Un en­cla­ve en el pa­raí­so

GQ Latinoamerica - - FRAGANCIAS -

Ca­da vez que se via­ja a Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na por ne­go­cios o pla­cer, la ex­pec­ta­ti­va va por que to­do sea me­mo­ra­ble: des­de los sel­fies y el mo­men­to pa­ra tum­bar­se ba­jo el sol, has­ta la fir­ma de ese con­tra­to por el que has es­ta­do tra­ba­jan­do du­ran­te me­ses. Y na­da se acer­ca al ideal de per­fec­ción si el ho­tel don­de nos alo­ja­mos no ofre­ce al­go es­pe­cial que lo di­fe­ren­cie del res­to. Es ahí don­de en­tra en es­ce­na el JW Ma­rriott San­to Do­min­go, un es­pa­cio que ha en­cla­va­do al lu­jo en el en­torno per­fec­to, ha­cién­do­se par­te de la­vi­bra de una ciu­dad en la que el op­ti­mis­mo y la ale­gría amal­ga­man su ADN. En ca­da una de sus ins­ta­la­cio­nes se vi­ve y sa­bo­rea “El To­que JW”, gra­cias a las pro­pues­tas del Chef Eje­cu­ti­vo Al­ber­to Mar­tín. “Cuan­do ne­ce­si­té se­guir cre­cien­do en mi ca­rre­ra, de­ci­dí ser par­te de un equi­po que te ha­ce va­ler en cual­quier si­tio, co­mo JW Ma­rriott. Es co­mo en el fút­bol, pue­des ser un gran ju­ga­dor, pe­ro te da mu­cho más cré­di­to ser par­te del Real Ma­drid o del Ba­rça. Aquí pue­des pal­par el lu­jo y vi­vir­lo des­de la pers­pec­ti­va de tu crea­ti­vi­dad, y más que eso, ex­pe­ri­men­tas ser par­te de una mar­ca de al­ta ga­ma que se ocu­pa de sus hués­pe­des y, tam­bién, de quie­nes tra­ba­jan en su equi­po”. De­ján­do­nos mi­rar des­de sus lu­jo­sas ha­bi­ta­cio­nes a la his­tó­ri­ca ciu­dad ca­ri­be­ña de la que se ha he­cho el me­jor an­fi­trión, el ho­tel no de­ja na­da al azar en su fit­ness cen­ter, equi­pa­do con lo más efec­ti­vo en tec­no­lo­gía apli­ca­da a la for­ma fí­si­ca; en el re­co­no­ci­do Verty­go 101 Loun­ge & Bar, so­bre pi­so de vi­drio; ni en el res­tau­ran­te Wins­ton’s, don­de el Chef Mar­tín con­vier­te a los más es­cép­ti­cos en adep­tos con pla­tos co­mo la lu­bi­na asa­da, la cau­sa li­me­ña o el pul­po ga­lle­go. “Soy es­pa­ñol y mi co­ci­na es es­pa­ño­la. Las téc­ni­cas y la ma­ne­ra de tra­ba­jar son ibé­ri­cas, pe­ro aquí, en JW Ma­rriott, hago una fu­sión de to­do lo que he apren­di­do en paí­ses co­mo Es­ta­dos Uni­dos, Co­lom­bia, Cu­ba, Fran­cia, In­gla­te­rra, Ita­lia y mu­chos otros en los que he tra­ba­ja­do”, di­ce. “Es tam­bién una co­ci­na de pro­duc­to de tem­po­ra­da con téc­ni­cas mo­der­nas, así que con no­so­tros se pue­de ha­cer un re­co­rri­do gas­tro­nó­mi­co por cul­tu­ras de to­do el mun­do. Aquí no co­ci­na­mos, sino que ela­bo­ra­mos ex­pe­rien­cias de sa­bo­res, ol­fa­ti­vas y vi­sua­les que se sien­tan es­pe­cia­les. El te­ma no es ser la me­jor co­ci­na, sino tra­ba­jar pa­ra ha­cer­la y, en el ca­mino, crear un re­co­rri­do gas­tro­nó­mi­co por cin­co con­ti­nen­tes en los que es­tá JW Ma­rriott”, com­ple­men­ta Al­ber­to. Con el mis­mo múscu­lo que po­ne el Chef Mar­tín a su pa­sión por la gas­tro­no­mía, tra­ba­jan to­dos en es­ta ins­ta­la­ción que, pa­ra mu­chos, es­tá en­tre las me­jo­res en el Ca­ri­be y La­ti­noa­mé­ri­ca. “A di­fe­ren­cia de otras com­pa­ñías, en JW Ma­rriott hay to­tal preo­cu­pa­ción y ca­ri­ño por sus aso­cia­dos. Ésa es la cla­ve. Aquí no hay em­plea­dos, to­dos so­mos aso­cia­dos. La or­ga­ni­za­ción nos cui­da y eso se re­fle­ja en la res­pues­ta del equi­po, en la ma­ne­ra en que tra­ba­ja­mos y nos de­di­ca­mos al clien­te. En el te­ma de la su­pera­ción, por ejem­plo, ves a los más jó­ve­nes cre­cer y desa­rro­llar­se. Aquí eres par­te de un equi­po que se re­co­no­ce y va­lo­ra. Por ejem­plo, en el te­ma de la gas­tro­no­mía, JW Ma­rriott tie­ne su pro­pia aca­de­mia pa­ra for­mar a sus aso­cia­dos, ade­más de lo que apren­den en el día a día”, de­cla­ra Al­ber­to. Eso ex­pli­ca mu­chas co­sas y re­di­men­sio­na el lu­jo. Un via­je a San­to Do­min­go, la her­mo­sa ca­pi­tal de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, es siem­pre es­pe­cial, pe­ro con JW Ma­rriott y sus aso­cia­dos co­mo an­fi­trio­nes, la ex­pe­rien­cia se tor­na per­fec­ta.

El Chef Eje­cu­ti­vo Al­ber­to Mar­tín del ho­tel JW Ma­rriott San­to Do­min­go. Aba­jo, un sal­món y un short rib de su au­to­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.