Mar­tin Feldstein

Fortuna - - Sumario -

Có­mo es la re­for­ma im­po­si­ti­va de Trump.

Los lí­de­res del Par­ti­do Re­pu­bli­cano en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes de Es­ta­dos Uni­dos han tra­ba­ja­do mu­cho du­ran­te más de un año en el di­se­ño de una re­for­ma im­por­tan­te de los im­pues­tos per­so­na­les y cor­po­ra­ti­vos. Fren­te a la elec­ción que se ave­ci­na en 2018, los re­pu­bli­ca­nos de la Cá­ma­ra es­tán de­ci­di­dos a ofre­cer un pa­que­te de re­for­mas y en­viar­lo al Se­na­do pa­ra su pro­mul­ga­ción.

Es­ta re­for­ma se­rá muy di­fe­ren­te de la úl­ti­ma re­vi­sión im­po­si­ti­va im­por­tan­te de 1986. La Ley de Re­for­ma Tri­bu­ta­ria de 1986 se cen­tra­ba en el im­pues­to so­bre la ren­ta per­so­nal, ba­jan­do la ta­sa má­xi­ma del 50% al 28% y re­du­cien­do las ta­sas pa­ra los con­tri­bu­yen­tes de me­no­res in­gre­sos. La pér­di­da de in­gre­sos es­tu­vo com­pen­sa­da por cam­bios en las de­duc­cio­nes im­po­si­ti­vas y otras re­glas con­ta­bles, lo que dio co­mo re­sul­ta­do una re­for­ma que era neu­tra en tér­mi­nos de in­gre­sos en to­dos los ni­ve­les de ren­ta, in­clu­si­ve sin te­ner en cuen­ta los efec­tos de ta­sas im­po­si­ti­vas más ba­jas en el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y los in­gre­sos tri­bu­ta­bles.

En los 30 años trans­cu­rri­dos des­de 1986, las ta­sas im­po­si­ti­vas pa­ra los con­tri­bu­yen­tes de al­tos in­gre­sos subie­ron sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, del 28% al 39,6%, con un im­pues­to adi­cio­nal del 3,8% a los in­gre­sos por in­ver­sio­nes de es­tos con­tri­bu­yen­tes.

El plan re­pu­bli­cano de la Cá­ma­ra vol­ve­ría a lle­var la ta­sa im­po­si­ti­va má­xi­ma al 30% o me­nos, con re­duc­cio­nes com­pa­ra­bles pa­ra quie- nes hoy pa­gan ta­sas im­po­si­ti­vas más ba­jas. La nue­va ley tri­bu­ta­ria tam­bién po­dría se­guir el ejem­plo ca­na­dien­se y eli­mi­nar el im­pues­to so­bre bie­nes in­mue­bles, im­po­nien­do al mis­mo tiem­po un im­pues­to so­bre las ga­nan­cias de ca­pi­tal ge­ne­ra­das an­tes de la muer­te del con­tri­bu­yen­te. Pa­ra com­pen­sar par­te de la pér­di­da de in­gre­sos re­sul­tan­te, la nue­va ley po­dría eli­mi­nar de­duc­cio­nes im­po­si­ti­vas pa­ra im­pues­tos es­ta­ta­les y lo­ca­les, y gra­var al­gu­nos de los be­ne­fi­cios com­ple­men­ta­rios que ac­tual­men­te es­tán ex­clui­dos del in­gre­so tri­bu­ta­ble.

La gran di­fe­ren­cia en­tre el plan de los re­pu­bli­ca­nos de la Cá­ma­ra y la re­for­ma tri­bu­ta­ria de 1986 es que la pro­pues­ta ac­tual tam­bién abor­da­ría el tra­ta­mien­to im­po­si­ti­vo de las ga­nan­cias cor­po­ra­ti­vas y otros in­gre­sos de las em­pre­sas. La ta­sa im­po­si­ti­va le­gal so­bre las ga­nan­cias cor­po­ra­ti­vas hoy es del 35%, la más al­ta de la OCDE. La nue­va le­gis­la­ción re­du­ci­ría esa ta­sa a 25% o me­nos, im­pul­san­do un tras­pa­so de los flu­jos de ca­pi­tal de in­ver­sio­nes en vi­vien­da y agri­cul­tu­ra a una in­ver­sión cor­po­ra­ti­va do­més­ti­ca.

Tam­bién es pro­ba­ble que la nue­va ley im­po­si­ti­va im­pul­se la in­ver­sión cor­po­ra­ti­va do­més­ti­ca al mo­di­fi­car el tra­ta­mien­to im­po­si­ti­vo de las ga­nan­cias de las sub­si­dia­rias ex­tran­je­ras de las cor­po­ra­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses. Se­gún la ley ac­tual, una sub­si­dia­ria pa­ga im­pues­tos a la ren­ta al gobierno del país don­de se ge­ne­ra esa ren­ta. Lue­go pue­de in­ver­tir las ga­nan­cias postim­pues­tos en cual­quier par­te del mun­do fue­ra

La gran di­fe­ren­cia en­tre el plan de los re­pu­bli­ca­nos y la re­for­ma de 1986 es que tam­bién abor­da las ga­nan­cias cor­po­ra­ti­vas. El ob­je­ti­vo es fo­men­tar la in­ver­sión cor­po­ra­ti­va do­més­ti­ca.

de Es­ta­dos Uni­dos. Pe­ro si trae de vuel­ta esos fon­dos a Es­ta­dos Uni­dos pa­ra in­ver­tir o pa­gar di­vi­den­dos a ac­cio­nis­tas, de­be pa­gar la ta­sa to­tal del im­pues­to cor­po­ra­ti­vo de Es­ta­dos Uni­dos, con un cré­di­to por el im­pues­to que ya le pa­gó al gobierno ex­tran­je­ro.

