Una aven­tu­ra sal­va­je

En una se­ma­na, re­co­rri­mos las al­deas de los cla­nes y las cos­tas ro­dea­das de co­ral en el es­te de Pa­púa Nue­va Gui­nea.

GQ Latinoamerica - - B.V - Por Sophy Ro­berts Fo­tos Ch­ris­top­her Chur­chill

Es­cu­cha­mos las pi­ra­guas an­tes de te­ner- las a la vis­ta: el tap tap de los re­mos de ma­de­ra y las ca­noas des­li­zán­do­se ca­si de ma­ne­ra fan­tas­mal. Las aves se dis­per­san en­tre graz­ni­dos mien­tras nues­tros bo­tes de mo­tor ami­no­ran la mar­cha has­ta só­lo arras­trar­se sua­ve­men­te so­bre las tran­qui­las aguas. Mi hi­jo Jack es­tá in­quie­to. Lo no­to en sus ma­ni­tas de 10 años, ce­rrán­do­se en pu­ños, mien­tras flo­ta­mos ha­cia una es­tre­cha en­se­na­da.

La hu­me­dad se con­den­sa en la jun­gla de Tu­fi, aquí en el es­te de Pa­púa Nue­va Gui­nea, hu­me­de­cien­do ca­da de­do de tie­rra fir­me de ca­mino a su en­cuen- tro con el Mar de Sa­lo­món. Los fior­dos (o ríos) en es­ta pro­vin­cia cos­te­ra se for­ma­ron de­bi­do a la la­va que fluía de vol­ca­nes ta­les co­mo el Mon­te Tra­fal­gar, el cual se yer­gue de­trás de una de es­tas ca­las. Ca­da es­tre­cha barranca es­tá cu­bier­ta de hi­gue­ras, hie­dra y or­quí­deas que ter­mi­nan por de­rrum­bar­se des­de las ro­cas ha­cia hon­do­na­das que son co­mo cuen­cos de are­na tan blan­ca co­mo la lu­na. Hay po­cos indicios de asen­ta­mien­tos hu­ma­nos —al­gún pa­la­fi­to (una cho­za que se al­za so­bre pos­tes) o una co­lum­na azu­la­da de hu­mo— pe­ro de­bi­do a la fal­ta de ca­mi­nos tra­za­dos, es­tos ca­se­ríos es­tán ais­la­dos, sal­vo por una ma­ra­ña de ve­re­das que con­du­cen al mar.

De la os­cu­re­ci­da hen­di­du­ra del fior­do, de pron­to, emer­gen tres pi­ra­guas im­pul­sa­das por mu­je­res ko­ra­fe, ves­ti­das con fal­das de ta­pa (una te­la he­cha de cor­te­za) pin­ta­das con ocre, con flo­res y con­chas de mo­lus­cos col­gan­do de sus cue­llos y con las ca­ras ta­tua­das de ne­gro. Las mu­je­res se ori­llan a nues­tro bo­te pa­ra que el gru­po —que in­clu­ye a mi her­ma­na, un ami­go mu­tuo y sus hi­jos de 11 y 12 años, res­pec­ti­va­men­te— pue­da abor­dar las em­bar­ca­cio­nes de ma­de­ra y aden­trar­se en la jun­gla an­ces­tral de es­te clan. Cuan­do el agua ya es muy po­co pro­fun­da pa­ra se­guir a bor­do, des­cen- de­mos. Pi­sa­mos en lo­do es­pe­so y so­mos re­ci­bi­dos por dos hom­bres con las ca­ras pin­ta­das con mue­cas blan­qui­ne­gras que pa­re­cen sa­li­das de una pe­sa­di­lla. El so­ni­do de tam­bo­res nos lle­va a un pal­mar don­de más hom­bres, és­tos con pe­na­chos de plu­mas, eje­cu­tan una dan­za. Ni­ñas pe­que­ñas co­ro­na­das con to­ca­dos he­chos de ale­gres flo­res y cás­ca­ras de coco co­rre­tean en­tre la mul­ti­tud que se ha reuni­do.

