To­do el soft­wa­re es­tá roto

En los úl­ti­mos años, la la­bor del tes­ter se pro­fe­sio­na­li­zó y pa­só a ser un seg­men­to co­di­cia­do por las em­pre­sas. Có­mo se me­tie­ron de lleno en el co­ra­zón del ne­go­cio.

Infotechnology - - SUMARIO - Por Ma­tías Cas­tro

ay dos co­sas tan se­gu­ras co­mo la fi­ni­tud hu­ma­na y los im­pues­tos: que ca­da vez más las em­pre­sas de­pen­den crí­ti­ca­men­te de la tec­no­lo­gía pa­ra su co­re de ne­go­cio y que to­do el soft­wa­re que exis­te es­tá roto; co­mo re­za el ada­gio po­pu­lar del mun­do IT. Los desa­rro­llos se po­ten­cian vi­go­ro­sa­men­te, la ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va es­tá en la in­no­va­ción, y ese di­fe­ren­cial es si­nó­ni­mo mu­chas ve­ces de éxi­to co­mer­cial que se tra­du­ce en más mar­kets­ha­re o más ga­nan­cias. Pe­ro en un mun­do de ne­go­cios re­gi­do por los ver­ti­gi­no­sos —y ser­pen­tean­tes— rit­mos de la tec­no­lo­gía, ¿quién pa­ra la pe­lo­ta y mar­ca la can­cha pa­ra que ha­ya, tam­bién, jo­go bo­ni­to? Se tra­ta de los tes­ters, un área otro­ra re­le­ga­da a los ju­niors del área de tec­no­lo­gía cor­po­ra­ti­va y po­co res­pe­ta­da en­tre los pa­res, que aho­ra vuel­ve con la fuer­za que de­man­da un pú­bli­co ca­da vez más exi­gen­te, que no re­sis­te ni el me­nor des­liz cuan­do de tec­no­lo­gía se tra­ta. Quié­nes son los nue­vos tes­ters pro­fe­sio­na­les, qué pue­téc­ni­co den apor­tar a la tec­no­lo­gía del ne­go­cio y có­mo se in­ser­tan den­tro de los equi­pos tra­di­cio­na­les de IT.

El tes­ting rom­pe el cas­ca­rón

El pa­no­ra­ma del mun­do IT en la Ar­gen­ti­na no es de­ma­sia­do alen­ta­dor, si de em­pleos se tra­ta. Se­gún los úl­ti­mos da­tos de la Cá­ma­ra de la In­dus­tria Ar­gen­ti­na del Soft­wa­re (Ces­si), el año pa­sa­do se ge­ne­ra­ron un to­tal de 8.500 pues­tos de tra­ba­jo, que­dan­do un apro­xi­ma­do de 5.000 sin cu­brir. La mi­tad de esas bús­que­das es­tá en­fo­ca­da en pro­gra­ma­ción, aná­li­sis de ba­se de da­tos, aná­li­sis fun­cio­nal y tes­ting, se­gún la úl­ti­ma en­cues­ta de Edu­ca­ció­nit que in­vo­lu­cró a más de 1.000 em­pre­sas a es­ca­la na­cio­nal. La com­pa­ñía re­ve­ló que si bien las em­pre­sas se en­fo­can en pro­gra­ma­do­res (46 por cien­to de las bús­que­das) los pues­tos que si­guen en re­le­van­cia es­tán to­dos re­la­cio­na­dos con la ca­li­dad: ana­lis­tas fun­cio­na­les (11 por cien­to), so­por­te (9 por cien­to) y es­pe­cia­lis­tas en tes­ting (7 por cien­to).

