EN TE­RRI­TO­RIO CO­LOM­BIANO Mark

Mark Wahl­berg y Lau­ren Cohan es­tán lis­tos pa­ra con­quis­tar las ta­qui­llas en la nue­va cin­ta del di­rec­tor Pe­ter Berg: Mi­le 22.

GQ Latinoamerica - - AGO:2018 - Por Je­sús Al­ber­to Ger­mán

Whal­berg es uno de los ac­to­res más ren­ta­bles en Holly­wood. Es­te mes, vuel­ve a adue­ñar­se de las sa­las con la cin­ta Mi­le 22, ro­da­da en Bogotá y don­de com­par­te car­tel con la gua­pa Lau­ren Cohan.

Noes una ma­ña­na cual­quie­ra en Bogotá. Nos en­con­tra­mos en el pun­to don­de la Ca­rre­ra 7 se bi­fur­ca en la 13 y la 10. Los em­bo­te­lla­mien­tos ma­tu­ti­nos del sá­ba­do han da­do pa­so a una ave­ni­da prác­ti- ca­men­te va­cía. Cer­ca de la Pla­zo­le­ta Par­que Cen­tral Ba­va­ria ya­cen va­rios au­tos en lla­mas y una de­ce­na de per- so­nas es­par­ci­das por el as­fal­to. Una ex­plo­sión re­tum­ba en las ca­lles y ha­ce que se cim­bre li­ge­ra­men­te la tie­rra. Una ca­mio­ne­ta ne­gra avan­za unos me­tros, al tiem­po que un hom­bre que va es­po­sa­do a la puer­ta tra­se­ra lu­cha con dos ti­pos que por­tan ar­mas. En­ton­ces, la ten­sión del am­bien­te se rom­pe al gri­to de ¡cor­te! Pe­ter Berg emer­ge de una car­pa que fue ins­ta­la­da ex pro­fe­so cer­ca de un tem­plo pa­ra que, des­de ahí, su­per­vi­se ca­da una de las to­mas. El di­rec­tor ca­mi­na unos me­tros, pa­sa fren­te a mí, me di­ri­ge una son­ri­sa y lle­ga has­ta don­de se en­cuen- tra el bó­li­do pro­ta­go­nis­ta de to­da la se­cuen­cia. Ahí lo es­pe­ra Iko Uwais (el hom­bre en­ca­de­na­do a la puer­ta) pa­ra re­ci­bir ins­truc­cio­nes. Al gru­po tam­bién se une la gua­pa Lau­ren Cohan (se­gu­ro la re­cuer­das por The Wal­king Dead).

Lue­go de es­tre­nar un par de bom- bas ci­ne­ma­to­grá­fi­cas ha­ce dos años,

Deep­wa­ter Ho­ri­zon (2016) y Pa­triots

Day (2016), Berg vuel­ve con más do­sis de adre­na­li­na en su nue­va aven­tu­ra, bau­ti­za­da co­mo Mi­le 22. La tra­ma de es­te nue­vo fil­me gi­ra en torno a un gru­po de in­te­li­gen­cia ame­ri­cano al que se le asig­na la com­ple­ja ta­rea de ex­traer con vi­da de un país a un mis­te- rio­so po­li­cía que cuen­ta con in­for­ma- ción vi­tal de ca­rác­ter in­ter­na­cio­nal. El rea­li­za­dor y el con­jun­to de pro­duc­to­res de­ci­die­ron ele­gir la ca­pi­tal co­lom- bia­na co­mo es­ce­na­rio na­tu­ral pa­ra el desa­rro­llo de va­rias de las se­cuen­cias de ac­ción. “Ca­da lo­ca­ción es nue­va y fres­ca. Hay muchas tex­tu­ras her­mo­sas en los edi­fi­cios y los co­lo­res son ex­cep- cio­na­les. To­do eso es úni­co. Creo que

es una ur­be po­co ex­plo­ta­da”, ase­gu­ra Pe­ter, quien se da un tiem­po en­tre to­ma y to­ma pa­ra char­lar con no­so­tros.

De mo­men­to, en el ho­ri­zon­te de la ca­lle apa­re­ce Mark Walh­berg, pro­ta­go- nis­ta del lar­go­me­tra­je y ac­tor fe­ti­che de Pe­ter, con to­do el por­te que lo ca­rac- te­ri­za. En­fun­da­do en jeans, cha­que­ta os­cu­ra y ca­mi­sa a cua­dros, se acer­ca al lu­gar de la es­ce­na pa­ra co­men­zar a ro­dar sus par­tes. La pre­sen­cia del ac­tor no­mi­na­do al Os­car es su­fi­cien­te pa­ra que to­dos los in­vo­lu­cra­dos en el crew co­mien­cen a co­rrer. La ave­ni­da, con­si­de- ra­da el Ti­mes Squa­re co­lom­biano, vuel­ve a que­dar prác­ti­ca­men­te va­cía. El si­len­cio im­pe­ra de nue­va cuen­ta en el am­bien­te. Un gri­to de ¡ac­ción! Más ex­plo­sio­nes. El vehícu­lo mo­vién­do­se en la mis­ma di­rec­ción. Un dron sur­can­do los cie­los. Gol­pes y más gol­pes. La se­cuen­cia se re­pi­te va­rias ve­ces pa­ra que que­de per- fec­ta, de­jan­do en cla­ro lo per­fec­cio­nis­ta que pue­de lle­gar a ser Berg, aun cuan­do los ac­to­res nos con­fie­san que han te­ni­do to­da la li­ber­tad de im­pro­vi­sa­ción.

