DIE­GO BO­NE­TA

Mu­tar en un ícono pop y so­bre­vi­vir en el in­ten­to de­be­ría ser con­si­de­ra­do un ac­to de he­roís­mo. Die­go Bo­ne­ta nos re­ve­la los por­me­no­res de su pro­ta­gó­ni­co en la se­rie so­bre Luis Mi­guel, sus ob­se­sio­nes, su trans­for­ma­ción y sus his­to­rias pri­va­das.

GQ Latinoamerica - - NEWS - Rea­li­za­ción Fer­nan­do Ca­rri­llo Texto Alejandro Man­ci­lla

Lue­go de triun­far en Holly­wood, el ac­tor me­xi­cano re­gre­sa pa­ra cum­plir su sue­ño, dan­do vi­da al can­tan­te Luis Mi­guel. En ex­clu­si­va, Die­go nos cuen­ta có­mo se pre­pa­ró pa­ra in­ter­pre­tar al as­tro de la mú­si­ca y cuál es su sen­tir tras es­ta ex­pe­rien­cia arro­lla­do­ra.

¿Quién soy? ¿Quién es Die­go?”, se pre­gun­tó ha­ce unos días al le­van­tar­se y ver­se al es­pe­jo. Tras 16 se­ma­nas de ro­da­je —y un año de pre­pa­ra­ción— ba­jo la piel de un per­so­na­je tan enig­má­ti­co co­mo Luis Mi­guel, Die­go Bo­ne­ta sa­bía que era ho­ra de re­gre­sar al pun­to de par­ti­da. “De vol­ver a ser yo”, me con­fie­sa.

El en­cuen­tro tie­ne lu­gar en la te­rra­za de un bar ubi­ca­do en las al­tu­ras de un ho­tel so­bre la ave­ni­da Pa­seo de la Re­for­ma de la Ciu­dad de Mé­xi­co, muy cer­ca de la Dia­na Ca­za­do­ra. Die­go, ves­ti­do de blan­co, arri­ba son­rien­te y sa­lu­da con ga­nas. Lu­ce an­sio­so de con­tar­me los por­me­no­res del ho­nor y la res­pon­sa­bi­li­dad —en sus pa­la­bras— de pro­ta­go­ni­zar la am­bi­cio­sa apuesta de Net­flix y Te­le­mun­do, pro­du­ci­da por Ga­to Gran­de Pro­duc­tions y la MGM, don­de asu­mió el re­to de con­ver­tir­se en su hé­roe mu­si­cal. ¿Es po­si­ble sa­lir in­ma­cu­la­do de al­go tan desafian­te? Por po­co y no. El ac­tor me­xi­cano re­co­no­ce que se ob­se­sio­nó en aras de con­se­guir una in­ter­pre­ta­ción que res­pon­die­ra a las ex­pec­ta­ti­vas del —afir­ma— pro­ta­gó­ni­co de su vi­da. “Me vol­ví lo­co por los de­ta­lles, veía el mis­mo vi­deo 35 ve­ces; re­pe­tía las can­cio­nes pa­ra per­fec­cio­nar mi tim­bre de voz y cam­biar mi vi­bra­to. Es el pa­pel que más me ha exi­gi­do fí­si­ca y men­tal­men­te”. Se­gún Hum­ber­to Hi­no­jo­sa, el di­rec­tor de la se­rie (“¡El Ste­ven So­der­bergh me­xi­cano!”, di­ce Bo­ne­ta), “fue im­pre­sio­nan­te có­mo el per­so­na­je se lo co­mió y lo con­vir­tió ver­da­de­ra­men­te en Luis Mi­guel. Die­go tu­vo la ca­pa­ci­dad de en­ten­der las fa­ses del artista e identificarse con su soledad. Sin equi­vo­car­me, es el ac­tor más ta­len­to­so de su ge­ne­ra­ción”, apun­ta.

La bio­pic de 13 epi­so­dios ro­da­da en va­rios paí­ses —Es­pa­ña, Ita­lia, Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co— que Luis Mi­guel des­cri­bió co­mo “un via­je emo­cio­nal”, se es­tre­nó el pa­sa­do 22 de abril y cuen­ta, ade­más, con la par­ti­ci­pa­ción (“la com­pli­ci­dad”, me co­rri­ge Die­go) de

“DE­JÉ MI ALMA Y CA­DA ÁTOMO DE MI CUER­PO EN ES­TE PA­PEL, PE­RO DIE­GO BO­NE­TA ES DIE­GO BO­NE­TA, NO LUIS MI­GUEL”.

