EL DANDY DEL CA­MINO

El ve­rano es­tá a la vuel­ta de la es­qui­na y con él, las es­ca­pa­das de fin de se­ma­na a la pla­ya. Aquí te de­ja­mos una in­fa­li­ble guía pa­ra cer­cio­rar­te de que tu au­to se en­cuen­tre en per­fec­to estado an­tes de em­pren­der el via­je.

GQ Latinoamerica - - NEWS - Por Mar­co Robles

Una guía in­fa­li­ble pa­ra re­vi­sar tu au­to de los neu­má­ti­cos al mo­tor.

Si bien es im­por­tan­te lle­var tu vehícu­lo al ser­vi­cio ca­da que cu­bri­mos el ki­lo­me­tra­je que el ma­nual in­di­ca, es esencial que le ha­ga­mos una re­vi­sión an­tes de sa­lir a ca­rre­te­ra o cuan­do cam­bian las es­ta­cio­nes pa­ra así pre­ve­nir al­gu­na ave­ría, que no só­lo pue­da cos­tar­nos más caro con el tiem­po, sino que, ade­más, pon­ga en ries­go nues­tra se­gu­ri­dad. Aquí, los con­se­jos pa­ra que tú y tu au­to­mó­vil se con­vier­tan en los re­yes del ca­mino.

CA­RRO­CE­RÍA

Es vi­tal que en épo­ca de llu­vias, el au­to se la­ve, al me­nos, una vez a la se­ma­na pa­ra que los re­si­duos de su­cie­dad, tie­rra y de­más ele­men­tos del am­bien­te no da­ñen la pin­tu­ra. Ade­más, no de­jes el vehícu­lo en pleno ra­yo de sol por tiem­pos pro­lon­ga­dos, me­nos si es­tá de­ma­sia­do su­cio, pues eso po­dría cau­sar man­chas. Asegúrate de co­lo­car­le una ca­pa pro­tec­to­ra de ce­ra o te­flón; con ello lu­ci­rá es­pec­ta­cu­lar por más tiem­po.

FRE­NOS

Apar­te de la re­vi­sión vi­sual pa­ra ase­gu­rar­te de que no es­tén oxi­da­dos o con al­gún da­ño, avan­za con el au­to y fre­na. El vehícu­lo de­be de­te­ner­se sin re­chi­ni­dos ni vi­bra­cio­nes en la ca­rro­ce­ría o el vo­lan­te. El pe­dal de­be te­ner cier­ta re­sis­ten­cia; si se va muy al fon­do o tar­da mu­cho en fre­nar, pue­de ha­ber al­gún pro­ble­ma en el sis­te­ma, y lo me­jor es ir con un es­pe­cia­lis­ta pa­ra que lo arre­gle.

NEU­MÁ­TI­COS

Re­cuer­da que es el úni­co ele­men­to que une al au­to con el sue­lo, así que ca­da se­ma­na, re­vi­sa que la pre­sión de los neu­má­ti­cos sea la in­di­ca­da (las pre­sio­nes vie­nen en el ma­nual o, bien, en la puer­ta del con­duc­tor). Nun­ca ol­vi­des el neu­má­ti­co de re­fac­ción.

Cer­ció­ra­te de que no ten­gan chi­po­tes, cuar­tea­du­ras o que le fal­te un pe­da­zo; tam­bién ve­ri­fi­ca el di­bu­jo de la ban­da de ro­da­mien­to, el cual es fun­da­men­tal por­que es el que dre­na el agua del pi­so pa­ra per­mi­tir que ha­ya ad­he­ren­cia cuan­do llue­ve. To­ma una mo­ne­da de 2 eu­ros y co­ló­ca­la en el sur­co; és­te de­be su­pe­rar la par­te pla­tea­da de la mis­ma y cu­brir una par­te de la zo­na do­ra­da del cen­tro. Si no es así, cam­bia las llan­tas.

Tam­bién es im­por­tan­te que ca­da seis me­ses acu­das con un es­pe­cia­lis­ta pa­ra que reali­ce la ro­ta­ción de los neu­má­ti­cos y así ten­gan un des­gas­te pa­re­jo.

