UN ACTOR PO­LI­FA­CÉ­TI­CO

Tras una exi­to­sa ca­rre­ra en el ci­ne, es­te año, Ja­mes Fran­co se em­bar­có en un par de re­tos pro­fe­sio­na­les: el pri­me­ro, di­ri­gir al­gu­nos ca­pí­tu­los de la se­rie de TV The Deu­ce; el se­gun­do, co­mo ima­gen de la fra­gan­cia Coach for Men.

GQ Latinoamerica - - FRAGANCIAS - Por Dul­ce María Ta­ma­yo

CA­DA PRO­YEC­TO ME HA APOR­TA­DO MU­CHAS CO­SAS DI­FE­REN­TES; SIN EM­BAR­GO, HOY POR HOY, EN LAS SE­RIES DE TV SE EN­CUEN­TRAN AL­GU­NAS DE LAS ME­JO­RES MUES­TRAS DE AR­TE NARRATIVO”.

Pa­re­ce que fue ayer cuan­do Ja­mes Fran­co se es­tre­nó co­mo actor de ci­ne en la cin­ta Ne­ver

Been Kis­sed ( ). Y aun­que en aque­lla oca­sión tu­vo un pe­que­ño pa­pel, hoy en día, el his­trión na­ci­do en Pa­lo Al­to, Ca­li­for­nia, es­tá con­ver­ti­do en to­do un ca­ma­león: ha pro­ta­go­ni­za­do co­me­dias, me­lo­dra­mas, pe­lí­cu­las de su­per­hé­roes y de te­rror, y pro­yec­tos que lo han lle­va­do in­clu­so a es­tar no­mi­na­do al Óscar, co­mo por su fa­bu­lo­so tra­ba­jo en el fil­me ho­ras (ˆ‰ ‰). Bas­ta re­cor­dar la ga­la de los pre­mios de la Aca­de­mia de ˆ‰ , don­de fue

co-host jun­to a la her­mo­sa An­ne Hat­ha­way, pa­ra es­tar con­ven­ci­dos de que cuan­do de re­tos se tra­ta, Fran­co no te­me ex­pe­ri­men­tar.

ˆ‰ ‘ se ve co­mo un año im­por­tan­te pa­ra el ca­li­for­niano, pues no só­lo acep­tó el desafío de dar vi­da a dos per­so­na­jes en la acla­ma­da se­rie de HBO

The Deu­ce, sino que, ade­más, di­ri­gió un par de epi­so­dios del show te­le­vi­si­vo. A ello de­be­mos su­mar que re­cien­te­men­te fue pre­sen­ta­do co­mo ima­gen de la fra­gan­cia Coach for Men, des­cu­brien­do, de es­ta ma­ne­ra, una nue­va fa­ce­ta en su ca­rre­ra. Via­ja­mos a Nue­va York pa­ra char­lar en ex­clu­si­va con Fran­co so­bre es­te y otros te­mas.

¿Qué pro­yec­tos con­si­de­ras que te han mol­dea­do

co­mo per­so­na y co­mo ar­tis­ta? En reali­dad, to­do em­pe­zó con mi pa­pel en el show de te­le­vi­sión

Freaks and Geeks, en don­de com­par­tí es­ce­na con mi ami­go Seth Ro­gen y el cual era pro­du­ci­do por Judd Apa­tow. Es­te pro­gra­ma tu­vo una gran in­fluen­cia en mí por­que te­nía una sen­si­bi­li­dad muy par­ti­cu­lar, apar­te de que el guión era real­men­te bueno y me en­se­ñó a me­ter­me de lleno en un per­so­na­je. Lue­go, di vi­da a Ja­mes Dean y eso me per­mi­tió sa­ber qué tan pro­fun­do pue­do ir en la in­ves­ti­ga­ción de un pa­pel, ade­más de có­mo de­bo cons­truir­lo. Tam­bién pue­do men­cio­nar pe­lí­cu­las co­mo Spring Brea­kers o ho­ras, las cua­les me en­se­ña­ron a tra­ba­jar con di­rec­to­res di­fe­ren­tes; Danny Boyle, por ejem­plo, es al­guien que siem­pre te es­tá obli­gan­do a ir más allá. Di­ría que ca­da pro­yec­to me ha apor­ta­do mu­chas co­sas di­fe­ren­tes.

