Por­to Se­gu­ro, pla­yas pa­ra dis­fru­tar en fa­mi­lia

En los más de 70 ki­ló­me­tros de pla­ya de la Cos­ta del Des­cu­bri­mien­to, en el nor­des­te de Bra­sil, la are­na blan­ca y el mar tur­que­sa son los pro­ta­go­nis­tas. El re­sort La To­rre ofre­ce allí un ser­vi­cio all in­clu­si­ve ex­clu­si­vo.

Fortuna - - Sumario - CLAU­DIO CELANO Gó­MEZ DES­DE POR­TO SE­GU­RO

En los más de 70 ki­ló­me­tros de pla­ya de la Cos­ta del Des­cu­bri­mien­to, en el nor­des­te de Bra­sil, la are­na blan­ca y el mar tur­que­sa son los pro­ta­go­nis­tas. El re­sort La To­rre ofre­ce allí un ser­vi­cio all in­clu­si­ve ex­clu­si­vo.

Cuan­do en un mis­mo lu­gar con­vi­ven el sol, la are­na blan­ca, pal­me­ras y un mar tur­que­sa y cá­li­do, el dis­fru­te y el re­lax es­tán ga­ran­ti­za­dos. Si a eso se le su­ma un com­ple­jo ho­te­le­ro fa­mi­liar de pri­mer ni­vel, con bue­na gas­tro­no­mía y be­bi­da, más un ser­vi­cio de pla­ya ex­clu­si­vo, la ex­pe­rien­cia se­rá to­da­vía me­jor.

En el nor­des­te de Bra­sil, en pleno co­ra­zón de Por­to Se­gu­ro, es­tá la Cos­ta del Des­cu­bri­mien­to. Su nom­bre se de­be a que fue pre­ci­sa­men­te allí don­de, el 22 de abril de 1500, el na­ve­gan­te Pe­dro Al­va­res de Ca­bral des­em­bar­có, pi­só tie­rra y fun­dó lo que hoy co­no­ce­mos co­mo Bra­sil. Lue­go de 500 años, hay al­gu­nas co­sas que si­guen ca­si in­tac­tas, co­mo la fron­do­sa ve­ge­ta­ción que ba­ña los 70 ki­ló­me­tros de cos­ta, los ríos na­ve­ga­bles que apa­re­cen a lo lar­go de los re­co­rri­dos, acan­ti­la­dos, lagunas y bahías que in­vi­tan al tu­ris­ta a ha­cer su pro­pio via­je.

A Por­to Se­gu­ro se pue­de lle­gar con vue­los des­de Bue­nos Ai­res. Mu­chos de ellos ha­cen al­gu­na es­ca­la (en Be­lo Ho­ri­zon­te, Río de Ja­nei­ro o San Pa­blo), mien­tras que en tem­po­ra­da al­ta va­rias lí­neas aé­reas tie­nen vue­los di­rec­tos. Si bien hay una gran ofer­ta ho­te­le­ra en la zo­na, a tan só­lo 15 mi­nu­tos en ta­xi o au­to del ae­ro­puer­to, fren­te a la pla­ta de Mu­tá, se en­cuen­tra La To­rre Re­sort, uno de los po­cos All-In­clu­si­ve de Bra­sil. Se­gún la Aso­cia­ción Bra­si­le­ra de Re­sort, en el país ve­cino hay al­re­de­dor de 50 hos­pe­da­jes de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas “to­do in­clui­do”.

La To­rre Re­sort es una villa ho­te­le­ra de más de 100 mil me­tros cua­dra­dos. Tan so­lo hay que cru­zar una ca­lle pa­ra ac­ce­der al Club de Pla­ya, que es ex­clu­si­vo pa­ra los hués­pe­des del ho­tel. Du­ran­te to­do el día, en la en­tra­da y la sa­li­da, hay vi­gi­lan­tes que ase­gu­ran que el cru­ce sea se­gu­ro, so­bre to­do pen­san­do en la li­ber­tad de los más chi­cos. Por­que, pre­ci­sa­men­te, La To­rre es un re­sort fa­mi­liar. Fue pen­sa­do y di­se­ña­do, y es ges­tio­na­do de esa ma­ne­ra. Es un com­ple­jo de 257 de­par­ta­men­tos, seis pi­le­tas, spa, cua­tro pa­trios de co­mi­da, un loun­ge bar, un res­tau­ran­te a la car­ta y un par­que de even­tos de 10 mil me­tros cua­dra­dos. To­do en un con­tex­to don­de las pal­me­ras son las prin­ci­pa­les pro­ta­go­nis­tas, ya que do­mi­nan una ve­ge­ta­ción que se man­tie­ne bien ver­de y fron­do­sa du­ran­te to­do el año.