Ob­ser­vo las reac­cio­nes de nues­tros ni­ños. Son de­ma­sia­do tí­mi­dos pa­ra in­te­grar­se, pe­ro es­tán ató­ni- tos, asus­ta­dos ca­si. “¿Es­to es de ver­dad?”, su­su­rra Jack. Re­fle­xiono so­bre la pre­gun­ta. En el tu­ris­mo mo­derno, la di­fe­ren­cia en­tre lo real y lo fal­so es di­fí­cil de ana­li­zar. Es­to ape­nas y se pa­re­ce a las in­ter­pre­ta­cio­nes es­te- reoti­pa­das de la dan­za tahi­tia­na o el hu­la que ves en los ves­tí­bu­los de ho­te­les en la Po­li­ne­sia Fran­ce­sa o en Ha­wái. Trai­go lo­do has­ta los to­bi­llos. Uno de los dan- zan­tes tie­ne una he­ri­da que su­pu­ra, ven­da­da con un tro­zo de ar­pi­lle­ra. So­mos bien­ve­ni­dos no con cóc­te­les

de fru­tas, sino só­lo con sa­go —pul­pa de coco her­vi­da, pe­ga­jo­sa, ser­vi­da so­bre una ho­ja de plá­tano—. Los

sing sing, que es co­mo se les co­no­ce a es­tos even­tos, co­men­za­ron co­mo ri­tua­les, alen­ta­dos por los co­lo- nos eu­ro­peos pa­ra pro­mo­ver in­ter­ac­cio­nes pa­cí­fi­cas en­tre tri­bus en gue­rra, du­ran­te la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX. Ha­cia los años 70 ya se ha­bían vuel­to más co­mer­cia­les, co­mo es­te que pre­sen­cia­mos, que es una in­ter­pre­ta­ción de­di­ca­da a los que nos va­mos a hos- pe­dar aquí cer­ca. Pe­ro los ko­ra­fe vis­ten su le­gí­ti­mo ajuar de fies­ta —igual que un es­co­cés ves­ti­ría su kilt pa­ra la fies­ta de Hog­ma­nay, o Año Vie­jo (N. de la T. )— he­cho con col­mi­llos de cerdo, plu­mas de lo­ro y lar­gas plu­mas de aves. La úl­ti­ma vez que es­tu­ve aquí vi a un miem­bro del clan desen­vol­ver de un ro­llo de pa­pel su pe­na­cho, de 100 años de an­ti­güe­dad, una re­li­quia fa­mi­liar que guar­da en las vi­gas del te­cho de su ca­sa. En otra oca­sión, es­tu­ve a pun­to de pre­gun­tar­le si po­día com­prár­se­lo, pe­ro me de­tu­ve a tiem­po. Muy mal­edu- ca­do de mi par­te. Ese hom­bre es­ta­ba com­par­tien­do su cul­tu­ra, no po­nién­do­la a la ven­ta.

Más que cual­quier otro lu­gar al que ha­ya via­ja­do, Pa­púa Nue­va Gui­nea in­vi­ta a una pu­re­za de ex­pe- rien­cias que es tan emo­cio­nan­te, por en­vol­ven­te, co­mo pro­ble­má­ti­ca de­bi­do al tras­fon­do inevi­ta­ble- men­te co­lo­nia­lis­ta de di­chas in­ter­ac­cio­nes. Es fá­cil to­mar a es­te país por exó­ti­co, pe­ro has­ta el pun­to del es­te­reo­ti­po, tan­to por su be­lle­za —ha­ce un si­glo, los som­bre­re­ros eu­ro­peos des­po­ja­ron a Nue­va Gui­nea de unas 80 mil aves de co­lo­res al año— co­mo por sus pe­li­gros: la ca­ce­ría de ca­be­zas (li­te­ral) ha si­do re­por- ta­da aquí en épo­cas tan re­cien­tes co­mo los años 50, y qui­zá en fe­chas aún más ac­tua­les. Lue­go tam­bién es­tán las de­sa­pa­ri­cio­nes, de gran re­per­cu­sión me­diá- tica, de aven­tu­re­ros co­mo Mi­chael Rockefeller, en la zo­na oc­ci­den­tal, en 1961 y de Be­ne­dict Allen, ex­plo- ra­dor bri­tá­ni­co que fue res­ca­ta­do en he­li­cóp­te­ro el año pa­sa­do, cuan­do no apa­re­ció pron­to por su cuen­ta.

