Una re­ce­ta del éxi­to ba­sa­da en la in­ver­sión

El fun­da­dor del Gru­po In­sud, que re­ci­bió el Pre­mio For­tu­na al Em­pre­sa­rio Des­ta­ca­do en el Ex­te­rior, fac­tu­ra más de u$s 1.500 mi­llo­nes en 45 paí­ses. “Hay que pro­fun­di­zar la in­ver­sión en in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo”, di­ce.

Fortuna - - Sumario -

Hu­go Sig­man, fun­da­dor del Gru­po In­sud, que re­ci­bió el Pre­mio For­tu­na al Em pre­sa­rio Des­ta­ca­do en el Ex­te­rior, fac­tu­ra u$s 1.500 mi­llo­nes en 45 paí­ses. “Hay que pro­fun­di­zar la in­ver­sión en in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo”, di­ce.

Lí­der en un sec­tor don­de la in­dus­tria na­cio­nal es muy com­pe­ti­ti­va a ni­vel glo­bal, Hu­go Sig­man es un em­pre­sa­rio con in­tere­ses y gus­tos muy di­ver­sos, des­de los me­di­ca­men­tos y el agro­ne­go­cio has­ta los li­bros y las pe­lí­cu­las.

Sig­man, mé­di­co y psi­quia­tra, tie­ne, ade­más, una coequi­per ex­cep­cio­nal, su es­po­sa y so­cia, la bio­quí­mi­ca Sil­via Gold; am­bos son due­ños del Gru­po In­sud. “El nom­bre es un acró­ni­mo de In­no­va­ción, Sus­ten­ta­bi­li­dad y Desa­rro­llo”, se­ña­la en una en­tre­vis­ta con FOR­TU­NA.

Son los tres va­lo­res que, ex­pli­ca sus­ten­tan el con­glo­me­ra­do, que ini­ció en 1977, en Es­pa­ña, gra­cias a la ayu­da de su sue­gro, que le pres­tó unos 500 mil dó­la­res. Sig­man y su es­po­sa los mul­ti­pli­ca­ron lar­ga­men­te: el Gru­po In­sud fac­tu­ra más de 1.500 mi­llo­nes de dó­la­res por año. “Lo que nos ca­rac­te­ri­za es que siem­pre rein­ver­ti­mos mu­cho”, ase­gu­ra.

FOR­TU­NA: ¿Có­mo es­tá ac­tual­men­te la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca en la Ar­gen­ti­na?

SIG­MAN: Es una in­dus­tria y un sec­tor muy com­pe­ti­ti­vo, con em­pre­sas ar­gen­ti­nas muy in­ter­na­cio­na­li­za­das y fuer­te pre­sen­cia en Amé­ri­ca la­ti­na. De las 10 pri­me­ras com­pa­ñías far­ma­céu­ti­cas en el país, 7 son na­cio­na­les. La ba­lan­za co­mer­cial ge­ne­ral del sec­tor far­ma­céu­ti­co es de­fi­ci­ta­ria en unos u$s 1.500 mi­llo­nes, pe­ro la de la in­dus­tria na­cio­nal es su­per­avi­ta­ria en u$s 300 mi­llo­nes.

FOR­TU­NA: ¿Por qué se da es­ta si­tua­ción tan par­ti­cu­lar?

SIG­MAN: Por­que las em­pre­sas del sec­tor son com­pa­ñías fa­mi­lia­res don­de, co­mo mí­ni­mo, los que es­tán al fren­te son de la ter­ce­ra

ge­ne­ra­ción. Hay va­rias fir­mas que tie­nen más de 100 años. Y, lo que ha pa­sa­do, es que se ha con­ver­ti­do en un mo­de­lo em­pre­sa­rio muy vir­tuo­so. A pe­sar de una du­rí­si­ma com­pe­ten­cia, los in­tere­ses de la in­dus­tria son muy fuer­tes y hay una de­fen­sa muy fuer­te y cla­ra de esos in­tere­ses. Cui­da­mos nues­tros in­tere­ses co­mu­nes, de la mano de una cá­ma­ra muy fuer­te, con pro­fe­sio­na­les de pri­me­ra, que ana­li­za los pro­ble­mas y plan­tea so­lu­cio­nes pa­ra las em­pre­sas so­cias.

FOR­TU­NA: ¿Cuá­les son los prin­ci­pa­les desafíos que tie­ne el sec­tor?

