PRE­CI­SIÓN CENTENARIA

Con­ver­sa­mos con Ale­xan­der Meh­di Ben­nou­na, CEO de la di­vi­sión de re­lo­jes de Vic­to­ri­nox des­de el año 2007, acer­ca de la evo­lu­ción del mer­ca­do.

GQ Latinoamerica - - RELOJES - Por Al­ber­to Na­va

Son más de 130 años los que Vic­to­ri­nox lle­va ela­bo­ran­do pro­duc­tos pre­ci­sos, en­tre los que des­ta­can las na­va­jas y pie­zas re­lo­je­ras. Fue es­pe­cial­men­te es­to lo que nos lle­vó a sen­tar­nos a char­lar con Ale­xan­der Meh­di Ben­nou­na, CEO de la di­vi­sión de re­lo­jes de la mar­ca, du­ran­te su vi­si­ta al Sa­lón In­ter­na­cio­nal de Al­ta Re­lo­je­ría Mé­xi­co 2017.

¿Cuá­les son los cam­bios más sig­ni­fi­ca­ti­vos que ha te­ni­do la in­dus­tria re­lo­je­ra des­de tu nom­bra­mien­to co­mo CEO en Vic­to­ri­nox? Creo que an­tes, ha­bía mu­chos as­pec­tos en la in­dus­tria que pa­re­cían evi­den­tes, y hoy no lo son, so­bre to­do cuan­do se tra­ta del com­por­ta­mien­to de los con­su­mi­do­res. Por ejem­plo, mer­ca­dos emer­gen­tes, co­mo el ru­so y el chino, han trans­for­ma­do la re­lo­je­ría en los años re­cien­tes. La com­pe­ten­cia que pro­vie­ne de la par­te di­gi­tal ha cam­bia­do la ecua­ción, al igual que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes que no ne­ce­sa­ria­men­te usan re­loj. Exis­te el ries­go de que la in­dus­tria ter­mi­ne ob­so­le­ta, co­mo le ocu­rrió a los som­bre­ros y bas­to­nes. Por ello, nos en­con­tra­mos en una si­tua­ción en la que de­be­mos rein­ven­tar­nos sin de­jar de la­do nues­tros fun­da­men­tos.

To­man­do eso en con­si­de­ra­ción, ¿có­mo ha cam­bia­do la em­pre­sa a la cual per­te­ne­ce? No­so­tros en­ten­de­mos que no so­mos una mar­ca re­lo­je­ra, sino una compañía sui­za que tam­bién fa­bri­ca es­tas pie­zas. Con­si­de­ra­mos que po­de­mos te­ner un en­fo­que dis­tin­to en cuan­to a lo que la ex­pe­rien­cia de un con­su­mi­dor se re­fie­re. Es im­por­tan­te man­te­ner­nos fie­les a nues­tros prin­ci­pios por­que si tra­ta­mos de ser al­go que no so­mos, se ve­rá re­fle­ja­do en el mer­ca­do. He­mos lle­ga­do a la con­clu­sión de que de­be­mos su­pe­rar los lí­mi­tes es­ta­ble­ci­dos en cues­tión de ca­li­dad, ha­cer re­lo­jes que si­gan fun­cio­nan­do per­fec­ta­men­te sin im­por­tar las con­di­cio­nes.

¿Qué hay de las ge­ne­ra­cio­nes más jó­ve­nes? Jus­to aho­ra no nos di­ri­gi­mos es­pe­cí­fi­ca­men­te a ese mer­ca­do. Pien­so que Vic­to­ri­nox es una fir­ma que ten­drá re­le­van­cia pa­ra ti una vez que ya es­tés es­ta­ble­ci­do com­ple­ta­men­te de ma­ne­ra so­cial. Sin em­bar­go, po­ne­mos mu­cha aten­ción a to­do lo re­la­cio­na­do con la in­dus­tria di­gi­tal que mar­ca las ten­den­cias y es­tá li­ga­do di­rec­ta­men­te a los jó­ve­nes.

¿Cuál es la res­pues­ta de la mar­ca an­te la ola di­gi­tal? Los re­lo­jes sui­zos tie­nen una vi­da pro­lon­ga­da y los ar­te­fac­tos di­gi­ta­les, una mu­cho más li­mi­ta­da. Es­ta era nos ha pues­to en la si­tua­ción de tra­tar de an­ti­ci­par qué es lo que los con­su­mi­do­res van a que­rer de un re­loj sui­zo, ade­más de po­der ver la ho­ra. El I.N.O.X. Ti­ta­nium Sky High es un buen ejem­plo de ello.

El mer­ca­do la­ti­noa­me­ri­cano es uno que ha evo­lu­cio­na­do rá­pi­da­men­te. ¿Có­mo se han adap­ta­do a es­te fe­nó­meno? El re­to es no per­der la cer­ca­nía con los clien­tes, so­bre to­do con los cam­bios que la­com­pa­ñía ha te­ni­do. Mé­xi­co ha au­men­ta­do su im­por­tan­cia; des­pués de Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá, es nues­tro mer­ca­do más fuer­te.

Ale­xan­der Meh­di Ben­nou­na, CEO de la di­vi­sión de re­lo­jes

de Vic­to­ri­nox.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.