UNA INS­TI­TU­CIÓN DEL CI­NE

A sus años, Ja­mes Ivory, icó­ni­co di­rec­tor de ci­ne, guio­nis­ta de Call Me By Your Na­me y re­cien­te ga­na­dor del Os­car, si­gue (y se­gui­rá) cau­ti­van­do al mun­do con sus his­to­rias.

GQ Latinoamerica - - NEWS - Por Pa­lo­ma Gon­zá­lez

Char­la­mos en ex­clu­si­va con Ja­mes Ivory, di­rec­tor, ac­tor, pro­duc­tor y re­cien­te ga­na­dor del Os­car por su tra­ba­jo en la en­tra­ña­ble Call Me By Your Na­me.

“Ya seas gay, he­te­ro­se­xual o al­go en el me­dio, to­dos he­mos pa­sa­do por el pri­mer amor y sa­li­mos in­tac­tos del otro la­do”. Esas fue­ron las pa­la­bras con las que Ja­mes Ivory, uno de los úl­ti­mos gi­gan­tes del ci­ne que que­dan en el mun­do, acep­tó su pri­mer pre­mio Os­car (vis­tien­do una ca­mi­sa con un re­tra­to he­cho a mano, es­pe­cial­men­te pa­ra la oca­sión, del ac­tor Ti­mot­hée Cha­la­met y que, de in­me­dia­to, se con­vir­tió en una ten­den­cia). Na­ci­do en Ber­ke­ley, Ca­li­for­nia, y a pun­to de cum­plir †‡ años, Ivory trans­for­mó la con­mo­ve­do­ra no­ve­la de An­dré Aci­man, Llá­ma­me por tu nom­bre, en un guion que su­po cap­tu­rar la sen­sa­ción uni­ver­sal del pri­mer amor

y con el que, des­pués de tres no­mi­na­cio­nes y más de una do­ce­na de gran­des pe­lí­cu­las, lo­gró ir­se a ca­sa con la es­ta­tui­lla do­ra­da.

Ba­jo cual­quier de­fi­ni­ción, es­tán­dar o con­cep­to, Ja­mes es una le­yen­da den­tro de la ci­ne­ma­to­gra­fía glo­bal, jun­to con su “part­ner in cri­me” y pa­re­ja de vi­da, el re­co­no­ci­do pro­duc­tor y di­rec­tor in­dio Is­mail Mer­chant (­€‚ƒ-„……†), con quien, in­clu­so, cons­tru­yó su pro­pio gé­ne­ro (apo­da­do en la in­dus­tria co­mo Mer­chant-ivory) y creó al­gu­nas de sus más gran­des obras —ca­si siem­pre pie­zas de épo­ca con las que ex­plo­ra­ban la fra­gi­li­dad y con­tra­dic­cio­nes del ser hu­mano—, ba­sa­das en no­ve­las e his­to­rias cor­tas de es­cri­to­res que mar­ca­ron al mun­do, co­mo Henry Ja­mes y E.M. Fors­ter, los cua­les pa­sa­ron de ser clásicos li­te­ra­rios, a in­dis­pen­sa­bles del sép­ti­mo ar­te.

Aun­que po­dría ser­lo, Ivory no es so­ber­bio, im­pe­rio­so o arro­gan­te. Pa­ra el guio­nis­ta, di­rec­tor, pro­duc­tor y ac­tor, que ade­más tie­ne cré­di­tos co­mo ci­ne­ma­tó­gra­fo, edi­tor, di­se­ña­dor de ves­tua­rio y en el de­par­ta­men­to de mú­si­ca, el ca­mino al Os­car em­pe­zó en ­€–—, cuan­do su tra­ba­jo en A Room with a

