Jef­frey D. Sachs

Fortuna - - Sumario - Jef­frey D. Sachs*

Trump des­afi­nó, pe­ro Mer­kel com­pen­só.

OF­reun­de, nicht die­se Tö­ne!” (¡Oh ami­gos, de­je­mos esos to­nos!), pro­cla­mó el ba­rí­tono en la con­mo­ve­do­ra eje­cu­ción de la No­ve­na Sin­fo­nía de Beet­ho­ven pa­ra los lí­de­res del G20 en Ham­bur­go, en la no­che de ga­la del en­cuen­tro. La emo­cio­nan­te fra­se ini­cial del “Himno a la ale­gría”, el lla­ma­do de Beet­ho­ven a la her­man­dad uni­ver­sal, fue el men­sa­je per­fec­to pa­ra los lí­de­res mun­dia­les sen­ta­dos en el pal­co de la sa­la de con­cier­tos. Y la pre­si­den­ta del G20, la can­ci­ller ale­ma­na An­ge­la Mer­kel, se re­ve­ló co­mo una no­ta­ble in­tér­pre­te del es­pí­ri­tu de Beet­ho­ven.

Es­ta fue la pri­me­ra cum­bre del G20 con Do­nald Trump co­mo pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos. Las no­tas dis­cor­dan­tes de la cum­bre, evo­ca­das en las sec­cio­nes tor­men­to­sas de la sin­fo­nía de Beet­ho­ven, bro­ta­ron to­das de Es­ta­dos Uni­dos. A Trump no le ven­gan con lla­ma­dos al amor fra­ter­nal. Lo su­yo son las di­vi­sio­nes ét­ni­cas y re­li­gio­sas, la hos­ti­li­dad ha­cia los ve­ci­nos (en la cum­bre vol­vió a in­sis­tir con lo de que Es­ta­dos Uni­dos le­van­ta­rá un mu­ro en la fron­te­ra con Mé­xi­co y se lo ha­rá pa­gar) y vi­sio­nes ma­ni­queas de una ci­vi­li­za­ción oc­ci­den­tal a pun­to de co­lap­sar ba­jo el Is­lam ra­di­cal, en vez de en la ci­ma de avan­ces tec­no­ló­gi­cos y eco­nó­mi­cos inima­gi­na­bles.

El di­rec­tor condujo la or­ques­ta a tra­vés de una ac­tua­ción me­mo­ra­ble, pe­ro el ma­yor vir­tuo­sis­mo de la ve­la­da lo ex­hi­bió Mer­kel. ¡Qué chis­pa de ge­nio, lle­va­ra los lí­de­res del G 20 ala es­pec­ta­cu­lar nue­va sa­la de con­cier­tos de la Elbp­hil­har­mo­nie en Ham­bur­go (ella mis­ma un triun­fo de la vi­sión ar­qui­tec­tó­ni­ca) pa­ra re­ci­bir ins­pi­ra­ción de la que tal vez sea la ma­yor crea­ción mu­si­cal de la cul­tu­ra uni­ver­sal, con su men­sa­je de ar­mo­nía mun­dial!

El con­cier­to con­tu­vo va­rias ca­pas de sig­ni­fi­ca­do su­per­pues­tas. En pri­mer lu­gar, la Alemania de Beet­ho­ven ha re­na­ci­do de las ce­ni­zas de la Alemania de Hitler, y hoy es un país ad­mi­ra­do en to­do el mun­do, pa­cí­fi­co, an­ti­be­li­cis­ta, de­mo­crá­ti­co, prós­pe­ro, in­no­va­dor y coope­ra­ti­vo.

Al mis­mo tiem­po, el ge­nio de Beet­ho­ven no per­te­ne­ce só­lo a su Alemania na­tal, ni si­quie­ra a Oc­ci­den­te, sino a to­da la hu­ma­ni­dad. Su mu­si­ca­li­za­ción de la oda poé­ti­ca de Schi­ller re­fle­ja las as­pi­ra­cio­nes au­tén­ti­ca­men­te glo­ba­les de la Ilustración. En Alemania, es­tu­vo im­bui­da de la vi­sión de “paz per­pe­tua” de Im­ma­nuel Kant, fun­da­da so­bre el “im­pe­ra­ti­vo ca­te­gó­ri­co” de obrar con­for­me a má­xi­mas pa­si­bles de con­ver­tir­se en le­yes uni­ver­sa­les, y no se­gún ca­pri­chos y es­tre­chos in­tere­ses per­so­na­les.

Con­tra es­to, el “Es­ta­dos Uni­dos pri­me­ro” de Trump se al­za co­mo un desafío des­ca­ra­do a la éti­ca kan­tia­na y una ame­na­za a la paz. Su rup­tu­ra con el res­to del mun­do en re­la­ción con el acuer­do cli­má­ti­co de Pa­rís es has­ta aho­ra el ac­to de egoís­mo de­cla­ra­do más te­rro­rí­fi­co que ha co­me­ti­do. Sur­ge del ob­je­ti­vo de unas po­cas em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses de ma­xi­mi­zar las ga­nan­cias de la ex­plo­ta­ción gas­pe­tro­le­ra con frac­king, la per­fo­ra­ción en mar abier­to y la con-

El “Es­ta­dos Uni­dos pri­me­ro” de Trump se al­za co­mo un desafío des­ca­ra­do a la éti­ca kan­tia­na y una ame­na­za a la paz. Mer­kel su­po im­pe­dir el con­ta­gio.

ti­nui­dad de la ex­trac­ción y el uso del car­bón.

