LU­JO E HIS­TO­RIA EN PA­RÍS

Con una fu­sión de ele­men­tos, el ho­tel Pe­nin­su­la es nues­tro pa­sa­por­te pa­ra via­jar en el tiem­po y des­cu­brir lo me­jor del Pa­rís an­ti­guo, aun­que tam­bién per­mi­te co­no­cer la ele­gan­cia y van­guar­dia de la ca­pi­tal fran­ce­sa.

GQ Latinoamerica - - TENTACIÓN - Por Pe­dro Montaño

Pa­rís es dis­fru­tar de un buen vino, sen­tir el des­per­tar de las ideas, re­co­no­cer a la ma­dre de to­das las re­vo­lu­cio- nes y tam­bién arro­jar­se al ro­man- ti­cis­mo que im­pe­ra en ca­da rincón. De igual ma­ne­ra, es ver­se en­vuel­to en un pro­fun­do y su­rrea­lis­ta sue­ño cuan­do re­co­rres sus ca­lles, y fas- ci­nar­se al ver por las no­ches las mi­llo­nes de lu­ces que ilu­mi­nan pe­ren­ne­men­te una de las ca­pi­ta­les más van­guar­dis­tas del mun­do.

Pe­ro eso só­lo pue­de dis­fru­tar­se cuan­do tu es­tan­cia en la “Ciu­dad Luz” es­tá a la al­tu­ra y se vuel­ve en sí mis­ma una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble. Es pre­ci­sa­men­te eso lo que ofre­ce el Pe­nin­su­la Ho­tel a to­dos sus hués- pe­des: ser el mar­co per­fec­to pa­ra esas vi­ven­cias que cre­ce­rán has­ta con­ver­tir­se en re­cuer­dos que la me­mo­ria ate­so­ra­rá. Con lo­ca­cio- nes en Hong Kong, Shang­hái, Bei- jing, Tok­yo, Nue­va York, Chica­go, Be­verly Hills, Bang­kok, Ma­ni­la y, por su­pues­to, Pa­rís; es­ta ca­de­na ho­te- le­ra es­ta­ble­ce nue­vos es­tán­da­res de di­se­ño, lu­jo y con­fort.

Ubi­ca­do en 19 ave­nue Klé­ver, a po­cos pa­sos del Ar­co del Triun­fo y Cam­pos Elí­seos, Pe­nin­su­la se asien­ta en un edi­fi­cio clá­si­co del si­glo XIX. Su ori­gen se re­mon­ta a 1908, cuan­do fue inau­gu­ra­do ba­jo el hom­bre de Ho­tel Ma­jes­tic. Con una gran his­to­ria a cues­tas, el in­mue­ble fue me­ticu­losa­men­te res- tau­ra­do y mo­der­ni­za­do por al­gu­nos de los me­jo­res ‘ar­te­sa­nos’ de Fran- cia, quie­nes tar­da­ron cer­ca de seis años pa­ra vol­ver a dar vi­da tan­to a la fa­cha­da co­mo a los in­te­rio­res, es­pa­cios do­mi­na­dos por el már­mol, pa­ne­les de ma­de­ra fi­na y aca­ba­dos de oro. Cuan­do uno en­tra al lobby del ho­tel, in­me­dia­ta­men­te se per­ca­ta de que es­tá en un lu­gar úni­co, y no se pue­den de­jar de ad­mi­rar sus te­chos cur­vos y al­tos cui­da­do­sa­men­te res- tau­ra­dos, sus can­de­la­bros he­chos a la me­di­da y los ele­gan­tes mue­bles de es­ti­lo con­tem­po­rá­neo que re­con­ci- lian la an­ti­gua Fran­cia con la de hoy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.