Los pro­gra­mas de te­le­vi­sión son una par­te im­por­tan­te de la in­dus­tria ac­tual­men­te, ¿qué fue lo que te mo­ti­vó a unir­te a es­ta ten­den

cia? Hoy por hoy, en las se­ries de TV es don­de se en­cuen­tran al­gu­nas de las me­jo­res mues­tras del ar­te narrativo, don­de tie­ne lu­gar un story­te­lling más no­ve­do­so. Aca­bo de leer un li­bro ti­tu­la­do

Dif­fi­cult Men, que tra­ta acer­ca de los hom­bres que for­ja­ron la épo­ca do­ra­da de la na­rra­ti­va ci­ne­ma­to­grá­fi­ca; David Cha­se y David Si­mon, por men­cio­nar al­gu­nos. Co­noz­co a Si­mon y en una oca­sión en que me reuní con él, me pla­ti­có so­bre un pro­yec­to que traía en­tre ma­nos acer­ca de la Nue­va York de los años ‘‰. Pa­sa­ron se­ma­nas, lo lla­mé y le di­je que que­ría ha­cer te­le­vi­sión por­que, en una pe­lí­cu­la, cu­ya du­ra­ción va de los ‰ a los ˆ‰ mi­nu­tos, el es­pa­cio es li­mi­ta­do pa­ra des­ple­gar to­do lo que tie­nes co­mo actor, así que la idea de con­tar con una na­rra­ti­va de for­ma­to ex­ten­di­do me atraía mu­cho.

Ten­go en­ten­di­do que en es­ta pro­duc­ción de David Si­mon que men­cio­nas, tam­bién di­ri­gis­te

va­rios epi­so­dios… Sí, par­ti­ci­pé en The Deu­ce dan­do vi­da a unos ge­me­los, es de­cir, te­nía dos pa­pe­les, ade­más de que di­ri­gí dos de los ocho epi­so­dios.

¿Qué tan di­fe­ren­te es abor­dar un pro­yec­to des­de la pers­pec­ti­va del actor con res­pec­to al pun­to de

vis­ta de un director? Una de las di­fe­ren­cias más bá­si­cas en­tre ser actor y director es que cuan­do ac­túas, tan só­lo te en­fo­cas en el pa­pel que es­tás in­ter­pre­tan­do: la ro­pa que usa, có­mo se com­por­ta, có­mo in­ter­ac­túa con los de­más per­so­na­jes, mien­tras que cuan­do eres director, de­bes pen­sar en to­dos los pa­pe­les, así co­mo en el ar­co ar­gu­men­tal de la his­to­ria y có­mo dar­le for­ma a to­do el con­jun­to. Me en­can­ta la par­te co­la­bo­ra­ti­va, y co­mo director, pue­des en­trar en con­tac­to con to­dos los de­par­ta­men­tos; es ahí don­de sur­ge to­da cla­se de re­la­cio­nes con per­so­nas bas­tan­te crea­ti­vas.

¿Crees que tu ex­pe­rien­cia co­mo his­trión te ha

ayu­da­do a ser me­jor director? Sí. Co­mo actor, uno apren­de a con­tar his­to­rias por me­dio de un per­so­na­je, y co­mo director, he no­ta­do que pon­go mu­cha aten­ción pre­ci­sa­men­te en los per­so­na­jes y en­tien­do me­jor los pro­ce­sos por los que pa­san los de­más ac­to­res; di­ga­mos que co­noz­co lo que im­pli­ca ser his­trión.

¿Qué te mo­ti­vó a tra­ba­jar de la mano de

Coach? Ha­bía se­gui­do muy de cer­ca lo que Stuart Ve­vers ha­cía con Coach y la ver­dad es que me pa­re­ció que es­ta­ba muy en sin­to­nía con mi pro­pia sen­si­bi­li­dad ha­cia la mo­da. Me lla­mó mu­cho la aten­ción su idea de re­vi­si­tar la es­té­ti­ca de los años £‰ y ‘‰ en Es­ta­dos Uni­dos, vol­ver a la ins­pi­ra­ción que pre­va­le­cía en aque­llos tiem­pos. Me pa­re­ce que re­tra­ta muy bien lo que es la sen­si­bi­li­dad es­ta­dou­ni­den­se.

¿Y qué sig­ni­fi­ca pa­ra ti ser la ima­gen de la nue­va

fra­gan­cia de Coach? La esen­cia del pro­yec­to era al­go que com­pa­gi­na­ba muy bien con­mi­go. Sien­to que es­ta ima­gen, es­ta au­ra, se ali­nea­ba exac­ta­men­te con quien soy, así que me pa­re­ció muy apro­pia­do acep­tar co­la­bo­rar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.