El re­loj mar­ca las 2 de la tar­de y se ha­ce un al­to en las ac­ti­vi­da­des pa­ra co­mer. Nos en­ca­mi­na­mos a un pe­que­ño res­tau­ran­te ubi­ca­do a unos me­tros de allí. Las ma­ri­po­sas ama­ri­llas (aque­llas de las que ha­bla Ga­briel Gar­cía Már­quez en

Cien años de so­le­dad) inun­dan el te­cho del lu­gar que com­par­te nom­bre con la ciu­dad don­de na­ció el cé­le­bre es­cri­tor co­lom­biano: Ara­ca­ta­ca. Los pla­ti­llos tra­di­cio­na­les lle­gan a la me­sa: pa­ta­co­nes, em­pa­na­das y ca­ri­ma­ño­las, acom­pa­ña- dos con agua­pa­ne­la. De mo­men­to, Lau- ren Cohan, Ron­da Rou­sey e Iko Uwuais, par­te del cast de es­ta nue­va pe­lí­cu­la, lle­gan y se sien­tan con no­so­tros. “Lo que he­mos po­di­do ha­cer en Bogotá no lo ha­bría­mos lo­gra­do en Es­ta­dos Uni­dos, so­bre to­do por el es­pa­cio, el tiem­poy el apo­yo. Es­toy con­ven­ci­da de que allá el cos­to del ro­da­je se hu­bie­ra ele­va­do cin­co mi­llo­nes más”, re­ve­la Cohan con sor- pre­sa. “Co­la­bo­rar con Pe­ter Berg ha si­do una gran ex­pe­rien­cia”, agre­ga Rou­sey, “te po­dría de­cir que ha si­do el me­jor di­rec- tor con el que he tra­ba­ja­do. Él fue ac­tor, así que sa­be muy bien lo que quie­re. Me ayu­dó en ca­da es­ce­na y me dio to­da la li­ber­tad de de­cir las co­sas en mis pro­pias pa­la­bras. Eso sí, si que­ría al­go pre­ci­so, me lo pe­día, sin ro­deos”. An­tes de lle­gar a Co­lom­bia, los ac­to­res re­ci­bie­ron un ar­duo en­tre­na­mien­to en Atlan­ta, don­de apren­die­ron a ma­ne­jar ar­ma­men­to de to­do ti­po. “Ade­más de eso, yo tra­ba­jé con Ra­ma Ra­mad­han en In­do­ne­sia pa­ra po­der ha­cer ca­da una de las es­ce­nas de ac­ción, mien­tras que mi equi­po co­reo- gra­fió las se­cuen­cias de pe­lea a la per- fec­ción”, nos di­ce con or­gu­llo Uwuais.

No po­día­mos aban­do­nar el set sin char­lar con Wahl­berg, quien, emo­cio­na­do, nos re­ve­ló que se tra­ta de uno de los ro­les más im­por­tan­tes en su ca­rre­ra co­mo his- trión. “Mi per­so­na­je es un ti­po des­preo­cu- pa­do y di­rec­to. Lo comparo mu­cho con el que Tommy Lee Jo­nes hi­zo en The Fu­gi

ti­ve. Es al­guien que jue­ga­se­gún sus pro- pias re­glas y real­men­te no tie­ne que ren­dir cuen­tas a na­die. Ha si­do muy di­ver­ti­do”, se­ña­la el dos­ve­ces no­mi­na­do al Pre­mio de laa­ca­de­mia. ¿Qué fue lo que te atra­jo de Mi­le 22?, le pre­gun­to. “Des­de que

Pe­te y yo es­tá­ba­mos fil­man­do otra cin­ta, co­men­za­mos a pla­ti­car so­bre es­te pro- yec­to. Eso fue ha­ce años. Ori­gi­nal­men­te, iba a ser un pa­pel más pe­que­ñoy lue­go se con­vir­tió en el pro­ta­go­nis­ta. Creo que pa­ra los dos, la idea era ale­jar­nos de las his­to- rias reales y di­ver­tir­nos. Con­fío mu­cho en su ha­bi­li­dad de tra­tar de ha­cer­lo to­do muy real”, aco­ta.

Un día an­tes, el equi­po entero se ha­bía tras­la­da­do has­ta una ca­lle cer- ca­na al cen­tro de la ciu­dad pa­ra ro­dar una es­ce­na bas­tan­te com­pli­ca­da que in­vo­lu­cra­ba una ex­plo­sión. Al fi­nal, la se­cuen­cia fue per­fec­ta y abru­ma­do­ra, tan­to que Pe­ter Berg no du­dó en pre- su­mír­nos­lo una y otra vez. “Esa gran de­to­na­ción de­fi­ni­ti­va­men­te mar­ca­rá mi ex­pe­rien­cia en es­te ro­da­je. Na­die sa­bía qué es­pe­rar, así que sa­lió to­do muy na­tu­ral. Fil­mar en Bogotá ha si­do in­creí­ble. La gen­te ha si­do fan­tás­ti­ca con no­so­tros. Co­lom­bia es un país her­mo­so. Pu­di­mos ha­cer muchas co­sas que no ha­bría­mos lo­gra­do en Es­ta­dos Uni­dos”, re­ma­ta Wahl­berg. El re­sul­ta­do lo ve­re- mos es­te mes en las sa­las de ci­ne.

“MI PA­PEL EN MI­LE 22 LO COMPARO CON EL DE TOMMYLEE JO­NES EN THE FUGITIVE”, DI­CE WAHL­BERG.

Arri­ba, las ca­lles del cen­tro de Bogotá se con­vir­tie­ron en el es­ce­na­rio de la cin­ta Mi­le 22.

A la de­re­cha, la gua­pa Lau­ren Cohan. Arri­ba, Mark Wahl­berg, uno de los ac­to­res con­sen­ti­dos delrea­li­za­dor Pe­ter Berg.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.