PE DROPASCAL, DUEÑODEL MUNDOENTERO

GQ Latinoamerica - - CONTENTS - Fo­tos Nino Mu­ñoz Por Jo­sé For­te­za

A pe­sar de su hol­ga­da tra­yec­to­ria, al chi­leno lo co­no­ci­mos co­mo el Prín­ci­pe Oberyn Mar­tell. Hoy, es­tá en to­das par­tes.

de Bat­man, aman­te de la mo­da mas­cu­li­na y de un buen re­loj, la his­to­ria de Pe­dro Pas­cal es una de ésas po­co ha­bi­tua­les en Holly­wood. Lo cier­to es que, a sus  años, el ac­tor de ori­gen chi­leno es de los más so­li­ci­ta­dos del mo­men­to. Pa­ra mues­tra es­tá su agen­da, re­ple­ta de even­tos y lan­za­mien­tos de aquí a fi­na­les de ­€‚ƒ (la se­cue­la de Won­der Wo­man, en­tre ellos), y, por su­pues­to, su re­cien­te fi­cha­je con Cartier.

es­ta­ba por cum­plir años, Pe­dro Pas­cal de­ci­dió ayu- dar a un es­tu­dian­te de tea­tro que en­sa­ya­ba pa­ra una au­di­ción, se­gún lo na­rró el chi­leno al pre- sen­ta­dor Seth Me­yers en The La­te Night Show. Se tra­ta­ba de un per­so­na­je de nom­bre Oberyn Mar­tell, el cual for­ma­ría par­te de la cuar­ta tem- po­ra­da de una de las se­ries de te­le­vi­sión más exi­to­sas de to­dos los tiem­pos: Game of Th­ro- nes. Sin du­dar­lo, Pas­cal de­ci­dió tam­bién pre- sen­tar­se al cas­ting, pues “era un gran fan. Leí el guion y era asom­bro­so. Oberyn te­nía cer­ca de † años, ocho hi­jas, era un mu­je­rie­go. ¡Era per­fec­to pa­ra mí!”, ase­gu­ró en aque­lla oca- sión. Lo que nun­ca vio ve­nir es que no só­lo se que­da­ría con el pa­pel, sino que a par­tir de ese mo­men­to, su dis­cre­ta tra­yec­to­ria da­ría un vuel­co de ‹Œ gra­dos, po­nién­do­lo en el can- de­le­ro e ins­ta­lán­do­lo co­mo uno de los ros­tros con­sen­ti­dos de Holly­wood. “Es muy ra­ro que lle­gue a tus ma­nos la opor­tu­ni­dad de in­ter­pre-tar aun per­so­na­je tan po­de­ro­so co­mo el mío en la se­rie, un pa­pel que in­clu­so los pro­pios es­cri­to­res aman. Bas­ta­ron sie­te epi­so­dios pa­ra que mi ca­rre­ra cam­bia­ra com­ple­ta­men­te”, nos ase­gu­ró en ex­clu­si­va.

