LOS ALQUIMISTAS

Con­ver­sa­mos con Ed­die Ros­chi y Fa­bri­ce Pe­not, fun­da­do­res de Le La­bo, una de las ca­sas de fra­gan­cias más se­lec­tas y fa­vo­ri­tas de los con­nois­seurs al­re­de­dor del mun­do.

GQ Latinoamerica - - FRAGANCIAS -

Hoy en día, el uni­ver­so de las fra­gan­cias ha al­can­za­do ni­ve­les in­sos­pe­cha­dos. Un buen ejem­plo de ello es Le La­bo, una fir­ma que apues­ta por crear esen­cias con co­ne­xio­nes emo­cio­na­les pa­ra quien las usa. Char­la­mos con sus fun­da­do­res pa­ra co­no­cer más acer­ca de es­te con­cep­to, el cual pro­me­te se­du­cir has­ta a los ca­ba­lle­ros más exi­gen­tes.

Es una de las mar­cas más se­lec­tas de per­fu­mes en el mun­do, ¿cuál con­si­de­ran que es el ele­men­to cla­ve de su éxi­to? Tra- ta­mos de lle­nar la ne­ce­si­dad de au­ten­ti­ci­dad y co­ne­xión emo­cio­nal que otras mar­cas no sa­tis­fa­cen no só­lo por­que no les in­tere­sa, sino por­que, ade­más, no creen re­que­rir­lo. En la in­dus­tria de la mo­da, tal vez eso no es tan ne­ce­sa­rio, y pro­ba­ble­men­te sea una de las ra­zo­nes por las que las fra­gan­cias de di­se­ña­dor no lo­gran co­nec­tar­se con la gen­te ac­tual­men­te. No se pue­de idear un per­fu­me que ten­ga im­por­tan­cia si no hay una co­ne­xión emo­cio­nal con el pro­ce­so de crea­ción. En ese ca­so, nues­tro le­ma “con­cen­tra­ción pa­ra la crea­ción y es­pe­ran­za pa­ra la com­pa­ñía” es muy re­le­van­te.

Han pa­sa­do años des­de que fun­da­ron Le La­bo ba­jo la fi­lo­so­fía ja­po­ne­sa de “Wa­bi-sa­bi”, el ar­te de la im­per­fec­ción... ¿có­mo ha si­do tra­ba­jar con él?

Nues­tra prin­ci­pal fuente de ins­pi­ra­ción o có­di­go de con­duc­ta ar­tís­ti­ca es la co­ne­xión muy cer­ca­na con la es­té­ti­ca ja­po­ne­sa, en la que de­bes acep­tar la im­per­fec­ción y la im­per­ma­nen­cia de las co­sas in­com­ple­tas. Bus­ca­mos la be­lle­za que exis­te en la irre­gu­la­ri­dad, en la ru­de­za, el re­sul­ta­do de la in­te­gri­dad y sim­pli­ci­dad del pro­ce­so que se­gui­mos en la ar­te­sa­nía.

¿La po­si­bi­li­dad de to­car y oler ma­te­ria­les na­tu­ra­les afec­ta la ma­ne­ra de com­prar del con­su­mi­dor?

Sin du­da, es una ex­pe­rien­cia real pa­ra nues­tros clien­tes. Só­lo tie­nes que sen­tir cu­rio­si­dad por la per­fu­me­ría y en­trar a nues­tro la­bo­ra­to­rio; allí, los es­pe­cia­lis­tas te

"Nues­tra prin­ci­pal fuente de ins­pi­ra­ción es la co­ne­xión con la es­té­ti­ca ja­po­ne­sa".

guia­rán en las co­lec­cio­nes y, ade­más, te ayu­da­rán a escoger en­tre do­ce­nas de in­gre­dien­tes. Ac­tual­men­te, en nues­tra tien­da de Nue­va York, con­ta­mos con más de 600 ele­men­tos. Los la­bo­ra­to­rios de Le La­bo son co­mo un par­que de di­ver­sio­nes pa­ra el ol­fa­to, y la fra­gan­cia es un sou­ve­nir.

¿Cuál es el re­to más gran­de de te­ner dos men­tes crea­ti­vas tra­ba­jan­do en una mis­ma di­rec­ción?

