LOS sapeurs

GQ Latinoamerica - - LOS SAPEURS - Texto y fo­tos Ta­riq Zai­di

Mi­lán, Pa­rís, Londres... ¿El Con­go? La ca­pi­tal de es­te país afri­cano pue­de pa­re­cer un des­tino po­co co­mún pa­ra la mo­da, sin em­bar­go, los Sapeurs of Braz­za­vi­lle es­tán re­de­fi­nien­do el es­ti­lo. Co­mo di­jo una vez Pa­pa Wem­ba (el can­tan­te e ícono fas­hion con­go­lés que po­pu­la­ri­zó el Sa­pe): “Los blan­cos in­ven­ta­ron la ro­pa, pe­ro no­so­tros hi­ci­mos ar­te con ella”.

In­ma­cu­la­da­men­te ves­ti­do en un tra­je de tres pie­zas co­lor ro­sa sal­món, cor­ba­tín y ga­fas de sol, Ma­xim no lu­ci­ría fue­ra de lu­gar en una pa­sa­re­la de las Se­ma­nas de la Mo­da de Pa­rís o Londres. Sin em­bar­go, só­lo an­da alar­dean­do con su look en Ouen­zé, un su­bur­bio de Braz­za­vi­lle, en la Re­pú­bli­ca del Con­go. A pe­sar de las ca­lles en­char­ca­das con aguas re­si­dua­les, las roí­das ca­sas de con­cre­to, los pollos pi­co­tean­do en el pol­vo al­re­de­dor de sus pies y, cla­ro, el in­ten­so ca­lor, es­te sa­peur de 43 años lu­ce es­pec­ta­cu­lar.

Los se­gui­do­res de la “So­cie­té des Am­bian­ceurs et des Per­son­nes Ele­gan­tes” (So­cie­dad de am­bien­ta­do­res y per­so­nas ele­gan­tes) o ‘Sa­pe’, pue­den gas­tar 3 mil dó­la­res en un tra­je, aun­que no ten­gan si­quie­ra agua po­ta­ble, y pue­den de­jar de co­mer pa­ra aho­rrar y com­prar­se un ac­ce­so­rio de di­se­ña­dor. Mu­chos de ellos tie­nen tra­ba­jos co­mu­nes co­mo ta­xis­tas o jar­di­ne­ros du­ran­te el día, pe­ro tan pron­to el re­loj mar­ca el cre­púscu­lo, se trans­for­man en to­dos unos dandys. Pa­vo­neán­do­se por las ca­lles, la gen­te los tra­ta co­mo es­tre­llas de rock —se ha­cen no­tar, lle­van joie de vi­vre a sus co­mu­ni­da­des y desafían las cir­cuns­tan­cias—.

Gas­tar di­ne­ro en pa­ra­guas de­co­ra­dos y cal­ce­ti­nes de se­da pue­de pa­re­cer su­rrea­lis­ta cuan­do más de la mi­tad de la po­bla­ción del Con­go vi­ve en la mi­se­ria, pe­ro el mo­vi­mien­to Sa­pe apun­ta a más que ele­var el es­pí­ri­tu. Du­ran­te dé­ca­das, ha fun­cio­na­do co­mo una ma­ne­ra de re­sis­ten­cia anticolonialista, ac­ti­vis­mo so­cial y pro­tes­ta pa­cí­fi­ca.

La Mai­rie o De Guy, dos ba­res en una ca­lle pol­vo­rien­ta, pue­den no lu­cir co­mo igle­sias o tem­plos, pe­ro ca­da no­che de do­min­go, gru­pos de hom­bres vi­si­tan es­tos tem­plos de cul­to en Braz­za­vi­lle. Su dios es la mo­da y, co­mo es­pe­ran us­te­des, los tra­jes ce­re­mo­nia­les son es­pec­ta­cu­la­res: des­de sus fe­do­ras de Ar­ma­ni, has­ta las sue­las de sus bri­llan­tes za­pa­tos J.M. Wes­ton, es­tos son Les Sapeurs.

Ca­mi­nan­do em­pe­na­cha­dos con sus lla­ma­ti­vos ti­ran­tes de co­lo­res y ba­lan­cean­do sus bas­to­nes, con­tras­tan con los en­tor­nos de arra­bal. La Re­pú­bli­ca del Con­go es una de las na­cio­nes más po­bres en el mun­do, pe­ro pa­ra los se­gui­do­res de Le Sa­pe, las mar­cas lo son to­do —no se acep­tan fal­si­fi­ca­cio­nes—ypre­fie­ren en­car­gar­su ro­paen Eu­ro­pa, en es­pe­ra­de ami­gos que­via­jen a Pa­rís o a Londres que les com­pren crea­cio­nes de Dior, Guc­ci, Jean-paul Gaul­tier, Ar­ma­ni, Ken­zo, Ya­ma­mo­to y Ver­sa­ce. El in­gre­so per

cá­pi­ta na­cio­nal pro­me­dia unos 3,400 dó­la­res al año en Braz­za­vi­lle; pe­ro los sapeurs no­du­dan en pa­gar eso por un so­lo par de za­pa­tos.