Lon­dres fue el es­ce­na­rio per­fec­to pa­ra que nos en­con­trá­ra­mos con el ac­tor. Esa ac­ce­si­bi- li­dad y ca­ris­ma que irra­dia en la pan­ta­lla, así co­mo en las al­fom­bras ro­jas y ga­las, las lle­va más allá de los re­flec­to­res, a su día a día. Es­to lo con­vier­te en un ti­po pe­cu­liar y lo dis­tin­gue por com­ple­to de mu­chos de sus co­le­gas, quie­nes no du­dan en tre­par­se en el trono de los di­vos. Aun­que qui­zá es­ta ac­ti­tud se de­ba a que lle­gar a don­de se en­cuen­tra hoy en día no fue co­sa sen­ci­lla. La su­ya pue­de pa­re­cer una his­to­ria si­mi­lar a la de mu­chos in­mi­gran­tes, y lo fue al me­nos en los ini­cios. Du­ran­te los pri­me­ros años de la dic­ta­du­ra mi­li­tar chi­le­na, en ‹—˜™, su fa­mi­lia par­tió al exi­lio en Di­na­mar­ca. Un año des­pués, su pa­dre re­ci­bió una ofer­ta de tra­ba­jo en Es­ta­dos Uni­dos y así lle­ga­ron a Nor- tea­mé­ri­ca. “Te pue­do de­cir­que ha­ber­na­ci­do en Chi­le me ayu­dó a ser quien soy aho­ra. Te­ner la pers­pec­ti­va de otra cul­tu­ra siem­pre ha si­do al­go muy es­pe­cial pa­ra mí”, de­cla­ra. Pa­só de ni­ño a ado­les­cen­te mien­tras se mo­vía en­tre Te­xas y Ca­li­for­nia. Ahí fue don­de for­jó su in­fan­cia y per­so­na­li­dad, es­tu­dian­do en co­le­gios pú­bli­cos y es­pe­ran­do los fi­nes de se­ma­na pa­ra ir con su pa­dre a los par­ti­dos de los San An­to­nio Spurs y a con­cier­tos, co­mo el The Po­li­ce. Fue tam­bién gra­cias a su pa­pá que des­cu­brió su más gran­de pa­sión: el ci­ne. “Él eraun ci­né­fi­lo em­pe­der­ni­do. Una de las pri­me­ras cin­tas que vi en la pan­ta- lla gran­de fue Su­per­man. Re­cuer­do que sa­lí al ba­ño y al re­gre­sar, en­tré a una sa­la di­fe­ren­te. Al fi­nal, mis pa­dres me en­con­tra­ron dor­mi­do du­ran­te los cré­di­tos de Kra­mer vs. Kra­mer. Mi her­ma­na me tu­vo que con­tar lo que ha­bía ocu­rri­do en el fil­me del su­per­hé­roe y yo hi­ce lo pro­pio con la his­to­ria de Dus­tin Hoff­man y Meryl Streep”, re­me­mo­ra en­tre car­ca­ja­das. “Ya que to­ca­mos el apar­ta­do his­trió­ni­co, ¿a qué ac­tor ad­mi­ras más?”, le pre­gun­to, y sin du­dar­lo, Pas­cal res­pon­de que no tie­ne una per­so­na a la que ad­mi­re más, “pe­ro sí una lis­ta de co­le­gas cu­yo tra­ba­jo me pa­re­ce fe­no­me- nal. Ge­ne­ral­men­te, me enamo­ro de las in­ter­pre­ta­cio­nes. Uno de ellos es Phi­lip Sey­mour Hoff­man, de los me­jo­res de mi ge­ne­ra­ción y quien, in­clu­so, fue co­mo un pa­dre pa­ra­una­gran co­mu­ni­dad de ami- gos míos del tea­tro de Nue­vayork. Per­der­lo fue do­lo­ro­so. Ja­vier Bar- dem y Pe­né­lo­pe Cruz son la pa­re­ja más ta­len­to­sa so­bre el pla­ne­ta”. El re­la­to de Pe­dro Pas­cal se vuel­ve di­fe­ren­te cuan­do em­pie­za a con­du­cir­se por el mun­do de la ac­tua­ción. En los años — , su fa­mi- lia de­ci­dió re­gre- sar a Chi­le, pe­ro él op­tó por per- se­guir su sue­ño y ma­tri­cu­lar­se pa­ra es­tu­diar ar­te dra­má­ti­co en la Oran­ge County High School of the Arts y la Tisch School of t he Arts de la New York Uni­ver­sity. Cuan­do em­pren- dió el vue­lo pa­ra pro­bar­for­tu­naen eso del es­pec­tá- cu­lo en más de una va­rian­te, fue ca­ma­re­ro en la Gran Man­za­na, ade­más de ano­tar­se un em­pleo co­mo bai­la- rín exó­ti­co en Ma­drid, se­gún ha de­cla­ra­do a un es­pa­cio te­le­vi­si­vo ibé­ri­co... Pe­ro eso es só­lo anec­dó- ti­co pa­ra ba­jar de la nu­be a quie- nes crean que to­do es fá­cil en una ex­ce­len­te ca­rre­ra. Su cu­rrí­cu­lum fíl­mi­co co­men­zó a ano­tar­se tí­tu- los de se­ries co­mo The Good­wi­fe,

