TI­JUA­NA SU­CU­LEN­TA

La ciu­dad de Ti­jua­na, ubi­ca­da en el es­ta­do de Ba­ja Ca­li­for­nia, no só­lo se ha con­ver­ti­do, en los úl­ti­mos años, en uno de los nú­cleos más im­por­tan­tes pa­ra las cul­tu­ras me­xi­ca­na y es­ta­dou­ni­den­se, sino que de un par de dé­ca­das a la fe­cha, tam­bién se ha es­tabl

GQ Latinoamerica - - LA­TI­NOA­MÉ­RI­CA - Por Jesús Al­ber­to Ger­mán Fo­tos Cor­te­sía Lord Co­me­pi­ña

Ubi­ca­da en el es­ta­do me­xi­cano de Ba­ja Ca­li­for­nia, T†ua­na se ha con­ver­ti­do pau­la­ti­na­men­te en un re­fe­ren­te cu­li­na­rio de un país que ofre­ce una in­fi­ni­dad de sabores.

Los fan­tas­mas del pa­sa­do de Ti­jua­na han que­da­do en el ol­vi­do. O al me­nos eso pa­re­ce al re­co­rrer las tran­qui­las ca­lles del cen­tro de la ciu­dad. En es­te pun­to, las cul­tu­ras de Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos se fu­sio­nan pa­ra lo­grar re­sul­ta­dos tan pe­cu­lia­res co­mo tien­das de sou­ve

nirs con sa­ra­pes te­ñi­dos con la ban­de­ra tri­co­lor y fra­ses en in­glés, ba­res y ca­fés de esen­cia me­xi­ca­na, pe­ro con di­se­ños ex­tran­je­ros,yhas­ta es­ce­na­rios ca­lle­je­ros en los que las per­so­nas pue­den to­mar­se una foto por­tan­do un som­bre­ro de cha­rro y mon­tan­do un bu­rro pin­ta­do con ra­yas ne­grasy­blan­cas (cuan­do las cá­ma­ras no eran a co­lor, el ani­mal en cues­tión se per­día en­tre la es­ca­la de gri­ses, así que los se­ño­res fo­tó­gra­fos apli­ca­ron su in­ge­nio pa­ra que en sus imá­ge­nes ver­da­de­ra­men­te lu­cie­ra el ju­men­to; a par­tir de ahí, se es­ta­ble­ció co­mo tra­di­ción). Ca­mi­nan­do por es­ta zo­na, me en­cuen­tro con el nú­me­ro 8274 de la ca­lle Flo­res Ma­gón, en don­de se al­za una can­ti­na con una fa­cha­da un tan­to aus­te­ra: Dandy del Sur. Lo que al­gu­nos tu­ris­tas no sa­ben es que es­te es­ta­ble­ci­mien­to ha si­do una pie­za cla­ve en el re­sur­gi­mien­to de Ti­jua­na, una par­te im­por­tan­te pa­ra que lo­ca­les y tu­ris­tas ol­vi­da­ran las his­to­rias que, en su mo­men­to, ti­ñe­ron de ro­jo es­ta re­gión del país. Se tra­ta de un bar cu­yas le­yen­das son di­rec­ta­men­te pro­por­cio­na­les al buen am­bien­te que aquí se vive. Se de­cía, por ejem­plo, que “el Dandy” nun­ca ce­rra­ba, o que si que­rías en­con­trar­te a una es­tre­lla de la mú­si­ca que es­ta­ba de vi­si­ta en la ciu­dad, és­te era el lu­gar pa­ra ha­cer­lo. Por el Dandy del Sur han des­fi­la­do un sin­fín de per­so­na­li­da­des; des­de Manu Chao, has­ta, por su­pues­to, el Co­lec­ti­vo Nor­tec, quie­nes, por cier­to, bau­ti­za­ron una de sus can­cio­nes con el nom­bre de es­te lu­gar. Fue a par­tir de es­te en­cla­ve que el cen­tro ti­jua­nen­se (y la ciu­dad en ge­ne­ral) co­men­zó una re­su­rrec­ción que lo ha lle­va­do a con­ver­tir­se en lo que es hoy en día: el pun­to de reunión de cien­tos de per­so­nas (oriun­dos y fo­rá­neos), quie­nes lle­gan a la cé­le­bre Ave­ni­da Re­vo­lu­ción en la bús­que­da de bue­nos momentos.