Es­tos atrac­ti­vos de Pa­púa Nue­va Gui­nea, y ha­blo tan­to de su be­lle­za co­mo de sus pe­li­gros, me han traí­do aquí dos ve­ces en via­jes muy di­fe­ren­tes. En mi pri­me­ra vi­si­ta, ha­ce cin­co años, hi­ce un re­co­rri­do de 200 km por el Se­pik, río arri­ba, has­ta la al­dea de la et­nia swa

gap (tam­bién lla­ma­da tri­bu in­sec­to), en don­de pre- sen­cié una vio­len­ta ri­ña, pa­ra lue­go con­ti­nuar has­ta la al­dea de la tri­bu ka­nin­ga­ra, cu­yos miem­bros va­ro­nes se lle­nan ri­tual­men­te de ci­ca­tri­ces pa­ra pa­re­cer­se al co­co­dri­lo, ani­mal al que ve­ne­ran. Pe­ro la adre­na­li­na y lo cau­ti­van­te de la he­chi­ce­ría y las ce­re­mo­nias se me que­da­ron pe­ga­dos, igual que los ta­tua­jes en los

lo­mos de los na­ti­vos del lu­gar. Dos años des­pués, vol­ví con un su­per­ya­te de 36 li­te­ras y un he­li­cóp­te­ro en la cu­bier­ta, y nos mo­vi­mos por ca­le­tas de aguas co­lor azul pa­vo real en las que bu­cea­mos en­tre nau­fra­gios de la cam­pa­ña del Pa­cí­fi­co, pa­ra lue­go re­unir­nos con pe­que­ñas y re­mo­tas co­mu­ni­da­des que se mos­tra­ron ge­nui­na­men­te en­tu­sias­ma­das de ver­nos. En es­ta oca- sión, lle­van­do a nues­tras fa­mi­lias, me de­ci­dí por una travesía más eco­nó­mi­ca y más ba­sa­da en via­jar por tie­rra fir­me, vi­si­tan­do a la po­bla­ción de la cos­ta es­te, que es muy gen­til, y ocu­pan­do ho­te­les pe­que­ños y em­bar­ca­cio­nes del lu­gar. Yo es­pe­ra­ba que to­dos dis- fru­tá­ra­mos una ver­da­de­ra aven­tu­ra ba­jo ni­ve­les con- tro­la­dos de ais­la­mien­to e in­co­mo­di­da­des —que son las par­tes de via­jar que te abren la men­te— y sin ponernos de ver­dad en pe­li­gro. So­bre to­do, que­ría de­jar que mi hi­jo co­rrie­ra co­mo sal­va­je un po­qui­to, en un lu­gar que bien pue­de no ser tan sal­va­je co­mo pa­re­ce.

Un gra­ve ma­len­ten­di­do al res­pec­to del te­rri­to­rio de Pa­púa Nue­va Gui­nea —que ocu­pa la par­te orien­tal de la is­la de Nue­va Gui­nea y cu­ya par­te oc­ci­den­tal per­te­ne­ce a In­do­ne­sia— es que es­tá po­bla­do por tri­bus pri­mi­ti­vas, siem­pre en pie de gue­rra. Des­de que es­te país ob­tu­vo su in­de­pen­den­cia de Aus­tra­lia, en 1975, sus dis­pa­res gru­pos so­cia­les han de­ja­do gra­dual­men­te el ais­la­mien­to to­tal pa­ra for­mar par­te de una de­mo­cra- cia elec­ta y un go­bierno con se­de en Puer­to Mo­resby, es­to de la mano de un rá­pi­do desa­rro­llo en la ex­plo- ta­ción de pe­tró­leo, ca­cao y ca­fé, así co­mo ex­trac­ción de oro. En 2014, Ex­xon­mo­bil inau­gu­ró una re­fí­ne­ría de gas na­tu­ral, gra­cias a una in­ver­sión de 19 mil mi­llo- nes de dó­la­res, y una mi­na en la Is­la de Bou­gain­vi­lle ex­plo­ta uno de los ya­ci­mien­tos de co­bre más gran­des del mun­do. Pe­ro, la ri­que­za per­ma­ne­ce con­cen­tra­da y cer­ca del 87% de la po­bla­ción vi­ve en co­mu­ni­da-

