Ti­ni Stoessel

GQ Latinoamerica - - MÁQUINAS - Ar­gen­ti­na Por Pa­to Lan­ge Fo­to Guido Adler

Na­ció co­mo Mar­ti­na Stoessel el 21 de mar­zo de 1997, en Bue­nos Ai­res, Ar­gen­ti­na, y des­de ni­ña, can­tar y bai­lar fue­ron su úni­co sue­ño. Pe­ro nun­ca pen­só que iba a cum­plir­lo tan pron­to. En 2011, cuan­do te­nía 14, su pa­dre Ale­jan­dro Stoessel –un re­co­no­ci­do pro­duc­tor de te­le­vi­sión lo­cal–, pre­sen­tó en Dis­ney Chan­nel un de­mo con su voz. “Le pre­gun­ta­ron a pa­pá quién era esa chi­ca que can­ta­ba”, di­ce Ti­ni una tar­de de ju­lio en Bue­nos Ai­res, “y le pi­die­ron que me pre­sen­ta­ra al cas­ting de Vio­let­ta”. Des­de ha­cía sie­te me­ses, Dis­ney bus­ca­ba sin éxi­to a la pro­ta­go­nis­ta de la pri­me­ra se­rie la­ti­na co­pro­du­ci­da por sus fi­lia­les en La­ti­noa­mé­ri­ca, Eu­ro­pa, Me­dio Orien­te y Áfri­ca. “Me eli­gie­ron”, di­ce Stoessel aún con asom­bro. “Fue una ben­di­ción”.

La pri­me­ra tem­po­ra­da de Vio­let­ta se es­tre­nó en ma­yo de 2012 por Dis­ney Chan­nel La­ti­noa­mé­ri­ca y la vi­da real de Stoessel rá­pi­da­men­te sin­cro­ni­zó con la de su per­so­na­je: una quin­cea­ñe­ra con ta­len­to mu­si­cal que en Bue­nos Ai­res des­cu­bre su pa­sión por la mú­si­ca, en­cuen­tra el amor y se transforma en sú­pe­res­tre­lla. Fue un éxi­to glo­bal. En­tre 2013 y 2015, el show tea­tral y mu­si­cal de la se­rie, con Stoessel co­mo can­tan­te prin­ci­pal y pro­ta­go­nis­ta, sa­lió de gi­ra por La­ti­noa­mé­ri­ca, Eu­ro­pa, Is­rael y Áfri­ca, su­peran­do en ven­tas a The Ro­lling Sto­nes, Rihan­na y Me­ta­lli­ca. “Es al­go inex­pli­ca­ble lo que sucedió con Vio­let­ta”, co­men­ta aho­ra Ti­ni, unos 500 con­cier­tos des­pués. “Los di­rec­to­res de Dis­ney Es­ta­dos Uni­dos no po­dían creer que un éxi­to que no fue­ra de ellos, co­mo

Han­nah Mon­ta­na –el per­so­na­je que lan­zó a la fa­ma a Mi­ley Cy­rus–, hu­bie­ra sa­li­do des­de Ar­gen­ti­na”. An­tes que Stoessel, nin­gu­na otra

pops­tar mi­llen­nial Ma­de in Cono Sur ha­bía re­ci­bi­do el aplau­so to­tal de cua­tro con­ti­nen­tes ni ex­pe­ri­men­ta­do el fe­nó­meno, iné­di­to en la his­to­ria del es­pec­tácu­lo, de te­ner ba­jo su he­chi­zo a es­ta­dios re­ple­tos de mi­les de ni­ños ale­ma­nes, fran­ce­ses, ita­lia­nos, ru­sos, afri­ca­nos o po­la­cos can­tan­do en es­pa­ñol. “La Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la (RAE) nos en­tre­gó un di­plo­ma de agra­de­ci­mien­to por di­vul­gar el cas­te­llano en el mun­do”, di­ce. De gol­pe, mi­les de chi­cos que­rían apren­der el idio­ma. “Fue una re­vo­lu­ción de ha­bla his­pa­na”.

Des­pués de emi­tir tres tem­po­ra­das y gra­bar sie­te dis­cos mu­si­ca­les que pro­yec­ta­ron la ca­rre­ra dis­co­grá­fi­ca de Stoessel, en 2016 Dis­ney pre­pa­ró una se­cue­la ci­ne­ma­to­grá­fi­ca: Ti­ni, el gran cam­bio

