LA MO­DE­LO OSA­DA Cindy

Una de las rei­nas de Instagram, con 4.3 mi­llo­nes de se­gui­do­res, es más que aquel fa­mo­so post que le es­cri­bió Jus­tin Bie­ber. A sus 19 años, pin­ta, es­cri­be, diseña y nos re­ga­la la se­sión más sexy del ve­rano.

GQ Latinoamerica - - AGO:2018 - Por Héc­tor Iz­quier­do Fo­tos Ri­chard Ra­mos Rea­li­za­ción Joa­na de la Fuen­te

Kim­berly no se li­mi­ta a po­sar sexy fren­te a las cá­ma­ras, aun­que tam­bién es­cri­be, pin­ta y diseña pa­ra su pro­pia mar­ca de ro­pa. La ho­lan­de­sa es mu­cho más que un ros­tro en­dia­bla­da­men­te be­llo.

Cuan­do leas es­ta sem­blan­za so­bre Cindy Kim­berly —en un avión, en la co­mo­di­dad de tu so­fá, en la sa­la de es­pe­ra del den- tis­ta…—, qui­zá te dé por elu­cu­brar qué es­ta­rá ha­cien­do en ese pre­ci­so ins­tan­te una de las be­lle­zas con más se­gui­do­res en Instagram (¢.’ mi­llo­nes y su­bien­do); qué inal­can­za­bles co­tas de gla­mour —pa­ra ti, pa­ra el res­to de los mor­ta­les— es­ta­rá sa­bo­rean­do, ade­más de la inocen­cia ro­ba­da de sus ˜£ pri­ma­ve­ras. ¿Una so­fis­ti­ca­da fies­ta en Los Án­ge­les, ciu- dad en la que aho­ra re­si­de a tiem­po par­cial? ¿El front row de un des­fi­le de mo­da? ¿Un ex­clu­si­vo even­to pla­ga­do de celebrities? Tal vez, só­lo tal vez, el úl­ti­mo lu­gar en el que te ima­gi­nes a una top co­mo Cindy sea en ca­sa, so­la y ro­dea­da de sus ga­tos. Pe­ro, si ha­ce- mos ca­so a es­ta be­lle­za na­ci­da en Áms­ter­dam de pa­dre in­do­ne­sio y ma­dre es­pa­ño­la, esa es, po­si­ble­men­te, lo op­ción más plau­si­ble. Mien­tras ter­mi­nas es­te pá­rra­fo, pue­de que de­cep­cio­na­do o con­fu­so, es más que pro- ba­ble que ella es­té le­yen­do un li­bro, vien­do una pe­lí­cu­la o una se­rie o, sim­ple­men­te, dur­mien­do. Quién sa­be, igual com­pro­me- ti­da con uno de esos pe­rio­dos de una o dos se­ma­nas de des­co­ne­xión de las re­des so­cia- les a los que se obli­ga ca­da cier­to tiem­po por sa­lud men­tal. “Soy una per­so­na muy ín­ti­ma”, nos cuen­ta, “no me en­can­ta la vi­da so­cial. Me la pa­so bien, lo pue­do ha­cer du­ran­te unas ho­ras, pe­ro no es co­mo que quie­ra que to­das las ho­ras de to­dos los días sean así”.

Sin áni­mo de psi­coa­na­li­zar a la be­lla mo­de­lo, po­de­mos aven­tu­rar que ese ca­rác- ter re­ser­va­do e in­tro­ver­ti­do, inopi­na­da­men­te ma­du­ro pa­ra­su edad, par­te del he­cho de ha­ber vis­to de cer­ca la lu­cha de una ma­dre sol­te­ra por sa­car ade­lan­te a su hi­ja y de ha­ber su­fri­do

bull­ying en la es­cue­la. Y, sin em­bar­go, re­sul­ta in­ve­ro­sí­mil ima­gi­nar que, en ple­na era del

sha­re & li­ke, una be­lle­za co­mo la su­ya fue­ra a que­dar arrum­ba­da en Al­tea, la lo­ca­li­dad espa- ño­la en la que cre­ció. Su des­per­tar a la po­pu­la- ri­dad le lle­gó a tra­vés de Tumblr, una red so­cial en la que acu­mu­ló ™“ mil se­gui­do­res a ba­se de com­par­tir sus di­bu­jos —pin­ta, y lo ha­ce bien— y re­tra­tos. Re­cién abier­to su Instagram, un agen­te de Es­ta­dos Uni­dos la lla­mó pa­ra que co­la­bo­ra­ra en una cam­pa­ña de Kan­ye West. Pe­ro to­do aque­llo es prehis­to­ria en su exis- ten­cia, por­que su his­to­ria con ma­yús­cu­las, la que ha cir­cu­la­do has­ta la náu­sea en In­ter­net y en to­dos los idio­mas co­no­ci­dos, la es­cri­bió Jus­tin Bie­ber. Pu­bli­có una foto su­ya en Ins­ta- gram con la le­yen­da: “OMG who is this?!”, y,