Más que cual­quier otro lu­gar al que ha­ya via­ja­do, Pa­púa Nue­va Gui­nea in­vi­ta a una pu­re­za de ex­pe­rien­cias que es tan emo­cio­nan­te, por en­vol­ven­te, co­mo pro­ble­má­ti­ca de­bi­do al tras­fon­do inevi­ta­ble­men­te co­lo­nia­lis­ta de di­chas in­ter­ac­cio­nes.

des ru­ra­les. De acuer­do con los ín­di­ces mun­dia­les so­bre po­bre­za, Pa­púa Nue­va Gui­nea es­tá has­ta aba­jo, re­vol­cán­do­se jun­to a Dji­bou­ti y por de­ba­jo de Su­dán; la aten­ción de sa­lud es pre­ca­ria y el ser­vi­cio eléc­tri­co se des­co­no­ce en al­gu­nas zo­nas. La fal­ta de in­fraes- truc­tu­ra tam­bién ha en­tor­pe­ci­do la mo­der­ni­za­ción: no hay ca­rre­te­ras que co­mu­ni­quen las cos­tas del país atra­ve­san­do sus agres­tes zo­nas mon­ta­ño­sas; mu­chos ha­bi­tan­tes co­no­cen me­jor el so­ni­do de he­li­cóp­te­ros que el de au­to­mó­vi­les; y tri­bus se­pa­ra­das só­lo unos ocho ki­ló­me­tros ha­blan idio­mas di­fe­ren­tes —de las 7,000 len­guas que se ha­blan en el pla­ne­ta, 860 se ha­blan aquí—. Pe­ro lo re­mo­to de es­tas áreas im­pli­ca, por otra par­te, que pai­sa­jes en­te­ros ja­más ha­yan si­do man­ci­lla­dos por el tu­ris­mo.

Em­pe­za­mos por vo­lar al Tu­fi Re­sort, una ca­sa de hués­pe­des al más vie­jo es­ti­lo aus­tra­liano, a una ho­ra de Puer­to Mo­resby, que tie­ne una pe­que­ña al­ber­ca. No hay co­mi­da a la car­ta, pe­ro tam­po­co que­jas de sus ali­men­tos fres­cos aun­que sen­ci­llos, co­mo pes­ca­do a la pa­rri­lla y arroz. Los me­jo­res bun­ga­lows es­tán cons- trui­dos so­bre pi­lo­tes, con vis­ta al fior­do de Tu­fi, don­de el agua es­tá ta­cho­na­da de pi­ra­guas aca­rrean­do ni­ños, pes­ca­do y fru­ta. Du­ran­te dos días, bus­ca­mos cas­ca­das e hi­ci­mos ex­cur­sio­nes a tra­vés de cam­pos de pas­to

ku­nai. Es­ta­mos en una ma­la fa­se del ci­clo lu­nar pa­ra es­nor­que­lear, pues el as­se­rín de mar (o tri­cho­des­mium) ha de­ja­do el agua muy tur­bia co­mo pa­ra po­der ver las for­ma­cio­nes de co­ral o los pe­ces agu­ja de co­lo­res ca­lei­dos­có­pi­cos que tan bien re­cuer­do de mi vi­si­ta an­te­rior. Pe­ro no im­por­ta; los ni­ños bus­can con­chas

de nau­ti­lus en la pla­ya, tan gran­des co­mo sus ca­be­zas, y por la ma­yor par­te de una lar­ga y ale­tar­ga­da tar­de, se unen a una vein­te­na de pe­que­ños de la lo­ca­li­dad, brin­can­do y dan­do vol­te­re­tas en la es­pu­mo­sa re­sa­ca, ha­cién­do­lo co­mo só­lo ni­ños que sin un idio­ma en co­mún pue­den ha­cer­lo.

