La re­for­ma que elu­di­rá al Con­gre­so

El Go­bierno y los empresarios con­fían en que los gre­mios se sen­ta­rán a dis­cu­tir acuer­dos por sec­to­res. Ob­je­ti­vos de má­xi­ma y de mí­ni­ma. Cuál se­rá el pa­pel de los le­gis­la­do­res. El es­pe­jo de la re­for­ma la­bo­ral en Bra­sil. Qué es­pe­ran las Py­MEs.

Fortuna - - Sumario - GUSTAVO GAR­CÍA

Las mo­di­fi­ca­cio­nes en la ley la­bo­ral de Bra­sil vol­vie­ron a po­ner el te­ma en la agen­da lo­cal. Por qué el Go­bierno y los empresarios es­pe­ran que los sin­di­ca­tos quie­ran ne­go­ciar.

No ha­brá ley de re­for­ma la­bo­ral. Lo cual no im­pli­ca, sin em­bar­go, que la re­for­ma la­bo­ral no se plas­me des­de lo fác­ti­co. El Go­bierno tie­ne cla­ro que no cuen­ta en el Con­gre­so de la Na­ción con el po­der de fue­go su­fi­cien­te co­mo pa­ra im­pul­sar una nor­ma­ti­va y avan­za­rá en acuer­dos sec­to­ria­les que lo lle­ven, fi­nal­men­te, a cum­plir su ob­je­ti­vo.

Que­dó muy le­jos en el tiem­po la sen­sa­ción que mu­chos te­nían de que la ad­mi­nis­tra­ción Cam­bie­mos es­ta­ba con­for­ma­da por un pu­ña­do de tec­nó­cra­tas sin mu­ñe­ca po­lí­ti­ca. Todo lo con­tra­rio. En 2016 el ofi­cia­lis­mo su­po có­mo ne­go­ciar pa­ra apro­bar le­yes de grue­so ca­li­bre –el pac­to con los hol­douts, en­tre otras, se pu­so a los go­ber­na­do­res en el bol­si­llo y mar­chó a pa­so re­do­bla­do co­mo si fue­ra ma­yo­ría.

Vol­ve­rá a ha­cer­lo aho­ra con las re­for­mas que se vie­nen una vez su­pe­ra­dos los es­car­ceos de las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas. Y co­mo el Go­bierno tie­ne de­ci­di­do que no in­gre­sa­rá en el pan­tano del ám­bi­to par­la­men­ta­rio, irá a por los acuer­dos sec­to­ria­les con los gre­mios, tal co­mo ya hi­zo con los pe­tro­le­ros en Va­ca Muer­ta y San­ta Cruz. Se­rá un com­ba­te ca­sa por ca­sa.

En es­te te­ma la di­vi­so­ria de aguas es cla­ra. Los empresarios pug­nan por una re­for­ma la­bo­ral que ba­je los cos­tos im­po­si­ti­vos y, so­bre todo, que eche por tie­rra con la in­dus­tria del jui­cio.

Di­cen que re­to­car la nor­ma­ti­va es cla­ve pa­ra ga­nar en com­pe­ti­ti­vi­dad. Los sin­di­ca­tos, en cam­bio, re­sis­ten lo que con­si­de­ran se­rá un pa­so más ha­cia la fle­xi­bi­li­za­ción y la pre­ca­rie­dad.

Por lo pron­to, el mi­nis­tro de Tra- ba­jo, Jor­ge Tria­ca, ya ha vi­si­ta­do a los lí­de­res em­pre­sa­ria­les de ma­yor pe­so es­pe­cí­fi­co. “La idea es lle­var ade­lan­te es­to me­dian­te dos me­ca­nis­mos: el diá­lo­go pa­ra lo­grar un blan­queo la­bo­ral, y por otra par­te avan­zar con los acuer­dos sec­to­ria­les pa­ra ga­nar com­pe­ti­ti­vi­dad y ge­ne­rar nue­vos pues­tos de tra­ba­jo”, le ex­pli­ca a For­tu­na el vi­ce­pre­si­den­te de la Unión In­dus­trial Ar­gen­ti­na (UIA), Daniel Fu­nes de Rio­ja.

El em­pre­sa­rio es­ti­ma que “al­gu­nos sin­di­ca­tos se sen­ta­rán a con­ver­sar. Los pe­tro­le­ros, la cons­truc­ción, las au­to­mo­tri­ces, las lác­teas.

