Las pri­me­ras sor­pre­sas del año

Es­ta vez, Ele­men­tos rom­pe el mó­du­lo ha­bi­tual de la sec­ción y pro­po­ne, co­mo anticipo ex­clu­si­vo pa­ra los lec­to­res, los pri­me­ros re­sul­ta­dos de la ca­ta a cie­gas pa­ra la edi­ción 2018 de la Guía Aus­tral Spec­ta­tor de los 500 Vi­nos de Ar­gen­ti­na “Que Va­le La Pe­na

Fortuna - - Sumario - POR DIE­GO BIGONGIARI

El ran­king de Die­go Bigongiari con los pri­me­ros re­sul­ta­dos de la ca­ta a cie­gas pa­ra la edi­ción 2018 de la Guía Aus­tral Spec­ta­tor de los 500 Vi­nos de Ar­gen­ti­na “Que Va­le La Pe­na Be­ber”.

Co­men­cé a cat a r a cie­gas pa­ra mi nue­va edi­ción de la Guía y des­de el va­mos es­toy sor­pren­di­do. En pri­mer lu­gar, ya que las co­se­chas que ca­to son en ma­yo­ría 2014, 2015 y 2016 (tres años de mal cli­ma en Men­do­za, al igual que el 2017) es­pe­ra­ba una caí­da en la ca­li­dad de los vi­nos. En par­ti­cu­lar de los tin­tos, que por llu­vias ve­ra­nie­gas no hu­bie­ran ma­du­ra­do lo ne­ce­sa­rio y tu­vie­ran ta­ni­nos más ver­des. To­da­vía de­bo ca­tar ca­si un mi­llar de mues­tras, pe­ro no hu­bo un só­lo tin­to de ta­ni­nos des­qui­cia­dos sino al con­tra­rio, muy bien en­gar­za­dos. Tam­bién en los tin­tos me sor­pren­dió el sal­to cua­li­ta­ti­vo en la crian­za: en nin­guno ha­llé esos “ba­rri­ca­zos” de an­ta­ño, ni los fru­tos­ta­dos que son al vino co­mo el blue jean a las per­so­nas. Hay un cambio de pa­ra­dig­ma: en los más gran­des la crian­za se in­tu­ye a cie­gas por una es­truc­tu­ra im­po­si­ble de lo­grar sin ella, pe­ro na­da sen­si­ble lo de­la­ta. No apa­re­cen tos­ta­do, vai­ni­lla, co­co o lac­to­nas apor­ta­das por el ro­ble. Res­pec­to a los gran­des tin­tos de ha­ce un lus­tro o una dé­ca­da, son de otra raza. La más­ca­ra de ro­ble tos­ta­do li­ge­ro, me­dio o plus ca­yó en desuso y el vino “in­ter­na­li­zó” al ro­ble: lo lle­va den­tro sin que se no­te, co­mo un Com­ple­jo de Edi­po bien re­suel­to en la per­so­na. Ca­té Mal­bec, Ca­ber­net Sau­vig­non,

Sy­rah y blends y co­men­cé a dis­fru­tar, gra­cias a lo an­te­di­cho, el iden­ti­fi­car a cie­gas la ce­pa: al­go que an­tes, más allá del Pi­not Noir, era im­po­si­ble por­que es­ta­ban en­mas­ca­ra­dos en de­ma­sia­do ro­ble. En par­ti­cu­lar, me sor­pren­die­ron al­gu­nos Cab que es­ca­pan del mo­no­te­ma pi­ra­cí­ni­co (mo­lé­cu­las que el Mal­bec no tie­ne y da fla­vo­res her­bá­ceos y de pi­mien­to mo­rrón) y si lo ma­ni­fies­tan es un pi­mien­to mo­rrón co­lo­ra­do sin obli­te­rar a los fru­ta­dos. En los Mal­bec no ha­llé esos her­bá­ceos que me re­sul­tan im­per­ti­nen­tes, ni pi­ra­ci­nas que ha­cen pen­sar en has­ta un 15% de Ca­ber­net Sau­vig­non en un Mal­bec, ni ta­ni­nos as­trin­gen­tes que con­tra­di­cen la pro­ver­bial ter­su­ra de los de la ce­pa. Tam­bién me cau­ti­va­ron los Char­don­nay: pa­ra mí la gran ce­pa blan­ca de Ar­gen­ti­na no es el fol­kló­ri­co To­rron­tés ni el Sau­vig­non Blanc (que se da me­jor en Chi­le) sino el Chard, de ex­pre­sio­nes mag­ní­fi­cas en nues­tros te­rru­ños. Y que tam­bién asu­me una di­men­sión su­pe­rior al no ser se­pul­ta­do ba­jo ex­ce­sos de ba­rri­ca.

Fi­nal­men­te, que­dé lin­da­men­te im­pre­sio­na­do por los pri­me­ros es­pu­man­tes que des­cor­ché: am­bos de im­pe­ca­ble fac­tu­ra y uno de ellos, bo­nae­ren­se. Es pa­ra con­gra­tu­lar­se que la bo­de­ga Sal­dun­ga­ray, en dos co­se­chas con­se­cu­ti­vas, ha­ya lo­gra­do un es­pu­man­te tan be­llo. Un día, la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res po­dría lle­gar a ser fa­mo­sa por la ca­li­dad de sus vi­nos bur­bu­jean­tes. Al pie de la Sierra de la Ven­ta­na así co­mo en Cha­pad­ma­lal y Co­ro­nel Do­rre­go, es­tán tra­ba­jan­do muy se­rio pa­ra eso.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.