El Da­nu­bio, en bi­ci­cle­ta

Fortuna - - Sumario - So­le­dad Ghe­rar­di

Có­mo es la ru­ta tra­za­da por el se­gun­do río más lar­go de Eu­ro­pa.

Al su­r­oes­te de Ale­ma­nia, en la re­gión de Sel­va Ne­gra, Do­naues­chin­gen es el pue­blo en el que con­ver­gen los ríos Breg y Bri­gach pa­ra dar na­ci­mien­to al Da­nu­bio, el se­gun­do afluen­te de agua más ex­ten­so de Eu­ro­pa, des­pués del Vol­ga. Do­nau en ale­mán, el río se ex­tien­de a lo lar­go de 2.850 ki­ló­me­tros, des­de el cen­tro del con­ti­nen­te y atra­vie­sa Aus­tria, Es­lo­va­quia, Hun­gría, Croa­cia, Ser­bia, Ru­ma­nia, Bul­ga­ria, Mol­da­via y Ucra­nia, has­ta desem­bo­car en el Mar Ne­gro.

Fron­te­ra na­tu­ral del Im­pe­rio Ro­mano, el re­co­rri­do que de­li­nea su cau­ce es uno de lo pre­fe­ri­dos por mu­chos ci­clis­tas en Eu­ro­pa. De su lon­gi­tud, el tra­mo más po­pu-

La ru­ta tra­za­da por el se­gun­do río más lar­go de Eu­ro­pa es una de las pre­fe­ri­das por ci­clis­tas de to­do el mun­do. De Ale­ma­nia a Hun­gría, el ca­mino per­mi­te ex­plo­rar la re­gión en una ex­pe­rien­cia di­fe­ren­te.

lar es el que va des­de Pas­sau, una ciu­dad ale­ma­na en la fron­te­ra con Aus­tria, a Vie­na, la ca­pi­tal de ese país, en una ru­ta que re­co­rre 370 ki­ló­me­tros.

Ca­rac­te­rís­ti­co por su su­per­fi­cie pla­na, con es­ca­sas pen­dien­tes de sua­ve in­cli­na­ción, el cir­cui­to es ap­to pa­ra fa­mi­lias o ci­clis­tas po­co ex­pe­ri­men­ta­dos de­bi­do a su ba­jo ni­vel de exi­gen­cia. En la ma­yo­ría de las sec­cio­nes es po­si­ble an­dar por am­bos cos­ta­dos del río, con puen­tes y bar­cos que fa­ci­li­tan el cru­ce de acuer­do a las atrac­cio­nes que ofrez­ca ca­da cos­ta.

El ve­rano es la épo­ca del año más re­co­men­da­ble pa­ra rea­li­zar el re- co­rri­do, aun­que tam­bién la más con­cu­rri­da. Des­de abril a oc­tu­bre, la ru­ta sue­le re­ci­bir al­re­de­dor de 40 mil tu­ris­tas, por lo que es con­ve­nien­te rea­li­zar las re­ser­vas de alo­ja­mien­to y equi­pa­mien­to con an­te­la­ción.

An­tes de co­men­zar a pe­da­lear, va­le la pe­na to­mar al­gu­nas ho­ras pa­ra vi­si­tar el pun­to de par­ti­da. Co­no­ci­da tam­bién co­mo la ciu­dad de los tres ríos, por ser el lu­gar en el que el Eno y el Ilz se reúnen con el Da­nu­bio, Pas­sau es el es­ce­na­rio de his­tó­ri­cos edi­fi­cios co­mo la ca­te­dral de St. Step­hen y la igle­sia de San Pa­blo, la más an­ti­gua de la zo­na, así co­mo del Ves­te Ober­haus,

un fuer­te me­die­val ubi­ca­do en la ci­ma de la mon­ta­ña, en el que se pue­den apre­ciar las in­fluen­cias gó­ti­cas, re­na­cen­tis­tas y ba­rro­cas de una ar­qui­tec­tu­ra desa­rro­lla­da a lo lar­go del tiem­po.