—en­tre otros— Ós­car Jae­na­da, Camila So­di, Vanessa Bau­che, Pau­li­na Dá­vi­la, Cé­sar Bor­dón (el mis­mo de la pe­lí­cu­la ar­gen­ti­na Re­la­tos

sal­va­jes) y el you­tu­ber Juan­pa Zu­ri­ta (co­mo el her­mano del as­tro). El mul­ti­ga­na­dor del Emmy Mark Bur­nett, Car­la Gon­zá­lez y Pa­blo Cruz, en la pro­duc­ción, com­ple­men­tan (jun­to con el es­cri­tor Da­niel Krau­ze) “un tra­ba­jo co­la­bo­ra­ti­vo en li­ber­tad. ¡Me de­ja­ron ha­cer lo que qui­se!”, me di­ce Bo­ne­ta, “me­nos aven­tar­me de un pa­ra­caí­das por vez pri­me­ra; eso aún es­tá pen­dien­te”.

De­be ser uno de los días más ca­lu­ro­sos en lo que va de la pri­ma­ve­ra. ¿Se­rá que ‘El Sol’ ya se en­te­ró de que es­ta­mos ha­blan­do de él? Or­de­na­mos al­go de to­mar y le pe­di­mos al me­se­ro (por pie­dad) que ate­núe la mú­si­ca de fon­do —unas infames ver­sio­nes loun­ge de hits de los 80— pa­ra po­der es­cu­char en el ce­lu­lar de Die­go las can­cio­nes de Luis Mi­guel que el jo­ven artista (quien tam­bién fun­ge co­mo pro­duc­tor eje­cu­ti­vo) gra­bó ex pro­fes­so. Lo ha con­se­gui­do, su tono es muy pa­re­ci­do al ori­gi­nal. Po­dría ha­ber­me men­ti­do y de­cir­me que eran unas gra­ba­cio­nes per­di­das del can­tan­te y lo cree­ría. “La mú­si­ca de­bía te­ner el mis­mo ni­vel de ca­li­dad. Luis Mi­guel es lo que es por sus can­cio­nes y su des­plie­gue es­cé­ni­co. Pa­sé se­ma­nas vien­do sus conciertos, tra­ba­jan­do con mi pro­fe­sor de mú­si­ca; que­ría pro­nun­ciar ca­da le­tra, ca­da fra­seo. Él, con­tra­rio a lo que se di­ce, no ha­bla­ba co­mo mi­rrey o fre­sa; co­mo su pa­dre era an­da­luz, su ma­dre ita­lia­na y él na­ció en Puer­to Ri­co, te­nía ese acento tan par­ti­cu­lar”, pun­tua­li­za Die­go mien­tras le da un sor­bo a su se­gun­da be­bi­da (con mu­cho hie­lo) de la tar­de. El me­se­ro, por su par­te, se ol­vi­da de nues­tra (ama­ble) su­ge­ren­cia y vuel­ve a su­bir­le al vo­lu­men a esa suer­te de éxi­tos de Siem­pre en Do­min­go en bos­sa no­va, fi­nal­men­te, qui­zá el

sound­track ade­cua­do pa­ra ge­ne­rar la at­mós­fe­ra re­tro que ayu­de a so­bre­lle­var ‘la agridulce nos­tal­gia’ en la que el ac­tor, me con­fie­sa, aún se sien­te en­vuel­to tras el ro­da­je. “Luis Mi­guel es una fi­gu­ra mí­ti­ca, ¿có­mo hu­ma­ni­zas a al­guien así?”, me pre­gun­ta con una sonrisa y ca­si gri­tan­do pa­ra que lo es­cu­che por en­ci­ma de la mú­si­ca de fon­do.