AI­RE ACON­DI­CIO­NA­DO

Ca­lor, frío o vi­drios em­pa­ña­dos, to­do ello se so­lu­cio­na con el ai­re acon­di­cio­na­do. Por esa ra­zón, un che­queo a su buen fun­cio­na­mien­to no es­tá de más. Re­vi­sa que cam­bie la tem­pe­ra­tu­ra, que el ai­re sal­ga por los con­duc­tos ele­gi­dos, su in­ten­si­dad y que no des­pi­da nin­gún olor; si al­go es­tá fue­ra de lo normal, ve a que lo arre­glen.

LUCES

El sis­te­ma de ilu­mi­na­ción es otro de los puntos vi­ta­les en el ca­mino, así que pri­me­ro de­bes re­vi­sar que las mi­cas de to­dos los fa­ros es­tén en per­fec­to estado, que no se vean opa­cas, man­cha­das o es­tén ro­tas. Si es el ca­so, hay que re­em­pla­zar­las lo más pron­to po­si­ble; si tie­nen man­chas o es­tán opa­cas, acu­de con un es­pe­cia­lis­ta pa­ra que las pu­la.

En­cien­de las di­rec­cio­na­les, los fa­ros prin­ci­pa­les y de nie­bla, y re­vi­sa que to­dos fun­cio­nen. Acér­ca­te de re­ver­sa a una pa­red, pi­sa el stop y cer­ció­ra­te de que los fo­cos cam­bien de in­ten­si­dad. Re­pi­te lo mis­mo de fren­te y ac­ti­va las luces lar­gas.

Uno de los prin­ci­pa­les su­fri­mien­tos de los con­duc­to­res son los fa­ros de nie­bla, que co­mo su nom­bre lo in­di­ca, só­lo de­ben en­cen­der­se cuan­do en­tra­mos en un ban­co de ne­bli­na o en la llu­via muy in­ten­sa. Re­cuer­da: ja­más los en­cien­das en con­di­cio­nes cli­ma­to­ló­gi­cas nor­ma­les, por más que se vean muy cool.

MO­TOR

Lo pri­me­ro que de­bes ha­cer es re­vi­sar que en la zo­na don­de se que­da es­ta­cio­na­do el au­to no ha­ya man­chas fres­cas de acei­te o de al­gún otro flui­do. Des­pués de ello, abre el ca­pó y re­vi­sa que las man­gue­ras no ten­gan cuar­tea­du­ras o man­chas de acei­te, y que las abra­za­de­ras de me­tal es­tén bien fi­jas. Tam­bién écha­le un ojo a las ban­das, que no ten­gan hi­los suel­tos o se vean des­gas­ta­das.

Los lí­qui­dos son muy im­por­tan­tes. Ve­ri­fi­ca que los de­pó­si­tos del an­ti­con­ge­lan­te y el lí­qui­do de fre­nos es­tén siem­pre en el in­di­ca­dor de Má­xi­mo y que el flui­do no se vea su­cio; de ser así, pue­de exis­tir al­gún pro­ble­ma con el sis­te­ma y es me­jor que va­yas con un es­pe­cia­lis­ta. El acei­te del mo­tor es esencial; por ello, es re­co­men­da­ble cam­biar­lo ca­da 10 o 15,000 km, de­pen­dien­do de la es­pe­ci­fi­ca­ción del fa­bri­can­te y la ca­li­dad del acei­te, o, bien, ca­da tres me­ses si tie­ne un uso in­ten­so en ca­rre­te­ra.

LIM­PIA­DO­RES

En­tre es­ta­cio­nes, de­ja­mos de la­do ele­men­tos co­mo los lim­pia­do­res, de los cua­les, el sol, la con­ta­mi­na­ción y otros ele­men­tos ha­cen que la go­ma se da­ñe y pue­da ra­yar el cris­tal.

Rea­li­za un che­queo vi­sual, y si no­tas que les fal­ta un pe­da­zo, se ven muy opa­cos o cuar­tea­dos, ve a que los re­em­pla­cen. Tam­bién re­vi­sa que el sis­te­ma de chis­gue­te­ros fun­cio­ne y man­tén el de­pó­si­to del lí­qui­do lim­pia­dor lleno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.