Ser­vi­cio fa­mi­liar. Los pá­ja­ros son el des­per­ta­dor na­tu­ral en el re­sort. Aque­llos que quie­ran des­per­tar­se de una ma­ne­ra tran­qui­la, bas­ta con que de­jen un po­co la ven­ta­na abier­ta pa­ra re­ci­bir el can­to de pá­ja­ros de co­lo­res ama­ri­llos, ro­jos, ne­gros y ver­des. El desa­yuno ti­po buf­fet es con­ti­nen­tal, a lo que hay que su­mar­le la fru­ta tí­pi­ca de Bra­sil.

Con el ser­vi­cio all in­clu­si­ve, la bi­lle­te­ra que­da en el cuar­to. Son 16 ho­ras dia­rias de co­mi­da y be­bi­da. In­clu­so, des­de las 23.30 has­ta las 5 am, el ser­vi­cio de room service es­tá dis­po­ni­ble. Tam­bién es sin car­go.

Du­ran­te el día, el club de pla­ya es el cen­tro prin­ci­pal de la di­ver­sión fa­mi­liar o del re­la­jo per­so­nal, se­gún lo que ca­da uno bus­que. El ser­vi­cio in­clu­ye re­po­se­ras, ha­ma­cas, toa­llas, ade­más de ha­ber pi- ca­da (ge­ne­ral­men­te de ma­ris­cos, ade­más de pa­pas fri­tas) y be­bi­das li­bres. Una cer­ve­za ti­ra­da bien fría, a las 11 de la ma­ña­na, con el sol y el mar de fren­te es re­co­men­da­ble. Pa­ra los más chi­cos, se rea­li­zan di­ver­sas ac­ti­vi­da­des en la are­na.

En La To­rre hay cin­co ca­te­go­rías de hos­pe­da­je. Des­de la es­tán­dar, pa­san­do por la de lu­jo, sui­tes su­pe­rio­res, fa­mi­liy y la mas­ter. To­das tie­nen TV por ca­ble, mi­ni­bar, ha­ma­ca pa­ra­gua­ya y es­tán cer­ca de al­gu­na de las pi­le­tas. In­clu­so, los ti­pos de ha­bi­ta­cio­nes es­tán agru­pa­das se­gún su ca­te­go­ría, pa­ra que aque­llos que bus­quen más tran­qui­li­dad la pue­dan en­con­trar, mien­tras que aque­llos que van en plan fa­mi­liar, con sus hi­jos, pue­dan de­jar­los co­rrer li­bres por los jar­di­nes y las pi­le­tas. A es­to se le su­ma la Villa La To­rre, es un sec­tor apar­ta­do que tie­ne ca­sas de dos plan­tas, ca­da una con su pro­pio jar­dín y pi­le­ta, y tie­ne una

ca­pa­ci­dad de has­ta ocho per­so­nas. Es ideal pa­ra una gran fa­mi­lia o gru­po de ami­gos, ya que ten­drán mu­cha más pri­va­ci­dad. Por su­pues­to que, quie­nes se hos­pe­dan ahí, tie­nen los mis­mos ac­ce­sos que el res­to de los vi­si­tan­tes. De he­cho, fue en es­ta zo­na don­de se hos­pe­dó el se­lec­cio­na­do de fút­bol se Sui­za du­ran­te la Co­pa del Mun­do de la FIFA de 2014.

Pa­ra los más chi­cos, La To­rre tie­ne el Kids Club con ju­gue­tes y jue­gos, y coor­di­na­do­res que pa­sa­rán to­do el día en­tre­te­nien­do a los ni­ños. Hay un sec­tor de slac­kli­ne, ti­ro­le­sas, pla­ta­for­mas de ar­bo­ris­mo y has­ta un mu­ro pa­ra es­ca­lar. Los chi­cos no van a abu­rrir­se, y los pa­dres pue­den dis­fru­tar con un po­co más de tran­qui­li­dad.