“Si te quie­res acos­tar con­mi­go, no tie­nes que abrir­me la puer­ta del au­to”, le es­pe­tó cier­ta vez en L.A. una de sus ci­tas a Die­go. “Le con­tes­té que no se sin­tie­ra es­pe­cial, que ten­dría ese ges­to con cual­quier mu­jer. Soy un fe­mi­nis­ta to­tal, pe­ro no me gus­tan los ex­tre­mos”, ex­pli­ca. “Mi abue­la, mi ma­dre y mi her­ma­na, las per­so­nas más im­por­tan­tes de mi vi­da, son se­res fuer­tes e in­de­pen­dien­tes que me han en­se­ña­do a tra­tar a una mu­jer; sin em­bar­go, no voy a de­jar de ser un ca­ba­lle­ro aun­que se ma­lin­ter­pre­te”, afir­ma. A sus 27 años, se con­si­de­ra un hom­bre con­fec­cio­na­do a la old

school que mi­ra a los ojos pa­ra se­du­cir, que cree en la quí­mi­ca y la co­ne­xión in­ter­per­so­nal, que es in­ca­paz de fi­ni­qui­tar un ro­man­ce (por más fu­gaz que sea) por men­sa­je de texto y a quien le gus­ta pa­sar­la bien “ya sea en la pla­ya, echan­do unos ta­cos o co­ci­nan­do. Lo que im­por­ta es la per­so­na con la que es­tés y no el lu­gar”, ase­gu­ra. “Si pu­die­ra, an­da­ría de tra­je to­do el tiem­po; me fas­ci­nan. Soy un ti­po ca­sual, pe­ro for­ma­do en lo clá­si­co”, re­cal­ca. ¿Se­rá que ese fac­tor fue de­ci­si­vo pa­ra identificarse y po­ner­se en los za­pa­tos de aquel le­gen­da­rio ca­ba­lle­ro me­xi­cano que hi­zo del ro­man­ce una mar­ca re­gis­tra­da? Sí, Luis Mi­guel (me nie­go a nom­brar­lo con el cur­si di­mi­nu­ti­vo de ‘Luis­mi’), el con­quis­ta­dor de mul­ti­tu­des que, con to­do res­pe­to, can­ta “Ten­go to­do ex­cep­to a ti” o al­gu­na ran­che­ra, y nin­gu­na mu­jer se le re­sis­te. ¿Quién dia­blos no que­rría ser él? “Luis Mi­guel tie­ne una ener­gía po­de­ro­sa, no se le mue­ve un ca­be­llo; no sé qué sea, pe­ro ema­na al­go es­pe­cial. Es to­do un si­ba­ri­ta, un char­ming gentle­man que sa­be de vi­nos, un ti­po de esos que ya no exis­ten; me im­pre­sio­nó co­no­cer­lo”, afir­ma Hum­ber­to Hi­no­jo­sa. Pe­ro lo que tam­bién es un he­cho es que es uno de los per­so­na­jes pú­bli­cos del que me­nos re­fe­ren­cias hay. “No exis­te na­da, no hay bio­gra­fías au­to­ri­za­das, na­da que re­ve­le su enig­ma”, me di­ce Die­go so­bre el per­so­na­je cen­tral de es­ta se­rie que pro­me­te su­mer­gir­nos en la­vi­day se­cre­tos de­ve­la­dos —y au­to­ri­za­dos pa­ra la oca­sión— por el mis­mo can­tan­te. “El mis­te­rio fue su he­rra­mien­ta de pri­va­ci­dad. Lue­go lo ca­pi­ta­li­zó pa­ra vol­ver­se un mi­to. En ese sen­ti­do, la se­rie es una re­ve­la­ción por­que, has­ta aho­ra, na­die sa­be na­da de su vi­da. Es un pro­yec­to encantador; fui­mos con los mi­li­ta­res (pa­ra re­vi­vir un fa­mo­so vi­deo­clip), tra­ta­mos de ha­cer­lo lo más an­tro­po­ló­gi­ca­men­te fiel… ¡No es una te­le­no­ve­la! Es una his­to­ria que te atra­pa por­que los per­so­na­jes to­man de­ci­sio­nes”, zan­ja Hi­no­jo­sa. “En es­ta bio­pic se cuen­tan co­sas ‘sa­gra­das’ por vez pri­me­ra; re­tra­ta al hom­bre de­trás de ‘El Sol’”, ase­gu­ra Die­go, de­jan­do cla­ro que el pú­bli­co se­rá tes­ti­go de la au­tén­ti­ca his­to­ria, los amo­res, las vir­tu­des y de­fec­tos del artista, o los mis­te­rios, co­mo la des­apa­ri­ción de su ma­dre y la re­la­ción con su pa­dre. “Las res­pues­tas es­tán ahí”, con­ti­núa. “Es una se­rie muy sexy, una odi­sea don­de hay se­xo co­mo en El lo­bo de Wall Street; hay dro­gas, amor y un re­la­to du­ro an­te el que no sa­bes si reír o llo­rar. ¿Có­mo pu­do un ser hu­mano pa­sar por eso?”, re­fle­xio­na, aun­que acla­ra que no juz­ga por­que al in­ter­pre­tar al can­tan­te, se con­vir­tió en su ‘abo­ga­do’, en una per­so­na que lo jus­ti­fi­ca y lo com­pren­de. “Una gran pa­la­bra pa­ra des­cri­bir a Luis Mi­guel es que es un so­bre­vi­vien­te”, ase­ve­ra y agre­ga: “Es­ta tam­bién es una his­to­ria que ha­bla de éxi­tos, que enal­te­ce a Mé­xi­co al abor­dar a un me­xi­cano que lo­gró lle­gar a lo más al­to”.

