LA PO­BRE­ZA, UN FE­NÓ­MENO CUL­TU­RAL

Fortuna - - Documento -

En 2002 la po­bre­za al­can­zó va­lo­res muy ele­va­dos (del 55%) tan­to por la in­fla­ción (que fue 42%, fru­to de la gran de­va­lua­ción) co­mo por la pro­pia re­ce­sión. A par­tir de en­ton­ces, du­ran­te los años en los que pre­si­dió el país Nés­tor Kirch­ner, se re­du­jo de mo­do sus­tan­ti­vo a 26%.

¿Por qué ocu­rrió es­to? Bá­si­ca­men­te por la enor­me ex­pan­sión del PIB de esos años ba­sa­da en el efec­to re­bo­te, los pre­cios de la so­ja y la pru­den­cia de Ro­ber­to La­vag­na.

Des­de 2007 la po­bre­za es­tá es­tan­ca­da cer­ca del 25/30%. El in­di­ca­dor se man­tu­vo ele­va­do por la in­fla­ción del 30% anual apro­xi­ma­do que se ins­ta­ló ha­ce 11 años y por la re­ce­sión-es­tan­ca­mien­to del se­gun­do go­bierno de Cris­ti­na y del man­da­to de Cam­bie­mos.

Los pla­nes so­cia­les exis­ten­tes co­mo el de la Asig­na­ción Uni­ver­sal por Hi­jo son al­gu­nas me­di­das que lo­gra­ron mo­de­rar el pro­ble­ma, pe­ro no son su­fi­cien­tes.

Es co­mún ob­ser­var el im­por­tan­te cre­ci­mien­to de la po­bla­ción en vi­llas de emer­gen­cia, es­pe­cial­men­te des­de los ‘90. En par­ti­cu­lar en la Ca­pi­tal Fe­de­ral el au­men­to de es­ta po­bla­ción ha si­do muy im­por­tan­te. Es­te cre­ci­mien­to se aso­cia tam­bién, co­mo es ló­gi­co, a una ma­yor in­se­gu­ri­dad ciu­da­da­na.

Se­gún el INDEC, la po­bre­za en nues­tro país ce­rró el 2017 en 25,7% de las per­so­nas. La in­di­gen­cia, por su par­te, ter­mi­nó en 4,8%. Am­bos in­di­ca­do­res re­gis­tra­ron una im­por­tan­te me­jo­ra res­pec­to de los va­lo­res del pri­mer se­mes­tre del 2017 don­de se ubi­ca­ban en 28,6% y 6,2%, res­pec­ti­va­men­te.

Ade­más del INDEC, exis­ten mu­chas me­di­cio­nes al­ter­na­ti­vas pe­ro la más con­fia­ble es la del Ob­ser­va­to­rio de la Deu­da So­cial Ar­gen­ti­na de la UCA. Se­gún la úl­ti­ma me­di­ción de po­bre­za rea­li­za­da por di­cho cen­tro co­rres­pon­dien­te al ter­cer tri­mes­tre de 2017, la po­bre­za al­can­zó al 28,7% de la po­bla­ción. En 2018, de acuer­do con el di­rec­tor del cen­tro de in­ves­ti­ga­ción, los mo­vi­mien­tos del ti­po de cam­bio ocu­rri­dos du­ran­te el se­gun­do tri­mes­tre del 2018 ten­drían un im­por­tan­te im­pac­to en el ni­vel de

po­bre­za ele­van­do la ci­fra a cer­ca del 32%.

La po­bre­za es­tá ins­ta­la­da en los gran­des cor­do­nes ur­ba­nos co­mo el Gran Bue­nos Ai­res, Gran Cór­do­ba y Gran Ro­sa­rio y es muy re­le­van­te en el NEA y en el NOA. Mu­chas ve­ces los di­ri­gen­tes lu­cran con la po­bre­za, que les es fun­cio­nal pa­ra cre­cer en sus pro­yec­tos de na­tu­ra­le­za feu­dal clien­te­lar.

Exis­te una can­ti­dad im­por­tan­te de in­di­ca­do­res com­ple­men­ta­rios a la po­bre­za co­mo la po­bre­za sub­je­ti­va, la vul­ne­ra­bi­li­dad so­cial, la po­bre­za mul­ti­di­men­sio­nal y la mo­vi­li­dad so­cial.

La po­bre­za, co­mo di­ce Pe­ter Druc­ker, es un fe­nó­meno de na­tu­ra­le­za cul­tu­ral y por eso es re­le­van­te rom­per el círcu­lo per­ver­so de la fal­ta de edu­ca­ción y sa­lud.

El kirch­ne­ris­mo ter­mi­nó su ges­tión sin cum­plir con una ban­de­ra bá­si­ca del jus­ti­cia­lis­mo. El de­rra­me de cre­ci­mien­to no fun­cio­nó, la vul­ne­ra­bi­li­dad so­cial no se pu­do des­truir, y la ex­clu­sión si­guió pre­sen­te. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, hay vo­tos en esas fran­jas de po­bre­za que son fun­cio­na­les al po­pu­lis­mo.

En de­fi­ni­ti­va, el go­bierno kirch­ne­ris­ta sa­lió mal ca­li­fi­ca­do en po­bre­za en sus úl­ti­mos años pe­ro ca­be re­co­no­cer que me­jo­ró la dis­tri­bu­ción del in­gre­so. El coe­fi­cien­te de Gi­ni (prin­ci­pal in­di­ca­dor de dis­tri­bu­ción del in­gre­so) si­gue al­to en la ac­tua­li­dad, mal asun­to, pe­ro se man­tie­ne si­mi­lar que al ini­cio del man­da­to.

La po­bre­za se va a ba­jar se­gu­ra­men­te a fu­tu­ro. El cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co es una con­di­ción ne­ce­sa­ria pe­ro no su­fi­cien­te. No al­can­za con cre­cer, hay tam­bién que edu­car. El ac­ce­so a cloa­cas, gas, agua po­ta­ble es un pun­to bá­si­co pa­ra me­jo­rar el bie­nes­tar. Es una fal­ta mo­ral no aca­bar con la po­bre­za.

En de­fi­ni­ti­va, la po­bre­za se va a re­sol­ver con ma­yor em­pleo pri­va­do for­mal. El año pa­sa­do se crea­ron mu­chos pues­tos de tra­ba­jo so­bre to­do en el sec­tor de la cons­truc­ción. El cen­tro de la cues­tión so­cial es el tra­ba­jo. Lle­gar al 2023 con 10% de ho­ga­res po­bres es un desafío am­bi­cio­so pe­ro po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.