa­ra­bles.”

Qui­zás sea un buen con­se­jo pa­ra re­cor­dar en mo­men­tos de grie­ta y po­la­ri­za­ción.

Go­ber­nar sin dar par­ti­ci­pa­ción a la opo­si­ción es lo que han in­ten­ta­do los cin­co pre­si­den­tes no pe­ro­nis­tas ele­gi­dos des­de que irrum­pió el pe­ro­nis­mo.

Ro­sen­do Fra­ga*

ALIA­DAS RE­CIEN­TES. Vidal y Li­li­ta Ca­rrió, en cam­pa­ña en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.