Es­te re­na­ci­mien­to de la ur­be más po­bla­da del es­ta­do de Ba­ja Ca­li­for­nia tra­jo con­si­go tam­bién una gran pro­pues­ta cu­li­na­ria, pues co­mo el pro­pio chef Ja­vier Plas­cen­cia (uno de los ar­tí­fi­ces de es­te re­pun­te en ma­te­ria gas­tro­nó­mi­ca) ase­gu­ra, “Ti­jua­na siem­pre se ha ca­rac­te­ri­za­do por te­ner muy bue­na ofer­ta de co­ci­na ur­ba­na; des­de ta­cos de car­ne asa­da, has­ta­ma­ris­que­rías es­ti­lo Si­na­loa, pa­san­do por ce­na­du­rías y los clá­si­cos res­tau­ran­tes don­de dis­fru­tan por igual tu­ris­tas y lo­ca­les”. De 20 años a la fe­cha, se ha apos­ta­do tan­to por es­te sec­tor, que hoy ya se co­se­chan los fru­tos. Mues­tra de ello son las ge­ne­ra­cio­nes de chefs que egre­san de las di­fe­ren­tes es­cue­las (co­mo la Cu­li­nary Art School, inau­gu­ra­da en 2003), quie­nes apor­tan a la es­ce­na ai­res re­no­va­dos, ade­más de co­la­bo­rar con la po­pu­la­ri­za­ción de la co­rrien­te gas­tro­nó­mi­ca de­no­mi­na­da co­mo Ba­ja Med, la cual fu­sio­na los in­gre­dien­tes y pro­ce­sos de ela­bo­ra­ción ca­rac­te­rís­ti­cos de Ba­ja Ca­li­for­nia, la co­ci­na me­di­te­rrá­nea y la orien­tal, dan­do co­mo re­sul­ta­do pla­ti­llos únicos en su ti­po.

Vi­si­tar Ti­jua­na y no ser tes­ti­go de es­ta evo­lu­ción gas­tro­nó­mi­ca hu­bie­ra si­do un ver­da­de­ro pe­ca­do, así que lue­go de re­co­rrer al­gu­nos pun­tos es­tra­té­gi­cos del cen­tro de la ciu­dad, me en­ca­mino a Te­le­fó­ni­ca Gas­tro Park, el si­tio de mo­da en­tre los re­gio­na­les. Se tra­ta de un con­cep­to que se ha po­pu­la­ri­za­do, una es­pe­cie de mer­ca­do cu­li­na­rio que ofre­ce un sin­fín de op­cio­nes a tra­vés de los di­fe­ren­tes food trucks que ahí se en­cuen­tran. En es­te lu­gar, los nue­vos chefs pue­den dar rien­da suel­ta a su ta­len­to. La ofer­ta es am­plia: des­de los ex­tra­or­di­na­rios ma­ris­cos de don Ot­to Spohn –no ol­vi­des pro­bar el atún se­lla­do ca­pea­do con ajon­jo­lí y ba­ña­do en una sal­sa especial–, has­ta los pe­cu­lia­res hot dogs pre­pa­ra­dos por el chef Gio­van­ni Bras­sea (nues­tro fa­vo­ri­to fue el Ba­con, ela­bo­ra­do con una sal­chi­cha de to­cino y ba­ña­do con mer­me­la­da de to­cino y ade­re­zo de

ma­yo­ne­sa), pa­san­do por los pla­ti­llos ar­te­sa­na­les de La Carmelita, un lo­cal co­man­da­do por el chef José Fi­gue­roa, en­tre cu­yas crea­cio­nes des­ta­can los ta­qui­tos ve­ge­ta­ria­nos, las dis­tin­tas va­rie­da­des de pe­lliz­ca­das y la jo­ya de la co­ro­na: los hue­vos Carmelita (tres tor­ti­llas tos­ta­das em­ba­rra­das de fri­jol negro y que­so Oa­xa­ca, mon­ta­das una so­bre otra, con dos hue­vos al gus­to en la par­te su­periory cu­bier­tas de cal­di­llo ta­te­ma­do a ba­se de to­ma­te, ce­bo­lla, oré­gano y un po­co de ca­ne­la), que lle­ga­ron a con­quis­tar in­clu­so a un par de re­por­te­ros de The New York Ti­mes. Ob­via­men­te, el me­jor ma­ri­da­je es con una cer­ve­za lo­cal. En es­te mer­ca­do gour­met, por ejem­plo, só­lo se dis­tri­bu­ye Lí­ri­ca, una de las tan­tas marcas que for­man par­te de la olea­da de cer­ve­ce­rías ar­te­sa­na­les que ha sur­gi­do re­cien­te­men­te en es­te pun­to de Mé­xi­co. “La gen­te de Ti­jua­na ha adop­ta­do per­fec­ta­men­te la cer­ve­za ar­te­sa­nal. Por ex­ce­len­cia, San Diego es uno de los epi­cen­tros de la in­dus­tria, y al ser nues­tro ve­cino, he­mos po­di­do ex­pe­ri­men­tar con cer­ve­ce­ros de allá, quie­nes nos han en­se­ña­do mu­chas co­sas pa­ra re­to­mar la co­rrien­te de es­te la­do de la fron­te­ra”, ase­gu­ra Toño Gam­boa, uno de los crea­do­res de Te­le­fó­ni­ca Gas­tro Park.