Ho­me­land y Gra­ce­land, has­ta que lle­gó a sus ma­nos la gran pro­duc- ción de HBO, Jue­go de Tro­nos. El res­to lo co­no­ce­mos to­dos. An­te la in­men­si­dad de un ro­da­je co­mo és­te, no po­de­mos de­jar pa­sar la oca­sión de cues­tio­nar­le cuál ha si­do el pro­yec­to más de­man- dan­te a la fe­cha. La res­pues­ta nos to­ma por sor­pre­sa: “Ca­da tra­ba­jo tie­ne su ri­gor, pe­ro Nar­cos fue muy par­ti­cu­lar por­que se ro­dó en lo­ca­cio­nes y no en un set con ai­re acon­di­cio­na­do. Por eso, la se­rie es gran­dio­sa, por­que el ca­rác­ter del pai­sa­je co­lom­biano, su gen­te y sus lu­ga­res no se pue­den re­pli­car”, re­ve­la Pe­dro.

No hay­du­da­de que lae­nor­me opor­tu­ni­dad, en tér­mi­nos de re­co- no­ci­mien­to glo­bal, lle­gó con lahis- to­ria de Pa­blo Es­co­bar se­gún Net- flix. El agen­te Pe­ña hi­zo de Pas­cal lo que se co­no­ce co­mo “un ac­tor po­pu­lar”, de esos que imi­tan y desean los y las fans. Sin em­bar­go, a su ho­ja de vi­da tam­bién es ne­ce- sario su­mar al agen­te Mar­cus Pi­ke en The Men­ta­list, así co­mo las cin- tas La gran muralla (« ‹™), en la cual com­par­tió cré­di­tos con Matt Damon y Wi­llem Da­foe, y Kings

man: El círcu­lo do­ra­do, una de las pe­lí­cu­las más ta­qui­lle­ras del año « ‹˜. Con­ti­nuan­do con su ca­rre­ra, el pa­sa­do ju­lio es­tre­nó The Equa­li

zer   , don­de apa­re­ce jun­to a Den- zel­wa­shing­ton. Su per­so­na­je es un sol­da­do ex­miem­bro de la ar­ma­da y par­te del equi­po de ope­ra­cio­nes es­pe­cia­les, lo que le exi­gió en­tre- nar du­ro con un ofi­cial y fran­co­ti- ra­dor del FBI.

Pe­ro de­je­mos de ha­blar del pa­sa­do y cen­tré­mo­nos en el fu­tu­ro, el cual lu­ce bas­tan­te pro­me­te­dor pa­ra Pe­dro: Tri­ple Fron­tier, una nue­va pe­lí­cu­la pa­ra Net­flix (que re­ci­be ese nom­bre por la fron­te­ra en­tre Bra­sil, Pa­ra guay y ar­gen­ti­na) es uno de los pro­yec­tos que trae ba­jo el bra­zo y en el que tam­bién in­ter­vie­nen his­trio­nes del ca­li­bre de Ben Af­fleck, Os­car Isaac, Char- lie Hun­nam y Ga­rrett Hed­lund; y, por su­pues­to, tam­bién lo ve­re- mos en la es­pe­ra­dí­si­ma Won­der

Wo­man €‚ƒ„ . Pe­dro ya ha­bía tra- ba­ja­do an­tes en un pro­yec­to que nun­ca lle­gó a la fa­se de pro­duc- ción, con la di­rec­to­ra Patty Jen­kins. De es­to re­sul­tó que lo lla­ma­ran pa­ra ser par­te del elen­co. “No les pue­do de­cir mu­cho al res­pec­to, só­lo que se­rá es­pec­ta­cu­lar. ¡Eso es to­do!”, nos ase­gu­ra en­tre ri­sas. La pe­lí­cu­la, que pro­me­te ser un tran­ca­zo en ta­qui­lla, es­tá pre­vis­ta pa­ra ser es­tre­na­da en el in­vierno de « ‹—. “Ya­que deam­bu­la­mos en el te­rreno de los có­mics, ¿quién es tu su­per­hé­roe pre­fe­ri­do?”, lo cues- tiono. “¡Bat­man! Es un bas­tar­do

“Mi su­per­hé­roe fa­vo­ri­to es Bat­man. Un bas­tar­do tem­pe­ra­men­tal que no si­gue las re­glas y que, ade­más, es mi­llo­na­rio. En la vi­da real, es mi her­ma­na. No es­ta­ría don­de me en­cuen­tro aho­ra si no fue­ra por ella”.