SIG­MAN: El prin­ci­pal desafío es el de pro­fun­di­zar la in­ver­sión en in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo. En Ar­gen­ti­na la in­dus­tria es ca­paz de fa­bri­car lo que se lla­man pro­duc­tos am­bu­la­to­rios, co­mo anal­gé­si­cos, an­ti­bió­ti­cos, pa­ra el co­les­te­rol, la pre­sión. Y se ha­ce en con­di­cio­nes de mu­cha com­pe­ten­cia. Pe­ro ha­ce fal­ta dar un pa­so ade­lan­te pa­ra po­der des­cu­brir pro­duc­tos ori­gi­na­les, con pa­ten­tes ar­gen­ti­nas. El otro desafío es me­jo­rar la ac­ce­si­bi­li­dad de es­tos pro­duc­tos. Y te­ne­mos que man­te­ner una preo­cu­pa­ción por al­gu­nas en­fer­me­da­des que to­da­vía sub­sis­ten y que no hay ra­zón pa­ra que exis­tan. Por ejem­plo, la en­fer­me­dad con­gé­ni­ta más nu­me­ro­sa de Ar­gen­ti­na es la sí­fi­lis. Es­to es in­creí­ble.

FOR­TU­NA: ¿Por qué su­ce­de es­to? ¿El pro­ble­ma es del sec­tor pú­bli­co, del pri­va­do o de la fal­ta de

in­ter­re­la­ción en­tre am­bos?

SIG­MAN: Yo creo mu­cho en la in­ter­re­la­ción en­tre lo pú­bli­co y lo pri­va­do. Y es un ca­mino que hay que re­co­rrer mu­cho en el país. No­so­tros hi­ci­mos una ex­pe­rien­cia que ter­mi­nó sien­do muy bue­na pa­ra el país y la in­dus­tria. Cuan­do se pro­du­ce la epi­de­mia de Gri­pe A en el mun­do, los paí­ses co­mo los nues­tros no te­nían va­cu­nas por­que la can­ti­dad que se pro­du­cía era li­mi­ta­do. Los fa­bri­can­tes son po- cos y los go­bier­nos de esos paí­ses obli­ga­ron a esas em­pre­sas a en­tre­gar­las pri­me­ro a los paí­ses don­de se fa­bri­ca­ban o de don­de eran los ac­cio­nis­tas. En­ton­ces, la va­cu­na la re­ci­bie­ron Es­ta­dos Uni­dos, Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal y Ca­na­dá. No ha­bía su­fi­cien­te pa­ra los paí­ses en vías de desa­rro­llo. Era una si­tua­ción in­dig­nan­te. Lue­go de va­rias reunio­nes, ha­bla­mos con el en­ton­ces mi­nis­tro de Sa­lud de ese mo­men­to y le pro­pu­si­mos que abrie­ra una li­ci­ta­ción in­ter­na­cio­nal pa­ra fa­bri­car las va­cu­nas acá. Lo ha­bló con la Pre­si­den­ta, y a ella le gus­tó la idea. Se abrió esa li­ci­ta­ción y no­so­tros nos pre­sen­ta­mos en alian­za con No­var­tis y Elea. Ga­na­mos y des­de ha­ce va­rios años se fa­bri­can va­cu­nas en la Ar­gen­ti­na. El com­pro­mi­so fue que el Gobierno com­pra­ría esas va­cu­nas al mis­mo pre­cio que es­ta­ba com­pran­do a ni­vel in­ter­na­cio­nal pe­ro a una em­pre­sa na­cio­nal. El re­sul­ta­do de to­do es­to fue que hoy se fa­bri­can tres va­cu­nas en la Ar­gen­ti­na que an­tes no se fa­bri­ca­ban, in­ver­ti­mos más de u$s 110 mi­llo­nes, tra­ba­jan más de 200 per­so­nas de las cua­les 70% son pro­fe­sio­na­les y téc­ni­cos. Es un sis­te­ma de coo­pe­ra­ción pú­bli­co-pri­va­do muy vir­tuo­so don­de el Es­ta­do no pa­ga ni un pe­so más, lo que an­tes se iba co­mo di­vi­sas que­da en el país, se fa­bri­ca en Ar­gen­ti­na y se creó un po­lo de desa­rro­llo ex­tra­or­di­na­rio.

FOR­TU­NA: En es­te con­tex­to, ¿Có­mo ve al gobierno de Mau­ri­cio Ma­cri, que pa­re­cie­ra ser más cer­cano a los em­pre­sa­rios que el an­te­rior?

