LA NACION

Una bue­na no­ti­cia para los bol­si­llos de los in­qui­li­nos

La re­for­ma de la nor­ma per­mi­te re­du­cir has­ta el 40 por cien­to del mon­to de al­qui­ler; có­mo ha­cer­lo

- Lean­dro Mur­cie­go Tax Credit · Taxes · Personal Finance · Business · Thomson Reuters · Santiago

Con la nueva ley de im­pues­tos a las ga­nan­cias, apro­ba­da el 21 de diciembre úl­ti­mo, los in­qui­li­nos re­ci­bie­ron una bue­na no­ti­cia que sin du­da afec­ta­rá para bien su eco­no­mía per­so­nal o fa­mi­liar, aun­que se des­con­fía que es­ta me­di­da pue­da mo­di­fi­car el pre­sen­te del sec­tor.

“La re­cien­te re­for­ma de la ley del im­pues­to a las ga­nan­cias otor­ga un be­ne­fi­cio tan­to a los tra­ba­ja­do­res en re­la­ción de de­pen­den­cia co­mo a los ju­bi­la­dos que les per­mi­te des­con­tar en la ba­se del cálcu­lo de es­te im­pues­to par­te del mon­to abo­na­do por los al­qui­le­res, siem­pre que el con­tri­bu­yen­te no ten­ga otro in­mue­ble a su nom­bre, ni aún en un por­cen­ta­je mí­ni­mo”, ex­pli­ca Ma­xi­mi­li­ano Ro­me­ro, con­ta­dor pú­bli­co y ge­ren­te de Desa­rro­llo de Ne­go­cios de Tax&Ac­coun­ting de Thom­son Reuters en La­ti­noa­mé­ri­ca-Sur.

Pre­vio a la san­ción de es­ta ley, el in­qui­lino abo­na­ba un mon­to por el al­qui­ler de una vi­vien­da el cual re­pre­sen­ta­ba uno de los tan­tos gas­tos que for­ma­ban par­te de su con­su­mo anual y que le re­sul­ta­ba im­po­si­ble amor­ti­zar. “Es im­por­tan­te de­jar cla­ro que to­da per­so­na tie­ne una vi­da ci­vil y otra tri­bu­ta­ria. Es de­cir, los in­gre­sos por suel­dos, ho­no­ra­rios o cual­quier ser­vi­cio pres­ta­do, son uti­li­za­dos –lue­go de abo­nar el im­pues­to a las ga­nan­cias–, para sol­ven­tar su vi­da ci­vil que in­clu­yen los con­su­mos en ali­men­ta­ción, vi­vien­da, edu­ca­ción y es­par­ci­mien­to, en­tre otros. Es de­cir su vi­da dia­ria co­mo ciu­da­dano. To­dos esos gas­tos no son de­du­ci­bles y es­tán cu­bier­tos por el fa­mo­so mí­ni­mo no im­po­ni­ble (MNI)”, co­men­ta San­tia­go Sáenz Va­lien­te, so­cio fun­da­dor del es­tu­dio San­tia­go Saenz Va­lien­te y Aso­cia­dos.