View le va­lió una pri­me­ra no­mi­na­ción co­mo Me­jor Di­rec­tor. A pe­sar de es­tar en la an­te­sa­la del Pre­mio de la Aca­de­mia en va­rias oca­sio­nes, el ca­li­for­niano ja­más co­men­zó un pro­yec­to pensando en que “po­dría ser el bueno”, el que le die­ra una vic­to­ria. Así tam­bién ocu­rrió con Call My By Your Na­me. “No pue­des te­ner en mente só­lo los ga­lar­do­nes. Na­die tra­ba­ja pensando en que se va a ga­nar un No­bel, o por lo me­nos, yo no lo ha­go”, nos com­par­tió en ex­clu­si­va. A pe­sar de ha­ber­se ba­ña­do de gloria en la re­cien­te en­tre­ga de los Os­car, Ivory si­gue sin en­ten­der com­ple­ta­men­te có­mo es que tan­tas per­so­nas de dis­tin­tos orí­ge­nes, ideo­lo­gías y con­vic­cio­nes se enamo­ra­ron de la cin­ta. “Me en­can­ta­ría sa­ber­lo y creo que a mu­chos tam­bién les gus­ta­ría co­no­cer las ra­zo­nes, por­que po­drían ha­cer más pe­lí­cu­las así. Siem­pre se­rá un mis­te­rio. Pro­ba­ble­men­te se de­ba a que es una his­to­ria que va más allá del gé­ne­ro; es un te­ma uni­ver­sal, el amor jo­ven, y re­tra­ta­do de esa ma­ne­ra, real­men­te no im­por­ta­ba el as­pec­to se­xual, si eran dos hom­bres o una pa­re­ja más ‘tra­di­cio­nal’; lo vi­tal era la sen­sa­ción y la his­to­ria, y có­mo és­tas se iban desa­rro­llan­do”.

A pe­sar del éxi­to, al fi­nal, la pe­lí­cu­la no que­dó co­mo el guio­nis­ta la ima­gi­na­ba, en par­te por­que no es­tu­vo du­ran­te el ro­da­je. Y aun­que di­ri­gir no es­ta­ba en sus pla­nes, re­co­no­ce que le hu­bie­ra gus­ta­do es­tar pre­sen­te en el set pa­ra co­rre­gir el li­bre­to so­bre la mar­cha. De­jan­do de la­do es­to, Ivory con­si­de­ra que “la esen­cia de la his­to­ria no se per­dió”. A su edad, Ja­mes cree fiel­men­te que el ar­te, en cual­quie­ra de sus ma­ni­fes­ta­cio­nes, es el es­ca­pe que to­dos ne­ce­si­ta­mos pa­ra ol­vi­dar­nos por un mo­men­to de “las co­sas di­fí­ci­les y te­rri­bles que pue­den ocu­rrir a nues­tro al­re­de­dor”.

Des­pués del Os­car, la ca­rre­ra de Ivory es­tá to­man­do un segundo ai­re. El no­na­ge­na­rio ya es­tá tra­ba­jan­do en su si­guien­te pro­yec­to jun­to a Ale­xan­der Pay­ne, y aun­que no es­tá se­gu­ro de si for­ma­rá o no par­te de la se­cue­la de

Call Me By Your Na­me, de lo que sí es­tá con­ven­ci­do es de que­rer sa­car a Da­niel Day-le­wis del re­ti­ro, ade­más de te­ner los ojos (y la plu­ma) pues­tos so­bre

Co­ral Glynn, un li­bro de Pe­ter Ca­me­ron, que bien po­dría con­ver­tir­se en su pró­xi­ma adaptación.

Ja­mes Ivory ha tra­ba­ja­do con ca­si to­dos en la in­dus­tria y ha si­do tes­ti­go de la evo­lu­ción del sép­ti­mo ar­te, pe­ro pa­ra él, hay al­go que ja­más cam­bia­rá: la im­por­tan­cia de na­rrar bue­nas his­to­rias, de crear gran­des per­so­na­jes; de lo con­tra­rio, el ci­ne de­ja­ría de ser in­tere­san­te y mo­ri­ría.

“NA­DIE TRA­BA­JA PENSANDO EN QUE SE VA A GA­NAR UN NO­BEL O UN OS­CAR, O POR LO ME­NOS, YO NO LO HA­GO”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.