DE DI­VAS Y CON­VER­SA­CIO­NES POR WHAT­SAPP

GQ Latinoamerica - - CARTA EDITORIAL -

Ha­ce unos cuan­tos días, en me­dio de una ace­le­ra­da vuel­ta al mun­do, me cru­cé unos men­sa­jes con mi muy es­ti­ma­da ami­ga Dia­na. Dia­na es una mu­jer muy lis­ta y se de­di­ca a la pro­mo­ción de ar­tis­tas mu­si­ca­les. Le gus­ta su tra­ba­jo y es en­can­ta­do­ra cuan­do es­tá se­gu­ra de que tie­ne un buen pro­duc­to y sa­be que en GQ nos gus­ta lo bueno. “¿Si te di­go XXX (no des­ve­lo el nom­bre pa­ra no des­truir el efec­to sor­pre­sa) pa­ra una por­ta­da qué me di­ces?”, me es­cri­bió. “Que es una di­va”, le con­tes­té. “¿Y eso es bueno o ma­lo?”, me in­sis­tió en­tre co­ra­zo­nes y emo­jis con tono de se­duc­ción por What­sapp. “Ni bueno ni ma­lo. Ser una di­va es­tá por en­ci­ma del bien y del mal. Ha­ble­mos de ello”, aca­bé di­cién­do­le.

In­sis­tien­do so­bre ello, el diccionario nos re­cuer­da que “di­va” pue­de ser tan­to un can­tan­te que se dis­tin­gue por te­ner una voz ex­cep­cio­nal co­mo al­guien que tie­ne fa­ma su­per­la­ti­va. Creo que pre­fie­ro que­dar­me con am­bas de­fi­ni­cio­nes. Una di­va es más que una voz. Vea­mos el ca­so de Anitta, nues­tra pro­ta­go­nis­ta de por­ta­da de es­te mes y que les mos­tra­mos de una for­ma muy dis­tin­ta a co­mo es­tán acos­tum­bra­dos a ver­la. ¿Tie­ne una voz ex­cep­cio­nal? La tie­ne o 2,300 mi­llo­nes de des­car­gas de sus can­cio­nes, unas ci­fras que ma­rean, es­ta­rían dan­do un da­to in­co­rrec­to. ¿Es fa­mo­sa en gra­do su­per­la­ti­vo? Des­de lue­go. Por­ta­das de re­vis­tas, no só­lo és­ta, pro­gra­mas de te­le­vi­sión, se­ries de te­le­rrea­li­dad so­bre su día a día en esa coc­te­le­ra de con­te­ni­dos ba­jo de­man­da que se lla­ma Net­flix pa­re­cen in­di­car que sí.

¿Pe­ro to­do eso ha­ce que es­te­mos an­te la pre­sen­cia de una di­va? En ab­so­lu­to. Una di­va ne­ce­si­ta un au­ra de mis­te­rio a su al­re­de­dor. Anitta lo tie­ne. Pe­ro una di­va tam­bién de­be des­cen­der de cuan­do en cuan­do al te­rri­to­rio de no­so­tros, los mortales, y con­ce­der­nos la gra­cia de su pre­sen­cia. Ha­cer­nos ver que, aun­que dio­sa, es car­ne mor­tal y desea­ble. Que con só­lo un ba­tir de pestañas o una son­ri­sa so­mos dig­nos de su amor. Por su­pues­to, Anitta ríe; de he­cho, es una mu­jer muy sim­pá­ti­ca que se di­vier­te con pro­pues­tas arries­ga­das co­mo las que ve­rán en nues­tro si­tio web. Y su car­na­li­dad, más Y que evi­den­te, no es óbi­ce pa­ra que de vez en cuan­do, de for­ma de­li­ca­da, co­mo to­das las di­vas, nos ha­ga creer que sí, que es­ta vez se­rá nues­tra. Y que in­me­dia­ta­men­te nos de­je a nues­tra suer­te y se re­ti­re a su si­guien­te com­pro­mi­so pa­ra con­ti­nuar rom­pien­do co­ra­zo­nes en­tre sus­pi­ros. Dis­frú­ten­la. No siem­pre ten­drán una opor­tu­ni­dad co­mo és­ta.

Ur­bano Hidalgo Di­rec­tor edi­to­rial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.