El ca­so del tes­ting es do­ble­men­te in­tere­san­te, por­que por un la­do cre­ció cuan­ti­ta­ti­va­men­te (su participación glo­bal en 2016 au­men­tó un 13 por cien­to, es­pe­cial­men­te en los ru­bros de e-com­mer­ce y apli­ca­cio­nes mó­vi­les se­gún la con­sul­to­ra de aná­li­sis de pro­ce­sos de out­sour­cing Nel­son­hall) y por el otro cua­li­ta­ti­va­men­te, por­que se pro­fe­sio­na­li­zó la la­bor, de la mano de cer­ti­fi­ca­cio­nes in­ter­na­cio­na­les y es­tán­da­res de tra­ba­jo. Al­guien que co­no­ce bien el na­ci­mien­to de es­ta his­to­ria es Marcelo Pi­res. “El tes­ting cam­bió por­que cam­bió el eco­sis­te­ma; hoy, las em­pre­sas ha­cen tec­no­lo­gía con fo­co en el clien­te, no so­lo de uso in­terno. En ese sen­ti­do, los erro­res pe­san dis­tin­to: es di­fe­ren­te un error en el sis­te­ma in­terno que uno de ca­ra al clien­te. Por eso na­ció la ne­ce­si­dad de prue­ba in­de­pen­dien­te, ya que na­die pien­sa en sa­car al­go al mer­ca­do que

no es­té fuer­te­men­te tes­tea­do”, cuen­ta Pi­res, ana­lis­ta en Sis­te­mas por la UTN y so­cio de la em­pre­sa de tes­ting y con­sul­to­ría tec­no­ló­gi­ca Ges­tión IT. “La otra ra­zón es que el co­re de mu­chos ne­go­cios es hoy tec­no­ló­gi­co, de­bi­do al pro­ce­so de la trans­for­ma­ción di­gi­tal de las em­pre­sas”, di­ce Pi­res, que co­men­zó en la em­pre­sa en 2002, tra­ba­jan­do con un pro­duc­to de cash ma­na­ge­ment (pa­ra ges­tión de pa­gos y co­bros) que usan seis ban­cos de la Ar­gen­ti­na y es par­te del co­re bancario. “Tu­vi­mos gen­te en tes­ting y desa­rro­llo jun­tos. Pe­ro en el año 2006 nos di­mos cuen­ta de que ha­bía que se­pa­rar­los cuan­do to­do el tes­ting lo ha­cía el ana­lis­ta o desa­rro­lla­dor. El año que efec­tua­mos ese cam­bio fue 2008, cuan­do Su­per­vie­lle es­ta­ba cam­bian­do el co­re y nos con­tra­tó pa­ra va­rios ser­vi­cios, uno de ellos de tes­ting. Los con­ven­ci­mos de la ne­ce­si­dad de se­pa­rar equi­pos y con­du­ji­mos un gru­po in­de­pen­dien­te de prue­bas. El se­gun­do ca­so lo­cal que usó equi­pos in­de­pen­dien­tes fue el ban­co Pa­ta­go­nia”, re­cuer­da Pi­res. An­tes, el rol de la tec­no­lo­gía en el co­ra­zón de los ne­go­cios era di­fe­ren­te. “De los 90 en ade­lan­te se pro­fe­sio­na­li­zó la IT cor­po­ra­ti­va. Pa­só con la apa­ri­ción de las me­to­do­lo­gías ági­les, los equi­pos de tra­ba­jo, el desa­rro­llo y el tes­ting, don­de se no­ta mu­cho más ese cam­bio por­que an­tes lo po­día ha­cer cual­quie­ra. No ha­bía me­to­do­lo­gía ni pro­fe­sión, el tes­ter ha­cía chan­gas pe­ro aho­ra es un cua­dro téc­ni­co”, ex­pli­ca Uli­ses Mar­tins, in­ge­nie­ro en Sis­te­mas por la UTN, don­de ade­más brin­da un cur­sos de pos­gra­do so­bre ca­li­dad y es coor­di­na­dor aca­dé­mi­co.

