Có­mo ha­cer ne­go­cios en la ges­tión Ma­cri

El co­lum­nis­ta aca­ba de pu­bli­car un li­bro en el cual ex­pli­ca qué cam­bió con el nue­vo gobierno y có­mo hay que ha­cer aho­ra pa­ra ga­nar di­ne­ro, no so­lo en el plano fi­nan­cie­ro, ni mu­cho me­nos.

Fortuna - - Sumario - SAL­VA­DOR DI STé­FANO*

Sal­va­dor Di Sté­fano aca­ba de pu­bli­car un li­bro en el cual ex­pli­ca qué cam­bió con el nue­vo gobierno y có­mo hay que ha­cer pa­ra ga­nar di­ne­ro.

Un li­bro que re­co­rre el mun­do de los ne­go­cios, pa r a s ab e r có­mo adap­tar­se a la eco­no­mía M, con re­co­men­da­cio­nes con­cre­tas en ma­te­ria de in­ver­sión, plan de ne­go­cios y fi­nan­cia­mien­to, en­tre otras mu­chas in­for­ma­cio­nes úti­les. —¿Sa­cas­te un li­bro? —Co­rrec­to, es un li­bro des­ti­na­do al em­pren­de­dor; una guía pa­ra ha­cer ne­go­cios en­tre la eco­no­mía K y la eco­no­mía M. —¿Có­mo era la eco­no­mía K?

—Muy sim­ple: la in­fla­ción era del 25% anual, ha­bía un ce­po al dó­lar, el ofi­cial pa­só de 4,00 a 9,50 pe­sos en cua­tro años, mien­tras que el dó­lar blue pa­só de 4,00 a 16,00 pe­sos. Te re­ga­la­ban el gas y la ener­gía eléc­tri­ca. La ta­sa de in­te­rés era ne­ga­ti­va con­tra la in­fla­ción y los cré­di­tos se re­pa­ga­ban con el pa­so del tiem­po. Ar­gen­ti­na es­ta­ba en ce­sa­ción de pa­gos y no po­día to­mar cré­di­to ex­terno. Era muy fá­cil ga­nar di­ne­ro.

—Pe­ro, nos co­mía­mos el ca­pi­tal.

—Pe­que­ño gran de­ta­lle. Nos que­da­mos sin re­ser­vas de ener­gía, gas y pe­tró­leo, o me­jor di­cho con muy po­cas re­ser­vas; de­ja­mos de ex­por­tar y tu­vi­mos que im­por­tar. Al Ban­co Cen­tral lo va­cia­mos de dó­la­res y lo lle­na­mos de bi­lle­tes. Por otro la­do, la eco­no­mía no cre­ció y la po­bre­za se in­cre­men­tó no­ta­ble­men­te.

—El que ha­cia ne­go­cios se ha­cía un fes­tín.

—¡Qué tér­mino, vie­jo: fes­tín! Cla­ro que sí, to­ma­bas cré­di­tos, com­pra­bas mer­ca­de­ría, si la ven­días ga­na­bas, si la de­ja­bas en el de­po­si­to ga­na­bas tam­bién. La ló­gi­ca era te­ner al­tos stock pa­ra ga­nar­le a la in­fla­ción.

—Y, ¿ có­mo es la eco­no­mía M?

—En pri­mer lu­gar, no hay ce­po, te­ne­mos un so­lo dó­lar y Ar­gen­ti­na de­jo de es­tar en ce­sa­ción de pa­gos. Hoy te­ne­mos fi­nan­cia­mien­to ex­terno, hi­ci­mos un blan­queo de ca­pi­ta­les y so­bran dó­la­res en el Ban­co Cen­tral. La ta­sa de in­te­rés es po­si­ti­va con­tra la in­fla­ción. En es­te mar­co, ya no es ne­go­cio aco­piar dó­la­res, el ne­go­cio pa­sa por te­ner pe­sos.

—¿Te­ne­mos me­nos in­fla­ción y sub­si­dios?

—Eso nos lle­va a pen­sar dos co- sas. La qui­ta de sub­si­dios im­pli­ca una suba de los gas­tos es­truc­tu­ra­les de la em­pre­sa. Gas, ener­gía eléc­tri­ca y com­bus­ti­bles es­tán to­man­do un sen­de­ro de pre­cios que nos lle­van a va­lo­res reales con lo cual se re­cu­pe­ra­rá la in­ver­sión; en al­gún mo­men­to, de­ja­re­mos de im­por­tar ener­gía y pa­sa­re­mos a ex­por­tar. La in­fla­ción anua­li­za­da hoy es­tá en el 23% anual, y cree­mos que en 12 me­ses ron­da­re­mos el 17% anual, y en 24 me­ses el 12% anual.

