FA N TAS Í A AU­TO­MO­VI­LÍS­TI­CA HE­CHA REALI­DAD.

Más de me­dio si­glo de ex­pe­rien­cia en la F se in­cor­po­ra a uno de los con­ver­ti­bles más es­pec­ta­cu­la­res del mo­men­to. Fui­mos con Mcla­ren a Bar­ce­lo­na pa­ra des­cu­brir el S Spi­der.

GQ Latinoamerica - - LATINOAMÉRICA - Por Mar­co Ro­bles

Los pri­me­ros ra­yos del sol se aso­man por el ho­ri­zon­te, el her­mo­so azul tur­que­sa del Mar Me­di­te­rrá­neo co­mien­za a des­te­llar y yo me pre­pa­ro en el pi­so del Ho­tel W de Bar­ce­lo­na, que tie­ne una de las vis­tas más en­vi­dia­bles del océano y de la ciu­dad. Aba­jo, me es­pe­ra la me­jor com­pa­ñía: el nue­vo Mcla­ren ‚ ƒS Spi­der, la ver­sión con­ver­ti­ble del mo­de­lo de en­tra­da” de la fir­ma, que pro­me­te ser un es­pec­ta­cu­lar des­ca­po­ta­ble pa­ra uti­li­zar to­dos los días.

Lo pri­me­ro que hay que de­cir de es­te au­to es que sí, es es­pec­ta­cu­lar. La for­ma de los fa­ros, las lí­neas de la ca­rro­ce­ría, los ri­nes, los de­ta­lles. To­do es­tá pues­to en el lu­gar co­rrec­to. Pe­ro si que­re­mos ha­cer más show, bas­ta con abrir las puer­tas de ti­je­ra pa­ra com­ple­tar uno de los cua­dros más be­llos que he po­di­do ver en es­te tra­ba­jo. Sin em­bar­go, es­toy aquí pa­ra pro­bar­lo, así que de­jo mi actividad con­tem­pla­ti­va pa­ra con­ver­tir­me en el ji­ne­te de es­te bi­pla­za.

El in­te­rior man­tie­ne la es­pec­ta­cu­la­ri­dad del exterior, y de la mis­ma for­ma, una sim­ple­za que sor­pren­de. Po­cos bo­to­nes, una pan­ta­lla mul­ti­me­dia (que, sin du­da, es el ele­men­to con más áreas de opor­tu­ni­dad en to­do el au­to), el vo­lan­te y ‚ ƒ ca­ba­llos de fuer­za em­pu­jan­do al eje tra­se­ro. ¿Qué más po­de­mos pe­dir­le a la vi­da?

Los pri­me­ros ki­ló­me­tros se rea­li­zan den­tro de Bar­ce­lo­na y nos ayu­dan a ver que la pues­ta a pun­to de la sus­pen­sión se ha he­cho un po­co más ami­ga­ble en es­te mo­de­lo, por­que, si bien es un de­por­ti­vo de al­ta es­tir­pe, la fir­ma con­si­de­ra que pa­sa­rá más tiem­po en la ciu­dad y la ca­rre­te­ra, que en una pis­ta de ca­rre­ras. Ape­nas en­tra­mos a la au­to­pis­ta, hun­di­mos el ace­le­ra­dor a fon­do, li­be­ran­do el ru­gi­do del mo­tor, has­ta que un car­tel con la ima­gen de un ra­dar nos re­cuer­da que de­be­mos ser pru­den­tes y ba­jar la ve­lo­ci­dad. Más tar­de, los ca­mi­nos de mon­ta­ña, que son los mis­mos que usó la fir­ma pa­ra afi­nar es­te vehícu­lo, nos de­jan dar­le rien­da suel­ta a la adre­na­li­na.

Con la ca­po­ta aba­jo y el mo­do de ma­ne­jo más de­por­ti­vo ac­ti­va­do, to­ma­mos el con­trol de la trans­mi­sión con las pa­le­tas de cam­bios de fi­bra de car­bono y de­ja­mos que la sin­fo­nía del mo­tor aca­be con la paz del en­torno.

El vo­lan­te es­tá ba­sa­do en los que uti­li­zan los mo­no­pla­zas de Mcla­ren en la Fór­mu­la , en cuan­to a aga­rre y sen­sa­cio­nes de ma­ne­jo. Así que el eje de­lan­te­ro nos va re­la­tan­do to­do lo que su­ce­de en las rue­das, dán­do­nos una de las me­jo­res ex­pe­rien­cias.

El au­to es pre­ci­so, di­ná­mi­co y emo­cio­nan­te. Las cur­vas pa­san una a una co­mo si se tra­ta­ra de una mon­ta­ña ru­sa y nues­tro bó­li­do va co­mo en rie­les, fir­me, es­ta­ble y dis­pues­to a que lo re­te­mos. In­clu­so nos per­mi­te equi­vo­car­nos un po­co sin so­bre­sal­tos: no ocul­ta sus bue­nos mo­da­les in­gle­ses. Las emo­cio­nes si­guen ki­ló­me­tro a ki­ló­me­tro du­ran­te más de dos ho­ras. Es im­po­si­ble can­sar­se de con­du­cir­lo, es im­po­si­ble no que­rer ir más allá.

De­trás de no­so­tros ru­ge un mo­tor V› œ.› li­tros con do­ble tur­bo­car­ga­dor que ge­ne­ra ‚ ƒ hp, žžœ li­bras-pie de tor­que

y es­tá aco­pla­do a una ca­ja au­to­má­ti­ca de sie­te ve­lo­ci­da­des. Gra­cias a ello, la ace­le­ra­ción de 0 a 100 km/h se con­si­gue en 3.2 se­gun­dos y el ve­lo­cí­me­tro no se de­tie­ne has­ta los 328 ki­ló­me­tros por ho­ra.

La es­ta­bi­li­dad es­tá ba­sa­da en una sus­pen­sión de do­ble hor­qui­lla con amor­ti­gua­do­res adap­ta­ti­vos, y pa­ra man­te­ner­nos en el ca­mino te­ne­mos con­tro­les elec­tró­ni­cos de trac­ción y es­ta­bi­li­dad. Los fre­nos son car­bo­ce­rá­mi­cos de se­rie, cuen­tan con ABS y se ocul­tan tras unos ri­nes de alea­ción de 19 pul­ga­das ade­lan­te y 20 atrás, que mon­tan neu­má­ti­cos Pi­re­lli Pze­ro Cor­sa.

El 570S Spi­der es, sin lu­gar a du­das, un de­por­ti­vo pen­sa­do pa­ra quien dis­fru­ta el ma­ne­jo y desea fun­dir­se con la má­qui­na, ha­cer­se uno mis­mo en el ca­mino.

EL 570S SPI­DER CUEN­TA CON UN MO­TOR V8 QUE GE­NE­RA 570 CA­BA­LLOS DE FUER­ZA Y AL­CAN­ZA LOS 328 KM/HR.

Los in­te­rio­res del 570S Spi­der sor­pren­den tan­to o más que su exterior. Su sim­ple­za y con­fort cau­ti­van, mien­tras que su vo­lan­te se ba­sa en los que usan los bó­li­dos de Mcla­ren en la Fór­mu­la 1.

Tie­ne tam­bién una pan­ta­lla mul­ti­me­dia a tono con la tec­no­lo­gía más van­guar­dis­ta del mo­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.