La idea es que en­tien­dan que es­ta­mos fren­te a un mun­do tre­men­da­men­te com­pe­ti­ti­vo, con cam­bios tec­no­ló­gi­cos fe­no­me­na­les. Hay que adap­tar­se a las nue­vas reali­da­des. Acá se res­pon­de con ins­tru­men­tos de la pri­me­ra y se­gun­da re­vo­lu-

El Go­bierno no in­gre­sa­rá en el pan­tano del ám­bi­to par­la­men­ta­rio, e irá por los acuer­dos sec­to­ria­les con los gre­mios.

ción in­dus­trial, y ya es­ta­mos en la cuar­ta. Ha­ce seis años que no se crean pues­tos de tra­ba­jo en tér­mi­nos ne­tos, lo que hay es só­lo re­po­si­ción”.

Uno de los pun­tos que preo­cu­pa y mu­cho a los hom­bres de em­pre­sa es la po­si­bi­li­dad de ta­lar las de­man­das ju­di­cia­les. Pe­ro pa­ra eso se­rá im­pe­ra­ti­vo crear un mar­co le­gal que, ne­ce­sa­ria­men­te, de­be­rá ser apro­ba­do en el ám­bi­to le­gis­la­ti­vo. “En al­gu­nos ca­sos ha­rán fal­ta nor­mas que sur­jan del Con­gre­so pa­ra que no ha­ya es­ta im­pu­ni­dad ju­di­cial –afir­ma Fu­nes de Rio­ja.

A las em­pre­sas les ha­cen jui­cio por cual­quier su­ma y lue­go lla­man a con­ci­lia­ción por el 10%, que es una bar­ba­ri­dad”.

Las prin­ci­pa­les es­pa­das del li­be­ra­lis­mo en la Ar­gen­ti­na es­tán ló­gi­ca­men­te en­co­lum­na­das de­trás del pro­gra­ma gu­ber­na­men­tal y no pier­den oca­sión de ma­ni­fes­tar la ne­ce­si­dad de apli­car re­for­mas de mer­ca­do pa­ra ga­nar com­pe­ti­ti­vi­dad en las are­nas del co­mer­cio in­ter­na­cio­nal.

“La agen­da es­truc­tu­ral es cla­ve pa­ra la Ar­gen­ti­na de ca­ra al fu­tu­ro. Es ne­ce­sa­rio ac­tuar ya. No hay so­lu­cio­nes má­gi­cas”, di­jo Daniel Ar­ta­na du­ran­te la Con­fe­ren­cia Anual de FIEL. Y agre­gó: “La agen­da tri­bu­ta­ria del Go­bierno, que con­tem­pla el im­pues­to al che­que, la re­for­ma la­bo­ral y otras car­gas im­po­si­ti­vas, es ra­zo­na­ble”.

En aquel even­to, al que asis­tió FOR­TU­NA, Ri­car­do Arria­zu no le fue en za­ga: “Ser com­pe­ti­ti­vos no es un pro­ble­ma de ti­po de cam­bio so­la­men­te. Sino que las em­pre­sas que com­pi­ten en el ex­te­rior pue­dan ga­nar di­ne­ro. El dó­lar da só­lo un ali­vio tem­po­ral. Hay que rea­li­zar la re­for­ma tri­bu­ta­ria y mo­di­fi­car las car­gas im­po­si­ti­vas al tra­ba­jo. La úni­ca ma­ne­ra de sa­lir ade­lan­te es me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad”.

Y Miguel Ki­guel apor­tó tam­bién lo su­yo: “¿Por qué no cre­ce­mos al 6% anual? Por los cos­tos que te­ne­mos. No se pue­de cre­cer así con es­tas car­gas la­bo­ra­les, con la in­fra­es­truc­tu­ra de­fi­cien­te y la pre­sión im­po­si­ti­va so­bre las em­pre­sas”.

Des­de la ve­re­da de en­fren­te se re­fu­tan es­tos prin­ci­pios. El eco­no­mis­ta Andrés Asiain, ti­tu­lar del CE­SO (Cen­tro de Es­tu­dios Eco­nó­mi­cos y So­cia­les Sca­la­bri­ni Or­tiz) pu­bli­có da­tos de la or­ga­ni­za­ción The Con­fe­ren­ce Board se­gún los cua­les el cos­to la­bo­ral en el sec­tor for­mal de la in­dus­tria ar­gen­ti­na por una ho­ra de tra­ba­jo fue 9,97 dó­la­res más ele­va­do que en Bra­sil en­tre 2014 y 2015.