SIG­MAN: A mí me gus­tó el re­sul­ta­do de las PA­SO por­que creo que les fue bien a to­dos. Tan­to al Gobierno co­mo a la opo­si­ción, que vol­vió a ga­nar en va­rias provincias. Lo que veo es que la so­cie­dad le es­tá pi­dien­do a los po­lí­ti­cos que dia­lo­guen. Creo que al­gu­nos pro­ble­mas en la Ar­gen­ti­na no ten­drán so­lu­ción si no se tra­ba­ja de una for­ma coor­di­na­da. Y lo cu­rio­so es que, cuan­do ha­blo con una per­so­na de Cambiemos o con una de la opo­si­ción, no hay gran­des di­fe­ren­cias en lo que plan­tean pa­ra edu­ca­ción, sa­lud, se­gu­ri­dad o po­bre­za, en­tre va­rios te­mas. Te­ne­mos tan­tos

Hu­go Sig­man fue ga­lar­do­na­do en agos­to con el Pre­mio For­tu­na al Em­pre­sa­rio Des­ta­ca­do en el Ex­te­rior.

pro­ble­mas gra­ves en la Ar­gen­ti­na pa­ra so­lu­cio­nar que el diá­lo­go es ne­ce­sa­rio. La­men­ta­ble­men­te creo que has­ta oc­tu­bre es­te tan ne­ce­sa­rio diá­lo­go no se va a pro­du­cir.

Gru­po com­ple­to. El Gru­po In­sud, fun­da­do por Hu­go Sig­man, hoy es un con­glo­me­ra­do de em­pre­sas en sec­to­res muy di­ver­sos. Des­de la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca, pa­san­do por el agro­ne­go­cios has­ta el di­se­ño de in­du­men­ta­ria, la cul­tu­ra y la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial con la Fun­da­ción Mun­do Sano. Es­ta di­ver­si­fi­ca­ción es par­te del ADN del Gru­po. “Nos lla­ma­mos In­sud por­que es un acró­ni­mo de In­no­va­ción, Sus­ten­ta­bi­li­dad y Desa­rro­llo, que son los va­lo­res que ri­gen nues­tra com­pa­ñía. Nos ha ido muy bien. Des­de 1976, cuan­do me tu­ve que ir de la Ar­gen­ti­na por la dic­ta­du­ra y mi sue­gro me dio la po­si­bi­li­dad de co­men­zar un em­pren­di­mien­to de tra­ding en Es­pa­ña, lue­go con los pri­me­ros pa­sos en tec­no­lo­gía has­ta el di­ver­si­fi­ca­do Gru­po que te­ne­mos hoy. Y, mi for­ma de agra­de­cer­le a la so­cie­dad es a tra­vés de la Fun­da­ción Mun­do Sano, don­de tra­ba­jan 60 per­so­nas y es­tá sub­ven­cio­na­da en ca­si un 90% por nues­tra fa­mi­lia, y con otras ac­ti­vi­da­des que no son ren­ta­bles pe­ro que ayu­dan y me rea­li­zan co­mo per­so­na y pro­fe­sio­nal, co­mo son la edi­to­rial Ca­pi­tal In­te­lec­tual, edi­tar Le Mon­de Di­plo­ma­ti­que Cono Sur y la pro­duc­to­ra de ci­ne K&S Films”.

FOR­TU­NA: ¿El ne­go­cio más ren­ta­ble pe­ro más com­pli­ca­do es el far­ma­céu­ti­co?

SIG­MAN: Lo que ca­rac­te­ri­za a nues­tro Gru­po es que siem­pre rein­ver­ti­mos mu­cho. La bús­que­da de re­sul­ta­dos eco­nó­mi­cos tie­ne co­mo ob­je­ti­vo la dis­po­si­ción de re­cur­sos pa­ra se­guir in­vir­tien­do. Y eso que­da de­mos­tra­do en la ex­pan­sión que te­ne­mos en tan di­ver­sas in­dus­trias y sec­to­res. Mi ob­je­ti­vo fue siem­pre el de bus­car la ver­ti­ca­li­za­ción. Pa­sa­mos de ser tra­ders, a fi­nes de los 70, a pro­du­cir ma­te­rias pri­mas, pa­ra lue­go te­ner nues­tro pro­pio la­bo­ra­to­rio de ge­né­ri­cos y tam­bién con mar­ca pro­pia. Pre­ci­sa­men­te, en el sec­tor far­ma­céu­ti­co, la cla­ve es­tá en in­ver­tir, por­que es un ne­go­cio que, en nues­tro ca­so, en­glo­ba va­rios ne­go­cios. Por un la­do,