El al­muer­zo tam­bién es ti­po buf­fe­te. Al igual que la ce­na, con la ex­cep­ción que, una vez du­ran­te la es­ta­día, se pue­de op­tar por ir a co­mer al res­tau­ran­te a la car­ta. Allí hay dos me­nús, que in­clu­yen des­de ma­ris­cos y mix de ve­ge­ta­les co­mo en­tra­das, has­ta cor­de­ro y lan­gos­ta co­mo pla­to prin­ci­pal. To­do acom- pa­ña­do por una bue­na va­rie­dad de vi­nos.

Ex­cur­sio­nes. Por­to Se­gu­ro es un des­tino que hay que vi­si­tar. Tie­ne una enor­me can­ti­dad de ac­ti­vi­da­des pa­ra dis­fru­tar. Des­de el bu­ceo y el avis­ta­mien­to de ba­lle­nas, has­ta vue­lo en ul­tra­li­via­nos, na­ve­gar al atar­de­cer, ha­cer moun­tain bi­ke y eco­tu­ris­mo. La To­rre Re­sort ofre­ce al­gu­nos de es­tos tours, por un va­lor ex­tra. Es im­per­di­ble la ex­cur­sión al par­que ma­rino Re­ci­fe de Fo­ra, un pa­seo de unas cua­tro ho­ras en bar­co, co­mo tam­bién la vi­si­ta a la re­ser­va in­dí­ge­na de Ja­quei­ra, don­de hay po­bla­do­res na­ti­vos en más de 827 hec­tá­reas que aún viven de la ca­za, la pes­ca y del cul­ti­vo de ali­men­tos; y el avis­ta­mien­to de ba­lle­nas en­tre ju­lio y oc­tu­bre es, sin du­das un es­pec­tácu­lo úni­co.

Ade­más, va­le la pe­na re­co­rrer las pla­yas cer­ca­nas al re­sort. Yes Re­cep­ti­vo es una de las agen­cias que in­clu­ye tras­la­dos des­de y has­ta el ae­ro­puer­to, has­ta ex­cur­sio­nes al Co­ral Al­ta, a la pla­ya de Pi­tin­ga, Tran­co­so, de Es­pe­jo y Arraial D´Aju­da, que es­tán a lo lar­go de la Cos­ta del Des­cu­bri­mien­to. Una pa­ra­da re­co­men­da­da es la pla­ya Tai­pe, en el co­ra­zón de Arraial. Una ex­ten­sión de va­rios ki­ló­me­tros de pla­ya, con un enor­me acan­ti­la­do de pie­dra ro­ja y va­rios res­tau­ran­tes so­bre la are­na pa­ra dis­fru­tar de una sa­bro­sa pi­ca­da de ma­ris­cos con una Pi­ña Co­la­da.

RE­LAX. La To­rre Re­sort tie­ne un ser­vi­cio de pla­ya ex­clu­si­vo fren­te a su ho­tel. Ade­más, po­see seis pi­le­tas y un res­tó a la car­ta pa­ra ce­nar.

A DOR­MIR. Son cin­co las ca­te­go­rías de hos­pe­da­je: es­tán­dar, lu­jo, suit su­pe­rior, fa­mily y mas­ter.

CON­TEX­TO. Tran­co­so, Arraial D´Aju­da, Pi­tin­ga o Tai­pe, las pla­yas pro­ta­go­nis­tas de Por­to Se­gu­ro.

A CO­MER. El me­nú del res­tau­ran­te a la car­ta de La To­rre ofre­ce en­tra­da de ma­ris­cos y, co­mo pla­to prin­ci­pal, cor­de­ro o su de­li­cio­sa lan­gos­ta, un im­per­di­ble del re­sort.

NA­TU­RA­LE­ZA. El avis­ta­mien­to de ba­lle­nas (en­tre ju­lio y oc­tu­bre) y la vi­si­ta al Re­ci­fe de Fo­ra, dos ex­cur­sio­nes pa­ra gran­des y chi­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.