Jor­ge Co­li­na

Fortuna - - Sumario - *DI­REC­TOR DEL INS­TI­TU­TO PA­RA EL DESA­RRO­LLO SO­CIAL AR­GEN­TINO (IDESA)

La di­rec­ción es co­rrec­ta, pe­ro no al­can­za.

El gobierno na­cio­nal acor­dó con las provincias ac­tua­li­zar la Ley de Res­pon­sa­bi­li­dad Fis­cal. Se tra­ta de una he­rra­mien­ta que en su mo­men­to se es­ta­ble­ció pa­ra pro­mo­ver aus­te­ri­dad y trans­pa­ren­cia en la ges­tión pú­bli­ca, pe­ro que per­dió efi­ca­cia por las ex­cep­cio­nes que se le fue­ron apli­can­do en los úl­ti­mos años. Las re­for­mas acor­da­das tra­tan de res­ta­ble­cer el es­pí­ri­tu ori­gi­nal de la ley, aun­que su con­te­ni­do es in­su­fi­cien­te pa­ra en­fren­tar los enor­mes des­equi­li­brios acu­mu­la­dos.

Con es­te con­sen­so, se es­pe­ra fa­ci­li­tar el tra­ta­mien­to en el Con­gre­so y la pos­te­rior ad­he­sión de ca­da ju­ris­dic­ción. El ob­je­ti­vo de­cla­ra­do es in­du­cir a que en los tres ni­ve­les de gobierno se tien­da a una ad­mi­nis­tra­ción más trans­pa­ren­te y aus­te­ra del gas­to pú­bli­co. Pa­ra ello se fi­jan lí­mi­tes al cre­ci­mien­to del gas­to pú­bli­co, el em­pleo y el en­deu­da­mien­to y re­glas pa­ra la pu­bli­ca­ción de in­for­ma­ción so­bre las fi­nan­zas pú­bli­cas.

La Ley de Res­pon­sa­bi­li­dad Fis­cal ori­gi­nal­men­te fue pues­ta en vi­gen­cia en el año 2005, pe­ro a par­tir del año 2009 las re­glas fue­ron re­la­ja­das al pun­to que se di­lu­yó su ope­ra­ti­vi­dad. El ar­gu­men­to uti­li­za­do en ese mo­men­to pa­ra jus­ti­fi­car las ex­cep­cio­nes fue afron­tar las con­se­cuen­cias de la cri­sis in­ter­na­cio­nal. La cri­sis pa­só rá­pi­da­men­te, pe­ro el re­la­ja­mien­to en la ad­mi­nis­tra­ción del gas­to pú­bli­co se man­tu­vo. Con las re­for­mas acor­da­das aho­ra se pro­cu­ra res­ta­ble­cer el es­pí­ri­tu ori­gi­nal que ins­pi­ró en su mo­men­to la ley.

Pa­ra eva­luar la efi­ca­cia de las re­for­mas con­sen­sua­das re­sul­ta per­ti­nen­te te­ner en cuen­ta la di­ná­mi­ca que mues­tran las fi­nan­zas pú­bli­cas en los tres ni­ve­les de gobierno en los úl­ti­mos años. Se­gún da­tos del mi­nis­te­rio de Ha­cien­da en­tre los años 2005 y 2015 se ob­ser­va que:

● El gas­to pú­bli­co na­cio­nal pa­só del 14% al 26% del PBI.

● El gas­to pú­bli­co pro­vin­cial pa­só del 12% al 17% del PBI.

● El gas­to pú­bli­co mu­ni­ci­pal pa­só de 3%a 4% del PBI.

Es­tos da­tos mues­tran que lo que pre­va­le­ció en la úl­ti­ma dé­ca­da fue una enor­me irres­pon­sa­bi­li­dad fis­cal. Su­man­do los tres ni­ve­les de gobierno arro­ja que el gas­to pú­bli­co con­so­li­da­do pa­só del 29% al 47% del PBI. De es­ta for­ma, el his­tó­ri­co cre­ci­mien­to de la pre­sión im­po­si­ti­va no fue su­fi­cien­te pa­ra fi­nan­ciar se­me­jan­te ex­pan­sión de las ero­ga­cio­nes del Es­ta­do.

