SIN LU­GAR PA­RA LOS DÉ­BI­LES

De su tra­yec­to­ria y sus pró­xi­mos pro­yec­tos, el ac­tor es­pa­ñol ga­na­dor de un Ós­car, Ja­vier Bar­dem, pla­ti­có en ex­clu­si­va con GQ Mé­xi­co.

GQ Latinoamerica - - CINE - Por Je­sús Al­ber­to Ger­mán

Tras­la­dé­mo­nos a fe­bre­ro de 2008. ¿La lo­ca­ción? El Tea­tro Ko­dak de Los Án­ge­les, Ca­li­for­nia. ¿El even­to? La 80 en­tre­ga de los Pre- mios de la Aca­de­mia. ¿El pro­ta­go­nis­ta? Ja­vier Bar­dem… Aun­que lo co­rrec­to qui­zá se­ría de­cir “El ac­tor de re­par­to del año”. Y es que esa no­che, el his- trión oriun­do de Gran Ca­na­ria, Es­pa­ña, co­ro­na­ba ca­si dos dé­ca­das de tra­yec- to­ria con un me­re­ci­do Ós­car gra­cias a su es­tu­pen­do tra­ba­jo en la cin­ta de los her­ma­nos Coen No Country for Old Men, bau­ti­za­da en al­gu­nos paí­ses co­mo Sin lu­gar pa­ra los dé­bi­les. De­jan­do de la­do su tra­ma, el tí­tu­lo de es­te fil­me bien po­dría apli­car a la ca­rre­ra de Bar- dem, pues des­de 1990 no ha du­da­do en em­bar­car­se en to­do ti­po de pro­yec­tos: des­de aque­llos que lo han ins­ta­la­do co­mo sex sym­bol, co­mo en Las eda­des de Lu­lú (1990) o Ja­món, Ja­món (1992), has­ta un ma­quia­vé­li­co vi­llano que le ha­ce la vi­da im­po­si­ble al Bond de Da­niel Craig en Sky­fall (2012), pa­san­do por los per­so­na­jes que han de­mos­tra­do sus ta­blas, en­tre los que es­tán los de Mar aden­tro (2004), Vicky Cristina Bar- ce­lo­na (2008) y Biu­ti­ful (2010).

Los pró­xi­mos años apun­tan a ser igual de im­por­tan­tes pa­ra el es­pa- ñol. Por prin­ci­pio de cuen­tas, de­be­rá me­ter­se en la piel del co­lom­biano Pa­blo Es­co­bar en la cin­ta di­ri­gi­da por Fer­nan­do León de Ara­noa, cu­yo es­treno es­tá pro­gra­ma­do pa­ra 2017; ade­más, lo ve­re­mos en la pró­xi­ma en­tre­ga de la sa­ga Pi­ra­tas del Ca­ri­be, así co­mo en lo nue­vo del gran Da­rren Aro­nofsky. A ello, de­be­mos su­mar su re­cien­te fi­cha­je con la mar­ca Chi­vas Re­gal. Sin du­da, Bar­dem ha de­mos- tra­do ser un ac­tor de ca­rác­ter.

SIEM­PRE QUE TE EMBARCAS EN UNA NUE­VA PE­LÍ­CU­LA TE IN­VA­DEN LAS DU­DAS SO­BRE CÓ­MO AC­TUAR”.

¿Có­mo eli­ges hoy en día un pro­yec­to? Me gus­ta que, mien­tras leo el guión, el per­so­na­je ten­ga eco en mi in­te­rior; tam­bién ana- li­zo qué tan­to pue­do apor­tar al pro­yec­to.

¿Ha cam­bia­do es­ta for­ma de ele­gir per­so­na­jes con el pa­so

de los años? Yo di­ría que no, esen­cial­men­te se ha man­te­ni­do, aun­que aho­ra han en­tra­do en jue­go di­fe­ren­tes fac­to­res. An­tes no me im­por­ta­ba qué tan le­jos te­nía que ir­me, ni el tiem­po que de­bía ha­cer­lo; hoy, que ten­go una fa­mi­lia, sí es un te­ma. No es que in­me­dia­ta­men­te re­cha­ce una ofer­ta, sino que pien­so dos ve­ces an­tes de acep­tar­la.

Has­ta aho­ra, ¿cuál ha si­do el pa­pel más com­pli­ca­do de

in­ter­pre­tar? No con­si­de­ro que ha­ya te­ni­do pa­pe­les com­pli­ca- dos, los veo más co­mo mo­men­tos di­fí­ci­les por los que ca­da uno de es­tos per­so­na­jes atra­vie­sa.

Pró­xi­ma­men­te te ve­re­mos en la pe­lí­cu­la Es­co­bar, ¿qué nos

pue­des de­cir so­bre ella? Es un pro­yec­to que he bus­ca­do des­de ha­ce mu­chos años. Me ha­bían ofre­ci­do es­te pa­pel va­rias ve­ces, sin em­bar­go no me ha­bían con­ven­ci­do tan­to las pro­pues­tas. Ade­más, hoy en día el mun­do co­no­ce más so­bre Pa­blo Es­co­bar y eso es im­por­tan­te, por­que al fi­nal lo que bus­ca­mos ex­pre­sar es que és­te no es un ti­po de per­so­na­je a se­guir. En las úl­ti­mas dé­ca­das, gran­des ac­to­res han da­do vi­da a Pa­blo: An­drés Pa­rra, en Co­lom­bia, o Be­ni­cio del To­ro, por men­cio­nar al­gu­nos. Me gus­ta­ría po­der apor­tar un po­co al tra­ba­jo que ellos han he­cho. Es­pe­ro que el re­sul­ta­do sea lo su­fi­cien­te­men­te bueno pa­ra ha­cer que la gen­te va­ya a los cines. ¿Có­mo te re­la­jas lue­go de un día de ar­duo tra­ba­jo en el set? Cuan­do ten­go que in­ter­pre­tar pa­pe­les co­mo Es­co­bar o el de

No Country for Old Men, me gus­ta du­char­me con agua ca­lien­te in­me­dia­ta­men­te des­pués de aca­bar la jor­na­da, pa­ra así ha­cer que el per­so­na­je aban­do­ne mi cuer­po, que sal­ga de mi piel. Un tra­go tam­bién ayu­da (ríe).