¿Có­mo di­vi­den sus pa­pe­les en la com­pa­ñía? Pien­so que es más bien una ven­ta­ja ser dos en la fir­ma; es­to nos ha­ce sen­tar­nos pa­ra in­ter­cam­biar nues­tras ideas. So­mos muy afor­tu­na­dos en com­par­tir la mis­ma vi­sión pa­ra rea­li­zar las co­sas; por su­pues­to, hay oca­sio­nes en las que no coin­ci­di­mos, sin em­bar­go, siem­pre to­ma­mos las de­ci­sio­nes cuan­do los dos es­ta­mos de acuer­do. Es im­por­tan­te es­cu­char tu in­tui­ción, no sa­bes que po­drá aña­dir­se en tér­mi­nos de quié­nes so­mos co­mo mar­ca y quié­nes so­mos co­mo per­so­nas que lle­van la fir­ma. Em­pe­za­ron una con­ver­sa­ción so­bre la fa­bri­ca­ción de per­fu­mes per­so­na­li­za­dos. Pe­ro aho­ra que tie­nen 15 fra­gan­cias per­ma­nen­tes, ¿exis­te la po­si­bi­li­dad de que un clien­te en­tre a la tien­day ha­ga su pro­pia esen­cia? En Le La­bo, en­fren­te del clien­te, crea­mos una esen­cia de al­gu­na que exis­ta en nues­tra co­lec­ción per­ma­nen­te. Nues­tros per­fu­mes son úni­cos y di­fe­ren­tes, el con­cen­tra­do del acei­te se man­tie­ne se­pa­ra­do del al­cohol has­ta el mo­men­to de la com­pra. Lue­go, el téc­ni­co pro­ce­de al úl­ti­mo pa­so de la fa­bri­ca­ción, en la que mez­cla el con­cen­tra­do de acei­te con al­cohol y agua. No per­so­na­li­za­mos esen­cias por­que crear una fra­gan­cia tie­ne un cos­to muy al­to, ade­más de que to­ma mu­cho tiem­po rea­li­zar­la (des­de me­ses, has­ta años). Sin em­bar­go, pue­do ase­gu­rar que per­so­na­li­za­mos el per­fu­me con el nom­bre o men­sa­je que quie­ras, ha­cién­do­lo úni­co.

San­tal 33 se ha con­ver­ti­do en la esen­cia de una ge­ne­ra­ción; edi­to­res, fo­tó­gra­fos y ar­tis­tas la tie­nen. ¿Fue par­te de la es­tra­te­gia de mar­ke­ting pa­ra con­ver­tir­lo en un per­fu­me po­pu­lar e icó­ni­co? No es­ta­mos ob­se­sio­na­dos en crear bes­tse­llers; más bien, lo es­ta­mos en mo­ver a la gen­te. A ve­ces, fa­lla­mos; a ve­ces, fun­cio­na, pe­ro cuan­do su­ce­de, es co­mo si ocu­rrie­ra ma­gia y el éxi­to na­tu­ral­men­te vie­ne. En ca­da per­fu­me que idea­mos, in­ver­ti­mos el mis­mo tiem­po, crea­ción, in­ten­tos y amor… Hay una ex­pec­ta­ti­va de que el si­guien­te per­fu­me mue­va a la gen­te de la mis­ma for­ma que a no­so­tros, aun­que, por su­pues­to, no siem­pre pa­sa. So­mos muy afor­tu­na­dos de te­ner al­gu­nos pro­duc­tos icó­ni­cos en la co­lec­ción de Le La­bo. San­tal 33 es otro ni­vel de éxi­to, es in­creí­ble­men­te otro ni­vel; co­mo crea­dor de per­fu­mes, es­pe­ras se­cre­ta­men­te, pe­ro nun­ca pien­sas que ten­drá ese im­pac­to. Pa­sa só­lo una vez en la vi­da.

¿En­tra­rán en otros mer­ca­dos o se­rá una

dis­tri­bu­ción con­tro­la­da? Es­ta­mos pen­san­do en abrir más tien­das en nue­vas ubi­ca­cio­nes por­que he­mos co­no­ci­do a gen­te muy in­tere­san­te que quie­re ex­pan­dir nues­tra his­to­ria en lu­ga­res don­de no hay.

¿Sus fra­gan­cias fa­vo­ri­tas?

De Ed­die, Anot­her 13; de Fa­bri­ce, San­tal 33.

En Le La­bo, pue­des crear tu pro­pia fra­gan­cia de acuer­do a tus ne­ce­si­da­des, gus­tos y ru­ti­na.

Arri­ba, Ed­die Ros­chi y Fa­bri­ce Pe­not, fun­da­do­res de la fir­ma de fra­gan­cias Le La­bo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.