EL BOOM DE LA CER­VE­ZA AR­TE­SA­NAL

Con ta­les re­fe­ren­cias, y pa­ra te­ner una me­jor in­mer­sión en el mun­do de la cer­ve­ce­ría ar­te­sa­nal (que, por cier­to, vive un gran mo­men­to en una bue­na par­te del te­rri­to­rio me­xi­cano), me en­ca­mino a las ins­ta­la­cio­nes de Cer­ve­za Ti­jua­na, una de las eti­que­tas más re­co­no­ci­das de la ciu­dad y del no­roes­te del país.

Ubi­ca­da a unos cuan­tos mi­nu­tos del cen­tro, las bo­de­gas de es­ta ca­sa cer­ve­ce­ra tam­bién mues­tran par­te del flo­re­ci­mien­to que ha te­ni­do Ti­jua­na: aquí no só­lo se en­cuen­tra su fac­to­ría, sino que tam­bién es­tá el Tap Hou­se, una gua­ri­da de­co­ra­da per­fec­ta­men­te, en la que te per­mi­ten de­gus­tar to­dos las cla­ses de cer­ve­za de la ca­sa y ma­ri­dar­los con sen­dos pla­ti­llos gour­met (¿al­guien dijo una piz­za de cos­ti­lla?).

Es­tan­do aquí, me per­mi­ten dar un re­co­rri­do por sus ins­ta­la­cio­nes, don­de me ex­pli­can to­do el pro­ce­so pa­ra rea­li­zar las di­fe­ren­tes ex­pre­sio­nes de es­ta po­pu­lar eti­que­ta. Pa­sa­mos a tra­vés de gi­gan­tes­cos tan­ques de 6 mil

li­tros de ca­pa­ci­dad, en los cua­les se lle­van a ca­bo pro­ce­di­mien­tos co­mo el mo­li­do del grano, el ma­ce­ra­do y la ex­trac­ción, pa­ra lue­go pro­bar un po­co del re­sul­ta­do de to­da es­ta téc­ni­ca, de la que sa­len va­rie­da­des co­mo la Bu­fa­do­ra, Bra­vu­co­na, Light y, por su­pues­to, las tra­di­cio­na­les Güera y Mo­re­na, por men­cio­nar al­gu­nas. Pe­ro ¿qué es lo que ha­ce que una cer­ve­za sea ar­te­sa­nal? En pa­la­bras de nues­tro guía y ex­per­to en el te­ma, es­te tí­tu­lo se re­ci­be por la for­ma en que rea­li­zan sus pro­ce­sos, aun­que tam­bién por la ma­te­ria pri­ma a la que re­cu­rren, la cual no tie­ne ad­jun­tos co­mo arroz o maíz, sino úni­ca­men­te mal­ta.

La no­che cae y el pa­la­dar exi­ge que con­ti­núe con el des­cu­bri­mien­to de la gas­tro­no­mía lo­cal. Me di­ri­jo ha­cia otro en­cla­ve im­per­di­ble de Ti­jua­na: el res­tau­ran­te La que­ren­cia. Ubi­ca­do tam­bién en el cen­tro de la ciu­dad, es­te es uno de los me­jo­res re­pre­sen­tan­tes de la co­rrien­te Ba­ja Med; in­clu­so, mien­tras es­pe­ras a que te sir­van tus ali­men­tos, pue­des leer un po­co de lo que sig­ni­fi­ca es­te con­cep­to en las pa­re­des del si­tio.

Con el chef Miguel Án­gel Gue­rre­ro al fren­te, otro de los após­to­les de la­gas­tro­no­mía ti­jua­nen­se, en la car­ta de La que­ren­cia do­mi­nan los pla­ti­llos pro­ta­go­ni­za­dos por pro­duc­tos del mar, de en­tre los cua­les, el sal­món y el pul­po a las bra­sas son al­gu­nas de las es­tre­llas. Des­de las en­tra­das, el pa­la­dar se rin­de an­te los sabores: un ta­co de pul­po con que­so azul y otro más de pa­to ma­ri­na­do, pa­ra lue­go dar pa­so al car­pac­cio con que­so azul y men­ta a la vi­na­gre­ta.

Y pa­ra ma­ri­dar, un ex­tra­or­di­na­rio vino pro­ve­nien­te de otra­de las re­gio­nes que ha pues­to el nom­bre de Ba­ja Ca­li­for­nia por to­do lo al­to: el Va­lle de Gua­da­lu­pe.

UNA LAN­GOS­TA MUY PAR­TI­CU­LAR

Y ya con el pa­la­dar ren­di­do an­te los vi­nos lo­ca­les, de­ci­do apro­ve­char mi se­gun­do día en Ba­ja pa­ra des­cu­brir los “fru­tos” del Va­lle de Gua­da­lu­pe. Con la sa­li­da del sol co­mo marco, to­mo la au­to­pis­ta que va di­rec­ta­men­te de Ti­jua­na, a es­te lu­gar don­de el mis­mí­si­mo Dio­ni­sio que­da­ría ex­ta­sia­do. Las azu­les aguas del Océano Pa­cí­fi­co es­col­tan un la­do de la ca­rre­te­ra, mien­tras que el otro flan­co se en­cuen­tra do­mi­na­do por un be­llo pai­sa­je te­rres­tre, que pa­sa­de la­flo­ra­ca­rac­te­rís­ti­ca­de los cli­mas ári­dos, ao­fre­cer­nos pa­no­rá­mi­cas de un ver­de es­pec­ta­cu­lar.

El ham­bre ha­ce de las su­yas, pre­tex­to per­fec­to pa­ra rea­li­zar una bre­ve es­ca­la en Puer­to Nue­vo, un pe­que­ño po­bla­do ubi­ca­do aes­ca­sos mi­nu­tos de En­se­na­da y cu­ya es­pe­cia­li­dad son las lan­gos­tas. De en­tre to­dos los res­tau­ran­tes, eli­jo uno bau­ti­za­do co­moán­gel del Mar, el cual, por la hora del día, es­tá prác­ti­ca­men­te va­cío. Una me­sa al fon­do con una vis­ta úni­ca del océano es per­fec­ta pa­ra de­gus­tar los pla­ti­llos que aquí se sir­ven. Des­pués de ele­gir una­lan­gos­ta­cu­yo pe­soy­ta­ma­ño es­tu­vie­ran de acuer­do a las exi­gen­cias de mi es­tó­ma­go, y tras unos mi­nu­tos de pre­pa­ra­ción, el pla­to es ser­vi­do en mi me­sa, acom­pa­ña­do de una ban­de­ja

"La in­dus­tria vi­ní­co­la en el Va­lle de Gua­da­lu­pe es re­cien­te; a pe­sar de ello, en cuan­to a ca­li­dad, da­mos ba­ta­lla a los me­jo­res vi­nos a ni­vel mun­dial" –Da­niel Lonn­berg, enó­lo­go de Ado­be Gua­da­lu­pe

de fri­jo­les ne­gros y arroz, así co­mo por me­dia do­ce­na de tor­ti­llas de ha­ri­na, com­ple­men­tos idea­les pa­ra pre­pa­rar una es­pe­cie de “bu­rri­to”, que es co­mo tra­di­cio­nal­men­te se con­su­me el crus­tá­ceo en es­te her­mo­so rin­cón de la Re­pú­bli­ca Me­xi­ca­na.

Cuen­tan las his­to­rias lo­ca­les que ha­ce cer­ca de tres dé­ca­das, Puer­to Nue­vo era prác­ti­ca­men­te vir­gen. Has­ta aquí lle­ga­ban tu­ris­tas de va­rios lu­ga­res de Ba­ja Ca­li­for­nia y de Es­ta­dos Uni­dos pa­ra dis­fru­tar las pla­yas y las ru­tas ci­clis­tas. Por ello, al­gu­nos lo­ca­les sa­lían a pes­car muy tem­prano, cap­tu­ran­do to­da cla­se de ma­ris­cos. Los pes­ca­dos los ven­dían a los vi­si­tan­tes y a al­gu­nas per­so­nas de En­se­na­da, mien­tras que las lan­gos­tas se las que­da­ban ellos pa­ra com­ba­tir la jor­na­da, y las co­mían con lo que te­nían a la mano: fri­jo­les, arroz y tor­ti­llas de ha­ri­na. Po­co a po­co, es­ta cos­tum­bre se fue po­pu­la­ri­zan­do, has­ta es­ta­ble­cer­se co­mo una tra­di­ción.

EL PA­RAÍ­SO VI­NÍ­CO­LA

Fi­nal­men­te, tras un par de ho­ras en au­to y una es­ca­la cu­li­na­ria muy pe­cu­liar, lle­go al Va­lle de Gua­da­lu­pe. Los cul­ti­vos de uva me dan la bien­ve­ni­da, y mien­tras re­co­rro la ca­rre­te­ra que cru­za por to­do el va­lle, soy es­col­ta­do por las di­fe­ren­tes bo­de­gas que bus­can su lu­gar en­tre las me­jo­res del mun­do.

Me de­ten­go en la fa­mo­sa Ado­be Gua­da­lu­pe, don­de me re­ci­be ama­ble­men­te Le­da, una de las en­car­ga-

"La gas­tro­no­mía de Ba­ja Ca­li­for­nia se en­cuen­tra en­tre los tres pri­me­ros si­tios a ni­vel na­cio­nal, gra­cias a su ofer­ta y gran ca­li­dad" –Chef Ja­vier Plas­cen­cia

das, con una co­pa de Jar­dín Ro­mán­ti­co, el char­don­nay de la ca­sa, que me ayu­da a men­guar el ca­lor y la fa­ti­ga. Des­pués, mi an­fi­trio­na me lle­va a dar un bre­ve re­co­rri­do por el si­tio. Aquí, las dis­tin­tas ce­pas que se cul­ti­van con­vi­ven con los ca­ba­llos de la ra­za az­te­ca, mis­mos que son cria­dos pa­ra ven­ta, mien­tras que a un cos­ta­do del vi­ñe­do se le­van­ta una her­mo­sa ca­sa, pro­pie­dad de la due­ña de la bo­de­ga, la se­ño­ra Tru Mi­ller, quien ren­ta al­gu­nos cuar­tos a los vi­si­tan­tes… ¡Un ver­da­de­ro hotel bou­ti­que en pleno corazón de es­te pa­raí­so bá­qui­co! Por fin, lle­ga el mo­men­to del ma­ri­da­je: un es­to­fa­do de len­gua y ca­ma­ro­nes, así co­mo un de­li­cio­so sánd­wich de pa­to, acom­pa­ña­dos con las me­jo­res eti­que­tas de Ado­be Gua­da­lu­pe: Se­ra­fiel (ca­ber­net sau­vig­non y sy­rah), Miguel (mer­lot, ca­ber­net sau­vig­non y mal­bec) y Ra­fael (ca­ber­net sau­vig­non y neb­bio­lo). La so­bre­me­sa no pu­do ser me­jor, gra­cias a la charla con el enó­lo­go de la bo­de­ga, el chi­leno Da­niel Lonn­berg, quien ase­gu­ra que el vino me­xi­cano vive uno de sus me­jo­res momentos a ni­vel na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal.

Co­mo el áni­mo no de­ca­yó, me en­fi­lo al si­guien­te pun­to: Fin­ca Al­to­zano, pro­pie­dad del pres­ti­gia­do chef Ja­vier Plas­cen­cia, el rocks­tar de la gas­tro­no­mía de Ba­ja Ca­li­for­nia. Es el pro­pio Ja­vier quien me re­ci­be en es­te si­tio, de­fi­ni­do por él mis­mo co­mo un asa­dor cam­pes­tre. Co­mo es ha­bi­tual, las me­sas es­tán ple­tó­ri­cas, aun­que tam­bién se res­pi­ra una in­quie­tud inusual en el am­bien­te. Plas­cen­cia me co­men­ta que to­dos se en­cuen­tran apu­ra­dos por­que es­tán a unos días de que co­mien­cen las fies­tas de la ven­di­mia, ade­más de que es­tán por inau­gu­rar Ani­ma­lón, un pop-up tem­po­ral den­tro de la mis­ma fin­ca, don­de ofre­ce­rán un menú de ocho tiem­pos.

Lue­go de que el chef me mos­tra­ra sus co­se­chas y sus crías de cer­do, me sien­to a la me­sa pa­ra de­jar­me se­du­cir por sus crea­cio­nes: mi­ni-tos­ta­das de ce­vi­che, mo­rro­nes asa­dos, ta­cos de cos­ti­lla y pul­po del Pa­cí­fi­co a las bra­sas (el me­jor que he co­mi­do en mi vi­da), to­do ma­ri­da­do con una bue­na cer­ve­za Cu­ca­pá.

EL NA­CI­MIEN­TO DE UNA LE­YEN­DA

Mi úl­ti­mo día en Ti­jua­na lo apro­ve­cho pa­ra ir en bus­ca de un mi­to: el si­tio en el que na­ció la po­pu­lar En­sa­la­da César. La fa­mo­sa Ave­ni­da Re­vo­lu­ción me lle­va di­rec­ta­men­te al Hotel Cae­sar’s, fun­da­do en los años 20 y que ha si­do tes­ti­go mu­do de la his­to­ria de la ciu­dad. Du­ran­te di­cha dé­ca­da, de­ce­nas de es­ta­dou­ni­den­ses lle­ga­ban has­ta Ti­jua­na pa­ra vi­si­tar sus res­tau­ran­tes y ba­res, hu­yen­do de la es­tric­ta Ley Se­ca. Fue así co­mo el 4 de julio de 1924, ya muy en­tra­da la no­che, un gru­po de avia­do­res to­có las puer­tas del res­tau­ran­te, co­man­da­do por el ita­liano César Car­di­ni. Al ser clien­tes fre­cuen­tes, el pro­pie­ta­rio de­ci­dió re­ci­bir­los y aten­der­los con los in­su­mos so­bran­tes del día. Car­di­ni se di­ri­gió a la co­ci­na y le pi­dió a su com­pa­trio­ta, el chef Oli­vio San­ti­ni, que pre­pa­ra­ra al­go pa­ra sa­tis­fa­cer la de­man­da de los co­men­sa­les ines­pe­ra­dos. San­ti­ni re­cu­rrió a un pla­ti­llo que se ha­cía to­das las tar­des pa­ra re­cor­dar los tiem­pos de ham­bru­na que pa­só jun­to a su fa­mi­lia en su país de ori­gen, el cual con­sis­tía en unas cuan­tas ho­jas de le­chu­ga, un po­co de que­so par­me­sano y pan du­ro. Así, ese día, fue ser­vi­da de ma­ne­ra ofi­cial la pri­me­ra En­sa­la­da César de la his­to­ria. Ca­be des­ta­car que, en un prin­ci­pio, el pla­ti­llo fue nom­bra­do co­mo En­sa­la­da Avia­do­res; sin em­bar­go, el tí­tu­lo evo­lu­cio­nó gra­cias a los asis­ten­tes, quie­nes de­cían: “Va­mos por una en­sa­la­da al Cae­sar’s”. Hoy, el res­tau­ran­te atien­de a cer­ca de 14 mil co­men­sa­les al mes, de los cua­les el 90% lle­ga has­ta aquí con el ob­je­ti­vo de pro­bar es­te ícono de la gas­tro­no­mía mun­dial, or­gu­llo­sa­men­te na­ci­do en Ti­jua­na.

Arri­ba: La icó­ni­ca En­sa­la­da César na­ció en el Hotel Cae­sar's, ubi­ca­do en el corazón de Ti­jua­na.

De arri­ba ha­cia aba­jo: Ma­ri­da­je de cer­ve­za con mo­rro­nes asa­dos; los fa­mo­sos hue­vos Carmelita; un hotel bou­ti­que One Bunk en el cen­tro de Ti­jua­na; es­to­fa­do de len­gua y ca­ma­ro­nes; pa­no­rá­mi­ca de la bo­de­ga Ado­be Gua­da­lu­pe; lan­gos­tas en Puer­to Nue­vo; uno de los hot dogs de Hu­mo, crea­ción del chef Gio­van­ni Bras­sea.

De arri­ba ha­cia aba­jo: El chef Ja­vier Plas­cen­cia; uno de los pla­ti­llos de Fin­ca Al­to­zano; pa­no­rá­mi­ca del Va­lle de Gua­da­lu­pe; el enó­lo­go Da­niel Lonn­berg; Fin­ca Al­to­zano; pul­po del Pa­cí­fi­co a las bra­sas; tor­ta de elo­te con he­la­do en Fin­ca Al­to­zano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.