LA BANDA SONORA DE TU PROPIA VI­DA

Có­mo crear la lis­ta de re­pro­duc­ción per­fec­ta.

GQ Latinoamerica - - MÚSICA - Por An­jo Na­va

¿Se acuer­dan de los ca­se­tes? ¿Esos car­tu­chos rec­tan­gu­la­res que con­te­nían un ca­rre­te de cin­ta mag­né­ti­ca en los cua­les se po­día gra­bar, al­ma­ce­nar y re­pro­du­cir mú­si­ca? Mien­tras es­cri­bo es­to, ten­go emo­cio­nes en­con­tra­das. Por un la­do, evo­co es­te for­ma­to con mu­chí­si­ma nos­tal­gia y ca­ri­ño y, por otro, me sien­to co­mo un an­ciano anacró­ni­co que na­rra sus prehis­tó­ri­cas ex­pe­rien­cias. Pe­ro me­jor cen­tré­mo­nos en lo po­si­ti­vo.

El ca­se­te fue un par­tea­guas pa­ra la in­dus­tria. Des­de su apa­ri­ción, la mú­si­ca se vol­vió por­tá­til y la gen­te pu­do lle­var­la con­si­go y es­cu­char­la en sus walk­mans. Aun­que qui­zá lo más im­por­tan­te es que el ca­se­te fue el pri­mer me­dio ma­si­vo pa­ra con­fec­cio­nar re­co­pi­la­cio­nes per­so­na­les de can­cio­nes. Los mix­ta­pes fue­ron una for­ma de ex­pre­sión, una he­rra­mien­ta pa­ra con­quis­tar al ser que­ri­do, un com­pa- ñe­ro en tra­yec­tos lar­gos de ca­rre­te­ra… ¡En fin! Su apli­ca­ción era tan ili­mi­ta­da co­mo las com­bi­na­cio­nes de te­mas que se po­dían gra­bar ahí.

Pro­du­cir una re­co­pi­la­ción ca­se­ra en un ca­se­te era to­da una cien­cia. Uno te­nía que ele­gir el or­den de los tracks, dis­tri­buir­los en am­bos la­dos de la cin­ta y, ade­más, cal­cu­lar los tiem­pos de du­ra­ción de la mis­ma. Des­pués, se es­cri­bía a mano la se­cuen­cia de los te­mas y has­ta pen­sá­ba­mos en un tí­tu­lo ori­gi­nal pa­ra bau­ti­zar la an­to­lo­gía.

Hoy, en pleno 2017, los ca­se­tes son re­li­quias. Sin em­bar­go, su es­pí­ri­tu vi­ve en las lis­tas de re­pro­duc­ción que po­de­mos crear en los di­fe­ren­tes ser­vi­cios de strea­ming, el me­dio pre­do­mi­nan­te por el que es­cu­cha­mos mú­si­ca. Por eso, aquí una guía prác­ti­ca pa­ra ha­cer el lis­ta­do per­fec­to y que és­te ten­ga un sen­ti­do ló­gi­co, pla­cen­te­ro y ar­mó­ni­co al es­cu­char­lo.

PASO 1: ELE­GIR UNA OCA­SIÓN

Las lis­tas son co­mo las fies­tas. La de­co­ra­ción, ali­men­tos y có­di­go de ves­ti­men­ta de­pen­de­rán de lo que se es­tá ce­le­bran­do. De igual ma­ne­ra, una re­co­pi­la­ción de can­cio­nes de­be te­ner un fin. Pue­de ser la lis­ta con la que nos cor­ta­mos las ve­nas re­cor­dan­do a nues­tra ex, la que in­yec­te la mo­ti­va­ción ne­ce­sa­ria pa­ra ir al gim­na­sio des­pués del tra­ba­jo, la que po­ne­mos en la SUV de Uber en­tre un an­tro y otro o la que nos tran­qui­li­ce du­ran­te un tra­yec­to en el trá­fi­co.