su­per­no­va, la fa­ma de Cindy es­ta­lló has­ta inun­dar los más le­ja­nos con­fi­nes de las re­des. “No me mo­les­ta que se me co­noz­ca por ese te­ma; de he­cho, hay mu­cha gen­te que só­lo sa­be eso de mí y en­tien­do que les pa­rez­ca in­tere­san­te, pe­ro me gus­ta­ría que de­ja­ran de pre­gun­tar­me si me ha­bló o no. Me gus­ta­ría se­guir res­pe­tan­do la pri­va­ci­dad de Jus­tin”.

Han pa­sa­do ya dos años des­de aquel te­rre­mo­to y, al me­nos en apa­rien­cia, Cindy lo ha asi­mi­la­do con mu­cha en­te­re­za. “Creo que le da más vér­ti­go a mi ma­dre que a mí”, nos di­ce. “Yo ni si­quie­ra ten­go mu­cho tiem­po pa­ra de­te­ner­me a pen­sar”. Si le pre­gun­tas dón­de es­ta­ría aho­ra de no ha­ber­se cru­za­do en su ca­mino la es­tre­lla ca­na­dien­se, la res- pues­ta es que exac­ta­men­te en el mis­mo si­tio: “Cuan­do ocu­rrió lo de Jus­tin, ya te­nía se­gui- do­res y es­ta­ba con es­te ti­po de co­sas, así que se­gu­ra­men­te hoy es­ta­ría ha­cien­do lo mis­mo. Me ha­bría lle­va­do más tiem­po, pe­ro se­gui­ría ha­cien­do lo que ha­go hoy, por­que es lo que so­ñé des­de pe­que­ña”.

En ese “lo que que­ría ha­cer des­de pe­que­ña”, en­tran la pin­tu­ra (“me con­si­de­ro a mí mis­ma una ar­tis­ta”), la fo­to­gra­fía, el ci­ne (es­tá to­man­do cla­ses de ac­tua­ción) y, cla­ro es­tá, la mo­da: “Po­ca gen­te lo sa­be, pe­ro soy di­se­ña­do­ra. Ten­go mi pro­pia mar­ca”. Tam­bién, por su­pues­to, se­guir cul­ti­van­do su la­ti­fun­dio en Instagram con fotografías que, en oca­sio- nes, van más allá de lo que los guar­dia­nes de la mo­ral es­tán dis­pues­tos a so­por­tar. “Yo creo que las mu­je­res de­be­rían ha­cer exac­ta­men­te lo que ellas quie­ran. Co­mo se sien­tan me­jor. Yo no pon­go muchas fo­tos así, en mi Ins­ta- gram ha­brá unas ocho imá­ge­nes en bi­qui­ni (ri­sas) de unas ’““, pe­ro me pa­re­ce bien. Emily Ratajkowski es de mis fa­vo­ri­tas en esa red so­cial; pien­so que pue­de ha­cer lo que desee”. Tam­bién se re­be­la con­tra la es­tu­pi­dez y el ma­chis­mo de la cen­su­ra: “Es ob­vio que na­die es­tá cen­su­ran­do los pe­zo­nes de los hom­bres. Creo que en —“˜™, de­be­ría­mos de­jar de se­xua- li­zar los pe­zo­nes de las mu­je­res”; y con­tra las crí­ti­cas del fe­mi­nis­mo a los des­nu­dos (in­clui- dos los de es­ta se­sión): “Lo más fe­mi­nis­ta es no cri­ti­car­lo. Pien­so que la gen­te ya en­tien­de que, li­te­ral­men­te, es nues­tro tra­ba­jo”.

Si tú tam­bién has sen­ti­do la ten­ta­ción de juz­gar a Cindy por es­tas u otras imá­ge­nes, qué­da­te con una úl­ti­ma re­fle­xión: “Soy al­go muy di­fe­ren­te de lo que las cua­tro mi­llo­nes de per­so­nas que me si­guen en Instagram pien- san que soy”. La vi­da, fi­nal­men­te, es eso que su­ce­de cuan­do cie­rras la app.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.