LOS TESOROS DEL MEZCAL

Ya re­za el di­cho: “Pa­ra to­do mal, mezcal; pa­ra to­do bien, tam­bién”. Del vas­to (y, ac­tual­men­te, muy so­li­ci­ta­do) uni­ver­so de es­te des­ti­la­do, ele­gi­mos las eti­que­tas que me­jor lo re­pre­sen­tan y de las cua­les has­ta la mis­ma dio­sa Ma­yáhuel es­ta­ría or­gu­llo­sa.

GQ Latinoamerica - - DESTILADOS - Por Je­sús Al­ber­to Ger­mán

400 CONEJOS REPOSADO

To­do en es­te mezcal nos re­mon­ta al be­llo es­ta­do de Oa­xa­ca. En la an­ti­güe­dad, a los dio­ses de las be­bi­das al­cohó­li­cas se les lla­ma­ba Cen­tzon–to­toch­tin (“400 conejos”), pues se creía que el nú­me­ro 400 era si­nó­ni­mo de in­nu­me­ra­ble, in­fi­ni­to. Así na­ce es­ta eti­que­ta, cu­ya crea­ción se rea­li­za a tra­vés de pro­ce­sos ar­te­sa­na­les con téc­ni­cas an­ces­tra­les. 400 Conejos Reposado se ob­tie­ne de aga­ve es­pa­dín, co­ci­do y fer­men­ta­do, pa­ra lue­go re­po­sar en ba­rri­cas de ro­ble blan­co por tres me­ses. Cuen­ta con no­tas ahu­ma­das y aro­mas ama­de­ra­dos.

LOS DANZANTES EDI­CIÓN 20 ANIVERSARIO

A lo largo de dos dé­ca­das, Los Danzantes nos ha en­tre­ga­do uno de los me­jo­res mez­ca­les de Mé­xi­co. Pa­ra ce­le­brar su 20 aniversario, la fir­ma de­ci­dió pre­sen­tar su pri­me­ra eti­que­ta Still Proof, es de­cir, di­rec­to del alam­bi­que, lo que nos per­mi­te apre­ciar en pa­la­dar to­das las cua­li­da­des del aga­ve. Se tra­ta de un es­pa­dín cul­ti­va­do en San­tia­go Ma­tatlán, Oa­xa­ca, que des­pués pa­sa por un co­ci­do en horno de le­ña ba­jo tie­rra y fer­men­ta­ción na­tu­ral. Es­ta edi­ción es­pe­cial só­lo con­ta­rá con 400 bo­te­llas. ¡Una dig­na ce­le­bra­ción!

MEZCAL CREYENTE

Pro­du­ci­do en su to­ta­li­dad a par­tir de aga­ve es­pa­dín jo­ven y des­ti­la­do en alam­bi­que de co­bre, es­te fa­bu­lo­so mezcal tie­ne un aro­ma dul­ce que com­bi­na no­tas her­ba­les y afru­ta­das. En bo­ca, pre­do­mi­nan con gran ca­rác­ter las no­tas fru­ta­les, de­jan­do en el pa­la­dar una sen­sa­ción ater­cio­pe­la­da y sua­ve. Sin lu­gar a du­das, Creyente se ha ga­na­do a pul­so un lu­gar im­por­tan­te den­tro de los me­jo­res mez­ca­les rea­li­za­dos en Mé­xi­co.

MÁSCARA DE XAGUAR NARANJA

Lo me­jor en­tre lo me­jor. Rea­li­za­do por el maes­tro mez­ca­le­ro For­tino Ra­mos, es­ta eti­que­ta se ela­bo­ra a par­tir de aga­ves to­ba­lá sil­ves­tre, arro­que­ño y es­pa­dín, los cua­les se ma­cha­can a gol­pe de ma­zo, pa­ra lue­go en­trar en un horno có­ni­co ba­jo tie­rra; pos­te­rior­men­te, se fer­men­ta con agua de ma­nan­tial y re­po­sa en vi­drio. Po­see tri­ple des­ti­la­ción en alam­bi­ques de co­bre y ollas de ba­rro. Li­ge­ra­men­te ahu­ma­do, con un sa­bor sua­ve en pa­la­dar, su pro­duc­ción es­tá li­mi­ta­da a 4 mil bo­te­llas por lo­te. Ade­más, se tra­ta del pri­mer mezcal ul­tra pre­mium en to­do el mun­do.

