Jo­seph E. Sti­glitz

Fortuna - - Sumario -

Las re­for­mas que EE.UU. no se ani­mó a ha­cer.

Tras la cri­sis fi­nan­cie­ra de 2008, al­gu­nos eco­no­mis­tas sos­tu­vie­ron que Es­ta­dos Uni­dos (y aca­so la eco­no­mía mun­dial) pa­de­cía un “es­tan­ca­mien­to se­cu­lar”, una idea que se ori­gi­nó des­pués de la Gran De­pre­sión. Las eco­no­mías siem­pre se ha­bían re­cu­pe­ra­do de sus caí­das, pe­ro la Gran De­pre­sión tu­vo una du­ra­ción iné­di­ta. Mu­chos cre­ye­ron que la re­cu­pe­ra­ción no hu­bie­ra si­do po­si­ble sin el gas­to pú­bli­co de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, y te­mían que al ter­mi­nar la gue­rra la eco­no­mía vol­ve­ría a es­tan­car­se.

Se pen­sa­ba que ha­bía su­ce­di­do al­go por lo cual, in­clu­so con ti­pos de in­te­rés ba­jos o nu­los, la eco­no­mía se­gui­ría pa­ra­li­za­da. Fe­liz­men­te, es­tas acia­gas pre­dic­cio­nes re­sul­ta­ron erra­das, por ra­zo­nes que aho­ra com­pren­de­mos bien.

A los res­pon­sa­bles de ma­ne­jar la re­cu­pe­ra­ción de la cri­sis de 2008 (las mis­mas per­so­nas cul­pa­bles de la su­bre­gu­la­ción de la eco­no­mía en los días pre­vios a la cri­sis, a quie­nes inex­pli­ca­ble­men­te el pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma acu­dió pa­ra que arre­gla­ran lo que ha­bían ayu­da­do a des­arre­glar) la idea de es­tan­ca­mien­to se­cu­lar les pa­re­ció atrac­ti­va por­que ex­pli­ca­ba su in­ca­pa­ci­dad de lo­grar una re­cu­pe­ra­ción rá­pi­da y sos­te­ni­da. Por eso, mien­tras la eco­no­mía lan­gui­de­cía, re­vi­vie­ron la idea, in­si­nuan­do que ellos no te­nían la cul­pa por­que ha­cían lo que po­dían.

Los acon­te­ci­mien­tos del año pa­sa­do mos­tra­ron la fal­se­dad de es­ta idea, que nun­ca pa­re­ció muy ve­ro­sí­mil. Una mal di­se­ña­da re­for­ma tri­bu­ta­ria regresiva y un pro­gra­ma de in­cre­men­to del gas­to con res­pal­do bi­par­ti­da­rio pro­vo­ca­ron un sú­bi­to au­men­to del dé­fi­cit es­ta­dou­ni­den­se, de cer­ca del 3% a ca­si el 6% del PBI, que im­pul­só el cre­ci­mien­to a al­re­de­dor del 4% y lle­vó el des­em­pleo a un ni­vel mí­ni­mo en 18 años. A pe­sar de sus de­fec­tos, es­tas me­di­das de­mues­tran que con apo­yo fis­cal su­fi­cien­te, es po­si­ble al­can­zar el pleno em­pleo, in­clu­so mien­tras los ti­pos de in­te­rés suben a ni­ve­les sig­ni­fi­ca­ti­vos

El go­bierno de Oba­ma co­me­tió un error cru­cial en 2009 al no apli­car un es­tí­mu­lo fis­cal ma­yor, más pro­lon­ga­do, me­jor es­truc­tu­ra­do y más fle­xi­ble. Si lo hu­bie­ra he­cho, la re­cu­pe­ra­ción de la eco­no­mía ha­bría si­do más fuer­te y no se ha­bla­ría de es­tan­ca­mien­to se­cu­lar. Pe­ro tal co­mo se lo apli­có, só­lo el 1% su­pe­rior de la pi­rá­mi­de vio au­men­tar sus in­gre­sos du­ran­te los pri­me­ros tres años de la así lla­ma­da re­cu­pe­ra­ción.

Al­gu­nos ad­ver­ti­mos en aquel mo­men­to que era pro­ba­ble que la caí­da fue­ra pro­fun­da y pro­lon­ga­da, y que se ne­ce­si­ta­ban me­di­das más enér­gi­cas y di­fe­ren­tes de las que pro­pu­so Oba­ma. Sos­pe­cho que el prin­ci­pal obs­tácu­lo fue la creen­cia en que la eco­no­mía só­lo ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do una li­ge­ra des­ace­le­ra­ción de la que se re­cu­pe­ra­ría en po­co tiem­po. Bas­ta­ba lle­var los ban­cos al hos­pi­tal, aten­der­los bien y, lo más im­por­tan­te, ba­ñar­los en di­ne­ro, y pron­to to­do es­ta­ría bien.

Pe­ro los pa­de­ci­mien­tos de la eco­no­mía eran más pro­fun­dos de lo que su­ge­ría es­te diag­nós­ti­co. Las con­se­cuen­cias de la cri­sis fi­nan­cie­ra eran

Si no su­pe­ra­mos el egoís­mo y la mio­pía que de­fi­nen nues­tra po­lí­ti­ca -es­pe­cial­men­te en el EE.UU. de Trump- e in­clu­so si el PBI au­men­ta, los in­gre­sos de la ma­yo­ría es­ta­rán es­tan­ca­dos.

más gra­ves y una re­dis­tri­bu­ción a gran es­ca­la de in­gre­sos y ri­que­za ha­cia la ci­ma de la pi­rá­mi­de ha­bía de­bi­li­ta­do la de­man­da agre­ga­da. La eco­no­mía es­ta­ba pa­san­do del én­fa­sis en las ma­nu­fac­tu­ras a los ser­vi­cios, y las eco­no­mías de mer­ca­do por sí so­las no ma­ne­jan muy bien esas tran­si­cio­nes.

