FDA FDA 20 30

GQ Latinoamerica - - SEXO -

Mi ca­so es uno de los mi­llo­nes en el mun­do que han he­cho del Viagra (o Sildenafil, por su prin­ci­pio ac­ti­vo) una de las me­di­ci­nas más usa­das y ven­di­das de la his­to­ria. Sin em­bar­go, va­rios re­por­tes se­ña­lan que el nú­me­ro de per­so­nas que lo to­man sin ne­ce­si­tar­lo o pa­ra fi­nes re­crea­ti­vos va en au­men­to. El pe­rió­di­co Daily Mail pu­bli­có ha­ce unos años que la ma­yo­ría de los hom­bres jó­ve­nes prue­ban Sildenafil por vez pri­me­ra por en­tre­te­ni­mien­to o cu­rio­si­dad, y no por­que ten­gan al­gún pro­ble­ma pa­ra lo­grar y man­te­ner una erec­ción. Mu­chos de ellos que­dan sor­pren­di­dos por sus be­ne­fi­cios: la es­ta­bi­li­dad re­la­ti­va de la erec­ción in­du­ci­da por el fár­ma­co y la re­sis­ten­cia adi­cio­nal que im­par­te. Es de­cir, las erec­cio­nes du­ran más y son más cons­tan­tes. En un mun­do de­fi­ni­do por la com­pe­ten­cia, en el que só­lo so­bre­vi­ve el más fuer­te, no es di­fí­cil que es­tos re­sul­ta­dos im­pac­ten a un jo­ven an­sio­so por im­pre­sio­nar a sus pa­re­jas.

Por su par­te, The Chica­go Tri­bu­ne do­cu­men­tó otro pro­ble­ma: los ado­les­cen­tes y jó­ve­nes ma­yo­res de es­tán mez­clan­do Viagra con otras dro­gas tí­pi­cas de an­tro, co­mo el éx­ta­sis o las

tachas. Es­tos es­tu­pe­fa­cien­tes aumentan sus ni­ve­les de ener­gía, los po­nen eu­fó­ri­cos, les dan ma­yor pla­cer y de­seo al con­tac­to fí­si­co e in­cre­men­tan los ni­ve­les de ex­ci­ta­ción se­xual. El pro­ble­ma es que tam­bién dis­mi­nu­yen la ca­pa­ci­dad pa­ra que un hom­bre ten­ga una erec­ción. El coc­tel con Sildenafil ayu­da a res­tau­rar la vi­ri­li­dad, pues la prin­ci­pal ac­ción bio­ló­gi­ca del me­di­ca­men­to es au­men­tar la pro­duc­ción de óxi­do ní­tri­co ne­ce­sa­ria pa­ra es­ti­mu­lar el flu­jo de san­gre al pe­ne. Al fi­nal, es­tos jó­ve­nes no to­man el me­di­ca­men­to por­que sí, sino por­que ex­pe­ri­men­tan una caí­da en su desem­pe­ño se­xual, pro­ba­ble­men­te, cuan­do más lo ne­ce­si­tan.

LOS RIES­GOS DEL SILDENAFIL

Co­mo mu­chos sa­ben, el des­cu­bri­mien­to del Viagra fue un ac­ci­den­te. Pfi­zer in­ves­ti­ga­ba los efec­tos del ci­tra­to de sil­de­na­fi­lo co­mo un me­di­ca­men­to pa­ra el co­ra­zón. Sin em­bar­go, cuan­do la com­pa­ñía in­ten­tó aban­do­nar sus en­sa­yos clí­ni­cos, los pa­cien­tes mas­cu­li­nos se ne­ga­ron a de­jar de to­mar­lo. Fue en­ton­ces que des­cu­brió el efec­to se­cun­da­rio que re­vo­lu­cio­nó la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca pa­ra siem­pre.

El Viagra es­tá in­di­ca­do pa­ra ayu­dar a los hom­bres que no pue­den lo­grar o man­te­ner una erec­ción de­bi­do a la dis­fun­ción eréc­til. Me­jo­ra la res­pues­ta eréc­til cuan­do un hom­bre ya es­tá es­ti­mu­la­do se­xual­men­te, pe­ro no pro­por­cio­na es­ti­mu­la­ción se­xual en sí. De acuer­do con los re­sul­ta­dos de los

MU­CHOS JÓ­VE­NES ES­TÁN MEZ­CLAN­DO EL SILDENAFIL CON OTRAS DRO­GAS TÍ­PI­CAS DE AN­TRO, CO­MO EL ÉX­TA­SIS O LAS TACHAS.

en­sa­yos clí­ni­cos, los efec­tos se­cun­da­rios más co­mu­nes del fár­ma­co son: do­lo­res de ca­be­za, con­ges­tión na­sal, pro­ble­mas de vi­sión, fo­to­fo­bia (sen­si­bi­li­dad a la luz), dis­pep­sia (in­di­ges­tión) y al­gu­nos pa­cien­tes re­por­ta­ron cia­nop­sia (ver to­do con un tin­te azul).