“La bús­que­da de re­sul­ta­dos eco­nó­mi­cos tie­ne co­mo ob­je­ti­vo la dis­po­si­ción de re­cur­sos pa­ra se­guir in­vir­tien­do”.

fa­bri­ca­mos ma­te­rias pri­mas y pro­duc­tos ter­mi­na­dos que ven­de­mos a otras com­pa­ñías pro­duc­to­ras de ge­né­ri­cos en el mun­do. Es un ne­go­cio de vo­lu­men y el más gran­de que te­ne­mos. Ex­por­ta­mos a más de 1.600 clien­tes en 120 paí­ses. Por otro la­do, un se­gun­do ne­go­cio, es el de fa­bri­car esos mis­mos pro­duc­tos con mar­ca pro­pia. Te­ne­mos fá­bri­cas en Ar­gen­ti­na, Uru­guay, Pa­ra­guay, Cen­tro Amé­ri­ca, Es­pa­ña, In­do­ne­sia e In­dia. Ahí ven­de­mos un pro­duc­to con mar­ca. El ter­cer ne­go­cio es el de la bio­tec­no­lo­gía, que hoy es­tá vi­vien­do una se­gun­da olea­da con lo que se lla­ma an­ti­cuer­pos mo­no­clo­na­les, que son pro­teí­nas con azú­ca­res a su al­re­de­dor y lo que ha­cen es blo­quear o es­ti­mu­lar una de­ter­mi­na­da fun­ción. Nos me­ti­mos en es­te ne­go­cio por­que ve­mos que es­te ti­po de pro­duc­tos con­tri­bu­yen me­jor que los an­te­rio­res a me­jo­rar y cu­rar en­fer­me­da­des muy se­ve­ras. Nos ins­pi­ró tra­tar de me­jo­rar la ac­ce­si­bi­li­dad de los pa­cien­tes a los tra­ta­mien­tos que ne­ce­si­tan es­tos pro­duc­tos.

FOR­TU­NA: ¿Los tra­ta­mien­tos con es­te ti­po de pro­duc­tos, no son to­da­vía de­ma­sia­do caros en el mun­do y en la Ar­gen­ti­na?

SIG­MAN: Hoy la me­di­ci­na es­tá vi­vien­do una si­tua­ción muy es­pe­cial, por­que los nue­vos pro­duc­tos que sa­len al mer­ca­do, que vie­nen del la­do de la bio­tec­no­lo­gía, es­tán ge­ne­ral­men­te des­ti­na­dos a las en­fer­me­da­des huér­fa­nas, que se lla­man así por­que el nú­me­ro de per­so­nas afec­ta­das por ellas es muy re­du­ci­da. La in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca no in­ver­tía en ellas y em­pe­zó a ha­cer­lo, pe­ro los pre­cios con los que sa­le al mer­ca­do son ab­so­lu­ta­men­te im­po­si­bles. Yo es­tu­ve reuni­do con dos de las más gran­des pre­pa­gas de la Ar­gen­ti­na y ha­bla­mos de es­te te­ma, que es muy preo­cu­pan­te. Hay pro­duc­tos que ha­cen que al­gu­nos tra­ta­mien­tos cues­ten u$s 850.000 por año. En­ton­ces, la pre­gun­ta es quién lo pa­ga­rá. Las obras so­cia­les y las pre­pa­gas se nie­gan a ha­cer­lo, pe­ro los fa­mi­lia­res van a un juez, con­si­guen una me­di­da cau­te­lar y las

La fa­bri­ca­ción de re­me­dios por par­te de la in­dus­tria na­cio­nal ha­ce ba­jar los pre­cios, co­mo con la He­pa­ti­tis C.

I+D. In­sud cuen­ta con nue­ve cen­tros de in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo a ni­vel glo­bal. Sig­man ase­gu­ra que en la Ar­gen­ti­na “ha­ce fal­ta dar un pa­so ade­lan­te pa­ra po­der des­cu­brir pro­duc­tos ori­gi­na­les, con pa­ten­tes ar­gen­ti­nas”.

DI­VER­SI­FI­CA­CIóN. En la ca­ba­ña Los Mur­mu­llos se con­cen­tra la ac­ti­vi­dad ga­na­de­ra, y con Mun­do Sano pre­vie­nen y tra­tan las en­fer­me­da­des des­aten­di­das.

HAY EQUI­PO. En sus di­ver­sas em­pre­sas, Gru­po In­sud cuen­ta con un plan­tel muy ex­ten­di­do de in­ves­ti­ga­do­res de pri­mer ni­vel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.