“No po­día de­jar pa­sar la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar con una mar­ca co­mo Cartier, de re­pre­sen­tar una fir­ma tan que­ri­da y so­fis­ti­ca­da”.

tem­pe­ra­men­tal que no si­gue las re­glas y, ade­más, es mi­llo­na­rio”, res­pon­de. El chi­leno tam­bién nos con­fie­sa que, en la vi­da real, su her­ma­na es su he­roí­na, pues “no es­ta­ría don­de me en­cuen­tro aho­ra si no fue­ra por ella”.

Gra­cias a es­ta agen­da tan ar­dua, se­rán mu­chas las al­fom­bras ro­jas que el ac­tor pi­sa­rá de aquí a fi­na­les del pró­xi­mo año. Y eso nos lle­va a otro ca­pí­tu­lo que le ha to­ca­do es­cri­bir y que tie­ne que ver con la mo­da. Pe­dro Pas­cal es uno de los influyentes más es­cru­ta­dos en la ac­tua­li­dad, de los que es­tán al tan­to de las pau­tas y las si­guen, pe­ro siem­pre con una no­ta per­so­nal. Tam­bién es­tá su pre­sen­cia en cam­pa­ñas de mar­cas de la in­dus­tria del lu­jo, co­mo aho­ra, que fue fi­cha­do por Cartier co­mo su em­ba­ja­dor re­gio- nal pa­ra una de sus pie­zas más pre- cia­das: el re­loj San­tos. “Me apa­sio­na la mo­da mas­cu­li­na. Ten­go mu­chos otros vi­cios co­mo pa­ra que la mo­da lo sea tam­bién (ríe), pe­ro es un apar­ta­do que ad­mi­ro pro­fun­da­men­te, ya que me da la opor­tu­ni­dad de ex­pre­sar­me a tra­vés de ella”, nos acla­ra. “No po­día de­jar pa­sar la opor­tu­ni­dad de re­pre­sen- tar una fir­ma tan que­ri­da y ele­gan­te co­mo Cartier; por eso, de­ci­dí acep- tar es­ta co­la­bo­ra­ción”, con­ti­núa. Pe­ro ¿cuá­les son los ele­men­tos que tie­nen en co­mún el San­tos y Pe­dro Pas­cal? Sin un atis­bo de du­da, el his­trión ase- ve­ra que le gus­ta­ría creer que es tan fuer­te y ele­gan­te co­mo di­cha pie­za. “Los re­lo­jes son muy sim­bó­li­cos y tie- nen sig­ni­fi­ca­dos di­fe­ren­tes pa­ra ca­da quien. Me gus­ta la in­di- vi­dua­li­dad de usar uno. Tal vez pa­ra al­guien es el me­dio pa­ra con­sul- tar la ho­ra, pe­ro a otro le re­cuer­da a esa per- so­na es­pe­cial que se lo re­ga­ló. Pue­de ex­pre­sar sim­pli­ci­dad y ex­tra- va­gan­cia, ser ape­nas per­cep­ti­ble o lla­mar to­da la aten­ción”, nos com­par­te. Al ha­blar so­bre los bá­si­cos de su ar­ma­rio, se di­ce con- for­me con un vie­jo par de jeans y una T-shirt,

“que se sien­ta co­mo si fue­ra pi­ja­ma”, pues de sus per­so­na­jes ha apren­di­do que la co­mo­di­dad es al­go bá­si­co.

Gra­cias a su ori­gen, his­to­ria y la ma­ne­ra en que se con­du­ce hoy en día, Pe­dro Pas­cal es un ti­po par­ti­cu­lar, de esos que po­cas ve­ces se ven en La Me­ca del Ci­ne.

Re­loj, San­tos de Cartier Tra­je y zapatos, Ale­xan­der Mc­queenSuéter, pro­pie­dad del es­ti­lis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.