Pro­ban­do, pro­ban­do…

De la pro­fe­sio­na­li­za­ción y el in­te­rés de las com­pa­ñías por el tes­ting emer­gió un con­cep­to cla­ve que, cues­ta pen­sar, no es­ta­ba for­ma­li­za­do has­ta en­ton­ces: ca­li­dad. “En­tre 2009 y 2010 em­pe­za­ron a apa­re­cer los in­ten­tos de cer­ti­fi­car la ca­li­dad en tec­no­lo­gía. Se aso­cia­ron las ta­reas del tes­ter al con­trol de la ca­li­dad, las po­lí­ti­cas de pro­duc­ción y los pro­ce­di­mien­tos. Hoy, es el área de QA, Qua­lity As­su­ran­ce o ase­gu­ra­mien­to de ca­li­dad quien se en­car­ga del tes­ting. Es con­trol de ca­li­dad, bá­si­ca­men­te”, de­ta­lla Gus­ta­vo Te­rre­ra, ana­lis­ta de Sis­te­mas por la Uni­ver­si­dad Ar­gen­ti­na de la Em­pre­sa (UADE) y fun­da­dor de Tes­ting Bai­res, la pri­me­ra or­ga­ni­za­ción de tes­ters de la Ar­gen­ti­na. “El usua­rio no co­no­ce el có­di­go, no sa­be, hay ce­ros y unos pe­ro el usua­rio to­ca el hard­wa­re o la in­ter­faz. A uno lo lla­man, le di­cen 'mi­ra, es­ta pan­ta­lla no fun­cio­na' y hay que so­lu­cio­nar­lo. Eso es ca­li­dad”, sin­te­ti­za

Jor­ge Do­brusky, in­ge­nie­ro en Sis­te­mas por la UBA y fun­da­dor de la py­me Tes­ter, en­fo­ca­da en QA. “La ca­li­dad se di­vi­de en QC, con­trol de ca­li­dad, y QA, ase­gu­ra­mien­to de ca­li­dad. La idea es po­der de­cir que es­te soft­wa­re pue­de ha­cer es­ta fun­ción con es­te ni­vel de ca­li­dad, por ejem­plo 80 por cien­to. ¿Al­can­za con 80 por cien­to o va­mos por el 100 por cien­to? Bus­car eso es QA y sa­ber que se es­tá en 80 por cien­to es QC”, se­ña­la Do­brusky, que pa­só por va­rias em­pre­sas ha­cien­do QA in­clui­da Mo­li­nos Río de la