Aun­que nin­guno es agra­da­ble pa­ra na­die, los es­pe­cia­lis­tas han des­cu­bier­to otro efec­to que pue­de ser mu­cho más gra­ve. Se­gún Di­gi­tal Jour­nal, los te­ra­peu­tas se­xua­les afir­man que ca­da vez es ma­yor el nú­me­ro de hom­bres jó­ve­nes de en­tre ‚ƒ y „ƒ años que se vuel­ven psi­co­ló­gi­ca­men­te adic­tos al Sildenafil. No es­tu­ve tan equi­vo­ca­do con mi su­po­si­ción la pri­me­ra vez que lo usé.

Health­car.org con­fir­ma es­ta ten­den­cia y ex­pli­ca que es­to sue­le su­ce­der cuan­do una per­so­na ha to­ma­do el me­di­ca­men­to du­ran­te mu­cho tiem­po y de­ja de sen­tir­se ca­paz de te­ner una vi­da se­xual sana y normal sin él. Aun­que el Viagra no es fí­si­ca­men­te adic­ti­vo, es po­si­ble ge­ne­rar una de­pen­den­cia psi­co­ló­gi­ca a la sus­tan­cia. Re­gre­se­mos a esos jo­ven­ci­tos que quie­ren im­pre­sio­nar a sus pa­re­jas por­que des­cu­brie­ron que su erec­ción du­ra­ba más y era más po­ten­te: ¿por qué de­ja­rían de to­mar­lo?

Ade­más, es­tá el fac­tor se­cre­to. La gen­te no an­da di­cien­do por el mun­do que to­ma o ha to­ma­do Sildenafil. En es­pe­cial al­guien jo­ven y más sus­cep­ti­ble al ri­dícu­lo, al re­cha­zo o al bull­ying. Al tra­tar de man­te­ner su há­bi­to “de­ba­jo del agua”, se crea un círcu­lo vi­cio­so en el que su adic­ción psi­có­ge­na al me­di­ca­men­to exa­cer­ba la dis­fun­ción eréc­til que pu­die­ran es­tar su­frien­do o, si no la te­nían, em­pe­zar a su­frir una. Con el pa­so del tiem­po, y co­mo su­ce­de con va­rias sus­tan­cias, se pro­du­ce una to­le­ran­cia y ca­da vez se ne­ce­si­tan ma­yo­res do­sis pa­ra ob­te­ner re­sul­ta­dos.

En cuan­to a po­si­bles efec­tos ad­ver­sos al com­bi­nar­se con dro­gas, la FDA (Foods and Drugs Ad­mi­nis­tra­tion) de los Es­ta­dos Uni­dos no tie­ne nin­gu­na re­co­men­da­ción, prin­ci­pal­men­te por­que es­tas in­ter­ac­cio­nes no se es­tu­dian. No obs­tan­te, el por­tal in­glés Dr. Fox ad­vier­te la más pe­li­gro­sa: una com­bi­na­ción po­ten­cial­men­te fa­tal es la de Sildenafil con los lla­ma­dos pop­pers.

Am­bos me­di­ca­men­tos di­la­tan los va­sos san­guí­neos cau­san­do una caí­da en la pre­sión ar­te­rial. De­pen­dien­do del gra­do de dis­mi­nu­ción de la pre­sión, el re­sul­ta­do pue­de ser des­de sen­tir ma­reos o atur­di­mien­to, has­ta un ata­que car­dia­co o ce­re­bral.

Por eso, pa­ra quie­nes no sufren dis­fun­ción eréc­til, la re­co­men­da­ción de los ex­per­tos es de­jar el Viagra por la paz. Y si la pa­de­cen, lo ideal es con­sul­tar a un mé­di­co pa­ra que les re­ce­te un tra­ta­mien­to acor­de a sus ne­ce­si­da­des y há­bi­tos de uso.

AUN­QUE EL VIAGRA NO ES FÍ­SI­CA­MEN­TE ADIC­TI­VO, ES PO­SI­BLE GE­NE­RAR UNA DE­PEN­DEN­CIA PSI­CO­LÓ­GI­CA A LA SUS­TAN­CIA.

La prin­ci­pal fun­ción bio­ló­gi­ca del Sildenafil es la pro­duc­ción de óxi­do ní­tri­co, ne­ce­sa­rio pa­ra es­ti­mu­lar el flu­jo de san­gre al pe­ne.

Se­gún Di­gi­tal Jour­nal, los te­ra­peu­tas se­xua­les afir­man que ca­da vez es ma­yor el nú­me­ro de hom­bres en­tre 20 y 30 años que se vuel­ven adic­tos al Sildenafil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.