Un­día—pa­ra­sor­pre­sa­del­mis­mo Die­go—, Luis Mi­guel ba­jó de las al­tu­ras de su Olim­po par­ti­cu­lar pa­ra dar­le (al­go más que) un vo­to de con­fian­za al his­trión: “Me vio ca­rac­te­ri­za­do y me di­jo: ‘¡Qué bár­ba­ro, qué gua­po es­tás, eres yo!’”, re­me­mo­ra Bo­ne­ta so­bre uno de sus en­cuen­tros. Coin­ci­die­ron enaca­pul­co. La pro­duc­ción aca­ba­ba de re­crear cua­dro por cua­dro el fa­mo­so vi­deo de “Cuan­do ca­lien­ta el sol”, aque­lla oda a la fies­ta en to­nos do­ra­dos que evo­ca se­xo, ju­ven­tud, pa­sión, mu­je­res con cuer­pos de in­far­to, are­na y mar. “Le mos­tra­mos a Luis Mi­guel al­gu­nas es­ce­nas y, tras ver­las, me abra­zó emo­cio­na­do y me plan­tó un be­so. Su reac­ción fue lo más im­por­tan­te de to­do el ro­da­je. Mu­chas per­so­na­li­da­des de las que se rea­li­zan bio­pics no es­tán vivas; por eso, el pri­vi­le­gio de que es­tu­vie­ra ahí”. Sin em­bar­go, an­tes de bus­car la apro­ba­ción de Luis Mi­guel, Die­go Bo­ne­ta bus­có con­ven­cer­se a sí mis­mo. Lo de­más — ase­gu­ra— ven­dría des­pués. “Uno de los con­se­jos más im­por­tan­tes de mi vi­da me lo dio Tom Crui­se —co­pro­ta­go­ni­zó Rock of Ages (2012) jun­to a la estrella—; de­cía que me pu­sie­ra una me­ta y la tra­ba­ja­ra de atrás ha­cia ade­lan­te. Lo hi­ce, pe­ro nun­ca con el afán de que Luis Mi­guel me di­je­ra to­do lo que me di­jo. Si yo me la creía, los de­más tam­bién. Si yo fue­ra un doc­tor y mis per­so­na­jes los pa­cien­tes, a és­te lo tra­té co­mo si tu­vie­ra neu­mo­nía”, pun­tua­li­za Die­go.

Po­cos sa­ben que es­ta aven­tu­ra lle­va­ba mu­cho tiem­po ges­tán­do­se en el co­ra­zón del ac­tor: “Es im­por­tan­te de­cir que es­to lle­va in

the ma­king cer­ca de 16 años”, con­fir­ma. El an­te­ce­den­te emo­cio­nal po­de­mos ras­trear­lo cuan­do Bo­ne­ta se pre­sen­tó en el pro­gra­ma in­fan­til Có­di­go F.A.M.A. La pri­me­ra no­ta que se pu­bli­có so­bre él en un dia­rio fue pro­fé­ti­ca por­que lo com­pa­ra­ba con Luis Mi­guel. “Tu­ve que ma­du­rar tem­prano. Mis ami­gos de­ja­ron