Es­tas em­pre­sas de la in­dus­tria de los com­bus­ti­bles fó­si­les fi­nan­cia­ron las cam­pa­ñas de los con­gre­sis­tas re­pu­bli­ca­nos que pi­die­ron a Trump la re­ti­ra­da del acuer­do de Pa­rís. Ellas, y los po­lí­ti­cos re­pu­bli­ca­nos que tie­nen a suel­do, es­tán dis­pues­tos a sa­cri­fi­car el bie­nes­tar de sus con­ciu­da­da­nos es­ta­dou­ni­den­ses, in­clu­so el de sus pro­pias fa­mi­lias, por no ha­blar del res­to del mun­do y de las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras. La co­di­cia über alles.

La gran pre­gun­ta de la cum­bre del G20 es­ta­ba pues cla­ra: ¿se­gui­rían otros paí­ses a Es­ta­dos Uni­dos en la im­pru­den­cia de an­te­po­ner el in­te­rés pro­pio al bien co­mún? El even­to era un her­vi­de­ro de ru­mo­res. Lle­gar al acuer­do cli­má­ti­co de Pa­rís, fir­ma­do uná­ni­me­men­te por los 193 es­ta­dos miem­bros de la ONU en di­ciem­bre de 2015, lle­vó mu­chos años.

Pe­ro Mer­kel vol­vió a mos­trar­se co­mo un ba­luar­te de ra­zón y efi­cien­cia. No en­tró en pá­ni­co, no al­zó la voz, no plan­teó de­man­das. Pe­ro pu­so en cla­ro su po­si­ción, la de Alemania y la de Eu­ro­pa. Cuando la di­ri­gen­cia del G20 fue a la sa­la de con­cier­to, sus equi­pos de tra­ba­jo se que­da­ron a de­ba­tir el tex­to fi­nal. ¿Se su­ma­rían Ru­sia, Ara­bia Sau­di­ta y otros paí­ses al jue­go de Trump? Pe­ro cuando se di­fun­dió el co­mu­ni­ca­do, di­plo­má­ti­cos y ac­ti­vis­tas cli­má­ti­cos de to­do el mun­do sus­pi­ra­ron ali­via­dos. Los de­más paí­ses del G20 ha­bían re­sis­ti­do las tác­ti­cas es­ta­dou­ni­den­ses. El co­mu­ni­ca­do fue sen­ci­llo y pre­ci­so en ma­te­ria de cam­bio cli­má­ti­co: “Los lí­de­res de los otros es­ta­dos miem­bros del G20 de­cla­ran que el Acuer­do de Pa­rís es irre­ver­si­ble (…) Rea­fir­ma­mos nues­tro fuer­te com­pro­mi­so con el Acuer­do de Pa­rís y avan­za­mos ve­loz­men­te ha­cia su ple­na im­ple­men­ta­ción (…)”.

Pe­ro en el co­mu­ni­ca­do se co­ló un pá­rra­fo de la neo­len­gua am­bi­gua de Trump. Es­ta­dos Uni­dos afir­mó “su fir­me com­pro­mi­so con una me­to­do­lo­gía que re­duz­ca las emi­sio­nes y a la vez sos­ten­ga el cre­ci­mien­to económico y atien­da me­jor a las ne­ce­si­da­des de se­gu­ri­dad ener­gé­ti­ca”, y de­cla­ró su in­ten­ción de “tra­ba­jar co­do a co­do con otros paí­ses pa­ra ayu­dar­los a eva­luar los com­bus­ti­bles fó­si­les y usar­los en for­ma más lim­pia y efi­cien­te, y a im­ple­men­tar fuen­tes de ener­gía re­no­va­bles y otras fuen­tes de ener­gía lim­pia”. Co­mo di­ría un ado­les­cen­te: “Sí, te creo”.

En otras cues­tio­nes glo­ba­les, se al­can­zó pleno con­sen­so. El G20 re­afir­mó que “el co­mer­cio in­ter­na­cio­nal y la in­ver­sión son im­por­tan­tes mo­to­res de cre­ci­mien­to, pro­duc­ti­vi­dad, in­no­va­ción, crea­ción de em­pleo y desa­rro­llo”. La di­ri­gen­cia en­te­ra del blo­que reite­ró el com­pro­mi­so de sus paí­ses con la co­ber­tu­ra uni­ver­sal de sa­lud (otro cla­ro men­sa­je a Trump, al lí­der de la ma­yo­ría en el Se­na­do es­ta­dou­ni­den­se, Mitch McCon­nell, y al lí­der de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, Paul Ryan) y con el for­ta­le­ci­mien­to de los sis­te­mas sa­ni­ta­rios, así co­mo con el desa­rro­llo sos­te­ni­ble y con los Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble de la ONU.

Al ter­mi­nar el con­cier­to, los lí­de­res del G20 y el res­to de la sa­la se pu­sie­ron de pie pa­ra una lar­ga ova­ción. To­dos los aplau­sos fue­ron pa­ra Beet­ho­ven, Kant y Mer­kel.

La gran pre­gun­ta de la cum­bre del G20 es­ta­ba cla­ra: ¿se­gui­rían otros paí­ses a Es­ta­dos Uni­dos en la im­pru­den­cia de re­cha­zar el acuer­do cli­má­ti­co?

CON­CIER­TO. Sha­ki­ra y Cold­play, jun­tos en el es­ce­na­rio en uno de los shows en Ham­bur­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.