y se es­pe­cia­li­zó en QA tra­ba­jan­do en el co­re de ne­go­cios del ru­bro seguros en em­pre­sas co­mo Allian­ce. “La em­pre­sa que no tie­ne ca­li­dad y quie­re in­cor­po­rar­lo pien­sa que de pron­to tie­ne al­guien de afue­ra que le va a de­cir to­do lo que es­tá ha­cien­do mal. Que se va a ges­tio­nar por el fal­tan­te, pe­ro eso es un error, se tra­ba­ja de for­ma in­te­gra­do­ra. Acom­pa­ña­mos por­que co­no­ce­mos los erro­res, mu­chos fui­mos desa­rro­lla­do­res y sa­be­mos que no se pue­den evi­tar to­dos los erro­res. Te­ner erro­res hoy en el ne­go­cio es per­der pla­ta, el que pier­de pla­ta es quien pa­ga el suel­do a los usua­rios y quien nos pa­ga la fac­tu­ra a no­so­tros.”, se ex­pla­ya el ana­lis­ta se­nior cer­ti­fi­ca­do. A fuer­za de mer­ca­do, las em­pre­sas es­tán in­cor­po­ran­do ca­da vez más tes­ters a los equi­pos. “La evo­lu­ción se da de ma­ne­ra pau­la­ti­na, las em­pre­sas se es­tán dan­do cuen­ta aho­ra que cuan­do fir­man un contrato o pla­ni­fi­can un ne­go­cio es cla­ve que la ca­li­dad es­té ase­gu­ra­da. Esa ca­li­dad era un di­fe­ren­cial a me­jo­rar. Des­de ca­li­dad de co­mer­cio, de ca­ra al clien­te o de me­jo­ra de los pro­ce­sos. Aho­ra pue­den de­mos­trar el pro­duc­to que sa­lió a pro­duc­ción tie­ne un aval y ase­gu­ra­mien­to de con­trol de ca­li­dad. Ahí in­ter­vie­nen nor­mas de ca­li­dad in­ter­na­cio­na­les y lo­ca­les”, re­su­me Te­rre­ra. En nues­tros país hay di­fe­ren­tes ex­pe­rien­cias, a pe­sar de que el ru­bro no es­té desa­rro­lla­do en to­do su po­ten­cial: des­de desa­rro­llo y man­te­ni­mien­to en mo­bi­le, pa­san­do por ban­ca y au­to­mo­triz, has­ta far­ma­céu­ti­ca y me­di­ci­na. El ca­so del e-com­mer­ce ejem­pli­fi­ca bien tan­to la trans­for­ma­ción di­gi­tal co­mo el lu­gar trans­ver­sal de la ca­li­dad en el ne­go­cio. “Cuan­do las em­pre­sas pre­pa­ran sus pre­cios pa­ra el Cy­ber­mon­day o pa­ra el Black Fri­day tie­nen que sa­ber si los sis­te­mas es­tán pre­pa­ra­dos. Ver, des­de el QA, dón­de es­tán los cue­llos de bo­te­lla y co­rrer si­mu­la­cio­nes que es­tre­sen en el sis­te­ma a ver qué pa­sa si se re­ci­ben el do­ble de vi­si­tas. Des­pe­gar usa­ba pu­bli­ci­dad en ho­ra­rios pi­cos co­mo par­ti­pla­ta dos de fút­bol o pro­gra­mas de te­le­vi­sión y si el sis­te­ma ahí fa­lla, se le fa­lla al clien­te que pue­de ir­se a la com­pe­ten­cia”, desa­rro­lla Do­brusky. Có­mo se ha­ce, en el ya de por sí di­ver­si­fi­ca­do y siem­pre in­su­fi­cien­te mer­ca­do de tra­ba­ja­do­res tec­no­ló­gi­cos, pa­ra ar­mar un equi­po de tes­ting. Por un la­do, “no hay fór­mu­la ma­te­má­ti­ca pa­ra sa­ber cuán­tos tes­ters se ne­ce­si­tan. Pa­sa por el apo­yo a los pro­yec­tos, si hay 20 per­so­nas hay que ver qué ne­ce­si­da­des tie­ne ca­da pro­yec­to y cuán­to quie­re in­ver­tir la em­pre­sa. Si son 20 per­so­nas tra­ba­jan­do en mo­bi­le, qui­zás con dos o tres tes­ters es su­fi­cien­te, pe­ro no se sa­be a cien­cia cier­ta. El port­fo­lio de ti­po de tests, más el so­por­te, más part­ners, más al­gu­na es­pe­ci­fi­ci­dad del ne­go­cio sue­le ser buen in­di­ca­dor de la can­ti­dad de tes­ters que se ne­ce­si­tan”, aventura Te­rre­ra. Por un la­do, al­gu­nas em­pre­sas ofre­cen ser­vi­cios de con­sul­to­ría, don­de los equi­pos ex­ter­nos se en­car­gan de la au­di­to-

Las em­pre­sas se die­ron cuen­ta de que la ca­li­dad es cla­ve pa­ra el ne­go­cio.” — Gus­ta­vo Te­rre­ra, fun­da­dor de Tes­ting Bai­res.