De esa di­fe­ren­cia, re­mar­ca, 9,45 dó­la­res se ex­pli­can por los sa­la­rios; 1,34 por be­ne­fi­cios (agui­nal­do, va­ca­cio­nes) y só­lo 0,51 por apor­tes a la se­gu­ri­dad so­cial.

NO PA­SA­RÁN. As­tu­to, cur­ti­do ya el Go­bierno en sus ca­si dos años de ges­tión, evi­ta­rá el Con­gre­so a la ho­ra de plas­mar la re­for­ma la­bo­ral e irá de­trás de los acuer­dos sec­to­ria­les. Sa­be que el pe­ro­nis­mo en la opo­si­ción, en to­das sus va-

rian­tes, di­fí­cil­men­te va­ya a arriar las ban­de­ras en te­ma tan ca­ro a sus sen­ti­mien­tos. Y tam­po­co di­na­mi­ta­rá su prin­ci­pal ca­pi­tal en tér­mi­nos de apo­yo po­pu­lar.

“Los sin­di­ca­tos sa­ben ade­cuar­se a los mo­men­tos”, fue la fra­se pre­mo­ni­to­ria del em­pre­sa­rio Luis Pa­ga­ni, due­ño de Ar­cor. Al me­nos los pe­tro­le­ros se han con­ver­ti­do en un re­fe­ren­te de es­te me­ca­nis­mo de ne­go­cia­ción. Ya acor­da­ron los que tra­ba­jan en la zona de Va­ca Muer­ta, y en sep­tiem­bre pu­sie­ron la fir­ma los obre­ros del sec­tor en las áreas no con­ven­cio­na­les de San­ta Cruz, quie­nes acep­ta­ron una ade­cua­ción de los Con­ve­nios Co­lec­ti­vos que re­gu­lan la ac­ti­vi­dad.

Sin em­bar­go, se es­ti­ma que no se­rá un ca­mino sen­ci­llo de tran­si­tar. “El Go­bierno es prag­má­ti­co y sa­be que hoy no ten­dría po­si­bi­li­dad nin­gu­na de apro­bar un pro­yec­to que de má­xi­ma tie­ne co­mo re­fe­ren­cia la re­for­ma en Bra­sil. La de­ci­sión de ir gre­mio por gre­mio plan­tea a las cen­tra­les sin­di­ca­les una res­pon­sa­bi­li­dad que es es­ta­ble­cer cla­ra­men­te un pi­so de de­re­chos que no se pue­da ho­ra­dar”, ex­pli­ca a FOR­TU­NA el se­cre­ta­rio Ge­ne­ral de la CTA, Hu­go Yasky.

Se­gún el sin­di­ca­lis­ta, la re­for­ma trae ba­jo el pon­cho el re­cor­te sa­la­rial. “La di­fe­ren­cia sus­tan­cial con otros paí­ses es el sa­la­rio. Los apor­tes son ín­fi­mos en la in­ci­den­cia que tie­nen so­bre los cos­tos. Es­to sin­ce­ra lo que el go­bierno no quie­re plan­tear, que van a un mo­de­lo pa­re­ci­do a paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na, con suel­dos ba­jos y am­plia re­gis­tra­ción. Con lo cual se con­so­li­da­ría un es­que­ma re­gre­si­vo”.

El flan­co gre­mial no pa­re­ce te­ner to­das las de ga­nar. El Go­bierno ya di­se­ñó su es­tra­te­gia y la pu­so en mar­cha con el aval del sec­tor em­pre­sa­rial. En cam­bio, los sin­di­ca­tos es­tán en ve­re­mos, a la es­pe­ra de con­sen­suar una agen­da en no­viem­bre, pa­sa­das las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas.

PREO­CU­PA­CIO­NES. Pa­ra Fu­nes de Rio­ja, hay que re­cu­pe­rar com­pe­ti­ti­vi­dad y ta­lar las de­man­das ju­di­cia­les.

DUPLA. El mi­nis­tro Tria­ca cuen­ta con el aval del Pre­si­den­te pa­ra lle­var ade­lan­te la re­for­ma la­bo­ral.

ELEC­CIO­NES. Cam­bie­mos tie­ne aho­ra más le­gis­la­do­res pe­ro aún no al­can­zó el nú­me­ro pa­ra ase­gu­rar los cam­bios.

GRE­MIOS. La CGT tie­ne una pos­tu­ra de­fen­si­va, acor­de con los nue­vos tiem­pos po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos. Sch­mid, Daer y Acu­ña, el triun­vi­ra­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.