de ha­blar­me, de­cían que me iba a vol­ver un

jun­kie; eso te for­ja, pe­ro, fi­nal­men­te, na­die me pu­so una pis­to­la pa­ra obli­gar­me a ac­tuar o can­tar; fue por gus­to y no me arre­pien­to. En mí, hay dos Die­gos; co­men­zar jo­ven de­jó en mí a una per­so­na adul­tay a un ni­ño de cin­co años en mi in­te­rior”. Sí, en el ca­mino que lo tra­jo has­ta hoy han pa­sa­do mu­chas co­sas, co­no­ció el fer­vor ma­si­vo en te­le­no­ve­las co­mo Mi­sión

S.O.S. y es­pe­cial­men­te en Re­bel­de. El fu­ror que se ge­ne­ró al­re­de­dor lo lle­vó a pro­bar el éxi­to en gran par­te del mun­do. Fue en­ton­ces que hi­zo a un la­do to­do por Holly­wood —don­de con­ti­núa re­si­dien­do—, ju­ga­da ca­si ka­mi­ka­ze en la que un mo­vi­mien­to en fal­so im­pli­ca­ba per­der lo con­se­gui­do. “Cuan­do me mu­dé a Los Án­ge­les, en mi me­jor mo­men­to de po­pu­la­ri­dad, to­dos me de­cían que es­ta­ba lo­co, que no me fue­ra…”. Pe­ro sa­lió avan­te. Ade­más de su men­cio­na­do es­te­lar en Rock of Ages, ca­si se que­da con un pa­pel pro­ta­gó­ni­co en Las cró­ni­cas de

Nar­nia; par­ti­ci­pó en la se­cue­la de Mean Girls y una de­ce­na de pe­lí­cu­las más; en las se­ries

Pretty Little Liars, 90210, Scream Queens (la pro­duc­ción de Ryan Murphy pa­ra FOX), en

Ja­ne the Vir­gin, etc. “Fue­ron dos años y ca­si cua­tro cas­tings por se­ma­na has­ta ob­te­ner un pa­pel, pe­ro fue lo me­jor que me pa­só por­que me di cuen­ta de que no era in­dis­pen­sa­ble”. Y el des­tino se cum­plió. “A ve­ces, cuan­do iba a una prue­ba, me po­nía a es­cu­char dis­cos de Luis Mi­guel y unos ami­gos de allá, que son es­cri­to­res y pro­duc­to­res, me pre­gun­ta­ron quién can­ta­ba y por qué lo es­cu­cha­ba tan­to”. En­ton­ces, les con­tó so­bre el as­tro y su au­ra de mis­te­rio. “De­be­ría­mos ha­cer una pe­lí­cu­la”, le pro­pu­sie­ron. Die­go se en­tu­sias­mó y en­tre to­dos le­van­ta­ron el pro­yec­to y el di­ne­ro. De eso, ha­ce ape­nas un par de años. “Ya es­ta­ba to­do pues­to cuan­do me en­te­ré de que Mark Bur­nett, quien es uno de mis men­to­res y una gran per­so­na, ha­bía ad­qui­ri­do los de­re­chos pa­ra con­tar la vi­da de Luis Mi­guel. Se me rom­pió to­do el sue­ño, pen­sé que no po­dría in­ter­pre­tar­lo ja­más”, re­me­mo­ra. Pe­ro las co­sas cam­bia­ron cuan­do el his­trión re­ci­bió una lla­ma­da del mis­mo pro­duc­tor: “Die­go, to­do el mun­do nos di­ce que no hay otra per­so­na que pue­da ser Luis Mi­guel que no seas tú”, pa­la­bras que fue­ron oro pu­ro. En la pri­me­ra par­te de la his­to­ria, el can­tan­te es in­ter­pre­ta­do por Izan Llu­nas, un ni­ño es­pa­ñol que re­sul­tó ser nie­to del can­tan­te Dyan­go. “Pe­ro yo tu­ve que sa­ber per­fec­ta­men­te có­mo era a los 17, 18, 19 años; eje­cu­tar ca­da fa­ce­ta, qué pa­la­bras uti­li­za­ba, cuán­do co­men­zó a usar esa pa­ta­di­ta en sus shows, có­mo se to­ca­ba el pe­lo en el es­ce­na­rio y fue­ra de él…”, re­cuer­da y, so­bre una se­gun­da tem­po­ra­da don­de pu­die­ra dar­le con­ti­nui­dad al que qui­zá sea su pa­pel más pa­ra­dig­má­ti­co has­ta hoy, abre la po­si­bi­li­dad: “Es­ta­mos lis­tos por si se da. La his­to­ria es­tá pen­sa­da pa­ra que ter­mi­ne, aun­que de­pen­de del re­ci­bi­mien­to”. Y en lo que se de­fi­ne el fu­tu­ro de la se­rie, Die­go ya ha vuel­to a po­sar su mi­ra­da en ho­ri­zon­tes ci­ne­ma­to­grá­fi­cos, con­fir­mán­do­se su par­ti­ci­pa­ción en la pró­xi­ma en­tre­ga de la clá­si­ca sa­ga de Ter­mi­na­tor, pro­du­ci­da por Ja­mes Ca­me­ron. ¿“Has­ta la vis­ta, se­ries” por un tiem­po? (Léa­se con tono Sch­war­ze­neg­ger.)

