An­drés Ve­las­co

Fortuna - - Sumario -

Un cas­ti­go ex­ce­si­vo pa­ra la ili­qui­dez de la Ar­gen­ti­na.

Su­pon­ga­mos dos paí­ses, A y B. A tie­ne un dé­fi­cit fis­cal de po­co más del 5% del PBI mien­tras que el de B al­can­za al 9%. To­da­vía más, has­ta ha­ce po­co la deu­da pú­bli­ca de A ape­nas ex­ce­día el 50% del

PBI, mien­tras que la de B ha ido au­men­tan­do y pron­to lle­ga­rá al 90% . En­tre es­tos dos paí­ses, es más pro­ba­ble que B su­fra una cri­sis mo­ne­ta­ria, ¿o no?

No es así. A es Ar­gen­ti­na y B es Bra­sil. Des­de co­mien­zos de 2018, el pe­so ar­gen­tino ha per­di­do la mi­tad de su va­lor. Ca­si sin di­vi­sas, Ar­gen­ti­na ha te­ni­do que adop­tar me­di­das de aus­te­ri­dad pa­ra ob­te­ner un res­ca­te de 50 mil mi­llo­nes de dó­la­res del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, pe­ro ni si­quie­ra es­to ha cal­ma­do a los in­ver­sio­nis­tas. En­tre tan­to, el real bra­si­le­ño se ha de­bi­li­ta­do, más que na­da en res­pues­ta a lo in­cier­to del re­sul­ta­do de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de oc­tu­bre, pe­ro no se vis­lum­bra una cri­sis fi­nan­cie­ra.

Se­gún la ló­gi­ca con­ven­cio­nal, Ar­gen­ti­na es­tá en pro­ble­mas pe­ro Bra­sil no lo es­tá por la di­fe­ren­cia en­tre sus cuen­tas co­rrien­tes: a fi­nes de 2017, la de Ar­gen­ti­na te­nía un dé­fi­cit de cer­ca del 5% del PBI, en con­tras­te con el ca­si equi­li­brio de la de Bra­sil. Da­do que Bra­sil no ne­ce­si­ta de­pen­der de acree­do­res ex­tran­je­ros, los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros ape­nas se in­mu­tan.

Lo an­te­rior al­go tie­ne de co­rrec­to. La re­pen­ti­na pa­ra­li­za­ción de los flu­jos de ca­pi­ta­les in­ter­na­cio­na­les re­quie­re que Ar­gen­ti­na re­duz­ca sus im­por­ta­cio­nes y au­men­te sus ex­por­ta­cio­nes de la no­che a la ma­ña­na, lo que exi­ge que su mo­ne­da su­fra una im­por­tan­te de­va­lua­ción.

Pe­ro la his­to­ria no ter­mi­na aquí. Re­cor­de­mos que la cuen­ta co­rrien­te es la di­fe­ren­cia en­tre lo que un país in­vier­te y lo que aho­rra. El dé­fi­cit de Ar­gen­ti­na re­ve­la que ella in­vier­te en su ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va más de lo que aho­rran su go­bierno y su sec­tor pri­va­do jun­tos: el 19% ver­sus el 14% del PBI. En con­tras­te, la equi­li­bra­da cuen­ta co­rrien­te de Bra­sil, jun­to con su dé­fi­cit fis­cal de ca­si el 9% del PBI, sig­ni­fi­ca que las em­pre­sas y los ho­ga­res del país de­ben te­ner un su­pe­rá­vit de exac­ta­men­te el mis­mo 9% del PBI. Di­cho de otro mo­do, el sec­tor pri­va­do de Bra­sil pre­fie­re in­ver­tir en bo­nos del go­bierno que en ca­pi­tal fi­jo. Pues­to que el go­bierno bra­si­le­ño in­vier­te po­co, la in­ver­sión to­tal del país, en torno al 15% del PBI, es mi­nús­cu­la. (El ve­cino Chi­le in­vier­te el 23%, mien­tras que In­dia y Chi­na in­vier­ten el 33% y el 44% res­pec­ti­va­men­te).

En­ton­ces, ¿cuál de los dos paí­ses de­be­ría ser vis­to co­mo más se­gu­ro por los pres­ta­mis­tas, el que de­di­ca ca­si un quin­to de sus re­cur­sos anua­les a au­men­tar su ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va (y por lo tan­to su ca­pa­ci­dad de re­pa­go en el fu­tu­ro), o el que in­vier­te con­si­de­ra­ble­men­te me­nos? Los bra­si­le­ños pue­den de­ba­tir in­can­sa­ble­men­te acer­ca de si las ge­ne­ro­sas pen­sio­nes gu­ber­na­men­ta­les que ex­pli­can gran par­te de su dé­fi­cit son jus­tas o in­jus­tas, pe­ro lo que es­tá cla­ro es que te­ner ju­bi­la­dos con bue­na si­tua­ción eco­nó­mi­ca

La vía del ajus­te gra­dual adop­ta­da por la Ar­gen­ti­na pa­re­cía plau­si­ble, ex­cep­to que even­tual­men­te de­ja­ba al país vul­ne­ra­ble a la ló­gi­ca (o iló­gi­ca) de la li­qui­dez.

hoy día no ga­ran­ti­za que Bra­sil ten­drá re­cur­sos pa­ra pa­gar sus deu­das ma­ña­na.

En­ton­ces, ¿por qué no to­man es­to en cuen­ta los mer­ca­dos? ¿No de­be­rían preo­cu­par­se de Bra­sil y de­jar en paz a Ar­gen­ti­na?

