¿CÓ­MO FUN­CIO­NA UNA “GRAN­JA DE TROLLS”?

Ma­ni­pu­lar las re­des so­cia­les es un ne­go­cio creciente, más cuan­do de po­lí­ti­cos se tra­ta. Los ex­per­tos cuen­tan detalles y el de­trás de es­ce­na de una de las po­lé­mi­cas del mo­men­to.

Infotechnology - - .COM - Por Se­bas­tián De To­ma

Los nú­me­ros im­pre­sio­nan: un es­tu­dio rea­li­za­do por las uni­ver­si­da­des de Ca­ro­li­na del Sur e In­dia­na es­ti­ma­ba que la pro­por­ción de bots den­tro de Twit­ter era en­tre el nue­ve por cien­to y el 15 por cien­to del to­tal de sus usua­rios. La ci­fra de aque­llos per­fi­les con­tro­la­dos de for­ma au­to­má­ti­ca es­ta­ba en­tre los 30 mi­llo­nes y los 48 mi­llo­nes. P. tra­ba­jó va­rios años (en­tre 2013 y 2014) en una agen­cia que se de­di­ca­ba, por un la­do, a la com­pra y ven­ta de se­gui­do­res en re­des so­cia­les, y ade­más a ges­tio­nar el con­te­ni­do ge­ne­ra­do por esas cuen­tas. Pre­fie­re res­guar­dar su nom­bre por­que tra­ba­ja en una em­pre­sa lo­cal de muy al­to per­fil. “Lo que ha­cía­mos era com­prar pa­que­tes de cuen­tas”, re­cuer­da. “La ven­día un ru­so, y ve­nían de dos ma­ne­ras, un pa­que­te bá­si­co con per­fi­les va­cíos o pa­que­tes más ca­ros con cuen­tas con con­te­ni­do in­clui­do que da­ba la imp­resión de una cuen­ta real pa­ra que Twit­ter no las blo­quee.” Mu­chas de las cuen­tas eran crea­das en Chi­na, afir­ma. “No to­do es au­to­ma­ti­za­do, por­que pa­ra evi­tar que la red so­cial los pe­na­li­ce por crear mu­chas cuen­tas des­de una mis­ma IP, en­ton­ces con­tra­ta­ban a mu­chos chi­nos que crea­ban unas po­cas cuen­tas”, re­la­ta.

El pa­so si­guien­te era dar­le el co­lor lo­cal a las cuen­tas. “Acá lo que ha­cía­mos era cam­biar los nom­bres, ar­gen­ti­ni­zar las cuen­tas, con imá­ge­nes mu­chas ve­ces ro­ba­das, y des­pués pu­bli­car con he­rra­mien­tas desa­rro­lla­das in-hou­se de ma­ne­ra ma­si­va co­mo #Ma­cri­ga­to. Esa es la ma­ne­ra ‘ca­be­za’, por­que tam­bién ha­bía ser­vi­cios con re­dac­to­res ad-hoc crean­do con­te­ni­do per­so­na­li­za­do. Y, ade­más, po­dés pro­gra­mar a las cuen­tas pa­ra que ha­gan re­tuit a los con­te­ni­dos que pu­bli­quen dos o tres in­fluen­cia­do­res pa­ra lo­grar que un te­ma sea ten­den­cia.”

En el úl­ti­mo tiem­po, la fa­ci­li­dad pa­ra crear trolls no es tal. “To­dos sa­ben que Twit­ter es­tá ‘to­ca­do’, que hay em­pre­sas que ma­ni­pu­lan, en­ton­ces se usa con otra fi­na­li­dad, no ya la de con­ven­cer sino la de lle­gar a ser ‘trending to­pic’ y, co­mo es­tu­vi­mos vien­do es­tos días con el af­fair Fa­ce­book y Cam­brid­ge Analy­ti­ca, usar in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial pa­ra ge­ne­rar pu­bli­ca­cio­nes so­fis­ti­ca­das en ba­se a da­tos es­pe­cí­fi­cos de los usua­rios. Hoy se pri­vi­le­gia la ca­li­dad so­bre la can­ti­dad.” Otra fuen­te que pi­de el off, un ex­pa­tria­do ar­gen­tino egre­sa­do de la ca­rre­ra de co­mu­ni­ca­ción de una uni­ver­si­dad pú­bli­ca que vi­ve en Londres des­de ha­ce va­rios años, di­ce sen­ci­lla­men­te que “cual­quier ac­ti­vi­dad en las re­des pue­de ser fal­si­fi­ca­da”. Co­men­ta que hay to­da cla­se de per­so­nas que con­tra­ta es­te ti­po de ser­vi­cios, in­clu­so fa­mo­sos con mu­chos se­gui­do­res que quie­ren te­ner más. Y da ci­fras: 1.500 se­gui­do­res en Twit­ter cues­tan US$15; 10.000, US$ 80, y des­pués hay pa­que­tes que mez­clan re­des so­cia­les (las ci­fras pue­den ver­se en una web muy ob­via que el en­tre­vis­ta­do men­cio­na, www.com­pra­se­gui­do­res.com). Ma­tías Katz, por su par­te, Chief Exe­cu­ti­ve Of­fi­cer de Mkit (com­pa­ñía de­di­ca­da a la se­gu­ri­dad in­for­má­ti­ca), cuen­ta que com­prar 10.000 cuen­tas de Twit­ter cues­ta US$ 90, en Fa­ce­book US$ 150 y en Ins­ta­gram, US$ 180. “Es im­por­tan­te ha­blar de es­tas cues­tio­nes por­que, aun­que pa­rez­ca una ton­te­ría, en el fon­do el ob­je­ti­vo es ma­ni­pu­lar a la opi­nión pú­bli­ca, ha­cer creer que la gen­te pien­sa al­go que no es así. La psi­co­lo­gía ha es­tu­dia­do que ten­de­mos a aco­mo­dar­nos a la opi­nión que cree­mos que es ge­ne­ral”, ar­gu­men­ta el co­mu­ni­ca­dor con­sul­ta­do que pa­sa sus días en la ca­pi­tal in­gle­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.