Una tar­de, pier­do de vis­ta a mi hi­jo. Es­ta­mos de ex­cur­sión des­de una al­dea, en com­pa­ñía de Jan Has- sel­berg, un his­to­ria­dor es­can­di­na­vo que ha es­cri­to acer­ca de la re­gión de Tu­fi. Yo he es­ta­do te­nien­do di­fi- cul­ta­des por la hu­me­dad, que pro­vo­ca que me sal­gan am­po­llas, así que los ni­ños se ade­lan­tan a la ca­rre­ra, de­jan­do atrás cam­pos de ca­ña de azú­car y pa­la­fi­tos en don­de hay mu­je­res te­jien­do ta­pe­tes de ho­jas de

pan­da­nus (una plan­ta tro­pi­cal pa­re­ci­da a una pal­ma). Cuan­do los al­can­zo, Jack es­tá de pie jun­to a una se­ño­ra de edad ma­yor, ta­tua­da, que se qui­ta un bi­lum de la ca­be­za: un bol­so he­cho de cor­del que se usa pa­ra aca- rrear de to­do, des­de fru­ta has­ta pes­ca­do, en­tre la cos­ta y la al­dea. Ella le es­tá mos­tran­do el coco y el ta­ro (un tu­bércu­lo tro­pi­cal) que lle­va en su bol­sa, mien­tras su son­ri­sa re­ve­la to­da una den­ta­du­ra te­ñi­da de ro­jo co­mo con­se­cuen­cia de mas­car be­tel. Jack es­tá in­tri­ga­do por es­to úl­ti­mo, aun­que des­pués ad­mi­ti­rá que más bien es­ta­ba asus­ta­do, pues cre­yó que era san­gre.

El Ko­ko­po Beach Bun­ga­low Re­sort, en Nue­va Bre- ta­ña Orien­tal, a don­de vo­la­mos a con­ti­nua­ción, re­sul­ta ser una ver­sión de ma­yor ta­ma­ño del Tu­fi Re­sort que aca­ba­mos de de­jar: ca­ba­ñas sen­ci­llas y un bar im­pro­vi- sa­do, aun­que mu­cho me­jor co­mi­da, la cual in­clu­ye de lan­gos­ta a pes­ca­do con curry en­dul­za­do con fru­ta de la re­gión. La vis­ta des­de la te­rra­za prin­ci­pal apun­ta ha­cia el vol­cán en Ra­baul, que se de­li­nea con un me­lan­có- li­co per­fil a tra­vés de la bahía en for­ma de he­rra­du­ra.

El vol­cán ha mol­dea­do el re­lie­ve del te­rreno de otras ma­ne­ras. En la ma­ña­na del 19 de sep­tiem­bre de 1994, dos de sus chi­me­neas es­ta­lla­ron, cu­brien­do el pue­blo de Ra­baul ba­jo unos cua­tro me­tros de ce­ni­za. “Mi pa­dre su­po lo que se ve­nía por el rui­do que hi­cie- ron las aves la no­che an­te­rior”, nos di­ce Law­ren­ce Es­té­vez, nues­tro guía. “Nos eva­cuó tres ho­ras an­tes de que re­ven­ta­ra”. En una vi­si­ta al ob­ser­va­to­rio del vol­cán, los chi­cos apre­cian los pun­tos lu­mi­no­sos que in­di­can ac­ti­vi­dad sís­mi­ca, mo­vién­do­se en pan­ta­llas de compu­tado­ras, y se pa­ran cau­te­lo­sa­men­te a un la­do de las fuen­tes bur­bu­jean­tes de la­va al ro­jo vi­vo. Mien- tras re­co­rre­mos en au­to el pue­blo, de­sier­to, Es­té­vez va en­lis­tan­do sus fan­tas­mas: “Ahí a la iz­quier­da so­lía ha­ber un cam­po de golf de nue­ve ho­yos. El ba­rrio chino es­ta­ba a la de­re­cha”. Cuan­do el pue­blo fue diez­mán- do­se, tam­bién lo hi­zo mu­cha de su his­to­ria. Du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, la bahía de Ra­baul fun­cio­nó co­mo uno de los puer­tos de gran ca­la­do de ma­yor ac­ti­vi­dad en la Cam­pa­ña del Pa­cí­fi­co. Fue cap­tu­ra­do por los ja­po­ne­ses has­ta que unas 20,500 to­ne­la­das de bom­bas de los Alia­dos (más de las que fue­ron lan- za­das so­bre Ber­lín) for­za­ron a los in­va­so­res a re­ple-