Aquí sur­ge la si­guien­te lí­nea de de­fen­sa de la ló­gi­ca con­ven­cio­nal: Bra­sil dis­po­ne de 360 mil mi­llo­nes de dó­la­res de re­ser­vas, mien­tras que Ar­gen­ti­na ape­nas tie­ne al­re­de­dor 50 mil mi­llo­nes, más el mon­to no des­em­bol­sa­do del prés­ta­mo del FMI. Pe­ro, ¿por qué ha­bría de im­por­tar es­ta di­fe­ren­cia? Los dos paí­ses tie­nen mo­ne­da flo­tan­te, lo que su­po­ne que sus ban­cos cen­tra­les no in­ter­vie­nen en la ven­ta ni en la ad­qui­si­ción de di­vi­sas, y por lo tan­to en teo­ría no ne­ce­si­tan re­ser­vas.

Ade­más –y es­te pun­to es fun­da­men­tal– ¿por qué tra­tar las re­ser­vas de ma­ne­ra di­fe­ren­te a los otros ac­ti­vos del ba­lan­ce na­cio­nal? Su­pon­ga­mos que Ilan Gold­fajn, el res­pe­ta­do pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral de Bra­sil, emi­te un bono en Nue­va York y em­plea esos dó­la­res en in­cre­men­tar las re­ser­vas in­ter­na­cio­na­les de su país. Lo me­jor que po­dría pa­sar es que los agen­tes del mer­ca­do aplau­dan su de­ci­sión, y lo peor, que per­ma­nez­can in­di­fe­ren­tes por­que que la deu­da ne­ta de Bra­sil no ha va­ria­do.

Aho­ra su­pon­ga­mos que uno de los ex­por­ta­do­res agrí­co­las pri­va­dos de Ar­gen­ti­na tam­bién emi­te un bono in­ter­na­cio­nal y em­plea esos dó­la­res en am­pliar una de sus mo­der­nas y com­pe­ti­ti­vas plan- tas de lác­teos con el fin de ven­der más le­che en pol­vo al Asia. Es po­si­ble que es­to sea aplau­di­do por los ana­lis­tas de ac­cio­nes, pe­ro si una ope­ra­ción se­me­jan­te se re­pi­te mu­chas ve­ces preo­cu­pa­rá a los ex­per­tos en ma­cro­eco­no­mía pues­to que ello in­cre­men­ta­ría la deu­da ne­ta del país.

La di­fe­ren­cia evi­den­te­men­te re­si­de en que, al cal­cu­lar la deu­da ne­ta de un país, la con­ven­ción per­mi­te res­tar un ti­po de ac­ti­vo (las re­ser­vas in­ter­na­cio­na­les) pe­ro no otro (la nue­va plan­ta de lác­teos). La ex­pli­ca­ción es­tán­dar es que la plan­ta es me­nos lí­qui­da que las re­ser­vas, las que se pue­den con­ver­tir en efec­ti­vo de mo­do ins­tan­tá­neo.

Ade­más, en el fu­tu­ro la plan­ta ge­ne­ra­rá un con­tun­den­te flu­jo de dó­la­res (lo que im­pli­ca una ren­ta­bi­li­dad ele­va­da), mien­tras que las re­ser­vas in­ter­na­cio­na­les pro­ba­ble­men­te rin­dan muy po­co, e in­clu­so pue­de que su ren­ta­bi­li­dad sea ne­ga­ti­va si se las de­po­si­ta en el ex­tran­je­ro. Por otra par­te, cier­tas de­ci­sio­nes que au­men­tan la li­qui­dez hoy bien pue­den dis­mi­nuir­la ma­ña­na.

El len­gua­je de cor­te bí­bli­co que se sue­le em­plear pa­ra des­cri­bir las cri­sis de los mer­ca­dos emer­gen­tes (paí­ses “vir­tuo­sos” ver­sus “de­rro­cha­do­res”, por ejem­plo) no es apro­pia­do pues­to que, co­mo he­mos vis­to, el mer­ca­do no siem­pre cas­ti­ga por sus su­pues­tos pe­ca­dos a los im­pru­den­tes pe­ro lí­qui­dos, mien­tras que los aho­rra­ti­vos pe­ro ilí­qui­dos bien pue­den re­ci­bir una san­ción por par­te del mer­ca­do.

Una lec­ción útil es que los paí­ses no de­be­rían po­ner­se en una si­tua­ción que per­mi­ta que las preo­cu­pa­cio­nes acer­ca de la li­qui­dez sean las úni­cas que cuen­tan. La vía del ajus­te gra­dual adop­ta­da por Ar­gen­ti­na pa­re­cía plau­si­ble, ex­cep­to que even­tual­men­te de­jó al país vul­ne­ra­ble a la ló­gi­ca (o iló­gi­ca) de la li­qui­dez.

Da­do que Bra­sil no de­pen­de de acree­do­res ex­tran­je­ros, los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros del ve­cino país ape­nas se in­mu­tan an­te la de­va­lua­ción de su mo­ne­da.

*ex m inis­tro de ha­cien­da y ex can­di­da­to pre­si­den­cial de chi­le. copy­right: pro­ject syn­di­ca­te, 2018

An­drés Ve­las­co*

MO­NE­DAS. De­va­lúan el pe­so y el real, pe­ro las tur­bu­len­cias se dan en la Ar­gen­ti­na y no en Bra­sil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.