Lue­go de 40 ki­ló­me­tros, la pri­me­ra pa­ra­da obli­ga­to­ria es el mean­dro de Schlö­gen, pro­ba­ble­men­te uno de los pun­tos más fo­to­gra­fia­dos de la ex­ten­sión del Da­nu­bio. Allí, sus aguas de­li­nean una per­fec­ta cur­va de 180° que pue­de ser apre­cia­da des­de lo al­to de un mi- ra­dor na­tu­ral. Pa­ra as­cen­der, es ne­ce­sa­rio de­jar la bi­ci­cle­ta en el es­ta­cio­na­mien­to que se en­cuen­tra al pie del mon­te, y su­bir a pie, por un ca­mino al­go em­pi­na­do, pe­ro su­mer­gi­do en un ar­bo­la­do bos­que.

El tra­yec­to con­ti­núa a ori­llas del río, du­ran­te otros 40 ki­ló­me­tros que desem­bo­can en Linz, la ca­pi­tal de la Al­ta Aus­tria. Re­co­no­ci­da co­mo la Ca­pi­tal Cul­tu­ral Eu­ro­pea en 2009, la ciu­dad cuen­ta con una va­rie­dad de mu­seos co­mo el Ars Elec­tro­ni­ca Cen­ter, don­de tec­no­lo­gía e in­no­va­ción se com­bi­nan con las ar­tes vi­sua­les, o el mu­seo de ar­te Len­tos, don­de se ex­hi­ben obras del si­glo XIX y de los pe­río­dos ex­pre­sio­nis­ta y mo­der­nis­ta. Ade­más de ser un cen­tro ur­bano abier­to a nue­vas ten­den­cias, Linz tam­bién res­guar­da su pro­ta­go­nis­mo his­tó­ri­co, mar­ca­do por ser el lu­gar que vio cre­cer a Adolf Hitler.

A con­ti­nua­ción, ba­jo la mi­ra­da de Grein­burg, uno de los cas­ti­llos re­si­den­cia­les más an­ti­guos de Aus­tria cons­trui­do en 1488, el po­bla­do de Grein se­ña­la la si­guien­te pa-

ra­da. Sus po­sa­das y res­tau­ran­tes lo con­vier­ten en un des­tino ideal pa­ra pa­sar la no­che o de­te­ner­se a al­mor­zar. En­tre sus ca­lles, se pue­de vi­si­tar la igle­sia y el an­ti­guo tea­tro, ade­más de apre­ciar los edi­fi­cios ba­rro­cos que ro­dean la pla­za.

La tra­ve­sía con­ti­núa en di­rec­ción a Melk, una pe­que­ña ciu­dad ba­ña­da por las aguas del Da­nu­bio, a la que se lle­ga lue­go de po­co más de dos ho­ras de pe­da­lear.

La aba­día be­ne­dic­ti­na de Melk, dis­tin­gui­da co­mo Pa­tri­mo­nio Mun­dial por la UNES­CO, es una de las prin­ci­pa­les atrac­cio­nes del lu­gar. Si­tua­do en la ci­ma de un mon­te acan­ti­la­do, el con­ven­to de es­ti­lo ba­rro­co fue fundado en 1089. En su in­te­rior, al­ber­ga fres­cos de Johann Mi­chael Rott­mayr y Paul Tro­ger, ade­más de una bi­blio­te­ca re­co­no­ci­da por su co­lec­ción de ma­nus­cri­tos me­die­va­les y mu­si­ca­les.