Ya que to­cas es­tos dos per­so­na­jes, ¿di­rías que ha si­do igual- men­te di­fí­cil in­ter­pre­tar a Pa­blo Es­co­bar que a An­ton Chi- gurh de No Country For Old Men? Ha si­do com­pli­ca­do, pe­ro son pa­pe­les dis­tin­tos… Di­fe­ren­tes cla­ses de mons­truos.

¿Con­si­de­ras que en los úl­ti­mos años el ci­ne ibe­roa­me­ri- cano ha to­ma­do un ma­yor pro­ta­go­nis­mo en Holly­wood?

Veo al ci­ne co­mo al­go uni­ver­sal, así que el ta­len­to es ta­len­to en cual­quier lu­gar del pla­ne­ta. Lo que Iñá­rri­tu, Cua­rón o Del To­ro han he­cho for­ma par­te de ese len­gua­je glo­bal, y es igual de va­lio­so que el tra­ba­jo de Spiel­berg o Rid­ley Scott. To­dos ellos han de­mos­tra­do su ta­len­to, vi­sión y es­fuer­zo, su tra­ba­jo du­ro. Por su­pues­to que ca­da cul­tu­ra es im­por­tan­te, por­que de al­gu­na ma­ne­ra de­ter­mi­na có­mo una per­so­na per­ci­be las co­sas. Mé­xi­co, Es­pa­ña y el res­to de paí­ses de Ibe­roa­mé­ri­ca cuen­tan con gen­te muy apa­sio­na­da, y es­ta cua­li­dad se tras­la­da has­ta su tra­ba­jo. Es in­creí­ble ver có­mo dan to­do, sin an­dar­se con ro­deos.

A es­tas al­tu­ras de tu ca­rre­ra, ¿qué te fal­ta por ha­cer? Siem- pre que te embarcas en una nue­va pe­lí­cu­la vuel­ves al prin­ci­pio, es una for­ma de ini­ciar un nue­vo camino. Y es en es­te pun­to de par­ti­da cuan­do te in­va­den las du­das so­bre có­mo ac­tuar. He pla­ti­ca­do con va­rios co­le­gas y he­mos lle­ga­do a la con­clu­sión de que com­par­ti­mos es­te sen­ti­mien­to; no im­por­ta cuán­to tiem­po lle­ves en es­ta ca­rre­ra, siem­pre ten­drás ese ins­tan­te de va­cío al ha­cer una pe­lí­cu­la, una se­rie de te­le­vi­sión o una obra de tea­tro, es un mo­men­to en el que te pre­gun­tas “¿Qué es­toy ha­cien­do aquí y có­mo dia­blos voy a abor­dar es­te re­to?”. Aun­que, cla­ro, la ex­pe­rien­cia siem­pre ayu­da.

¿Y qué lu­gar ocu­pan los pro­yec­tos fi­lan­tró­pi­cos? Vi­vi­mos en un mun­do que se ha trans­for­ma­do en un ver­da­de­ro desas­tre, así que ayu­dar a otras per­so­nas es al­go muy va­lio­so, al­go im­por- tan­te. Es im­po­si­ble ser cie­gos an­te las di­fe­ren­tes si­tua­cio­nes que afec­tan a otros se­res hu­ma­nos, no ver lo que pa­sa a nues­tro al­re- de­dor. Lo me­nos que po­de­mos ha­cer es lle­var a ca­bo ac­cio­nes que tra­ten de re­ver­tir el pla­ne­ta que te­ne­mos ac­tual­men­te.

¿Qué te lle­vó a in­vo­lu­crar­te con Chi­vas Re­gal? Me sen­tí atraí­do por­que es una mar­ca que “ac­túa”, apo­yan eco­nó­mi­ca- men­te a aque­llas per­so­nas que lle­gan con gran­des ideas pa­ra ayu­dar a otros. De al­gu­na ma­ne­ra, quie­ren y tra­tan de ha­cer que es­tos gran­des pro­yec­tos se vuel­van reali­dad. Eso es al­go muy ge­ne­ro­so por par­te de una mar­ca.

¿Cuál es tu rin­cón gas­tro­nó­mi­co fa­vo­ri­to de Ma­drid? El res- tau­ran­te de mi her­ma­na. Se lla­ma La ter­ce­ra y es­tá muy cer­ca de Pla­za de San­ta­na. Es un lu­gar muy aco­ge­dor, con un gran am­bien­te y unas ta­pas fan­tás­ti­cas.

¿Y cuál es tu pla­ti­llo fa­vo­ri­to de La ter­ce­ra? Las cro­que­tas, so­bre to­do las de ja­món. Mu­cha gen­te va só­lo por ellas. Son ex­tra­or­di­na­rias (ríe).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.