CON ME­TAS CLA­RAS

Fer­nan­do Gua­llar, uno de los pro­ta­go­nis­tas de la se­rie Vel­vet Co­lec­ción, no es­tá in­tere­sa­do en ser el ac­tor de mo­da.

GQ Latinoamerica - - TELEVISIÓN - Por Pa­lo­ma Gon­zá­lez

Ena­ños re­cien­tes, Es­pa­ña ha da­do gran­des pa­sos en el te­rreno del ci­ne y la te­le­vi­sión con pro­duc­cio­nes co­mo las cin­tas Con­tra­tiem­po y El

bar (de Álex de la Igle­sia), y las se­ries Las

chi­cas del ca­ble y, aho­ra, Vel­vet Co­lec

ción. Y aun­que en oca­sio­nes pa­re­ce que son los mis­mos tres ac­to­res (bue­nos, por cier­to) los que se lle­van to­dos los pa­pe­les, de vez en cuan­do ve­mos una ca­ra nue­va que se cue­la en­tre los pro­ta­gó­ni­cos pa­ra de­mos­trar que tam­bién me­re­ce con- ver­tir­se en uno de esos re­gu­la­res de los di­rec­to­res y que con­quis­tan al pú­bli­co.

La ob­se­sión por las se­ries rea­li­za­das en es­te país aún no ha ter­mi­na­do, y des- pués de ver a Mi­guel Án­gel Sil­ves­tre rom- per co­ra­zo­nes co­mo Al­ber­to Már­quez du­ran­te cua­tro tem­po­ra­das de Vel­vet, a la au­dien­cia le to­có co­no­cer y ena- mo­rar­se de un nue­vo pro­ta­go­nis­ta que lle­gó de la mano de Fer­nan­do Gua­llar, un ac­tor con ai­res de Ja­mes Dean (en su ver- sión ibé­ri­ca) y una vi­sión mo­der­na de la so­cie­dad, que abo­ga por la in­clu­sión que tan­to pe­día Fran­ces Mc­dor­mand en su ya famoso dis­cur­so en la ce­re­mo­nia del Ós­car, y que no tie­ne mie­do de com­pe­tir o, más bien, de co­exis­tir, jun­to a los gran- des, los po­pu­la­res y los fa­vo­ri­tos de la in­dus­tria. “No quie­ro ser yo quien lle­gue y se que­de con to­do el tra­ba­jo. Creo que de­be ha­ber opor­tu­ni­da­des pa­ra cual­quie­ra y hay que se­guir apos­tan­do por los nue­vos ta­len­tos siem­pre”, afir­ma. Lo cier­to es que es­tar en Vel­vet Co­lec­ción no fue na­da fá­cil pa­ra Fer­nan­do, quien tu­vo que de­fen­der a su per­so­na­je y con­ven­cer a los aman­tes de la his­to­ria. “Mi­guel Án­gel y Pau­la for­ma- ban la pa­re­ja que to­do el mun­do desea­ba. El prin­ci­pal re­to fue ga­nar­me ese si­tio”, apun­ta­la. Con el tiem­po, Gua­llar no só­lo cap­tó la aten­ción de los es­pec­ta­do­res, sino que tam­bién lo­gró que el show fue­ra bien re­ci­bi­do y, de pa­so, se abrió las puer­tas en el pa­no­ra­ma in­ter­na­cio­nal.

Al pla­ti­car acer­ca de su ex­pe­rien­cia, nos com­par­te que sue­ña con tra­ba­jar jun­to a Tom Hardy y Ma­rion Co­ti­llard en una pe­lí­cu­la di­ri­gi­da por Wes An­der­son. Mien- tras ese mo­men­to lle­ga, se es­tá pre­pa­ran­do pa­ra una po­si­ble ter­ce­ra tem­po­ra­da (“no es ofi­cial, pe­ro to­do pa­re­ce in­di­car que va a su­ce­der”). Sin em­pa­cho, ha­bla abier­ta- men­te so­bre la im­por­tan­cia de ser in­clu­si- vos en la in­dus­tria y se cues­tio­na el pa­pel que se le da a la mu­jer una vez que lle­ga a de­ter­mi­na­da edad. “¿Por qué al cum­plir 40 años ya no pue­de se­guir sien­do la gua­pa o la sexy?”, se pre­gun­ta. Otro as­pec­to que tam­bién le in­cum­be es el im­pac­to que las re­des so­cia­les tie­nen hoy en día en el me­dio y la ame­na­za de vol­ver­te in­vi­si­ble una vez que al­go o al­guien más­vi­ral apa- re­ce pa­ra to­mar tu lu­gar (y la de mu­chos ac­to­res que son ig­no­ra­dos a fa­vor de quie- nes tie­nen mi­llo­nes de li­kes, pe­ro con po­co ta­len­to). En de­fi­ni­ti­va, Fer­nan­do Gua­llar sa­be bien lo que quie­re y es­tá tra­ba­jan­do pa­ra con­se­guir­lo.

Creo que de­be ha­ber opor­tu­ni­da­des pa­ra to­dos y hay que se­guir apos­tan­do por los nue­vos ta­len­tos siem­pre”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.