Es­ta pe­na­li­dad por re­pa­triar fon­dos ha­ce que las fir­mas es­ta­dou­ni­den­ses de­jen esas ga­nan­cias post-im­pues­tos en el ex­te­rior. El Te­so­ro de Es­ta­dos Uni­dos es­ti­ma que las in­ver­sio­nes offs­ho­re de sub­si­dia­rias es­ta­dou­ni­den­ses su­pe­ran los 2,5 bi­llo­nes de dó­la­res.

Es­te mé­to­do de gra­var las ga­nan­cias de las sub­si­dia­rias ex­tran­je­ras es pri­va­ti­vo de Es­ta­dos Uni­dos. Al lle­var a Es­ta­dos Uni­dos ha­cia un sis­te­ma se­me­jan­te, la pro­pues­ta re­pu­bli­ca­na es­ti­mu­la­ría la re­pa­tria­ción de par­te de los fon­dos que se han acu­mu­la­do en el ex­te­rior, así co­mo ma­yo­res in­gre­sos de fu­tu­ras ga­nan­cias pro­ve­nien­tes del ex­te­rior.

¿Qué sig­ni­fi­ca to­do es­to pa­ra el dé­fi­cit pre­su­pues­ta­rio? La OPC cal­cu­la que el dé­fi­cit au­men­ta­rá de 3,4% del PBI a más del 4% en los pró­xi­mos diez años, in­clu­si­ve si no se pro­du­ce nin­gún cambio en las re­glas im­po­si­ti­vas. El im­pac­to di­rec­to de re­du­cir las ta­sas de los im­pues­tos a la ren­ta per­so­nal y las ga­nan­cias cor­po­ra­ti­vas se­rá una re­duc­ción del in­gre­so tri­bu­ta­rio y un in­cre­men­to del dé­fi­cit pre­su­pues­ta­rio. Pe­ro es­to se ve­rá com­pen­sa­do por los lí­mi­tes a las de­duc­cio­nes y ex­clu­sio­nes del im­pues­to per­so­nal, mien­tras que las ta­sas más ba­jas del im­pues­to a la ren­ta per­so­nal im­pul­sa­rán los in­gre­sos gra­va­bles ya que los in­di­vi­duos in­cre­men­tan sus in­gre­sos y la com­pen­sa­ción pa­sa de be­ne­fi­cios com­ple­men­ta­rios a efec­ti­vo gra­va­ble. De la mis­ma ma­ne­ra, la adop­ción de un sis­te­ma im­po­si­ti­vo te­rri­to­rial au­men­ta­rá las ga­nan­cias gra­va­bles, es­pe­cial­men­te en el cor­to pla­zo, en tan­to las em­pre­sas re­pa­trían par­te del stock exis­ten­te de fon­dos en el ex­te­rior.

Si bien los cam­bios im­po­si­ti­vos ne­tos pue­den am­pliar el dé­fi­cit pre­su­pues­ta­rio en el cor­to pla­zo, los efec­tos de es­tí­mu­lo de ta­sas im­po­si­ti­vas más ba­jas y de la ma­yor acumulación de ca­pi­tal se tra­du­ci­rán en un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co más rá­pi­do y en in­gre­sos reales más ele­va­dos que, en am­bos ca­sos, ha­rán que au­men­ten los in­gre­sos gra­va­bles y se re­duz­can los dé­fi­cits de lar­go pla­zo.

Exis­te una im­por­tan­te ra­zón le­gis­la­ti­va por la cual el pre­su­pues­to pro­yec­ta­do re­gre­sa­rá a un su­pe­rá­vit en el fu­tu­ro. Los re­pu­bli­ca­nos só­lo tie­nen una ma­yo­ría muy pe­que­ña en el Se­na­do, don­de la re­gla obs­truc­cio­nis­ta exi­ge una ma­yo­ría de las tres quin­tas par­tes pa­ra san­cio­nar la ma­yo­ría de la le­gis­la­ción, lo que les da a los de­mó­cra­tas la ca­pa­ci­dad de blo­quear la agen­da im­po­si­ti­va re­pu­bli­ca­na. Pe­ro una ex­cep­ción per­mi­te que los pro­yec­tos de ley vin­cu­la­dos a im­pues­tos y gas­to se pue­dan san­cio­nar con una ma­yo­ría sim­ple si el pre­su­pues­to re­sul­tan­te re­gre­sa a su­pe­rá­vit des­pués de diez años. Al di­se­ñar las re­glas de im­pues­tos y gas­to en con­se­cuen­cia, y al in­tro­du­cir gra­dual­men­te fu­tu­ros in­cre­men­tos de in­gre­sos, los re­pu­bli­ca­nos pue­den al­can­zar los ex­ce­den­tes de lar­go pla­zo ne­ce­sa­rios.

La ta­sa im­po­si­ti­va so­bre las ga­nan­cias cor­po­ra­ti­vas es del 35%, la más al­ta de la OCDE. La nue­va le­gis­la­ción re­du­ci­rá esa ta­sa a 20%.

Mar­tin Feldstein*

PRO­YEC­TO. Los re­pu­bli­ca­nos pre­pa­ra­ron una re­for­ma im­po­si­ti­va que con­tem­pla cam­bios pa­ra per­so­nas y em­pre­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.