—¿Có­mo im­pac­ta es­to en los ne­go­cios?

—Hay que in­ver­tir mu­cho más di­ne­ro en las em­pre­sas. Con la do­ta­ción de ca­pi­tal que te­nía­mos en la eco­no­mía K, ga­ná­ba­mos mu­cho más di­ne­ro que en la eco­no­mía M. La ba­ja de la in­fla­ción nos obli­ga a ir por más es­ca­la. La suba de los gas­tos de es­truc­tu­ra nos em­pu­ja a ser más efi­cien­tes y pro­duc­ti­vos. El fi­nan­cia­mien­to es con ta­sa po­si­ti­va con­tra la in­fla­ción, con lo cual hay que tra­ba­jar más en el plan de ne­go­cios.

—To­do es más com­ple­jo.

—De­ja­mos de es­tar en la is­la de la fan­ta­sía, en don­de to­dos eran fe­li­ces a ex­pen­sas de que­mar ca­pi­tal. Hoy hay que te­ner una em­pre­sa en se­rio, con már­ge­nes más ra­zo­na­bles, con al­ta com­pe­ten­cia y con una pla­ni­fi­ca­ción pro­duc­ti­va, fis­cal y fi­nan­cie­ra.

—Ha­blan­do de lo fi­nan­cie­ro, la pa­tria fi­nan­cie­ra es­tá full.

De­ja­mos de es­tar en la is­la de la fan­ta­sía, en don­de to­dos éra­mos fe­li­ces a ex­pen­sas de que­mar ca­pi­tal. Hoy hay que te­ner una em­pre­sa en se­rio.

—Hay va­rios ca­pí­tu­los del li­bro de­di­ca­dos a in­ver­sio­nes. Los pre­cios de los ac­ti­vos ar­gen­ti­nos su­birán: pro­pie­da­des, ac­cio­nes, bo­nos en dó­la­res o en pe­sos.

—¿Qué re­co­men­dás en el li­bro?

—Que las in­ver­sio­nes no son una fo­to, son una pe­lí­cu­la, por lo tan­to, las in­ver­sio­nes fi­nan­cie­ras de­ben rea­li­zar­se con la mi­ra pues­ta en una in­ver­sión real. Hay que sa­ber ha­cer un mix en­tre unas y otras. Lo me­jor es in­ver­tir en dó­la­res y pe­sos, pe­ro ter­mi­nar com­pran­do un ac­ti­vo real ya sea una pro­pie­dad, bie­nes de cambio o el ar­ma­do de un ne­go­cio co­mo pue­de ser com­prar sillas, va­cas o un bien de ca­pi­tal pa­ra una em­pre­sa.

—¿No es so­lo fi­nan­cie­ro el li­bro? —En ab­so­lu­to: apun­ta a có­mo ma­ne­jar­se en una em­pre­sa, y co­mo apro­ve­char el con­tex­to. No es un li­bro en don­de ha­ble­mos de la grie­ta, es un li­bro en don­de se apun­ta a sa­car­le ven­ta­jas al plan eco­nó­mi­co y a ga­nar di­ne­ro, en el co­mer­cio, la in­dus­tria, el cam­po, la cons­truc­ción o co­mo in­ver­sor in­di­vi­dual.

—¿Al­gu­na re­co­men­da­ción al gobierno?

—Creo que hay mu­chos dó­la­res del blan­queo es­ta­cio­na­dos en el ex­te­rior y una for­ma de atraer­los se­ría vía un plan de des­gra­va­ción im­po­si­ti­va pa­ra cons­truir vi­vien­das re­si­den­cia­les. Los que trai­gan di­ne­ro pa­ra un pro­yec­to de es­te ti­po po­drían des­gra­var el IVA, y una vez ter­mi­na­da la cons­truc­ción no pa­ga­rían im­pues­to a los bie­nes per­so­na­les por diez años, y si al­qui­lan las vi­vien­das no pa­ga­rían im­pues­to a las ga­nan­cias so­bre la ren­ta de al­qui­ler por diez años. De es­ta for­ma, se ge­ne­ra­ría un boom in­mo­bi­lia­rio, ba­ja­ría el pre­cio de los al­qui­le­res e iría­mos re­sol­vien­do el pro­ble­ma de vi­vien­da que hay en el país.

—¿Me con­tás al­go más?

—Co­mo no, te es­pe­ro en la li­bre­ría. El li­bro se lla­ma “Có­mo ha­cer ne­go­cios en tiem­po de cri­sis, de la eco­no­mía K a la eco­no­mía M”. No to­do es gra­tis.

IM­PUL­SO. Ma­cri jun­to a Bulg­he­ro­ni, Rat­taz­zi y Roc­ca, tres de los em­pre­sa­rios más in­flu­yen­tes del país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.