LA MI­RA­DA DE SORRENTI

Es­te oto­ño, se lan­za la nue­va fra­gan­cia Cal­vin Klein Ob­ses­sed ba­jo la di­rec­ción de Raf Si­mons. El con­cep­to de la cam­pa­ña es­tá en­fo­ca­do en la sen­sua­li­dad de las pri­me­ras imá­ge­nes que hi­cie­ra Ma­rio Sorrenti de Ka­te Moss. Con­ver­sa­mos con el gran fo­tó­gra­fo na

GQ Latinoamerica - - FOTÓGRAFOS - Por Fer­nan­do Ca­rri­llo

Ma­rio Sorrenti es con­tun­den­te al ha­blar so­bre la ma­ne­ra en que sus imá­ge­nes lo­gran in­mor­ta­li­zar un ins­tan­te. “Siem­pre tra­to de cap­tu­rar el mo­men­to de la ver­dad. Creo que la gen­te lo de­fi­ni­ría co­mo el ins­tan­te en el que to­do se in­te­gra per­fec­ta­men­te, ya sea fí­si­ca o emo­cio­nal­men­te, por la com­po­si­ción o, in­clu­so, gra­cias a la ilu­mi­na­ción; es cuan­do to­do se com­ple­men­ta y fun­cio­na muy bien. Eso es lo que ha­ce que me co­nec­te con la fo­to­gra­fía”, nos re­ve­la. El éxi­to de la his­to­ria de Sorrenti co­mo fo­tó­gra­fo tie­ne un es­tre­cho víncu­lo con Cal­vin Klein. A la edad de 21 años, Ma­rio atra­pó la aten­ción de va­rios di­rec­to­res crea­ti­vos de la fir­ma, y fue co­mi­sio­na­do pa­ra rea­li­zar la cam­pa­ña de su co­lec­ción y fra­gan­cia Ob­ses­sion. Con el pa­so del tiem­po, Sorrenti se ha en­car­ga­do de cons­truir su pro­pio le­ga­do, des­ta­can­do por su tra­ba­jo pa­ra im­por­tan­tes pu­bli­ca­cio­nes y co­la­bo­ran­do a la par con la mar­ca ame­ri­ca­na.

Es­te año, se lan­za Cal­vin Klein Ob­ses­sed, la cual se re­mon­ta a la sen­sua­li­dad de las pri­me­ras imá­ge­nes de Ka­te Moss, to­ma­das por es­te fa­mo­so ar­tis­ta na­po­li­tano.

Cuén­ta­nos un po­co so­bre tu nue­vo pro­yec­to con Cal­vin Klein: ¿cuán­do em­pe­zó la lar­ga re­la­ción que has

te­ni­do con la fir­ma? Co­men­zó ha­ce apro­xi­ma­da­men­te 24 años, cuan­do hi­ce la cam­pa­ña de Ob­ses­sion. Tra­ba­jé con Ka­te Moss y fue la épo­ca en la que ha­bía­mos es­ta­do uni­dos por dos años, así que la co­no­cía bien, te­nía mu­chas fo­to­gra­fías de ella, de nues­tro tiem­po jun­tos. Pen­sé que se­ría in­tere­san­te ha­cer al­go pa­re­ci­do a esas fo­tos pa­ra Cal­vin Klein, al­go muy ín­ti­mo. Así que les mos­tré mis dia­rios con esas imá­ge­nes y di­je­ron: “Hay que ha­cer­lo”.

¿Tie­nes al­gún re­cuer­do es­pe­cial de aque­lla vez que tra­ba­jas­te con Ka­te? Me acuer­do que nos de­ja­ron en una pla­ya pa­ra la cam­pa­ña y fue co­mo es­tar en una is­la desierta, no ha­bía na­die más, así que fotografiábamos y grabábamos. En­con­tra­mos un pe­que­ño bo­te y de­ci­di­mos cap­tu­rar al­gu­nas imá­ge­nes allí. Re­cuer­do ha­ber sen­ti­do que el mo­men­to era má­gi­co y bas­tan­te su­rreal.

Ade­más de la fo­to­gra­fía, ¿qué te apa

sio­na? Amo la mú­si­ca y to­car la gui­ta­rra; pa­ra m, es una ma­ne­ra de re­la­jar­me. Sin em­bar­go, la fo­to­gra­fía es mi pa­sión, ya sea que lo ha­ga por tra­ba­jo o por pla­cer. Tam­bién he en­con­tra­do un in­te­rés par­ti­cu­lar por la ar­qui­tec­tu­ra, aun­que, de­fi­ni­ti­va­men­te, to­car la gui­ta­rra y la mú­si­ca en ge­ne­ral se ha con­ver­ti­do en al­go muy per­so­nal que dis­fru­to mu­cho. No to­co can­cio­nes en par­ti­cu­lar; más bien, me gus­ta ju­gar con los acor­des que sue­nan bien.

¿Qué ele­men­tos con­si­de­ras cuan­do

eli­ges un pro­yec­to? Siem­pre me pre­gun­to an­tes si es al­go que po­dré ha­cer bien. Hay ve­ces en las que otras per­so­nas han rea­li­za­do ese pro­yec­to an­tes y lo han he­cho in­creí­ble­men­te, así que ten­go que con­si­de­rar si po­dré es­tar a la mis­ma al­tu­ra que ellos.

Ya eres un gran fo­tó­gra­fo, ¿hay

al­go que te desafíe? To­do el tiem­po me es­toy desafian­do, ya que siem­pre me mo­ti­vo a ser me­jor. Por su­pues­to, sien­to un po­co de ner­vios cuan­do me re­to, pe­ro es al­go pa­ra me­jo­rar y se­guir im­pul­sán­do­me.

¿Qué es lo me­jor de ser Ma­rio

Sorrenti? (Ríe) Hay mu­chas co­sas que he dis­fru­ta­do y que he si­do muy afor­tu­na­do de lo­grar; he via­ja­do y he co­no­ci­do a asom­bro­sas per­so­nas. He co­la­bo­ra­do con per­so­na­jes que res­pe­to y ad­mi­ro. Y ser re­co­no­ci­do por al­go que amas y que te apa­sio­na es, pro­ba­ble­men­te, de las me­jo­res sen­sa­cio­nes.

“DE CUAN­DO TRA­BA­JÉ CON KA­TE MOSS, RE­CUER­DO QUE NOS DE­JA­RON EN UNA PLA­YA PA­RA LA CAM­PA­ÑA Y FUE CO­MO ES­TAR EN UNA IS­LA DESIERTA, NO HA­BÍA NA­DIE MÁS, ASÍ QUE FOTOGRAFIÁBAMOS Y GRABÁBAMOS. FUE UN MO­MEN­TO MÁ­GI­CO Y SU­RREAL”.

En la pá­gi­na opues­ta, un re­tra­to del gran Ma­rio Sorrenti. So­bre es­tas lí­neas, las imá­ge­nes de Ka­te Moss cap­tu­ra­das por el ta­len­to­so fo­tó­gra­fo ita­liano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.