CAR­TA EDI­TO­RIAL

GQ Latinoamerica - - NEWS - Ur­bano Hi­dal­go Di­rec­tor edi­to­rial

Uno de mis es­cri­to­res fa­vo­ri­tos es Os­car Wil­de. No só­lo fue el au­tor más in­ci­si­vo de su tiem­po; tam­bién fue un ícono de es­ti­lo y edi­tor de una re­vis­ta fe­me­ni­na que se­ría el mo­de­lo a se­guir por mu­chas pu­bli­ca­cio­nes de la épo­ca: The Lady’s World. Wil­de, que ya ha­bía es­cri­to tex­tos de re­nom­bre, es­ta­ba preo­cu­pa­do por­que atra­ve­sa­ba una com­pli­ca­da si­tua­ción eco­nó­mi­ca y acep­tó en­can­ta­do la pro­pues­ta del edi­tor Tho­mas Wemyss Reid, aun­que es­ta­ble­ció des­de el pri­mer mo­men­to los exi­gen­tes pa­rá­me­tros so­bre los que le gus­ta­ría tra­ba­jar. “Adop­tar un pun­to de vis­ta ele­va­do y abor­dar no só­lo lo que las mu­je­res vis­ten, sino tam­bién lo que pien­san y sien­ten”. Cam­bien el fe­me­nino por mas­cu­lino y eso re­su­me la ta­rea que hoy, 130 años des­pués, afron­ta­mos ca­da mes.

Wil­de tam­bién de­jó es­cri­tas fra­ses de lar­go alcance des­de su po­si­ción de in­con­for­mis­ta so­cial, de agi­ta­dor de con­cien­cias y de fi­ló­so­fo mun­dano. No siem­pre ama­bles, pe­ro sí cer­te­ras y afi­la­das co­mo sa­ble. Sus re­fle­xio­nes so­bre el éxi­to son bue­na prue­ba de ello. Aquí, mi fa­vo­ri­ta: “La reali­dad es que los éxi­tos se los lle­van los fuer­tes y el fra­ca­so los dé­bi­les, y eso es to­do”.

Die­go Bo­ne­ta, nues­tro pro­ta­go­nis­ta del mes, es un hom­bre jo­ven, pe­ro de una ex­tra­or­di­na­ria for­ta­le­za. Al­guien que co­men­zó muy ni­ño a li­diar con eso tan com­ple­jo que lla­ma­mos éxi­to y que nun­ca es gra­tis. Siem­pre tie­ne un pre­cio. A ve­ces, muy al­to. La soledad, el can­san­cio, la pér­di­da de la pro­pia iden­ti­dad son ca­mi­nos por los que se tran­si­ta al tiem­po que se re­co­gen las flo­res, se acep­tan pre­mios, se po­sa en las al­fom­bras ro­jas. Pe­ro Die­go es un ti­po ate­rri­za­do (aun­que de­tes­ta ma­dru­gar). Es ese me­jor ami­go, no­vio de tu her­ma­na, cua­te de unas che­las, com­pa­ñe­ro en un sus­hi-bar de cual­quier ciu­dad, que siem­pre tie­ne al­go di­ver­ti­do que con­tar, y to­do muy sen­ci­llo, sin os­ten­ta­ción ni im­pos­tu­ra. Sa­be que su sonrisa pue­de des­ar­mar cual­quier si­tua­ción com­pli­ca­da y que su ta­len­to es un buen pa­sa­por­te pa­ra pro­yec­tos ca­da vez de ma­yor en­ver­ga­du­ra. Qui­zá el me­jor ejem­plo has­ta el mo­men­to es su fas­ci­nan­te in­ter­pre­ta­ción de Luis Mi­guel, el más gran­de de nues­tros as­tros. “Res­pon­sa­bi­li­dad” es la pa­la­bra que más nos ha re­pe­ti­do cuan­do le he­mos pre­gun­ta­do qué se sien­te al re­pre­sen­tar la vi­da de ‘El Sol’, al­guien tan gi­gan­tes­co de quien cree­mos que co­no­ce­mos to­do, pe­ro de quien real­men­te no sa­be­mos có­mo es en reali­dad. Los dos com­par­ten mu­chas co­sas: un éxi­to tem­prano, ha­bi­li­da­des fren­te a la cá­ma­ra, re­co­no­ci­mien­to so­cial… Pe­ro Luis Mi­guel es un enig­ma. Ro­ber­to Cos­sa, el dra­ma­tur­go ar­gen­tino, ex­pli­ca­ba que cuan­do se sa­be to­do, no hay mis­te­rio, y sin mis­te­rio, no hay ar­te. Ese es qui­zá el ar­cano del triun­fo.

Du­ran­te las pró­xi­mas se­ma­nas, in­ten­ta­re­mos des­cu­brir los se­cre­tos del can­tan­te me­ló­di­co más im­por­tan­te de Amé­ri­ca en la piel del ac­tor me­xi­cano con más pro­yec­ción. Has­ta Ja­mes Ca­me­ron se ha ren­di­do a sus pies y cuen­ta con él pa­ra la nue­va pe­lí­cu­la de la sa­ga Ter­mi­na­tor. Otra frase ad hoc, és­ta de John Con­nor, el sal­va­dor que lle­gó des­de el fu­tu­ro a pe­lear sin des­can­so con­tra los ro­bots que quie­ren aca­bar con la ra­za hu­ma­na: “El fu­tu­ro no es­tá es­ta­ble­ci­do. No hay des­tino. Só­lo exis­te el que no­so­tros ha­ce­mos”. Es­toy se­gu­ro de que Die­go la tie­ne muy pre­sen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.