ELREY DE LE MANS

Tom Kris­ten­sen po­drá no so­nar­nos mu­cho, pe­ro el da­nés, em­ba­ja­dor de Ro­lex, es el má­xi­mo ga­na­dor de las 24 Ho­ras de Le Mans y Campeón Mun­dial de Re­sis­ten­cia en 2013. No­so­tros pla­ti­ca­mos con él po­co an­tes del Gran Pre­mio de Mé­xi­co.

GQ Latinoamerica - - TOMKRISTENSEN - Pro­duc­ción Fer­nan­do Ca­rri­llo Fo­tos Fer­nan­do Ma­rro­quín Tex­to Mar­co Ro­bles

“EXIS­TEN MU­CHAS SIMILITUDES EN­TRE LOS FA­BRI­CAN­TES DE RE­LO­JES Y LOS EQUI­POS DE CA­RRE­RAS CUAN­DO LLEGAS A NI­VE­LES MÁS AL­TOS”.

El ta­ma­ño del sa­lón y de l a pro­duc­ción al­re­de­dor de la sesión fotográfica só­lo pue­de ser com­pa­ra­do con la im­por­tan­cia del “Sr. Le Mans”. Es­ta­mos fren­te a la reale­za del au­to­mo­vi­lis­mo, fren­te a un hom­bre que du­ran­te 20 años lu­chó las más du­ras ba­ta­llas del de­por­te mo­tor; ésas don­de só­lo ga­nas si eres rá­pi­do, tie­nes una má­qui­na con­fia­ble y sa­bes tra­ba­jar en equi­po.

Des­de 2010, Tom Kris­ten­sen es em­ba­ja­dor de la fir­ma re­lo­je­ra Ro­lex y, oca­sio­nal­men­te, es par­te del gru­po de pi­lo­tos que apo­ya a los co­mi­sa­rios de la FIA en los Gran­des Pre­mios de Fór­mu­la 1; así que apro­ve­cha­mos su pre­sen­cia en Mé­xi­co pa­ra con­ver­sar con él so­bre au­to­mo­vi­lis­mo y su pa­sión por los re­lo­jes de los que es sím­bo­lo.

Con una ex­ten­sa co­lec­ción de pie­zas de la ca­sa sui­za, no es ra­ro que el da­nés sea un fa­ná­ti­co del Day­to­na, del que tie­ne va­rios mo­de­los que ga­nó con sus nue­ve vic­to­rias en las 24 Ho­ras de Le Mans.

“Ro­lex, en ge­ne­ral, es una gran mar­ca; por ello, es­tar aso­cia­do a ella es mu­cho más que un sue­ño he­cho reali­dad, es una am­bi­ción que tie­nes des­de que eres un pi­lo­to jo­ven. Cre­cí bus­can­do te­ner éxi­to en el de­por­te mo­tor, y el Ro­lex Day­to­na es el re­loj de los pi­lo­tos triun­fa­do­res; tie­nes que usar uno”, ase­gu­ra. “No ten­go un Ro­lex fa­vo­ri­to, pe­ro, en reali­dad, el Day­to­na es un cro­nó­gra­fo her­mo­so en cual­quie­ra de sus ver­sio­nes. Siem­pre lo pue­des com­bi­nar muy bien, con la ca­rá­tu­la blan­ca o ne­gra, de­pen­de de la oca­sión. Por su­pues­to, es un pri­vi­le­gio tra­ba­jar con es­ta fir­may ha­ber ga­na­do al­gu­nas ca­rre­ras pa­tro­ci­na­das por ellos, así co­mo cum­plir mis sue­ños de ju­ven­tud: te­ner un Ro­lex en mi mu­ñe­ca. Exis­ten mu­chas similitudes en­tre los fa­bri­can­tes de re­lo­jes y los equi­pos de ca­rre­ras cuan­do llegas a los ni­ve­les más al­tos: to­dos tie­nen que tra­ba­jar con mu­cha pa­sión, ser per­sis­ten­tes, bus­car siem­pre in­no­var y ga­nar pres­ti­gio”, con­ti­núa.

Du­ran­te sus más de 20 años par­ti­ci­pan­do en ca­rre­ras de re­sis­ten­cia, Tom afir­ma que dis­fru­ta­ba más cuan­do los pro­to­ti­pos te­nían un ha­bi­tácu­lo des­cu­bier­to por­que la vi­si­bi­li­dad de los al­re­de­do­res era me­jor, aun­que el ai­re al lle­gar a ve­lo­ci­da­des de 315-320 km/h en las lar­gas rec­tas de Le Mans era mo­les­to, pe­ro lo pre­fe­ría a la ca­bi­na ce­rra­da de la ac­tua­li­dad, que aun­que te da más ve­lo­ci­dad pun­ta, ha­ce más di­fí­cil pi­lo­tear en la no­che y, so­bre to­do, cuan­do hay llu­via.

Co­mo reale­za del au­to­mo­vi­lis­mo, la vi­da des­pués de las pis­tas es bas­tan­te bue­na pa­ra Kris­ten­sen. “Mu­chí­si­mo”, ase­gu­ra; “ha si­do un gran via­je. Por mu­chos años, des­de que era un ni­ño, co­rrí en prác­ti­ca­men­te to­do el mun­do; pe­ro que es­té retirado no sig­ni­fi­ca que me ha­ya desocupado, al con­tra­rio, si­go muy ac­ti­vo; soy el pre­si­den­te de la Co­mi­sión de Pi­lo­tos de la FIA, co­mi­sa­rio de al­gu­nos Gran­des Pre­mios de Fór­mu­la 1, asis­to a mu­chos even­tos co­mo em­ba­ja­dor de Ro­lex, que es un gran pri­vi­le­gio, y, al mis­mo tiem­po, si­go tra­ba­jan­do con Au­di, ade­más de que ase­so­ro a va­rios pi­lo­tos”.

Fi­nal­men­te, co­mo una de las má­xi­mas au­to­ri­da­des en au­to­mo­vi­lis­mo de re­sis­ten­cia, Tom Kris­ten­sen afir­ma que si pu­die­ra ha­ber ele­gi­do a los pi­lo­tos con los que le ha­bría gus­ta­do com­pe­tir en Le Mans, las le­yen­das del de­por­te mo­tor Stir­ling Moss y Ma­rio An­dret­ti se­rían los ele­gi­dos pa­ra pe­lear con él en el du­ro tra­za­do de La Sart­he.

“QUE ES­TÉ RETIRADO NO SIG­NI­FI­CA QUE ME HA­YA DESOCUPADO, AL CON­TRA­RIO, SI­GO MUY AC­TI­VO”, ASE­GU­RA EL PI­LO­TO TOM KRIS­TEN­SEN.

Saco, Adol­fo Do­min­guez Cha­le­co, Ba­re­na

en Sil­ver Deer Pan­ta­lón, Brooks Brot­hers

T-shirt, H&M Za­pa­tos, Louis Vuit­ton

Re­loj, Ro­lex

Ca­mi­sa y cha­que­ta, Pra­da Jeans, Ac­ne Stu­dios en Sil­ver Deer Cor­ba­ta, Brooks Brot­hers

Re­loj, Ro­lex

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.