“Nun­ca pen­sé que fue­ra tan com­pli­ca­do el

pin­che de­ta­lle de los dien­tes abier­tos, ca­brón”, me di­ce Die­go. “Es­cu­cha­ba la fre­si­lla re­chi­nar y que­ría que pa­ra­ra; pen­sé que con efec­tos o ma­qui­lla­je lo lo­gra­ría­mos, pe­ro tu­ve que ir con la or­to­don­cis­ta con la que asis­to des­de ni­ño pa­ra que los tra­ba­ja­ra”. Al fi­nal, le co­lo­ca­ron un ce­men­to en­tre los dien­tes y lo pin­ta­ron de ne­gro pa­ra re­crear el as­pec­to ca­rac­te­rís­ti­co de la den­ta­du­ra fron­tal del can­tan­te en los años 80. “Ha­bía­mos tra­ta­do con to­do. Con pró­te­sis me veía fa­tal, pa­re­cía Aus­tin Po­wers, y no que­ría­mos una ca­ri­ca­tu­ra de Luis Mi­guel”, re­cuer­da di­ver­ti­do Die­go. Ade­más, se ti­ñó el pe­lo de co­lor cla­ro pa­ra emu­lar el tono que el in­tér­pre­te lu­cía so­bre su al­bo­ro­ta­da ca­be­lle­ra. En la cuen­ta de Ins­ta­gram del ac­tor (y los avan­ces), pu­di­mos ver par­te de esas trans­for­ma­cio­nes; sin em­bar­go, que­ría­mos sa­ber más, y jus­to por esa in­sa­cia­ble sed de in­for­ma­ción fue que du­ran­te los me­ses que du­ró la gra­ba­ción, Bo­ne­ta es­tu­vo ba­jo el per­ma­nen­te ase­dio de los paparazzi que que­rían ob­te­ner más del pro­yec­to y de su vi­da pri­va­da: “No voy a de­jar de vi­vir por cul­pa de la gen­te. Mu­chos ami­gos no sa­len ni a la pla­ya por mie­do a las fo­tos. A mí no me afec­ta; me preo­cu­po por aque­llo de lo que ten­go el con­trol…”. A ple­na luz del día, le­jos del bri­llo y la me­lan­co­lía pos­tre­flec­to­res, Die­go se com­por­ta co­mo un ti­po agra­da­ble, muy normal, ce­ro pre­ten­cio­so; más allá de su in­ten­si­dad, no es el bi­cho ra­ro en que se con­vier­ten mu­chos his­trio­nes. Es un aman­te de la ve­lo­ci­dad, de U2, del ar­te me­xi­cano, de los mu­seos y los via­jes. “No es muy mi­llen­nial, pe­ro me en­can­ta co­no­cer so­bre las cul­tu­ras, la his­to­ria... El mun­do no sa­be de lo que se pier­de si no co­no­ce la vie­ja Te­noch­titlán…”. Ade­más, le gus­ta el fút­bol, es­tá (ca­si) se­gu­ro de que a la Se­lec­ción Me­xi­ca­na le irá bien en el Mun­dial y pre­fie­re a Pe­lé so­bre Ma­ra­do­na (“pe­ro an­tes que ellos, a Hu­go Sán­chez”). A ve­ces —con­fie­sa—, se ago­bia cuan­do lo re­la­cio­nan ro­mán­ti­ca­men­te con sus ami­gas, aun­que acep­ta que es­tá lis­to pa­ra en­con­trar a “al­guien es­pe­cial”y com­pro­me­ter­se. Re­cien­te­men­te, lo han li­ga­do con Camila So­di y con So­fía Cas­tro (“es só­lo una gran ami­ga, es co­mo mi her­ma­na”, acla­ra), pe­ro el ac­tor di­ce que lle­va seis años sin al­go for­mal. “¿Sa­bes? He pen­sa­do que si no tie­nes con quien com­par­tir tus co­sas, al­guien con quien via­jar, na­da va­le la pe­na…”, me con­fie­sa.