y de pro­yec­tos es­pe­cí­fi­cos. “Hay una ma­yor aper­tu­ra a la ter­cia­ri­za­ción por­que el tes­teo no lo ha­ce ni el desa­rro­lla­dor ni el fun­cio­nal, que sue­len ser los pues­tos prin­ci­pa­les”, di­ce Pi­res, que des­de su em­pre­sa Ges­tió­nit apues­ta a la di­ver­si­dad. “Te­ne­mos va­rios for­ma­tos: des­de co­lo­ca­ción de pro­fe­sio­na­les al es­ti­lo Man­po­wer, pa­san­do por ar­mar una es­truc­tu­ra con lí­der de equi­po, has­ta tra­ba­jo re­mo­to des­de nues­tras ofi­ci­nas. Tam­bién tra­ba­ja­mos a mo­do soft­wa­re fac­tory con uni­da­des de tes­ting, que son co­mo pun­tos don­de una ho­ra de un ju­nior va­le tan­tas uni­da­des y un se­nior es­pe­cia­li­za­do en au­to­ma­ti­za­ción va­le tan­tas otras”, agre­ga. En el pe­cu­liar con­tex­to de mer­ca­do lo­cal, ¿es fac­ti­ble, con es­tos cos­tos, in­cor­po­rar ca­li­dad? Pa­ra en­ten­der el cos­to, “pri­me­ro se ven las ne­ce­si­da­des. A par­tir de ahí se pue­de plan­tear el te­ma. Por ca­so, se pue­de cal­cu­lar cuán­tos ana­lis­tas van a es­tar tra­ba­jan­do y la can­ti­dad de ho­ras en una ase­so­ría. Tam­bién se tie­ne que te­ner en cuen­ta el plan es­tra­té­gi­co de la com­pa­ñía o por el rum­bo que to­ma­rá el ne­go­cio, en qué se quie­re cre­cer y có­mo”, di­ce Do­brusky, que re­co­mien­da co­mo cálcu­lo ge­ne­ral en­tre un cuarto y un quin­to de la in­ver­sión en tec­no­lo­gía que se ha­ga.

De la chan­ga a la cer­ti­fi­ca­ción

Al día de hoy, exis­ten 450 ar­gen­ti­nos cer­ti­fi­ca­dos en tes­ting ba­jo la nor­ma­ti­va de la His­pa­nic Ame­ri­ca Soft­wa­re Tes­ting Qua­li­fi­ca­tions Board (Hastqb), la más im­por­tan­te del mun­do. La es­ti­ma­ción es que al­re­de­dor de unos 300 tra­ba­jan en sue­lo ar­gen­tino y só­lo tre­ce es­tán por en­ci­ma del ni­vel más bá­si­co (na­da más que on­ce tra­ba­jan en ni­vel avan­za­do, so­lo dos es­tán ma­tri­cu­la­dos en aná­li­sis téc­ni­co y nin­guno en ni­vel ex­per­to). Por otro la­do, las em­pre­sas que se de­di­can de ma­ne­ra ex­clu­si­va al tes­ting o el aná­li­sis de ca­li­dad se cuen­tan con los de­dos de una mano. Con­sul­ta­das por INFOTECHNO