Los es­pe­cia­lis­tas ex­pli­can que los gas­tos que se per­mi­ten des­con­tar del cómpu­to de es­te im­pues­to son los pa­gos rea­li­za­dos al ser­vi­cio do­més­ti­co ,con el to­pe del MNI, la cuo­ta mé­di­ca asis­ten­cial –has­ta 5 por cien­to de la ga­nan­cia–, los gas­tos de mé­di­cos –con un to­pe de has­ta el 5 por cien­to siem­pre o que no su­pere el 40 por cien­to de la fac­tu­ra–, do­na­cio­nes –has­ta 5 por cien­to pe­ro con for­ma­li­da­des es­pe­cia­les–, in­tere­ses de prés­ta­mos hi­po­te­ca­rios para vi­vien­da has­ta $ 20.000 y aho­ra se agre­ga el mon­to de al­qui­ler que se­rá del 40 por cien­to so­bre el to­tal del va­lor del arren­da­mien­to pe­ro con un to­pe de $ 51.967 al año, es de­cir unos $ 4331 por mes. “Un te­ma a te­ner en cuen­ta es que a par­tir de los $ 11.000 de al­qui­ler abo­na­do la de­duc­ción se man­tie­ne fi­ja”, afir­ma Ro­me­ro. Al­gu­nas ar­bi­tra­rie­da­des Para Sáenz Va­lien­te es­te sis­te­ma que pro­po­ne la fla­man­te mo­di­fi­ca­ción apro­ba­da cuen­ta con al­gu­nos pun­tos que la con­vier­ten en arbitraria e inequi­ta­ti­va. “Es fre­cuen­te que una per­so­na sea ti­tu­lar de una vi­vien­da y que de­ci­da al­qui­lár­se­la a un ter­ce­ro ya que por su ta­ma­ño no le re­sul­te útil en fun­ción de la or­ga­ni­za­ción fa­mi­liar y pro­ce­deaa al­qui­lar otro in­mue­ble para vi­vir. Es­ta si­tua­ción que no re­sul­ta ex­tra­ña en nues­tro mer­ca­do lo­cal ge­ne­ra una inequi­dad ma­ni­fies­ta, pues es­ta per­so­na de­be pa­gar im­pues­to a las ga­nan­cias por el in­gre­so ob­te­ni­do y no pue­de de­du­cir mon­to al­guno por el al­qui­ler pa­ga­do. Aun­que es cier­to que si fue­ra mo­no­tri­bu­tis­ta so­lo se le in­cre­men­ta la cuo­ta men­sual. Ca­be des­ta­car que es­ta si­tua­ción exis­tía y per­ma­ne­ce con la nueva le­gis­la­ción”, sos­tie­ne el es­pe­cia­lis­ta. ¿Có­mo ac­ce­der al be­ne­fi­cio? Para ac­ce­der a es­te be­ne­fi­cio tan so­lo es ne­ce­sa­rio rea­li­zar al­gu­nos sim­ples pa­sos. Se­gún Ro­me­ro: “el em­plea­do de­be­rá in­for­mar el mon­to abo­na­do en con­cep­to de al­qui­ler me­dian­te el ser­vi­cio de AFIP, Si­ra­dig”.

Sáenz Va­lien­te va más allá: “La per­so­na que es­tá en re­la­ción de de­pen­den­cia in­for­ma­rá por me­dio del for­mu­la­rio F 572 vía In­ter­net el da­to del pro­pie­ta­rio del in­mue­ble que es­tá al­qui­lan­do para vi­vien­da y el mon­to men­sual que acor­dó pa­gar. El em­plea­dor to­ma­rá la de­duc­ción has­ta el to­pe fi­ja­do. De esa for­ma, y tras es­tos sen­ci­llos pa­sos, el im­pues­to se le re­du­ce al em­plea­do”, afir­ma. A es­te be­ne­fi­cio tam­bién po­drán ac­ce­der los tra­ba­ja­do­res au­tó­no­mos que sean in­qui­li­nos, ellos de­be­rán in­cluir el mon­to del al­qui­ler en su de­cla­ra­ción anual, aun­que para ello de­be­rán es­pe­rar has­ta el 31 de diciembre pró­xi­mo.

Los es­pe­cia­lis­tas di­vi­den sus opi­nio­nes. Por un la­do es­tán los que afir­man que es­ta me­di­da per­mi­ti­rá a al­gu­nas per­so­nas ac­ce­der a uni­da­des con al­qui­le­res más ca­ros ge­ne­ran­do ai­re fres­co al sec­tor. Mien­tras que otros creen que no ha­brá cam­bios. “Los im­pues­tos me­no­res no son tan sen­si­bles. Ade­más los be­ne­fi­cia­dos re­cla­ma­ran al pro­pie­ta­rio la fac­tu­ra del mon­to del al­qui­ler para po­der jus­ti­fi­car su de­duc­ción. Por otra par­te mu­chos son mo­no­tri­bu­tis­tas con lo cual la car­ga fis­cal que re­pre­sen­tan los $ 4000 men­sua­les pue­de no mo­di­fi­car la cuo­ta de es­te im­pues­to”, fi­na­li­za Sáenz Va­lien­te.

 ?? Ale­jan­dro ochoa ?? No se es­pe­ra que el cam­bio di­na­mi­ce la de­man­da
Ale­jan­dro ochoa No se es­pe­ra que el cam­bio di­na­mi­ce la de­man­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina