CAR­TA EDITORIAL

GQ Latinoamerica - - LATINOAMÉRICA - Ra­fael Mo­lano Guz­mán Director editorial Ins­ta­gram: @ra­fael­mo­la­nogq

Si se pu­die­ra ele­gir una uni­ver­si­dad en el mun­do co­mo la más co­ol (va­rio­pin­to tér­mino del ar­got an­glo­sa­jón, uni­ver­sa­li­za­do por los jó­ve­nes y no tan jó­ve­nes de to­do el pla­ne­ta), ha­bría que con­si­de­rar se­ria­men­te a Cen­tral Saint Mar­tins, de Lon­dres. Des­de lue­go, hay que em­pe­zar por si­tuar la se­lec­ción en un con­tex­to con­cre­to, las ar­tes en es­te ca­so, pa­ra po­der de­jar de la­do nom­bres su­per­po­de­ro­sos co­mo Har­vard, Ox­ford, MIT, et­cé­te­ra, las cua­les tie­nen un ho­ri­zon­te mu­cho más gran­de de ca­rre­ras y a las que, se­gu­ra­men­te, se les iden­ti­fi­ca­ría co­mo res­pe­ta­das, im­por­tan­tes y, de­pen­de del pun­to de vis­ta, un po­co co­ol tam­bién. Pe­ro pa­ra tra­tar de en­ten­der de qué es­ta­mos ha­blan­do, va­le la pe­na ex­plo­rar rá­pi­da­men­te qué sig­ni­fi­ca­ría esa ga­seo­sa y, a la vez, ro­tun­da­men­te cla­ra no­ción de lo co­ol. Pa­ra re­su­mir lo irre­su­mi­ble, po­dría­mos aven­tu­rar­nos a de­cir que cuan­do una per­so­na de­cla­ra (nor­mal­men­te con es­pon­ta­nei­dad) que al­go o al­guien es co­ol, se es­tá re­fi­rien­do a una pro­mis­cua va­rie­dad de emo­cio­nes e ideas que van en el si­guien­te te­nor: fan­tás­ti­co, alu­ci­nan­te, pa­dre, ché­ve­re, ad­mi­ra­ble, in­tere­san­te, asom­bro­so, so­fis­ti­ca­do, im­pac­tan­te, seductor, in­ge­nio­so, sor­pren­den­te, y to­do eso re­vuel­to con cual­quier otro pen­sa­mien­to que en­glo­be el con­cep­to de “muy atra­yen­te” que la in­trin­ca­da men­te de ca­da cual pro­duz­ca. Lo que nos lle­va, de nue­vo, a Cen­tral Saint Mar­tins, el lu­gar que a mi­les de jó­ve­nes am­bi­cio­sos por des­co­llar en la mú­si­ca, el di­se­ño, el ci­ne y las ar­tes plás­ti­cas, les pa­re­ce re­con­tra­cool. En­tre otras co­sas por­que de ahí se gra­dua­ron per­so­na­jes co­mo Da­mien Hirst, Co­lin Firth, Da­mon Al­barn, Ale­xan­der Mc­queen, Tom Hardy, Ste­lla Mc­cart­ney, John Ga­lliano y Pier­ce Bros­nan, por men­cio­nar al­gu­nos de sus alum­nos fa­mo­sos (pá­gi­na 70).

Sin em­bar­go, una más con­cre­ta no­ción de lo co­ol se pue­de en­con­trar en el des­ta­pe que ha­ce Dy­lan Jo­nes en el ar­tícu­lo que pu­bli­ca­mos acer­ca del gé­ne­ro ci­ne­ma­to­grá­fi­co de las co­me­dias ro­mán­ti­cas (pá­gi­na 82). Es co­ol por­que Jo­nes qui­ta el ve­lo a esa reali­dad ver­gon­zan­te que mu­chos hom­bres car­gan so­bre sus es­pal­das co­mo un far­do que, de des­cu­brir­se, vul­ne­ra­ría su ca­ver­na­rio ar­que­ti­po de mas­cu­li­ni­dad. El au­tor nos re­cuer­da có­mo mi­les de ma­chos ven en la os­cu­ri­dad de la ca­bi­na del avión que los lle­va a uno de sus via­jes de tra­ba­jo (qui­zá con co­bi­ji­ta y pan­tu­flas in­clui­das) cin­tas co­mo Tie­nes un email o Cuan­do Harry en­con­tró a Sally con ver­da­de­ro de­lei­te y emo­ción. Y así po­dría­mos con­ti­nuar con mu­chos otros ejem­plos. Es co­ol rom­per con ese fa­ri­sai­co es­toi­cis­mo. ¡Que vi­va la lá­gri­ma flo­ja, se­ño­res!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.