LOGY, las fuen­tes del sec­tor re­co­no­cen que el eco­sis­te­ma lo com­po­nen un pu­ña­do de em­pre­sas de tec­no­lo­gía con cua­dri­llas y ser­vi­cios de tes­ting, co­mo Tes­ter, CDA y Ges­tió­nit, es­ta úl­ti­ma con el 70 por cien­to de su fac­tu­ra­ción pro­ve­nien­te de tes­ting y QA, y otras tan­tas que ofre­cen los ser­vi­cios de tes­ting sin que for­men par­te in­te­gral del cor­pus de ga­nan­cias. Son com­pa­ñías co­mo Prac­tia, Tsoft o Bau­fest. Los tes­ters que hoy se desem­pe­ñan en la Ar­gen­ti­na sa­ben que su rol cam­bió, que no son más los úl­ti­mos ore­jo­nes del ta­rro que tra­ba­jan medio tiem­po pro­ban­do a mano, ca­si cie­ga­men­te, un pro­duc­to tec­no­ló­gi­co. “Así es co­mo nos en­gan­cha­ron a mu­chos, pe­ro se ne­ce­si­ta gen­te que ten­ga la ca­be­za en la ca­li­dad en vez de so­lo en el pro­duc­to. Re­quie­re un co­no­ci­mien­to del pro­duc­to y tra­ba­jar co­do a co­do con el área de desa­rro­llo, pe­ro mu­chas ve­ces sin me­ter­te en el có­mo fun­cio­na. Creo que hoy en la Ar­gen­ti­na hay mu­cha gen­te que sa­be mu­cho de teo­ría so­bre có­mo tes­tear sin po­ner­se téc­ni­cos, eso los ayu­dó a en­con­trar un lu­gar en el mer­ca­do que to­da­vía ne­ce­si­ta mu­cha gen­te”, di­ce un desa­rro­lla­dor con más de 10 años de ex­pe­rien­cia en el mer­ca­do, que tra­ba­jó ha­cien­do QA en los pri­me­ros años de Mer­ca­do­li­bre. Por eso re­mar­ca la im­por­tan­cia de la pro­fe­sio­na­li­za­ción. “Se re­quie­re más es­pe­cia­li­za­ción por­que las tec­no­lo­gías tam­bién van avan­zan­do. Tam­bién de­jan de ser so­lo los ca­sos de prue­ba, sino que em­pe­zás a dis­cu­tir in­fra­es­truc­tu­ra y pro­ría ce­sos co­mo par­te de có­mo, cuán­do y dón­de esos tests van a ser eje­cu­ta­dos”, agre­ga. Esa es­pe­cia­li­za­ción es, en par­te, un lla­ma­do de aten­ción a las em­pre­sas pa­ra que pue­dan desa­rro­llar un eco­sis­te­ma que les sea be­ne­fi­cio­so en tér­mi­nos de cos­to. “Una es­tra­te­gia es que sea me­nos in­ten­si­vo en mano de obra. Se pue­de au­to­ma­ti­zar el tes­ting, pa­ra co­rrer re­gre­sio­nes mi­les de ve­ces y pro­bar au­to­má­ti­ca­men­te. Se pue­de in­ver­tir en eso con la es­pe­ran­za de que dis­mi­nu­ya los cos­tos por­que te­ner 50 desa­rro­lla­do­res y 50 tes­ters es de­ma­sia­do ca­ro”, pro­po­ne Pi­res. “Lo im­por­tan­te es siem­pre te­ner un plan de tra­ba­jo so­bre có­mo tes­tear un desa­rro­llo nue­vo. Es­to trae al­gu­nos pro­ble­mas por­que es muy di­fí­cil te­ner una per­so­na por equi­po que si­ga el rit­mo de desa­rro­llo de otras cua­tro o cin­co y apar­te cuan­do hay que es­ca­lar la em­pre­sa te­nés que ha­cer cre­cer el equi­po de tes­ting tam­bién. Ade­más pue­de lle­var tiem­po y al­gu­nas idas y vuel­tas el ge­ne­rar una di­ná­mi­ca que sir­va des­de am­bos pun­tos de vis­ta; de desa­rro­llo que no sien­ta que es una pie­dra en el za­pa­to y que tes­ting sien­ta que su tra­ba­jo es pro­duc­ti­vo y va­lo­ra­do”, con­clu­ye el ex­pe­ri­men­ta­do tes­ter. Los nue­vos som­me­lier de la tec­no­lo­gía vi­nie­ron pa­ra que­dar­se, no so­lo por­que los ne­go­cios así lo de­man­dan sino tam­bién por­que los clien­tes y usua­rios exi­gen que la tec­no­lo­gía re­ci­ba el tra­ta­mien­to de cu­ra­ción que me­re­ce, da­da su re­le­van­cia en la vi­da de to­dos. Al fin de cuen­tas, si no lo prue­ban ellos, el pulgar aba­jo lo ter­mi­na dan­do el clien­te.

Fo­to: Gus­ta­vo Fer­nán­dez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.