gar­se a re­fu­gios sub­te­rrá­neos. Los ni­ños es­cu­chan a Law­ren­ce, nie­to de un fi­li­pino que fue pri­sio­ne­ro de gue­rra, re­la­tar his­to­rias de pre­sos tor­tu­ra­dos, col­ga­dos y en­te­rra­dos vi­vos. Vi­si­ta­mos el bún­ker en don­de el al­mi­ran­te Ya­ma­mo­to, de laar­ma­da Im­pe­rial Ja­po­ne­sa, pin­tó sus pla­nes de gue­rra en el te­cho de con­cre­to, y ca­mi­na­mos alum­bra­dos con lin­ter­nas por un sis- te­ma de cue­vas sub­te­rrá­neas de un to­tal de 400 km de lon­gi­tud, ca­va­do a mano por pri­sio­ne­ros de gue­rray ac­tual­men­te ta­cho­na­do de te­la­ra­ñas. Hoy, hay pal­me- ras que emer­gen de los es­com­bros de me­tal abo­lla­do de un bom­bar­de­ro Betty (un Mit­su­bis­hi G4M del Ser- vi­cio Ae­ro­na­val de la Ar­ma­da Im­pe­rial Ja­po­ne­sa) de la mis­ma ma­ne­ra en que las ama­po­las sil­ves­tres flo­re­cen en los cam­pos de Flan­des (en Bél­gi­ca).

La abue­la de Es­té­vez era oriun­da de las is­las Tro­briand, otro ar­chi­pié­la­go allen­de en la cos­ta de Bis­marck que me hu­bie­ra gus­ta­do vi­si­tar —es­pe­cial- men­te por­que la co­mu­ni­dad ahí es, ex­tra­ña­men­te, ma­tri­li­neal—, pe­ro la pis­ta aé­rea en Tro­briand ha si­do ex­ca­va­da en tan­to to­ma cur­so un pe­que­ño jue­go de elec­cio­nes, así que me­jor pa­sa­mos dos no­ches con los

ka­ra­wa­ra en las Is­las del Du­que de York, que es­tán a 45 mi­nu­tos de via­je en bo­te de al­ta ve­lo­ci­dad, par­tien­do des­de la pla­ya de Ko­ko­po. A prin­ci­pios del si­glo XX, un ex­cén­tri­co ale­mán de nom­bre Au­gust En­gel­hardt, au­tor de un os­cu­ro ma­ni­fies­to lla­ma­do Un fu­tu­ro des

en­fa­da­do, es­ta­ble­ció una co­lo­nia de ado­ra­do­res del sol en es­te si­tio, en cu­yo apo­geo de­bió te­ner unos 15 ve­ge­ta­ria­nos nu­dis­tas, to­dos ellos de ori­gen eu­ro­peo. En­gel­hardt creía que nues­tra es­pe­cie po­día so­bre­vi­vir a ba­se de coco, con­vic­ción que a la lar­ga bien pu­do ser la cau­sa de su muer­te. Los ka­ra­wa, que nos acom- pa­ñan en un lar­go al­muer­zo, re­cuer­dan his­to­rias que sus pa­rien­tes con­ta­ban acer­ca de ese lu­ná­ti­co eu­ro- peo. Nues­tro ban­que­te es pre­pa­ra­do por las mu­je­res de la al­dea, que se han reuni­do a char­lar so­bre ten- sio­nes al in­te­rior del clan, so­bre el con­flic­to en­tre la doc­tri­na cris­tia­na que les in­cul­can en la igle­sia y los ri­tua­les de ini­cia­ción pre­va­len­tes en la re­gión, so­bre el azo­te de la ma­la­ria en una cier­ta co­mu­ni­dad que no tie­ne mé­di­co al­guno; mien­tras co­ci­nan pes­ca­do fri­to y ca­mo­te en acei­te de coco. A los ka­ra­wa les ur­ge ge­ne­rar in­gre­sos y tie­nen pues­tas sus es­pe­ran­zas en una in­ci­pien­te ini­cia­ti­va tu­rís­ti­ca: un pro­gra­ma muy bá­si­co de hos­pe­da­je do­més­ti­co en la is­la-jar­dín de En­gel­hardt, lla­ma­da Ka­ba­kon. Es co­mo echar­se de ca­be­za en las tra­di­cio­nes lo­ca­les, pe­ro no ca­re­ce de po­lé­mi­ca, pues al­gu­nos miem­bros de la co­mu­ni­dad con­si­de­ran a los sing sing an­ti­cris­tia­nos y re­tró­gra­das,

ade­más de que pre­fie­ren man­te­ner a los tu­ris­tas a ra­ya. Me preo­cu­pa que nues­tra pre­sen­cia sea mo­les­ta, pe­ro aún nos sen­ti­mos cor­dial­men­te bien­ve­ni­dos.