No bas­ta­ba un res­ca­te de ban­cos a gran es­ca­la. Es­ta­dos Uni­dos ne­ce­si­ta­ba una re­for­ma fun­da­men­tal del sis­te­ma fi­nan­cie­ro. La Ley Dod­dF­rank de 2010 ayu­dó un po­co, pe­ro no lo su­fi­cien­te, a evi­tar que los ban­cos ha­gan co­sas per­ju­di­cia­les; pe­ro no hi­zo na­da pa­ra ase­gu­rar que cum­plan la fun­ción que su­pues­ta­men­te tie­nen: por ejem­plo, con­cen­trar­se más en dar cré­di­to a las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas.

Se ne­ce­si­ta­ba más gas­to pú­bli­co, pe­ro tam­bién pro­gra­mas más ac­ti­vos de re­dis­tri­bu­ción y pre­dis­tri­bu­ción pa­ra ha­cer fren­te al de­bi­li­ta­mien­to del po­der de ne­go­cia­ción de los tra­ba­ja­do­res, la con­cen­tra­ción de po­der de mer­ca­do en gran­des cor­po­ra­cio­nes y los abu­sos cor­po­ra­ti­vos y fi­nan­cie­ros. Y unas po­lí­ti­cas in­dus­tria­les y la­bo­ra­les ac­ti­vas tal vez hu­bie­ran si­do úti­les pa­ra las áreas per­ju­di­ca­das por las con­se­cuen­cias de la desin­dus­tria­li­za­ción.

Pe­ro las au­to­ri­da­des no hi­cie­ron lo su­fi­cien­te ni si­quie­ra pa­ra im­pe­dir que las fa­mi­lias po­bres per­die­ran sus ho­ga­res. Las con­se­cuen­cias po­lí­ti­cas de es­tos fra­ca­sos eco­nó­mi­cos eran pre­de­ci­bles y fue­ron pre­di­chas: era evi­den­te que ha­bía ries­go de que las víc­ti­mas de se­me­jan­te des­tra­to re­cu­rrie­ran a un de­ma­go­go. Lo im­pre­de­ci­ble era que Es­ta­dos Uni­dos con­se­gui­ría uno tan ma­lo co­mo Do­nald Trump.

Se plan­tea aquí una pre­gun­ta fun­da­men­tal: ¿se­rán las ta­sas de cre­ci­mien­to de los años ve­ni­de­ros tan só­li­das co­mo en el pa­sa­do? Eso de­pen­de­rá evi­den­te­men­te del rit­mo del cam­bio tec­no­ló­gi­co. La in­ver­sión en in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo, so­bre to­do en in­ves­ti­ga­ción bá­si­ca, es un fac­tor de­ter­mi­nan­te im­por­tan­te, pe­ro obra con gran re­tra­so; los re­cor­tes pro­pues­tos por el go­bierno de Trump no pre­sa­gian na­da bueno.

A es­to hay que su­mar­le una gran in­cer­ti­dum­bre. La ta­sa de cre­ci­mien­to per cá­pi­ta ha va­ria­do en gran me­di­da en los úl­ti­mos 50 años, des­de un 2 o 3% anual en la(s) dé­ca­da(s) de des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial has­ta 0,7% en la úl­ti­ma dé­ca­da. Pe­ro es po­si­ble que ha­ya ha­bi­do de­ma­sia­do fe­ti­chis­mo en re­la­ción con el cre­ci­mien­to; so­bre to­do cuan­do se pien­sa en los cos­tos me­dioam­bien­ta­les, y aun más si ese cre­ci­mien­to no apor­ta gran­des be­ne­fi­cios a la in­men­sa ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos.

La re­fle­xión so­bre la cri­sis de 2008 tie­ne mu­chas en­se­ñan­zas que ofre­cer­nos, pe­ro la más im­por­tan­te es que el pro­ble­ma era –y si­gue sien­do– po­lí­ti­co, no eco­nó­mi­co: no hay na­da que ne­ce­sa­ria­men­te im­pi­da una ges­tión eco­nó­mi­ca que ase­gu­re pleno em­pleo y pros­pe­ri­dad com­par­ti­da. El es­tan­ca­mien­to se­cu­lar só­lo fue una ex­cu­sa pa­ra po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas de­fi­cien­tes. Has­ta que no su­pe­re­mos el egoís­mo y la mio­pía que de­fi­nen nues­tra po­lí­ti­ca –es­pe­cial­men­te en Es­ta­dos Uni­dos con Trump y sus cóm­pli­ces re­pu­bli­ca­nos–, una eco­no­mía al ser­vi­cio de to­dos, no de unos po­cos, se­gui­rá sien­do un sue­ño im­po­si­ble. In­clu­so si el PBI au­men­ta, los in­gre­sos de la ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos es­ta­rán es­tan­ca­dos.

El go­bierno de Oba­ma co­me­tió un error cru­cial en 2009 al no apli­car un es­tí­mu­lo fis­cal ma­yor, más pro­lon­ga­do, me­jor es­truc­tu­ra­do y más fle­xi­ble.

*prem Io No­bel De Eco­nom Ía. Copy­right: Pro­ject Syn­di­ca­te, 2018

Jo­seph E. Sti­glitz*

RE­SUL­TA­DO. Era im­pre­de­ci­ble que EE.UU. ten­dría un de­ma­go­go tan ma­lo co­mo Do­nald Trump, di­ce Sti­glitz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.