PASO 2: SER COHERENTES CON EL FIN

Di­cen que en gus­tos se rom­pen gé­ne­ros, pe­ro pa­ra las lis­tas no es el ca­so. Una can­ción de hip hop pue­de con­vi­vir per­fec­ta­men­te con una de rock, siem­pre y cuan­do am­bas com­par­tan un mis­mo es­pí­ri­tu. ¿Qué lo de­ter­mi­na? El fin que es­ta­ble­ci­mos en el paso an­te­rior.

PASO 3: EM­PE­ZAR CON FUERZA

La pri­me­ra can­ción de una lis­ta es fun­da­men­tal. Co­mo el enun­cia­do de aper­tu­ra en un tex­to li­te­ra­rio, és­ta ten­drá que ser un es­co­pe­ta­zo de con­tun­den­cia que lla­me la aten­ción y sien­te las ba­ses de lo que se ave­ci­na.

PASO 4: BUS­CAR TEMPOS SIMILARES

Al­go que pue­de rom­per la se­cuen­cia ló­gi­ca de una lis­ta de can­cio­nes es cuan­do, al or­de­nar­la, ha­ce­mos brin­cos in­tem­pes­ti­vos en­tre un te­ma mo­vi­do, a una ba­la­da des­ga­rra­do­ra. Es­to no quie­re de­cir que la lis­ta en­te­ra si­ga el mis­mo tem­po, sino que las subidas y ba­ja­das rít­mi­cas sean pau­la­ti­nas.

PASO 5: SE­GUIR UNA NARRATIVA SONORA

Si so­mos con­sis­ten­tes con el beat de las can­cio­nes, es­tá en nues­tra se­lec­ción lle­var al es­cu­cha (in­clu­yén­do­nos, por su­pues­to) al es­ta­do de áni­mo que nos dé la ga­na. A di­fe­ren­cia de un DJ, que pue­de ajus­tar su re­per­to­rio de­pen­dien­do de la reac­ción de su au­dien­cia, las lis­tas de re­pro­duc­ción tie­nen la ca­pa­ci­dad de abrir un sen­de­ro mu­si­cal es­pe­cí­fi­co y pre­de­ter­mi­na­do.

PASO 6: NO TE­MER UN ENCUENTRO EN­TRE EL PASADO, EL PRE­SEN­TE Y EL FUTURO

La ins­pi­ra­ción mu­si­cal, co­mo el res­to del ar­te, pro­vie­ne de las di­fe­ren­tes in­fluen­cias que me­ro­dea­ron las ca­be­zas de sus crea­do­res al mo­men­to de com­po­ner­las. Del mis­mo mo­do que una banda del año pasado re­to­ma el so­ni­do de los sin­te­ti­za­do­res ochen­te­ros y los ha­ce so­nar con­tem­po­rá­neos, en una lis­ta de re­pro­duc­ción es­tos en­cuen­tros, ho­me­na­jes y has­ta pla­gios fun­cio­nan bas­tan­te bien.

PASO 7: NO INCLUIR CAN­CIO­NES DE RELLENO

Cuan­do la ima­gi­na­ción no nos da pa­ra más y te­ne­mos una lis­ta só­li­da de sie­te tracks, de­jé­mos­la así. Al re­lle­nar­la con te­mas irre­le­van­tes o so­sos, lo úni­co que lo­gra­re­mos es sal­tar­los cuan­do lle­gue­mos a ellos al es­cu­char­la.

PASO 8: TERMINAR CON FUERZA

Re­to­man­do el ter­cer paso, la úl­ti­ma can­ción de­be ser ese pun­to fi­nal que nos de­je con una sen­sa­ción de que­rer que la lis­ta no ter­mi­ne ja­más.

EL CA­SE­TE FUE PAR­TEA­GUAS EN LA IN­DUS­TRIA, SE TRATÓ DEL PRI­MER ME­DIO MA­SI­VO PA­RA CON­FEC­CIO­NAR RE­CO­PI­LA­CIO­NES PER­SO­NA­LES DE CAN­CIO­NES. CON SU APA­RI­CIÓN, LA MÚ­SI­CA SE VOL­VIÓ POR­TÁ­TIL.

Mark Ruf­fa­lo y Kei­ra Knightley en la cin­ta Be­gin

Again (2013).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.