CUAN­DO EL FU­TU­RO NOS AL­CAN­CE

Tra­di­ción y van­guar­dia se fun­den en un mis­mo pro­to­ti­po: el Vi­sion EQ Sil­ver Arrow de Mer­ce­des-benz. ¡Bien­ve­ni­dos al ma­ña­na!

GQ Latinoamerica - - AUTOS - Tex­to Je­sús Al­ber­to Ger­mán

Cer­ca de dos ho­ras con­du­cien­do ha­cia el sur son su­fi­cien­tes pa­ra de­jar atrás los nu­ba­rro­nes tan ca­rac­te­rís­ti­cos de San Fran­cis­co y en­trar en uno de los rin­co- nes más ex­clu­si­vos de Ca­li­for­nia: Mon­te­rey. Es vier­nes por la tar­de, pe­ro no se tra­ta de un fin de se­ma­na cual­quie­ra. Bas­ta echar un vis­ta­zo a tra­vés de la ven­ta­ni­lla pa­ra com­pro­bar­lo: es­pec­ta­cu­la­res bó­li­dos ha­cen ru­gir sus mo­to­res en los cru­ces del po­bla­do, mien­tras que otros vehícu­los (que se­gu­ra­men­te se­rían la envidia del mis­mo Bru­ce Way­ne) atra­pan mi­ra­das y sus- pi­ros a su pa­so. To­do es­te es­pec­tácu­lo se de­be a que nos en­con­tra­mos en ple­na Mon­te­rey Car Week, una ex­clu­si­va pla­ta­for­ma que apro­ve­chan las di­fe­ren­tes ca­sas au­to­mo­tri­ces pa­ra pre­sen­tar sus no­ve­da­des y cu­ya “ce­re­za en el pas­tel” es el cé­le­bre Con­cours d’ele­gan­ce, una fi­na dispu­ta pa­ra ele­gir el me­jor au­to vin­ta­ge del pla­ne­ta.

Pe­ro no­so­tros es­ta­mos aquí pa­ra ser par­te del fu­tu­ro. El Mer­ce­des en el que via­ja­mos en­fi­la ha­cia una de las mon­ta­ñas que es­col­tan la­bahía. Bas­tan unos cuan­tos mi­nu­tos cues­ta arri­ba pa­ra lle­gar a un pun­to en el cual las pa­no­rá­mi­cas son de con­cur­so y en don­de nos es­pe­ra un lounge de­co­ra­do de ma­ne­ra ele­gan­te. En el cen­tro de es­te es­pa­cio mi­ni­ma­lis­ta, so­bre una al­fom­bra os­cu­ra, des­ta­ca la si­lue­ta de un bó­li­do de gran ta­ma­ño cu­bier­to por una te­la ne­gra y es­col­ta­do por un su­ma­men­te cui­da­do W125 de 1938.

La quie­tud del lu­gar se rom­pe cuan­do Gor- den Wa­ge­ner, Chief De­sign Of­fi­cer de Daim­ler AG, emer­ge de un rin­cón pa­ra sa­lu­dar­nos. De­trás de él ca­mi­na el equi­po de di­se­ño que se en­car­gó de fa­bri­car la sor­pre­sa que Mer­de­ces-benz tie­ne pre­pa­ra­da pa­ra 2018 y que es­tá a pun­to de de­ve- lar. “Ha­ce ya más de 80 años, los his­tó­ri­cos Sil­ver Arrows (Fle­chas de pla­ta) con­vir­tie­ron a la fir­ma en el es­tan­dar­te de la al­ta ve­lo­ci­dad, prin­ci­pal- men­te, gra­cias a su si­lue­ta aerodinámica”, nos ase­gu­ra. “Fue pre­ci­sa­men­te es­te nues­tro pun­to de par­ti­da. El pro­to­ti­po que hoy da­re­mos a cono- cer en­car­na el con­cep­to de lu­jo avan­za­do y pre- sen­ta un an­ti­ci­po del fu­tu­ro de nues­tro di­se­ño”. Lue­go de com­par­tir­nos otros de­ta­lles, to­ma la te­la ne­gra y des­ta­pa el bó­li­do: un es­pec­ta­cu­lar au­to cu­yo tono pla­tea­do y si­lue­ta nos de­jan sin ha­bla. ¿Su nom­bre? Vi­sion EQ Sil­ver Arrow, un vehícu­lo en el que Mer­ce­des-benz bus­ca ha­cer con­ver­ger su tra­di­ción y ADN, con la for­ma en que con­ci­be los pró­xi­mos años.

Tras es­te anun­cio ex­clu­si­vo, los in­vi­ta­dos co­mien­zan a ha­cer ac­to de pre­sen­cia. El au­to es cu­bier­to de nue­va cuen­ta pa­ra que quie­nes lle­guen no pue­dan des­cu­brir­lo an­tes de tiem­po. Pe­ro es inú­til, no­so­tros pu­di­mos mi­rar el fu­tu­ro en ex­clu­si­va y con an­ti­ci­pa­ción.

di­se­ño nos re­cuer­da a los que po­seen los bó­li­dos de F1. Es­tá equi­pa­do con una pan­ta­lla tác­til a par­tir de la cual el pi­lo­to pue­de se­lec­cio­nar los pro­gra- mas de con­duc­ción y, ade­más, el so­ni­do del mo­tor, que pue­de ir de los Sil­ver Arrow de Fór­mu­la 1, has­ta un Mer­ce­des-benz AMG V8. En su in­te­rior, el Vi­sion EQ Sil­ver Arrow com­bi­na el ADN de Mer­ce­des con la mi­ra­da fu­tu­ris­ta de la fir­ma. Ma­te­ria­les tra­di­cio­na­les, co­mo cue­ro, alu­mi­nio y ma­de­ra, do­mi­nan el ha­bi­tácu­lo, el cual es­tá co­ro­na­do con una es­pec­ta­cu­lar pan­ta­lla pa­no­rá­mi­ca. El asien­to del con­duc­tor es­tá do­ta­do de ca­le­fac­ción y un cin­tu­rón de se­gu­ri­dad ins­pi­ra­do en el au­to­mo­vi- lis­mo de­por­ti­vo. En la par­te tra­se­ra, el pro- to­ti­po pre­su­me un di­fu­sor que no es otra co­sa más que una re­fe­ren­cia a las com­pe­ten­cias de au­to- mo­vi­lis­mo. Su­ma­do a ello, cuen­ta con dos spoi­lers tra­se­ros ex­ten­si­bles que sir­ven co­mo freno ae­ro­di­ná­mi­co y do­tan al vehícu­lo de una me­jor re­sis­ten­cia al ai­re du­ran­te la des­ace­le­ra­ción.

Tra­di­ción y van­guar­dia se fun­den en el in­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.