LOS AMAN­TES AÑEJO

Pro­ve­nien­te de la re­gión de Tla­co­lu­la de Ma­ta­mo­ros, Oa­xa­ca, es­te des­ti­la­do del aga­ve es­pa­dín pa­sa dos años de añe­ja­mien­to en ba­rri­cas de ro­ble fran­cés, tiem­po en el cual ad­quie­re to­das sus cua­li­da­des: to­nos muy aro­má­ti­cos y no­tas a vai­ni­lla, ca­fé, ca­ra­me­lo y fru­tas, que pue­den apre­ciar­se fá­cil­men­te en bo­ca. La eti­que­ta con­ser­va el ADN que tan­to ha ca­rac­te­ri­za­do a la fir­ma des­de su crea­ción.

MONTELOBOS TO­BA­LÁ

Tras pre­sen­tar con éxi­to su eti­que­ta Es­pa­dín Oa­xa­ca, Montelobos de­ci­dió mi­rar ha­cia el es­ta­do de Pue­bla. Es así co­mo na­ce Montelobos To­ba­lá, un mezcal her­bal con sa­bo­res a fru­tos se­cos. En za­po­te­co, la pa­la­bra to­ba­lá sig­ni­fi­ca “ma­guey ca­lien­te o aro­má­ti­co” y el boom del mezcal a ni­vel mun­dial ha pro­vo­ca­do que es­ta va­rie­dad sea so­bre­ex­plo­ta­da, a lo que la mar­ca res­pon­dió apos­tan­do por re­cu­rrir a aga­ves sus­ten­ta­bles. Con no­tas cí­tri­cas, de al­baha­ca, hi­go y ma­ca­da­mia en pa­la­dar, así co­mo aro­mas de li­món, pi­mien­to ver­de y pe­ra, Montelobos To­ba­lá ha­ce ho­nor a la tra­di­ción an­ces­tral de es­ta be­bi­da.

MEZCAL UNIÓN EL VIEJO

Ha­ce sie­te años, em­pe­zó a es­cri­bir­se la his­to­ria de Mezcal Unión, una be­bi­da que bus­ca­ba re­fle­jar la pa­sión por el mezcal, las tra­di­cio­nes y el amor por la tie­rra oa­xa­que­ña en ca­da bo­te­lla pro­du­ci­da. Y va­ya que lo lo­gró. Re­cien­te­men­te, la fir­ma pre­sen­tó Mezcal Unión El Viejo, rea­li­za­do a ba­se de aga­ves es­pa­dín y to­ba­lá de en­tre 8 y 14 años, y su­per­vi­sa­do por el maes­tro mez­ca­le­ro Pe­dro Her­nán­dez. Se tra­ta de una be­bi­da con no­tas flo­ra­les, de man­te­qui­lla, pie­dra y ma­de­ras nue­vas, que en bo­ca re­ve­la ele­men­tos ahu­ma­dos y ca­ra­me­li­za­dos. In­dis­cu­ti­ble­men­te, un de­lei­te pa­ra el pa­la­dar y los aman­tes de es­te des­ti­la­do.

WAHAKA MA­DRE CUISHE JO­VEN

Fue en agos­to de 2011 cuan­do un gru­po de ami­gos via­jó al es­ta­do de Oa­xa­ca con el fin de bus­car el pun­to de par­ti­da per­fec­to pa­ra con­ver­tir su pa­sión por el mezcal en una mar­ca mun­dial. Así, ha­lla­ron un ho­gar en San Dio­ni­sio Oco­te­pec co­man­da­do por el maes­tro mez­ca­le­ro Be­to Mo­ra­les, y a par­tir de ese mo­men­to, co­men­zó la his­to­ria de Mezcal Wahaka, uno de los más re­co­no­ci­dos a ni­vel na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal. Es­ta eti­que­ta en par­ti­cu­lar es lle­va­da a ca­bo al des­ti­lar uno de los aga­ves más ra­ros: el Ma­dre Cuishe. En bo­ca, re­ve­la ma­ti­ces te­rro­sos, mi­ne­ra­les y cí­tri­cos, ca­rac­te­rís­ti­cas que lo con­vier­ten en una be­bi­da di­fí­cil de ol­vi­dar.

ZIGNUM AÑEJO

Ela­bo­ra­do por Ca­sa Ar­man­do Gui­ller­mo Prie­to, la plan­ta pro­duc­to­ra de mezcal más gran­de de Mé­xi­co, Zignum es uno de los des­ti­la­dos en su ti­po con más re­co­no­ci­mien­tos a es­ca­la glo­bal. Con aro­mas y no­tas ahu­ma­das de vai­ni­lla y cho­co­la­te, Zignum Añejo re­po­sa 18 me­ses en ba­rri­cas de ro­ble fran­cés, de don­de ob­tie­ne sus prin­ci­pa­les cua­li­da­des. De co­lor ám­bar y des­te­llos co­bri­zos, ga­nó la Me­da­lla de Oro en la San Fran­cis­co World Spi­rits Com­pe­ti­tion 2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.