En­tre Melk y Krems, el va­lle de Wa­chau se ex­tien­de a lo lar­go de 30 ki­ló­me­tros a ori­llas del Da­nu­bio. Los huer­tos y vi­ñe­dos de la zo­na com­po­nen un pai­sa­je di­fe­ren­te, en el que el ci­clis­mo se com­bi­na con ca­tas de vi­nos y el pa­seo por al­gu­nas de las vi­llas de la re­gión, co­mo el pue­blo de Dürns­tein. Co­no­ci­da co­mo “La Per­la de Wa­chau”, la ciu­dad es una de las re­pre­sen­tan­tes de la ar­qui­tec­tu­ra ba­rro­ca, ade­más de alo­jar el cas­ti­llo me­die­val en el que es­tu­vo pri­sio­ne­ro el rey de In­gla­te­rra Ri­car­do Co­ra­zón de León, en 1192.

So­lo 90 ki­ló­me­tros se­pa­ran a Dürns­tein de la ca­pi­tal de Aus­tria.

An­tes de in­gre­sar a Vie­na, la na­tu­ra­le­za re­afir­ma su im­po­nen­te pre­sen­cia al atra­ve­sar los Bos­ques ho­mó­ni­mos, un gru­po de co­li­nas que mar­can la tran­si­ción en­tre los Al­pes y los mon­tes Cár­pa­tos. Su es­ce­na­rio sil­ves­tre es la an­te­sa­la de una de las ciu­da­des más ma­jes­tuo­sas de Eu­ro­pa.

Tras una lar­ga tra­ve­sía, la ciu­dad re­ci­be a los ci­clis­tas en una at­mós­fe­ra en la que se res­pi­ra el pa­sa­do de lo que fue el po­de­ro­so im­pe­rio aus­tro-hún­ga­ro. Cas­ti­llos, mu­seos e igle­sias, per­mi­ten ad­mi­rar la in­fluen­cia ar­qui­tec­tó­ni­ca y re­co­rrer un des­tino de gran im­por­tan­cia his­tó­ri­ca.

A pe­sar de que mu­chos vi­si­tan­tes de­ci­den ter­mi­nar su cir­cui­to aquí, las aguas del Da­nu­bio guían el re­co­rri­do has­ta Bu­da­pest, con una pe­que­ña es­ca­la en Bra­tis­la­va, la ca­pi­tal de Es­lo­va­quia, pa­ra su­mer­gir­se aún más en los pai­sa­jes na­tu­ra­les y ur­ba­nos que emer­gen so­bre sus cos­tas.

Sin im­por­tar los ki­ló­me­tros o las pa­ra­das ele­gi­das, la ru­ta a ori­llas de es­te em­ble­má­ti­co río ofre­cen una a los via­je­ros la po­si­bi­li­dad de re­co­rrer la re­gión en una ex­pe­rien­cia di­fe­ren­te.

MEAN­DRO DE SCHLö­GEN. A 40 ki­ló­me­tros de Pas­sau, se pue­de as­cen­der a un mi­ra­dor pa­ra ob­ser­var el pun­to don­de el río mar­ca una cur­va de 180°.

PA­SEO HIS­Tó­RI­CO. Al bor­de del río, ciu­da­des con cas­ti­llos, igle­sias y edi­fi­cios ex­hi­ben la in­fluen­cia ar­qui­tec­tó­ni­ca de las dis­tin­tas épo­cas, ca­rac­te­ri­za­das por es­ti­los que van de lo me­die­val al ba­rro­co.

CI­CLIS­MO A ORI­LLAS DEL DA­NU­BIO. La ru­ta ele­gi­da por la ma­yo­ría de los vi­si­tan­tes ini­cia en la ciu­dad ale­ma­na de Pas­sau has­ta Vie­na, en un tra­yec­to de 370 ki­ló­me­tros que se com­ple­ta en cua­tro días pro­me­dio.

PUN­TO DE LLE­GA­DA. Lue­go de Vie­na, mu­chos eli­gen con­ti­nuar el ca­mino que mar­ca el río has­ta Bu­da­pest pa­san­do por Bra­tis­la­va, en Es­lo­va­quia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.