de Vio­let­ta. La pe­lí­cu­la fue el fi­nal de la ti­ra y sus per­so­na­jes, y coin­ci­dió con la trans­for­ma­ción del per­so­na­je en Ti­ni y su de­but so­lis­ta pa­ra Holly­wood Re­cords. “Me da­ba un po­co de mie­do lan­zar­me so­la lue­go de ha­ber es­ta­do tan pro­te­gi­da por un per­so­na­je”, con­fie­sa. En cier­to mo­do, un par de años atrás, Mi­ley Cy­rus ha­bía sor­tea­do el mis­mo es­co­llo al de­jar de la­do a la inocen­te Han­nah Mon­ta­na en su pa­sa­je de ni­ña Dis­ney a la adul­tez. Y aun­que Ti­ni no si­guió el li­na­je de con­tro­ver­sia de la in­tér­pre­te de “Wrec­king Ball”, tu­vo que ac­ti­var al­gu­nas vál­vu­las de es­ca­pe. “Em­pe­cé a es­con­der mu­cho mi co­ra­zón”, di­ce, “por­que que­dé ex­pues­ta to­do el tiem­po, y si de­ja­ba en­trar to­das esas co­sas, la fa­ma me iba a des­truir. En al­gún pun­to, in­ten­tas pro­te­ger­te lo más que pue­das y bus­car esa pro­tec­ción en gen­te que te quiere de ver­dad: tu fa­mi­lia, tus ami­gos, por­que sa­bes que de ver­dad te aman”, si­gue la ar­gen­ti­na. “Son tan­tas per­so­nas las que se

te acer­can, que no sa­bes muy bien en quién sí y en quién no”.

Sue­na in­creí­ble. Pe­ro, a pe­sar de ser un pe­so pe­sa­do en la in­dus­tria del es­pec­tácu­lo mun­dial y ha­ber per­fo­ra­do ca­da uni­dad de negocio del pul­po Dis­ney –ci­ne, mú­si­ca, revista, vi­deo­ga­mes, gi­ras y mer­chan­di

sing–, Stoessel ja­más re­vi­só un con­tra­to. “De­jo to­do en ma­nos de mi pa­pá”, co­men­ta. “Sé que no pue­do es­tar en me­jo­res ma­nos que las su­yas. Por eso, pue­do preo­cu­par­me só­lo por lo ar­tís­ti­co”.

Pa­ra su de­but so­lis­ta, Ti­ni (2016), tra­ba­jó con al­gu­nos de los pro­duc­to­res, mú­si­cos e in­ge­nie­ros que cue­cen el me­jor pop ac­tual de al­ta ga­ma. Cracks que com­po­nen pa­ra Madonna, Be­yon­cé y Jus­tin Tim­ber­la­ke. “Ellos me em­pe­za­ron a man­dar mu­chas can­cio­nes y yo es­cu­cha­ba las ma­que­tas y de­cía: ‘Quie­ro cam­biar es­to’, ‘me gus­ta es­te rit­mo’ o ‘me­te­ría tal ins­tru­men­to’”, di­ce. Gra­ba­do en Los Án­ge­les, Ti­ni cru­za hip

hop, ba­la­das, elec­tró­ni­ca y pop de di­se­ño crea­do pa­ra per­fo­rar charts de Bill­board. “Got Me Star­ted”, un pop ca­den­cio­so y sexy, per­fec­to pa­ra bai­lar en la ci­ma ca­lien­te de una dis­co­te­ca –com­pues­to por Jason Evi­gan, hit­ma­ker de Madonna, De­mi Lo­va­to, Da­vid Guet­ta y Prin­ce Roy­ce– es una de las can­cio­nes que Ti­ni gra­bó en in­glés; pe­ro, ade­más, sa­lió co­mo sen­ci­llo pro­mo­cio­nal en cas­te­llano. “Soy de una ge­ne­ra­ción de chi­cos de 18 o 20 años que cre­ci­mos es­cu­chan­do pop en in­glés”, ase­gu­ra, “por eso, lo qui­se can­tar en ese idio­ma por­que me sen­tía iden­ti­fi­ca­da. Sin em­bar­go tam­bién lo pu­de in­ter­pre­tar en es­pa­ñol”. Aun­que sue­ne ex­tra­ño, su ADN mu­si­cal no es­tá cons­ti­tui­do só­lo de hits ma­si­vos de pop im­pe­rial. “Me gus­tan Charly Gar­cía y Fi­to Páez”, men­cio­na a dos pró­ce­res del rock ar­gen­tino.

En mar­zo pa­sa­do, en Ma­drid, Es­pa­ña, co­men­zó el Got Me Star­ted Tour, la pri­me­ra gi­ra in­ter­na­cio­nal so­lis­ta de Ti­ni, que es­te año la lle­vó por La­ti­noa­mé­ri­ca y Eu­ro­pa. “Su­bir­me de vuel­ta a los mis­mos es­ce­na­rios en los que ha­bía es­ta­do con Vio­let­ta, lu­ga­res tan im­por­tan­tes don­de to­ca­ron Be­yon­cé y Mi­chael Jack­son, que son gen­te que yo amo con to­do mi co­ra­zón, y es­tar con mi mú­si­ca y con el dis­co, fue lo más lin­do que me pa­só”, con­fie­sa.

“A ve­ces, cie­rro los ojos y no pue­do creer­lo”, si­gue. “Pe­ro lue­go, tra­to de man­te­ner­me tran­qui­la y ser una chi­ca nor­mal que ve a sus ami­gas de to­da la vi­da, las que iban con­mi­go a la es­cue­la”. Y re­ma­ta: “Des­pués de to­do, a mí lo que me ha­ce fe­liz es lo que yo ha­cía so­la en mi ha­bi­ta­ción: can­tar y bai­lar sin que na­die me vie­ra”. Sin du­da, Stoessel es una ver­da­de­ra ins­pi­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.