Los ni­ños ha­cen ami­gos por su cuen­ta, mi hi­jo con un chi­co que tie­ne un ojo cie­go, blan­co co­mo una nu­be. Jack se sien­te más con­fia­do, co­mien­do ta­ro her­vi­do con las ma­nos, to­mán­do­lo de una ho­ja de plá­tano, y yen­do con los al­dea­nos a ba­lan­cear­se de una cuer­da pa­ra ir a dar al mar. Era un ár­bol jus­to co­mo es­te, di­ce un pro­fe­sor de la es­cue­la, des­de el cual los ja­po­ne­ses col- ga­ban a los is­le­ños du­ran­te la gue­rra. Mi hi­jo re­to­ma la his­to­ria ra­to des­pués, cuan­do ya es­tán en la ca­ma, pre- gun­tan­do si su ta­ta­ra­bue­lo, un bri­tá­ni­co que fue he­cho pri­sio­ne­ro de gue­rra en Ita­lia, se las vio peor que los neo­gui­nea­nos. Tra­tan­do de ex­pli­car­le lo in­com­pa­ra­ble del ho­rror, me en­re­do en una ex­pli­ca­ción de có­mo se nos ha en­se­ña­do la his­to­ria se­gún nues­tra “tri­bu”. En la es­cue­la apren­di­mos to­do so­bre la Gue­rra de las Ro­sas, na­da so­bre la Gue­rra Ci­vil Es­ta­dou­ni­den­se, mon­to­nes so­bre el Ho­lo­caus­to y ce­ro so­bre Pa­púa Nue­va Gui­nea du­ran­te la Cam­pa­ña del Pa­cí­fi­co. “Deberías edu­car­me en ca­sa, ma­má”, di­ce Jack. “Llé­va­me en to­dos tus via­jes”.

En nues­tra úl­ti­ma no­che, ve­mos a la tri­bu bai­ning in­ter­pre­tar una dan­za del fue­go en la pla­ya de Ko­ko­po. Hom­bres con lar­gas más­ca­ras la­bra­das dan­zan al com- pás de tam­bo­res, sal­tan­do a tra­vés de las lla­mas, tra- tan­do de apa­gar una ho­gue­ra abra­sa­do­ra con sus pies des­nu­dos —ri­tual des­ti­na­do a apa­ci­guar al vol­cán que ace­cha a nues­tras es­pal­das—. Por dos ho­ras, las chis­pas vue­lan tan sal­va­je­men­te que es di­fí­cil dis­tin­guir en­tre fue­go y es­tre­llas fu­ga­ces. ¿Qué es real y qué es fal­so de to­do es­to? Pien­so en có­mo, por el sim­ple he­cho de­ve­nir aquí, es­toy com­pli­can­do la res­pues­ta, ace­le­ran­do ese cam­bio de iden­ti­dad de Pa­púa Nue­va Gui­nea. En tan­to el tu­ris­mo co­mer­cia­li­za es­ti­los de vi­da tra­di­cio­na­les, al mis­mo tiem­po alien­ta el or­gu­llo cul­tu­ral y re­fuer­za las tra­di­cio­nes en que se asien­tan di­chos es­ti­los de vi­da. No es­toy se­gu­ra de que sea tan ma­lo. Co­brar con­cien­cia de ello, es lo im­por­tan­te. O al me­nos, eso es lo que es­pe­ro que mi hi­jo se lle­ve de es­te via­je.

La cos­ta de la pro­vin­cia Oro, ro­dea­da de co­ral.

En la otra pá­gi­na, un ar­te­sano de más­ca­ras tri­ba­les en Nue­va Ir­lan­da.

En la pá­gi­na iz­quier­da, el arre­ci­fe en el Lis­se­nung Is­land Re­sort. En es­ta pá­gi­na, el Nu­sa Is­land Re­treat.

En la pá­gi­na de­re­cha, Coco, el ave exó­ti­ca de la ca­sa, en el Tu­fi Re­sort. En es­ta pá­gi­na, es­nor­que­lean­do fren­te a las cos­tas de Nue­va Ir­lan­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.