La ma­yo­ría de es­tos hom­bres tie­nen em­pleos re­gu­la­res y aho­rran du­ran­te años o to­man prés­ta­mos de fuer­tes su­mas de di­ne­ro pa­ra ali­men­tar sus sun­tuo­sos ar­ma­rios. Tam­bién com­par­ten ro­pa pa­ra man­te­ner la ima­gen de opu­len­cia, adi­cio­nan pie­zas de bou­ti­ques de Braz­za­vi­lle o usan pren­das ela­bo­ra­das por los sas­tres lo­ca­les. La ver­da­de­ra Sa­po­lo­gie se tra­ta de al­go más que las mar­cas ca­ras; el ar­te es­tá en la crea­ti­vi­dad del sa­peur pa­ra ar­mar un look eu­ro­peo con un to­que afri­cano. El mo­vi­mien­to se ori­gi­nó en días de la re­sis­ten­cia con­go­le­sa, en la dé­ca­da de los 20, cuan­do los jó­ve­nes imi­ta­ban los atuen­dos fran­ce­ses o bel­gas pa­ra en­fren­tar la su­pe­rio­ri­dad co­lo­nia­lis­ta. Los chi­cos lo­ca­les re­cha­za­ban la ro­pa de se­gun­da mano de sus due­ños y se con­ver­tían en desafian­tes con­su­mi­do­res, gas­tan­do sus pe­que­ños sa­la­rios pa­ra ad­qui­rir lo úl­ti­mo de la mo­da pa­ri­si­na. Tras la in­de­pen­den­cia, en 1960, tan­to Kins­ha­sa, en la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca del Con­go (DRC), co­mo Braz­za­vi­lle, en la Re­pú­bli­ca del Con­go,

“EL MO­VI­MIEN­TO SA­PE TAM­BIÉN HA FUN­CIO­NA­DO CO­MO UNA MA­NE­RA DE RE­SIS­TEN­CIA ANTICOLONIALISTA, AC­TI­VIS­MO SO­CIAL Y PRO­TES­TA”.

se con­vir­tie­ron en el cen­tro de la nue­va éli­te fran­có­fo­na afri­ca­na. Mu­chos con­go­le­ses via­ja­ban a Pa­rís y a Londres, y re­gre­sa­ban aper­tre­cha­dos de ro­pa de di­se­ña­dor. Los con­go­le­ses son co­no­ci­dos por cui­dar mu­cho su apa­rien­cia —se afir­ma que pre­fie­ren ves­tir bien que co­mer bien—, pe­ro Le Sa­pe ele­va el ar­te de ves­tir a otro ni­vel. Pa­pa Wem­ba, el fa­mo­so y apues­to can­tan­te con­go­lés de rum­ba, a quien se le acre­di­ta po­pu­la­ri­zar el look sa­peur, afir­ma que la ins­pi­ra­ción por Le Sa­pe le lle­gó de sus pa­dres, que en los 60, “iban siem­pre com­pues­tos y lu­cían muy ele­gan­tes”.

Aun­que en los años 80 hu­bo cam­pa­ñas pa­ra prohi­bir la pre­sen­cia de sapeurs en si­tios pú­bli­cos, ellos han resurgido en años re­cien­tes y aho­ra son tra­ta­dos con bas­tan­te res­pe­to y co­mo una afir­ma­ción de la he­ren­cia cul­tu­ral del país. Hoy en día, sapeurs de to­das las eda­des si­guen reunién­do­se pa­ra bai­lar, con­ver­sar y te­ner en­fren­ta­mien­tos amis­to­sos de mo­da, en los que com­pi­ten por el es­ta­tus de “me­jor ves­ti­do”.

En un país azo­ta­do por el co­lo­nia­lis­mo, la co­rrup­ción, la gue­rra ci­vil y la po­bre­za, los

sapeurs han des­cu­bier­to que com­par­tir sus am­bi­cio­nes en la sastrería —y su có­di­go so­fis­ti­ca­do y ca­ba­lle­ro­so de con­du­cir­se— pue­de ayu­dar a ali­viar la ira. “No veo que na­die en La Sa­pe pue­da ser violento ni pe­lee. La paz lo es to­do pa­ra no­so­tros”, di­ce Se­ve­rin, un hom­bre de 62 años cu­yo pa­dre fue tam­bién un sa­peur.

Aun­que es le­ga­do tra­di­cio­nal­men­te por la lí­nea fa­mi­liar mas­cu­li­na, mu­chas mu­je­res del Con­go hoy han co­men­za­do a usar tra­jes de di­se­ña­dor, con­vir­tién­do­se de es­te mo­do en ‘sa­peu­ses’. El mo­vi­mien­to es­tá en cons­tan­te evo­lu­ción, mien­tras que la ju­ven­tud ve la mo­da­co­mo una­ma­ne­ra­de tran­si­tar el ca­mino de su país de na­ción sub­de­sa­rro­lla­da ha­cia un fu­tu­ro más es­pe­ran­za­dor y cos­mo­po­li­ta. Le Sa­pe va su­man­do acó­li­tos en to­do el cen­tro de Áfri­ca con su exu­be­ran­cia y li­ber­tad de ex­pre­sión. Co­mo men­cio­nó una vez Pa­pa Wem­ba: “Los blan­cos in­ven­ta­ron la ro­pa, pe­ro no­so­tros hi­ci­mos ar­te con ella”.

“AUN­QUE EN LOS AÑOS 80 HU­BO CAM­PA­ÑAS PA­RA PROHI­BIR LA PRE­SEN­CIA DE SAPEURS EN SI­TIOS PÚ­BLI­COS, ELLOS HAN RESURGIDO”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.