El re­sul­ta­do es un des­equi­li­brio de las cuen­tas pú­bli­cas in­sos­te­ni­ble. El as­pec­to más ne­ga­ti­vo de es­te pro­ce­so es que es­te au­men­to de gas­to pú­bli­co no brin­dó más y me­jo­res ser­vi­cios del Es­ta­do. Los re­sul­ta­dos edu­ca­ti­vos, sa­ni­ta­rios, en ma­te­ria de jus­ti­cia y se­gu­ri­dad y ser­vi­cios bá­si­cos en ge­ne­ral mues­tran un se­ve­ro de­te­rio­ro.

Las re­for­mas acor­da­das so­bre la Ley de Res­pon­sa­bi­li­dad Fis­cal van en el sen­ti­do co­rrec-

Pre­va­le­ció en la úl­ti­ma dé­ca­da una enor­me irres­pon­sa­bi­li­dad fis­cal. Su­man­do los tres ni­ve­les de gobierno, el gas­to pú­bli­co con­so­li­da­do pa­só del 29% al 47% del PBI.

to. Sin em­bar­go, re­sul­tan in­su­fi­cien­tes pa­ra de­vol­ver sus­ten­ta­bi­li­dad a las fi­nan­zas pú­bli­cas, aun cuan­do to­das las ju­ris­dic­cio­nes se ajus­ten es­tric­ta­men­te a las pau­tas pre­vis­tas. Es­to im­pli­ca que se se­gui­rá de­pen­dien­do del en­deu­da­mien­to pú­bli­co pa­ra cu­brir los des­equi­li­brios fis­ca­les y que las po­si­bi­li­da­des de eli­mi­nar, o al me­nos re­du­cir, los im­pues­tos más dis­tor­si­vos son re­mo­tas.

En el me­jor de los ca­sos ha­brá una pro­me­sa de re­for­ma fu­tu­ra su­je­ta a que el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co ge­ne­re es­pa­cio pa­ra la re­duc­ción de im­pues­tos. Mien­tras tan­to se se­gui­rá con­vi­vien­do con al­tos y dis­tor­si­vos im­pues­tos que cer­ce­nan la pro­duc­ción y la ge­ne­ra­ción de em­pleos y apos­tan­do a que los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros si­gan fi­nan­cian­do la par­te del gas­to no cu­bier­ta con im­pues­tos.

El pro­ble­ma de fon­do es el desbalance en la per­cep­ción que tie­ne la po­bla­ción so­bre la ad­mi­nis­tra­ción del gas­to pú­bli­co. Las me­di­das ten­dien­tes a ma­ne­jar con aus­te­ri­dad el gas­to pú­bli­co, en ge­ne­ral, mo­ti­van re­cha­zo ar­gu­men­tan­do que tie­nen aso­cia­dos cos­tos so­cia­les. Se pa­sa por al­to que man­te­ner los des­ajus­te fis­ca­les ge­ne­ra cos­tos so­cia­les más ele­va­dos.

A mo­do de ejem­plo, es muy co­mún exa­ge­rar el im­pac­to so­cial de los em­pleos pú­bli­cos que se de­jan de ge­ne­rar por ad­mi­nis­trar aus­te­ra­men­te el Es­ta­do y mi­ni­mi­zar o di­rec­ta­men­te ig­no­rar los cos­tos so­cia­les de los em­pleos pri­va­dos que se de­jan de crear por apli­car im­pues­tos que des­alien­tan la in­ver­sión y la pro­duc­ción.

El desa­rro­llo so­cial exi­ge un sec­tor pú­bli­co aus­te­ro y pro­fe­sio­nal. Pa­ra avan­zar en es­ta di­rec­ción es fun­da­men­tal asu­mir que el gra­dua­lis­mo y la ti­bie­za en el or­de­na­mien­to del Es­ta­do son una fuen­te ge­ne­ra­do­ra de cos­tos so­cia­les a tra­vés de más deu­da pú­bli­ca, me­nos cre­ci­mien­to y más in­fla­ción.

Se­gui­re­mos con­vi­vien­do con al­tos y dis­tor­si­vos im­pues­tos que cer­ce­nan la pro­duc­ción y la ge­ne­ra­ción de em­pleos, y de­pen­dien­do de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros.

Jor­ge Co­li­na*

DU­JOV­NE. La cues­tión cen­tral es el dé­fi­cit, pe­ro el di­le­ma es có­mo re­sol­ver­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.