La tar­de si­gue ca­yen­do. Lle­va­mos lar­go ra­to pla­ti­can­do en aquel bar que no es el Baby’o, pe­ro don­de a la usan­za de aque­lla nos­tál­gi­ca

dis­co­te­que (la fa­vo­ri­ta de Luis Mi­guel), la mú­si­ca vintage re­sue­na (in­con­di­cio­nal) en el am­bien­te co­mo si es­tu­vié­ra­mos en 1987 en la cos­ta azul aca­pul­que­ña; in­clu­so, mi­ro ha­cia la puer­ta con la es­pe­ran­za de que en­tre Ma­ria­na Yaz­bek. Die­go me es­tá con­tan­do acer­ca del li­bro que es­tá le­yen­do: Kean

(una obra de Ale­xan­dre Du­mas que Jean-paul Sar­tre adap­tó al tea­tro), el cual ver­sa so­bre un artista que cuan­do ter­mi­na de ac­tuar, le cues­ta tra­ba­jo vol­ver a ser él mis­mo. “Un ami­go me lo re­ga­ló por­que le pla­ti­qué lo que me pa­sa­ba”, com­par­te. Mien­tras lo es­cu­cho ha­blar, tra­to de en­con­trar en sus ges­tos al­gu­na re­mi­nis­cen­cia o de­ta­lle que ha­ya so­bre­vi­vi­do del re­cien­te exor­cis­mo que le apli­có al rol de Luis Mi­guel. Sus ma­nos de­la­tan un ani­llo que os­ten­ta la ima­gen de un oli­vo. “Me lo re­ga­ló mi ma­dre cuan­do me fui de ca­sa a los 17 años”. Ade­más, car­ga en el cue­llo un es­ca­pu­la­rio que per­te­ne­ció a su abue­lo ma­terno. “Él fue la úni­ca per­so­na en mi fa­mi­lia que tu­vo que ver con el ar­te. An­tes de vol­ver­se psi­quia­tra, le com­pu­so can­cio­nes a Los Pan­chos. Mu­rió jo­ven, cuan­do mi ma­dre te­nía nue­ve años. Di­cen que re­en­car­nó en mí, que so­mos idén­ti­cos, y eso ha­ce que siem­pre ten­ga pre­sen­te quién soy y de dón­de ven­go…”. Nos des­pe­di­mos, y en ese mo­men­to, Die­go se to­ca el ca­be­llo de cier­to mo­do y no ca­be du­da: aún hay al­go (muy le­jano) de Luis Mi­guel pre­sen­te ahí den­tro, la­ten­te, en el fon­do. “De­jé mi alma y ca­da átomo de mi cuer­po en es­te pa­pel, pe­ro Die­go Bo­ne­ta es Die­go Bo­ne­ta, no Luis Mi­guel. Y no quie­ro ni voy a ha­blar por él, ya he de­ja­do al per­so­na­je”, me ad­vier­te con una mi­ra­da sus­pi­caz, co­mo si adi­vi­na­ra lo que aca­bo de per­ci­bir.

Look com­ple­to, Guc­ci

Re­loj, Mont­blanc

MATALLANA Tank Top y sué­ter, Her­mès Jeans, Levi's Re­loj, Mont­blanc Snea­kers, pro­pie­dad

de Die­go Bo­ne­ta

Re­loj, Mont­blanc Ga­bar­di­na y sué­ter, Hu­go Boss Pan­ta­lón

de­por­ti­vo y cár­di­gan, Pra­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.